De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Lo prometido es deuda

Por: | 16 de octubre de 2013

Guarde
FOTO: GABRIEL TIZÓN

En primer lugar, perdón a todos. En la entrevista digital que me hicisteis hace unas semanas con motivo del libro que he escrito, Anécdotas de guardería, me comprometí a responder a las preguntas que se quedaron colgadas. Prometí hacerlo a la semana siguiente, pero no lo hice. Pondré la excusa del trabajo, que es muy socorrida, pero que en este caso es verdad. Lo hago ahora, aquí, a calzón quitado, como la otra vez. Reitero mis disculpas a los que han estado esperando las respuestas. No lo estais viendo, pero mientras escribo esto me flagelo, aunque sea mentalmente, que no están mis carnes para mucho maltrato. Reitero. Perdón. Aquí están:

P. Aurora: ¿Qué opinas de la opinión de la mayoría de los pediatras y psicólogos que recomiendan no llevar a los niños a la guardería hasta los dos años? Si la sociedad lo permitiera, ¿no estarían mejor en casa hasta esa edad?

La verdad es que ni soy pediatra ni soy psicólogo, pero si ellos lo dicen, que han estudiado, seguro que tienen razón. Ahora, yo les pregunto: ¿Vivimos en Suecia? Porque en Suecia, seguramente, la baja por maternidad dure más de un año, pero lo que es aquí en España, a las 16 semanas se acaba. Súmale lactancia y un mes de vacaciones y te pones, en el mejor de los casos, en seis meses. A esa mamá que tiene que volver al trabajo a los seis meses habrá que darle una solución, ¿no? Por supuesto que soy partidario de que los niños no están en ninguna parte como con su madre o su padre, pero hoy por hoy, tal como hemos montado el tinglado, no parece muy posible salvo que dejes de trabajar o cojas una excedencia y, desgraciadamente, nadie te asegura en ese caso que vuelvas al trabajo que dejaste. Por otro lado, como ya he dicho, creo que llevar a un peque a una guardería tiene también sus ventajas. Pero ya te digo, los pediatras y psicólogos seguro que tienen opiniones más fundadas que la mía.

Edu: ¿Conoces el Convenio que regula las condiciones laborales en Escuelas Infantiles? Me sorprende que digas que "el resto de condiciones son buenas".

Cuando digo que el resto de condiciones son buenas, me refería fundamentalmente a las condiciones físicas. En todas las guarderías que he visitado, y han sido unas cuantas, he visto entornos bastante amables, con material suficiente, espacios más o menos cómodos y suele haber hasta buen ambiente. Lo que quería poner de manifiesto era que, teniendo en cuenta la responsabilidad que tienen, los sueldos, salvo excepciones, no son una maravilla. Por ejemplo, un educador tiene establecido por convenio un sueldo mínimo de unos 820 euros al mes. Invito al que quiera a meterse 10 horas en una clase con 18 niños de dos a tres años por 800 euros. En cuanto al resto, conozco a grandes rasgos el convenio de Educación Infantil y creo que es similar al de otros colectivos.

Raúl. ¿Qué te han trasmitido las Educadoras respecto a cómo se sienten tratadas por los padres de los niños que cuidan? ¿Se sienten valoradas por la sociedad, por la empresa para la que trabajan? ¿Por los padres?

Lo que me han transmitido es que, salvo excepciones, no se sienten demasiado valoradas en su trabajo. Cuando el contacto con un padre se prolonga o se hace más intenso, sí notan que los padres se hacen una idea un poco más acertada de su trabajo y muchos dicen que no se pondrían en su lugar. Es mi caso. ¿Por la sociedad? Me da la impresión de que no. Pero esa es una pregunta que, quizá, debiéramos hacernos nosotros mismos. Yo, el primero, que nunca pensé en el trabajo que iba a llevar a cabo una persona para educar y cuidar a mi hijo. Pensaba en mi hijo. En cuanto a las empresas, seguro que hay de todo, aunque suelen ser empresas muy pequeñas que funcionan casi como familias y, si no hay malos rollos, reina el compañerismo. Lo que sí te digo es que ninguna de las educadoras que he entrevistado se ha quejado de su jefe/a.

Fernando: ¿Son frecuentes los accidentes en las guarderías? Mis dos hijas tuvieron accidentes (un golpe en la barbilla una, que le dejó una cicatriz, y un dedo pillado en una puerta, la otra, que poco faltó para que perdiera la punta). En su día no le dimos demasiada importancia (tanto mi mujer como yo tenemos bastantes marcas de infancia, pero no fuimos a guarderías y eramos más "de calle"). Pero ahora pienso que tal vez no debieron ocurrir.

Después de hablar con muchas de ellas, no me ha quedado la idea de que ocurran muy a menudo. Seguro que no ocurren accidentes todos los días. Ahora bien, estamos hablando de niños muy pequeños, con una movilidad insegura y una curiosidad sin límites. Raro es el día en que alguno de mis dos hijos no se echa a llorar por algún golpe. Multíplicalo por 18. Pero es más raro aún el día que ese golpe tiene consecuencias que vayan más allá del "cura sana, culito de rana". En las guarderías, lo mismo. Pese a que tienen todas las medidas de seguridad que te puedas imaginar: cantos cubiertos, protectores para las puertas, acolchados... Pero un niño es capaz de encontrar una arista puntiaguda en una pelota de gomaespuma.

Eva P. S.: Hola Javier. Lo confieso, no me gustan las guarderías, sigo pensando que las madres y padres trabajadores deberíamos tener más flexibilidad para poder cuidarles los primeros años. Además mi experiencia con mi hijo de tres años y medio a cargo de una cuidadora hasta que le ha tocado ir al colegio ha sido inmejorable, y de verdad que se ha adaptado absolutamente genial. Sin embargo, es complicado poder pagar algo así o encontrar a alguien realmente de confianza. Si tengo otro hijo y me veo obligada a llevarlo a la guarde, ¿cuál crees que son los requisitos imprescindibles a tener en cuenta para escoger una?

Hola, Eva. Lo confieso, a mi tampoco me entusiasmaba la idea de llevar al peque a la guarde. ¿Que están mejor con los papás? Ya he dicho que seguramente, al menos hasta cierta edad. Coincido plenamente contigo en que unas cuantas medidas de conciliación como Dios manda nos irían de rechupete a los padres trabajadores. Ahora bien, puesto en la tesitura entre llevarte al niño al trabajo y dejarlo en una escuela infantil, yo miraría: En primer lugar, que el personal te dé buena espina. Lo sé, es algo vago, pero tampoco es fácil conocer a alguien de un vistazo. Que lo veas cariñoso, atento, serio (en cuanto a cumplidor), pero alegre (con los niños). Un vistacillo cuando están trabajando no vendría mal, si es que es posible. Luego, que te expliquen bien el proyecto educativo, que te convenza. Y, finalmente, las instalaciones, que las veas limpias, cómodas, surtidas. Eso sí: la escasez de material se puede suplir, y se suple, con toneladas de entusiasmo e imaginación. La carencia de entrega y cariño no tiene tobogán que lo sustituya.

Teresa P.: ¡Hola Javier! Tengo una niña de 15 meses. Este año la he cambiado de guardería y me he encontrado con diferencias de criterio educativo significativas. El año pasado desde los 8 meses los enseñaban a comer solos y en la actual les dan de comer y no tienen intención de empezar a fomentar su autonomía en materia alimenticia. Me preocupa, pero no sé hasta qué punto es realista esperar que un bebé de 15 meses pueda comer solo. ¿Qué piensas? ¡Gracias!

Tiendo a pensar que intentamos -centros y padres- que los niños sean autónomos demasiado pronto. Entiendo que eso facilita mucho el trabajo en las guarderías, pero no podemos pretender que nuestros hijos se aten los cordones de los zapatos mientras dictan una carta en inglés por teléfono a los dos años. Es gozoso que venga tu hijo a decirte que ya se sabe poner los calcetines, porque ves que le enorgullece, pero a mi me da que es una cosa menos que necesita de mi y eso me pone triste. Soy un sentimental. Por favor, no cercenemos tan pronto su infancia. Dicho esto, en cuanto a tu caso, me parece que comer solo con ocho meses es demasiado. Y si esperamos que lo hagan con 15, preparemos bayetas y paciencia, porque habrá macarrones en cientos de metros a la redonda. No creo que haya que forzar los ritmos.

Mario: Entiendo que cada centro infantil tiene sus características particulares y que lo que hace a unos mejores que otros depende más de su personal, su implicación en la educación y de su proyecto que de su propiedad pública o privada. ¿Por qué te defines tan claramente por la privada?

Creo que no me expresé bien en esa pregunta. Soy partidario de lo público al 100% y, si de educación hablamos, incluso más. Me decanto por la educación infantil pública, faltaría más. Y con ello reclamo una red de educación infantil pública como Dios manda. El problema es que no existe esa red. No tengo los datos, pero estoy seguro de que la demanda de plazas en escuelas infantiles públicas multiplica varias veces la oferta. Quizá ahora, con la crisis, haya menos demanda, pero cuando yo opté a una plaza pública para mi primer hijo me pusieron en lista de espera con el número 123 para 42 plazas. Y te aseguro que no gano un sueldazo. El caso es que, con el segundo, sí me la concedieron, pero, tras la subida de tasas de la Comunidad de Madrid, donde resido, en 2012, costaba prácticamente lo mismo que una privada. Si a eso le sumamos que me concedieron el cheque-guardería de la CAM, me salía más barata la privada. De locos, lo sé. Por eso, con gran dolor de mi corazón, opté por la privada, que, además, me ofrecía un horario más completo. Ojalá todo cambie y me coma todas estas palabras una tras otra.

Julio: En primer lugar enhorabuena por el libro. Ya era hora de que ayudes a desmitificar lo que es una Escuela Infantil. ¿No cres que, aparte de las anécdotas, que son muy esclarecedoras, sería importante sacar algunas conclusiones de las diferencias de los niños que van a una Escuela Infantil y los que no?

Gracias por los parabienes. No me atrevo yo a sentar cátedra sobre esas diferencias. Tendrán que ser profesionales de verdad, después de estudiar grupos significativos de una y otra opción, los que lo hagan. Yo sólo digo lo que me han comentado los profesionales que trabajan en esto, que algo sabrán, y lo que yo he observado. Me da la impresión de que los que han ido aprenden ciertas cosas un poco antes y se manejan socialmente un poco mejor. Pero todo depende de la persona, el niño, y esas diferencias, si no hay ningún problema, pronto estarán igualadas y en ambos casos el desarrollo será satisfactorio.

Jose: ¿Crees que se deberían regular los precios en los libros, material y escolar escolar que algunos colegios ofertan porque son un poco "abusivos"?

Sinceramente, Jose, no puedo contestar a esa pregunta. No al menos en calidad de nada, salvo como padre. En ese caso, firmo toda rebaja de precios en libros y material escolar.

Amalia G.: ¿En qué medida son las educadoras conscientes de que por lo menos hasta los tres años lo más importante es la atención a las necesidades emocionales de los niños? ¿Tienen en general una formación minima actualizada en psicología del desarrollo? Si la tienen, ¿tienen unas condiciones reales de trabajo donde pueden coger en el colo (regazo) a un niño que llora? Vivo en un país donde no se lleva a los niños a la guardería antes de los 14 meses en general, y muchos esperan a los dos años o tres años. Aquí pocos cuestionan que no es bueno para los niños ir a una guardería antes del año. A veces me llama la atención con qué automatismo se lleva a un niño de medio año en España a la guardería, incluso más de 6 horas al día...

Las educadoras de las escuelas infantiles en España tienen que tener la titulación de magisterio o de Formación Profesional en Educación Infantil. Entiendo que los temarios de esas titulaciones incluyen todo lo necesario para desarrollar su labor, que se complementa en muchos casos con cursos, seminarios, etc. Creo, por tanto, que están al tanto de ese tipo de esos temas. Y no hay ninguna norma que prohíba a una educadora cioger a un niño en el colo. Soy testigo a diario de que lo hacen a menudo. En cuanto a lo de la edad para llevar al niño a la escuela, ya he contestado más arriba. Tal y como tenemos organizada la vida en la actualidad, al menos en España, se hace muy difícil tener al niño en casa hasta tan tarde. Ojalá pudiésemos.

laf: Mi hijo se queda montando auténticos dramas cada vez que lo dejo en la guardería. Y eso que lo llevo desde los 4 meses (ahora tiene dos años). Le pasa cada vez que está una semana sin ir y le dura al menos dos meses. ¿Existe alguna formula para evitar esto?

Si existe, desde luego no la conozco. Es cierto que pierden los peques con facilidad la costumbre de la guardería y lloran al volver, pero me parece demasiado lo que me cuentas. En algunos casos, las educadoras me han dicho que los peques recurren al chantaje emocional a la entrada del centro. Intenta que te envíen una foto o un vídeo de los minutos posteriores a dejarlo. No sé si solucionará algo, pero si está feliz, al menos tú te quedarás más tranquilo.

lidsua: Buenos días Javier, y felicidades por el tema tan original y al mismo cotidiano que has elegido. Yo también admiro a la cuidadora de mi niño de dos años, es un niño que no para ni un momento, muy alegre y expresivo, pero no me explico cómo pueden manejar 20 más o menos como él. Porque el mío es testarudo y si dice que no a algo, le da igual hasta que le quites los dibujos ¿Como hacen que obedezcan? Un saludo de parte de una mami.

Pues yo estoy convencido de que eso de hacer las cosas todos más o menos a la vez ayuda a manejarlos. Permítaseme la expresión con todas las comillas que queráis: Es un poco un manejo a lo militar, todos a una. El factor imitación también ayuda lo suyo. Tienen que tirar de ellos también, no es el paraíso, y siempre hay alguno más remolón, pero he sido testigo de cómo, poco a poco, van incorporándose todos a la actividad que sea. Y si alguno tiene alguna dificultad, la educadora lo atiende y ayuda a superarla.

Álvaro.: Hola Javier. En su opinión, ¿le parece que un profesor para 20 niños es suficiente? Incluso dos. ¿Cree que con ese ratio de profesor por niño se puede atender a los pequeños como necesitan y merecen? Gracias, saludos.

Creo que dos está bien. Hombre, si tuvieran uno para cada uno, siempre estarían mejor atendidos, pero me parece demasiado. Probablemente, sería demasiada atención y no ayudaría ni a su autonomía ni a un buen desarrollo emocional. Siempre nos parece que todo para nuestro hijo es poco, pero creo que dos personas pueden perfectamente atenderlos en lo que necesitan. Y si hay alguna urgencia, siempre pueden contar con la ayuda de las compañeras.

Hola ¿y qué se hace cuando muerden a los 2 años y medio? ¿Cómo se les convence de que eso no está nada bien?

Lo siento, no creo estar en condiciones de contestar a esa pregunta. Supongo que un profesional cualificado puede ayudarte mucho mejor que yo.

Danito: ¿Nos tenemos que preocupar más si en la guardería hay hombres como profesores? Lo digo por los muchos casos de abusos de menores.

Creo que preocuparse por el hecho de que haya hombres en una guardería es un ejemplo de discriminación que no tiene ningún sentido.

Saul: La gente que trabaja en las guarderías, ¿crees que está lo suficientemente preparada? Mi experiencia en la realización de un modulo de educación infantil no me pareció suficiente. Un saludo.

Por los profesionales con los que he conversado, creo que están muy bien preparados. Unos más que otros, como en todo, unos más pendientes de actualizar sus conocimientos y aptitudes y otros menos, pero en general perfectamente formados.

Miriam: ¿Qué opinas de las condiciones de trabajo en general de las educadoras en las guarderías? Su sueldo no llega a 1.000 euros a pesar de su responsabilidad y la gran mayoría son muy jóvenes. ¿Por qué no hay apenas educadoras mayores de 40 años?

He contestado a una pregunta muy similar más arriba. En cuanto a por qué no hay tantas educadoras mayores de 40 supongo que tiene que ver con el hecho de que la legislación sobre escuelas infantiles es reciente y con el de que, cumplida cierta experiencia, se tiende a poner negocio propio. Pero vamos, que esto es cosecha propia. No tengo ni idea, en realidad.

Gabriela: Mi hijo empezó el cole este año y yo lo veo muy pequeño y menudo en comparación con sus compañeros, además los veo un poco más "salvajes" que él, incluso el otro día llegó a casa con un rasguño muy cerca del ojo. ¿Debo enseñar a mi hijo a que se defienda?

No seré yo el que te diga lo que tienes que hacer con tu hijo si llega a casa magullado. Pero escribí una vez sobre eso. Aquí.

Rita: El año pasado mi hijo lloró todos los días al dejarle en la guarde menos 4 ó 5 a final de curso. Este año ha cambiado de guardería y va por el mismo camino. Tiene 2 años y medio y es hablador y sociable. ¡Tengo miedo que le coja fobia a los centros de enseñanza! Dígame que se le pasará, porfa...

Se le pasará, como se le pasó al final del curso pasado.

Danito: ¿Por qué has escrito este libro? ¿Con qué intención? ¿Qué nos aporta a los padres? Un saludo.

Lo he escrito porque me apetecía. Me lo propusieron, me pareció un reto y quise superarlo. Además, el mundo de los niños me interesa, sobre todo después de tener a los míos. Y porque tenía curiosidad de saber qué cosas ocurrían en las guardes, un territorio un poco vedado. La intención es simplemente que echemos un vistazo al interior de las escuelas infantiles, para que nos hagamos una idea, siquiera somera, de lo que hacen nuestros peques en su primer cole. Y, metido en la faena, me pareció importante describir también el trabajo de los educadores y la responsabilidad que asumen al hacerse cargo de nuestros hijos. ¿Aportar? Pues eso, que nos hagamos una idea de lo que nos vamos a encontrar al llevar a nuestros hijos a una escuela infantil. Ni más ni menos.

Julio: ¿Crees que una guardería bilingüe es algo útil? Más que útil, ¿efectivo?

Seguro que un centro en el que un niño aprenda a manejarse en dos idiomas es útil. Estoy convencido. Ahora bien, que sea realmente bilingüe.

Julio: Cómo se gestiona "burocráticamente" una guardería? Me gustaría conocer resumidamente los costes que supone gestionar uno de estos centros educativos.

Sinceramente, Julio. No era la intención del libro ni me he preocupado demasiado de la gestión "burocrática" de estos centros. Algunos directores me han dado pinceladas: permisos, autorizaciones de las comunidades, reparto de espacios en el local, necesidad de ventanas, de separación de los baños, inspecciones de la comida, titulaciones de los empleados, etc. Pero no podría describir el proceso. Un director/a de centro te ayudará mucho más que yo.

Lilian: Buenas Javier, mi hija ha empezado la guarde esta semana con año y medio, y el primer día nada más llegar y sin motivo aparente comenzó a pegar a todos los niños de su clase. Nos quedamos alucinados porque nunca se había comportado así con otros niños. ¿Puede ser por inseguridad?

Puede ser por la falta de costumbre de interactuar con otros niños. Entiendo por tu pregunta que ha estado durante ese año y medio en casa. Yo no me preocuparía demasiado. Seguro que en poco tiempo hace amiguitos. En todo caso, no soy psicólogo, lo siento.

Intza: Vivo en Francia y tengo la suerte de tener la guardería pública en mi lugar de trabajo (hospital público). Es algo estupendo... Me pregunto por qué no hacen esto como iniciativa en España, la abstinencia laboral y el estrés parental disminuiría significativamente.

Eso mismo me pregunto yo. Pero ahora mismo, dada la situación de tesorería de las administraciones públicas, dudo mucho de que suceda a corto plazo.

Starlight: Cerca de mi localidad se han producido en los últimos tiempos varios casos de bebés que han muerto por atragantamiento. ¿Deben las monitoras de guardería y profesores tener preparación para practicar la maniobra de Heimlich en un caso de urgencia? Es algo que me preocupa enormemente. Saludos y gracias.

Sí, deben tenerla. De hecho, la tienen. Durante sus estudios tienen su formación en primeros auxilios. De hecho, hace muy poco sucedió un caso en Madrid. Lo digo porque, pese a la formación, luego hay que ponerse en el lugar de la persona, coger a un niño que se está ahogando y actuar con frialdad. Conozco una directora que hizo la maniobra a un niño en su escuela y en otra ocasión no fue capaz de hacérsela a su propia hija. He sido socorrista y te digo que la teoría es muy distinta de un caso real.

Ted: Hola, buenos días. ¿Dónde y cómo te has documentado para realizar el libro?

El libro está realizado casi íntegramente a base de entrevistas con educadoras. Unas en persona y otras telefónicas. Para cualquier dato relativo a legislación y demás, hay excelentes webs en las que informarse.

Teo: Javier, en Alemania desde el pasado mes de julio cualquier padre tiene derecho a que le concedan una plaza en una guardería pública. ¿Qué pasa en este país? ¿Ningún gobierno se da cuenta de lo trascendental que es para las familias la escuela infantil?

Parece que no, Teo. El Gobierno de Zapatero, en la época de las grandes conquistas sociales, no le prestó demasiada atención y el actual, en fin... Se junta el hambre con las ganas de comer. Ojalá tuviésemos una red como dios manda de escuelas infantiles públicas, pero me parece que, tal y como están las cosas... Ya sabes que han dado por muerto oficialmente el estado del bienestar. En Holanda, creo, y eso que sus finanzas están bastante mejor que las nuestras.

Susana (de Cádiz): ¡¡Enhorabuena por el libro!! ¡¡Me encantó!! Plasmas muy bien lo que ocurre de puertas para dentro en una Escuela Infantil, lo complicado y lo satisfactorio de nuestro trabajo. Un millón de gracias por dar a conocerlo. Mi pregunta: Con respecto al concepto que tenías de las Escuelas Infantiles antes del libro, ¿que ha cambiado en el? Un saludo, en especial para ti, Javier, y todas aquellas personas que han hecho posible tu libro.

Gracias, Susana. Creo que me acuerdo de ti ;). Ha cambiado radicalmente el concepto que tenía de las escuelas infantiles. Como he contado en una ocasión, mi idea primera era la de guardería, el sitio donde mi hijo se iba a quedar y donde le iban a cuidar mientras su madre y yo trabajábamos. Cuando por fin llegó su primer día en el centro, pensé que era "su primer día de cole". El primero de muchos años entrando y saliendo de un aula. Espero haber contestado con esto. Y te mando un beso enorme.

Elena: ¿Cuál es la diferencia de edad ideal entre hermanos, a ojos de padres y especialistas? ¿Y entre niños?

En fin Elena, creo que esa pregunta no es para mi.

Elena: ¿Cuáles son los "castigos" más frecuentes en las guarderías? ¿Cómo consiguen, eso nos cuentan a los padres, que tantos niños duerman a la vez la siesta?

El único del que tengo constancia es el del rincón/silla de pensar. En lo que se refiere a las siestas, simplemente los acuestan y los dejan en silencio. Al principio siempre tienen que decirle a alguno que guarde silencio, pero en pocos días, todos duermen como angelitos. Lo he visto. Ayuda el hecho de que los niños suelen madrugar y la mañana es larga y cargada de actividades.

Nubes: Hola Javier, ¿"hay otros mundos pero están en este"?

Seguro que sí.

Hay 6 Comentarios

Muy interesante la entrevista. en relación a la estimulación temprana, para el niño es muy favorable que tenga estímulos de otros niños desde pequeños, con lo que es muy bueno que pueda asistir a un centro de educación infantil desde edades tempanas. Enhorabuena por la entrevista

Yo he tenido a mis dos hijos en la guardería, uno empezó con 6 mese y el pequeño cuando tenía 4. Para el mayor ha sido lo mejor, ha sido muy feliz allí, cosa que ahora con el cole no ocurre. Y el pequeño esta encantado. Pero también se debe a que la guardería es un espacio abierto en el que los padres participamos. Los dejamos nosotros en clase, los recogemos en su clase también, tenemos contacto muy directo con las educadoras y desde la calle siempre se ven las aulas, nada escondido y eso da mucha confianza. No creo que sea malo la guardería para ellos, sólo hay que saber elegir la adecuada. Saludos.

Después de 20 años trabajando en el mundo de la Educación Infantil, esta semana me di cuenta de que no paramos nunca de aprender l@s un@s de l@s otr@s... Hemos "inaugurado", hoy mismo, después de leer el presente artículo, un punto de encuentro para madres y padres, para encontrar respuestas y descubrir caminos-soluciones junt@s... Gracias por ser fuente, gracias por ser inspiración... Si hay alguien interesad@ en participar, estaremos encantad@s de recibiros... +INFO en http://tuscastillos.blogspot.com.es/p/blog-page_23.html ¡BIENVENID@S!

Creo que los niños muy pequeños (hasta dos años) están mejor en casa, con sus padres o con un cuidador/a estable, el problema es cómo está montada la sociedad. A partir de los dos años pueden beneficiarse de ir a la guardería, sobre todo si en su entorno no tienen contacto con otros niños, pero antes sinceramente lo dudo. Deberíamos pensar más en los niños y en sus necesidades. Y ofrecer más facilidades a los padres, y darles la oportunidad de que ellos, que son los que mejor conocen a sus hijos, elijan libremente cuál es el modo más adecuado de cuidarles. Esta es mi experiencia: http://lahistoriadegabriele.blogspot.com.es/2013/09/el-momento-adecuado.html

La madre o el padre deberían tener 2 años por maternidad o paternidad y poder dedicarse a cuidar al niño hasta la edad de llevarlo a la guardería. Eso sería lo ideal, pero en un país de pandereta como España lo ideal es no tener hijos. Saludos y aprovecho para recomendaros este sitio: http://xurl.es/9ik46

Al leer estas respuestas me viene a la memoria una realidad de ayer mismo, cuando mi hijo pequeño sale al patio a jugar y algunos de sus amigos, incluso de menor edad que él, le insultan y le gritan hasta que le hacen llorar y cuando lo consiguen se ríen de él por llorón. Al verle me hice una pregunta, que seguramente, así espero, no tiene ninguna base de realidad ¿qué no habrá sufrido éste en la guardería, con tantos niños a su alrededor?
http://interesproductivo.blogspot.com.es/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal