De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

'Víctimas de la lactancia materna', o cuando un pediatra desinforma

Por: | 09 de febrero de 2015

CubiertaAhora que estoy preparando mi presentación en el Congreso de Lactancia Materna, que se celebra  entre el 26 y el 28 de febrero en Bilbao, sobre el papel de los medios de comunicación en el apoyo al amamantamiento, me doy cuenta de que sólo aparece en las noticias por dos razones: cuando se anuncian nuevos descubrimientos científicos, normalmente sobre las cualidades de la leche materna, o cuando surge una polémica social. La semana pasada fue por la segunda razón.

Los hechos, resumidos, son los siguientes: un pediatra anuncia la presentación de su último libro, cuyo mismo título parece un trapo rojo para citar al toro: Víctimas de la lactancia materna. ¡Ni dogmatismos ni trincheras! Sin más datos que los párrafos de la contraportada, consigue una campaña de movilización en contra con casi 10.000 firmantes que le obliga a cancelar la presentación, y provoca pronunciamientos en contra de la Asociación Española de Pediatría, de APILAM (Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna, que gestiona la prestigiosa y útil página e-lactancia.org), de representantes de Unicef y otros pediatras, así como el desmarque del Hospital General de Castellón, en el que trabaja el autor.

No sé si hay algún acto fisiológico tan polémico como amamantar. Un acto para el que nuestros cuerpos -los de las madres y los de los bebés- están programados, pero que los avances en la industria alimentaria han convertido en optativo, se convierte, cada cierto tiempo, en objeto de crudas batallas dialécticas en las que se enzarzan madres que dan el pecho, madres que lo quisieron dar pero no pudieron, madres que no quisieron o feministas en defensa de una mal entendida liberación de la mujer. Una de las razones creo que es, como ya he explicado alguna vez, que las madres nos encontramos en medio de presiones contrarias: "La leche materna es lo mejor para tu bebé", un hecho basado en la evidencia científica, pero que genera sentimiento de culpa cuando no quieres o no logras dar el pecho; frente a "el biberón les alimenta igual y te hace más libre", que pregonan la industria alimentaria, algunas feministas radicales y abuelas a las que les vendieron en su época que la leche artificial era lo mejor. De forma que, hagamos lo que hagamos, es fácil que nos sintamos mal, pero también, que reaccionemos visceralmente ante lo que consideramos un ataque a nuestra forma de criar. 

¿Y qué tiene tan polémico el libro de José María González Cano? ¿Justifica las reacciones en contra? Este es el texto de la contraportada:

La leche materna es el "patrón oro" para los primeros meses de vida, pero son muchas las madres e hijos que son "víctimas de la lactancia materna mal entendida". Son presionadas para amamantar aunque tengan hipogalactia, grietas en el pezón, etc. Incluso les plantean dilemas morales para su reincorporación a la vida laboral. Es una falta de respeto y tienen que soportar el calificativo de "malas madres" a aquellas que optan por la Lactancia Artificial.

La LM Prolongada está generando muchos ingresos en los Hospitales por desmedro. No es lo mismo dar pecho tres meses que darlo durante seis y no digamos nada si se prolonga por encima del año de vida. Por poder hacerse, puede hacerse. Pero ¿es bueno o malo para los niños? ¿Acaso un niño de dos años de edad medio desnutrido, con estigmas raquíticos y anémico, no es una "víctima" del actual dogmatismo? Y eso sin hablar de los complejos de Edipo severos que están aflorando ante amamantamientos tan prolongados. En contra de las Recomendaciones actuales, considero que en los países desarrollados el destete total o parcial debe hacerse a los cuatro meses de vida. A partir de ese momento llega la primera papilla de cereales y progresivamente de fruta, verduras etc. Si el destete es más tardío, casi siempre hay problemas con las papillas y eso conduce inevitablemente a carencias nutricionales y a convertir a esos niños en "victimas" del actual dogmatismo.

Aunque en alguna entrevista el autor del libro se queje de las críticas que le llegan sin que nadie se haya leído el libro, que ha sido autoeditado, sólo este breve texto de resumen ya contiene bastantes barbaridades. Por ejemplo, las grietas en el pezón no son un castigo bíblico ineludible para toda madre lactante, sino algo tan fácilmente solucionable como aprender la postura correcta, así que si alguien presiona a una madre a dar de mamar con grietas, es porque tiene escasa formación o interés en ayudar.

En cuanto a los dilemas morales -en una entrevista afirma que los criterios de la OMS no se adaptan a la realidad social y laboral de la mujer actual-, ¿no sería mejor tratar de avanzar hacia una sociedad más moderna en la que las bajas sean más largas, en lugar de recomendar que se destete a bebés de cuatro meses? Por no hablar de esos riesgos alarmistas, casi apocalípticos, que penden sobre nuestros pobres niños si se nos obsesionamos con dar teta pasados los cuatro meses: niños medio desnutridos, complejos de Edipo severos, carencias nutricionales... No sé cómo ha podido sobrevivir la especie humana durante más de 190.000 años, pese a haber sido amamantados hasta, al menos, los dos años... Lo grave es que sea un pediatra, es decir, un profesional dedicado a cuidar la salud de los niños, el que desde su posición de autoridad desinforme y vaya en contra de la evidencia científica más actualizada.

Pero lo mejor es leer este comunicado del comité de lactancia materna de la Asociación Española de Pediatría, que refuta punto por punto el texto. También hay estupendos libros divulgativos escritos por pediatras formados específicamente en el tema, como Tú eres la mejor madre del mundo, de José María Paricio, o Un regalo para toda la vida, de Carlos González. 

Hay 86 Comentarios

Gracias Susana,
Aquí te dejo también el estudio elaborado por Kramer, para la OMS y que terminó por determinar la conveniencia de LME por séis meses vs cuatro meses. Recomiendo que lo leas entero, no sólo las conclusiones, porque es así como se obtiene una valoración personal objetiva del resultado del estudio.
http://www.bibliotecacochrane.com/BCPGetDocument.asp?SessionID=%209406338&DocumentID=CD003517

Yo sí me he comprado el libro porque me gusta leer las cosas de primera mano (soy así de friki y anticensura, ¡qué le voy a hacer! El libro es malo en forma y contenido pero lo que más me preocupa es su labor como médico, donde sí puede ser peligroso, no por sus ideas sino por su (mala) praxis, teniendo en cuenta los testimonios que van apareciendo de madres que trataron directamente con él, achacando a LM enfermedades que nada tienen que ver con ella. En este post hago un repaso a todos los tabúes históricos sobre la lactancia materna culturales y de los expertos: http://www.lacasitadealgodonales.com/blog/?p=1839

Laura, muchisimas gracias por esos vinculos externos a informaciones tan interesantes!!! Estoy muy entretenida en su lectura:)

Lo he comprado en Argot de forma online (la misma librería de Castellón donde el autor lo quería presentar y no pudo), yo tb vivo en Madrid y aquí no lo encuentro por ningún lado de momento.

Conchín, no es la primera vez que leo un mensaje como el tuyo refiriéndose a la actitud acusadora de este pediatra. Opino que este hombre tiene algo personal en contra de la lactancia materna y desde mi experiencia con dos hijos amamantados recomiendo a todas las mamás que quieran dar teta, que lo intenten. Los juicios de valor que hace no me parecen adecuados, ni las recomendaciones sobre el destete tampoco. Cada mamá es capaz perfectamente de advertir las señales de alerta que indican que hay algún problema y sobre eso deben actuar. Lo primero ir al pediatra que revise al bebé y a la matrona para que revise la postura del bebé al mamar, si hay frenillo u otras cosas que pueden influir en la falta de producción de leche. Hay asesoras de lactancia estupendísimas que han ayudado a muchas madres y bebés, también pueden ayudaros.
Pero alejaros de cualquiera que os haga sentir ignorantes, que induzca una falta de confianza en vosotras mismas como madre o mujer, que os dirijan en vuestra actitud como madre, o que insinúen causas "extrañas" para el llanto de vuestro bebé que nada tienen que ver con la técnica de amamantamiento. Que se inmiscuyan en vuestra vida, en vuestra relación de pareja, en vuestras relaciones familiares , etc... Hay grupos de crianza que apoyan la lactancia materna y dentro de esos grupos, a veces, se difunden cosas que poco o nada tienen que ver con la evidencia científica, con las recomendaciones del comité de lactancia y que debido a la amplia dimension de la maternidad en las mujeres parecen querer crear ideología.
Hay mucha ideología, puesto que la lactancia, la maternidad, es mucho más que un modo de alimentar a los hijos y un modo de criarles. Que cada una haga lo que siente, lo que quiera. Hay mucha gente mamando de la teta de las madres, incluidos los fabricantes de leche artificial, ojo.
El problema básico está en querer generar conciencia en las mujeres, en querer movilizarlas en pro de ideologías, en acusar generalizadamente de violencia en su contra y en la de sus bebés. Cada una tenemos nuestra vida, a nuestro bebé que es una bendición para nosotras. Y luego, que cada una, haga y sienta lo que quiera como madre.
Es una pena que la lactancia se haya convertido en un arma arrojadiza, recuerdo mi primera lactancia con nostalgia, sin culpas, sin miedo... La segunda, no tanto. Me daba pánico pensar en la posibilidad de que mi bebé dejase de mamar, más miedo que dejar de alimentarle correctamente y eso no es justo. Podemos colocar eso a la inversa debido a la polémica del libro y lo que dice este pediatra, que no es más que su opinión. Tampoco os dejéis llevar por el miedo a perjudicarle por darle teta, no son más que unas observaciones personales de alguien que ha aprovechado el filón de lo que todas venimos observando desde hace ya bastante tiempo.
Mirad a vuestros bebés, en lugar de a todos aquellos que pretenden inmiscuirse en vuestra vida usando la lactancia materna. Si todo va bien, adelante. Si algo va mal, adelante. Pero no os dejéis amedrentar por nadie, nunca. Mi experiencia con la lactancia materna ha sido muy bonita con mi primera hija, con el segundo no tanto, debido a tantísimas presiones, miedos, posibles causas peregrinas para explicar el llanto de mi bebé, ante tanta teoría absurda carente de evidencia científica que se difunde sin pudor ni conciencia.
Si en algún momento tenéis que introducir LA o tenéis que abandonar la LME, sacudid vuestra culpa. Sobre todo me dirijo a aquellas madres que han pasado por algo así, porque las que amamantáis en exclusiva ya tenéis muchísimo apoyo por parte de la gran mayoría de la sociedad, asociaciones y colectivos. Pero quiero que conste también mi respeto a todas las decisiones que se toman, porque siempre son las que creemos mejores por recomendación de aquellos que saben más de nutrición, de salud, de cuestiones que van más allá de lo que nosotras observamos como madres. No se puede culpar a una madre de seguir la recomendación de un especialista sea en lactancia, sea en pediatría. Por eso llamo desde aquí a la coherencia de todos, dejen atrás sus prejuicios y aprendan a distinguirlos sin querer influir en la maternidad de las mujeres, por favor. Disculpad si en algún momento me he encendido en el debate.
Un abrazo enorme para todas esas mamás que aman a sus hijos, sobre todas las cosas.

El respeto lo pedimos todos. Primeramente la AEP, profesionales y madres. Respeto 100% a la que da biberón pero también respeto 100% a la que da pecho. Y yo como madre que ha dado 2 años y medio a la mayor ( y ahora voy camino de 5 meses en exclusiva al pequeño) no me siento respetada. También soy médico, y el conocimiento científico se rige por unas normas. Cuando alguien (aunque sea jefe de servicio) se inventa cosas en base a unos prejuicios personales y con ánimo de lucro, pierde mi respeto como profesional (no como persona). La AEP, la OMS, la IHAN, la pediatria basada en la evidencia y sus propios compañeros del hospital de Castellón ya se han desmarcado de sus opiniones. Lo siento por todas las madres que lo han pasado mal (presionadas por dar pecho o biberon). Eso es contra lo que deberiamos luchar: contra el reproche y la culpa. Un profesional debe estar ahi para aconsejar con la VERDAD y respetar la opción de cada madre. Un saludo.

Barbara. Me ha encantado tu comentario y da que pensar... vivimos en un mundo superpoblado y de hecho se podria haber acabado con el hambre en el mundo hace decadas... porque no se ha hecho???
Hay muchos comentarios interesantes lo unico que a alguno le falta respeto, comprensión y cariño... no se donde acabaremos como raza lo unico que se es que si seguimos asi no valdra la pena que sobrevivamos...

Estoy a favor de la LM aunque en mi caso no ha sido posible. Tengo sos niñas. Una de 6 años con LA desde el primer día y fuerte y sana como un roble y que a parte de algun resfriado no a tenido ningun problema de salud. El bebe tiene 4 meses y a esta si quise darle el pecho pero no fue posible. Al 4o dia seguía perdiendo peso y de no ser por una comadrona prolactancia que al ver mi desesperación pq la niña se estaba deshidratado me dio unos bibis de refuerzo no se si no la hubiera tenido que ingresar (y si la comadrona era prolactancia) pero esque el bb no comia bien... apenas hacia 2 pañales con pipi y las manos se le estaban agrietando... probe a sacarme la leche y darle en bibi y nada y al final deçidi darle LA... le encantó y comia mas rato y empezo a subir peso asi que con estas la teta me la quede pa mi... y mi pregunta es... viviendo en un mundo en el que por suerte hay soluciones y alternativas, hubiera estado bien anteponer la LM al bienestar de mi bebe y comprometer su salud o dejarla que se deshidratadara??? Arriesgarme a que una criatura tan ddelicada tuviera que ser ingresada y seguramente pinchada con suero (conozco algun caso en que esto paso) o realmente preocuparme por su bienestar aun por encima de mi deseo de lactar (que aun estoy superando). Realmente creo que obre bien y como madre solo quiero lo mejor para ellas, su bienestar y su salud estan por encima de todo.... Lei un caso de una hembra bonobo a la que se le morian los bebes de hambre, un dia le enseñaron a dar el biberon y a partir de ahi sus bebes vivieron y se lo daba ella solita. .. si hasta un primate sabe lo que es mejor para su hijo y se lo da sin ningun cargo de conciencia quienes somos nosotros para juzgar si una medre le da a su bebe una cosa y otra. No es mas importante la salud de ambos??? Ademas de todos es sabido que siempre han existido las amas de cria... y los bebes podian mamar de diferentes tetas... ahora al no estilarse eso por suerte tenemos las leches de formula y podemos ver crecer a nuestros bebes crecer de forma sana y felices ya sea con LM o con LA.... y repito me hubiera encantado darle mas el pecho... es lo mas bonito que he hecho despues de llevarlas 9 meses en la barriga y de parirlas, de verdad que he llorado mucho por este tema pero al final me queda el consuelo de haber hecho lo que crei mejor que fue darle la oportunidad de no ingresar en el hospital... de vivir... de aprovechar las ventajas de occidente y poder disfrutar viéndolas crecer... el tema tiene miga pero siempre desde el respeto ya sea una cosa o otra... verdad que no juzgamos las cesareas? se podria decir tambien que somos mamiferos y tenemos que parir pero hemos de recordar que si no fuera por estos avances muchos bebes hubieran muerto en el parto (junto con sus madres) o por falta de alimento cono todavia sucede, por desgracia, en muchos sitios.... pensemos que por suerte somos animales inteligentes (o deberiamos) y hemos desarrollado alternativas para cuando la naturaleza falla poder seguir adelante aun sin su pollo... y si no pensemos en ese bonobo que no dudo un minuto en dar biberon a su cria con tal de verla bien, sana,contenta y feliz. Muchos saludos, apoyo y respeto a las madres que hacen lo mejor para sus bebes sea lo que sea.

Por favor, Susana, ¿puedes decirme dónde has comprado el libro? Lo he buscado en dos librerías grandes en Madrid y me dicen que no aparece siquiera en el sistema....
¡Gracias y saludos especiales a Susana y a Laura por poner las cosas en su sitio!

Yo opté por la lactancia materna, tuve grietas y un grupo de lactancia local me ayudó mucho. Me parece igual de respetable la madre que opta por dar pecho como la que cría con leche de fórmula. Cada una tiene sus causas o motivos y todos los creo respetables. No he leído el libro ni lo voy a hacer, pese a mi amor por la lectura. Yo acudí a la consulta de este médico y jamás le deseo a ninguna madre ser prejuzgada, menospreciada y (mal) tratada por su pediatra como yo lo fui por este hombre. Si por el, sus prejuicios y su tratamiento hubiera sido, mi hija probablemente no estaría viva. Basada en mi experiencia os digo que este hombre es un mal médico. Alimentad a vuestros hijos como mas conveniente os parezca pero no os guiéis por esta persona. Desde el corazón y como madre os lo digo.

¨No quiero contradecir a nadie y menos a los especialistas pero lo realmente bueno de la lactancia materna es el aporte de defensas al bebé hasta que el sea capaz de elaborarlas por si mismo; cerca del año, entre los 8-9 meses hasta el año, el bebé desarrolla su sistema inmunológico, por tanto la base principal de la lactancia materna ya no es tan necesaria al ser el propio niño el que elabora sus defensas; una lactancia hasta los 6 meses, me parece que cubre el tiempo necesario para que el bebé esté protegido, pero incluso con los 4 o 5 meses lo puede estar debido al tiempo que dura la inmunidad pasiva a través de la leche materna; fuera de estos plazos no le veo sentido a seguir amamantando al niño siendo que tiene que empezar a alimentarse con otro tipo de alimentos también necesarios. En cuanto a la lactancia artificial, las leches que se elaboran deben contener lo necesario para el desarrollo del niño y , por lo que he leído, contienen leche de vaca por lo que también pueden estar algo protegidos.

Nada, Elurte. No te asustes y no te entristezcas, puesto que no hay nada de malo ni peligroso en darle pecho a tu hija todo el tiempo que tu decidas, sean dos meses o dos años.
Ser madre es maravilloso, tener un bebé es lo más bonito del mundo. Y el modo en el que lo alimentas es estupendo y perfecto.
Lo que no es tan bonito es que a las mujeres se nos presione para dar pecho o para no dar pecho. Lo que es triste es que dependiendo del pediatra te encuentres con un consejo u otro. Lo triste es que la única manera de no ser señalada de mala madre o de ignorante que no se informa sea darle la razón a quien te lo insinúa.
La lactancia materna es el mejor alimento para los bebés, desde luego y eso es evidente, puesto que aporta lo que la leche de fórmula no puede aportar y que les protege de infecciones. Tus besos y abrazos, tu amor de madre ... eso nadie lo puede sustituir.
Problemas puede surgir tanto si das biberón, como si das teta cuando la información no es la adecuada, y a veces elevar la lactancia materna a milagro líquido, puede confundir y llevarse al extremo. Nada más, así de simple.

Estoy asustada con algunos de los comentarios que estoy leyendo... Asustada y entristecida... Qué hay de malo en amamantar a tu bebé el tiempo que él/ella y tú consideréis oportuno? Y qué hay de malo en alimentar al bebé con leche artificial y hacerlo con todo tu amor y cariño? Por diferentes causas, cada mujer debe decidir LIBREMENTE cómo alimentar a su hijo/a, sin sentirse culpable por ello. Al final, y dejando leches a un lado, queda lo esencial, somos MADRES y queremos a nuestros bebés.
No me siento atrapada por mi hija dándole el pecho, trabajo, salgo con mis amigas... Comparto alimentar a nuestra hija con mi pareja, sólo tengo que sacarme leche y que sea él quien le da el biberón. No aspiro a que mi hija sea la más sana y más inteligente del mundo porque le haya dado pecho (mi madre sólo pudo amamantarme un mes, soy una mujer sana y me considero inteligente también). Hago lo que me pide el cuerpo, con lo que yo me siento satisfecha y mientras mi hija me lo siga pidiendo se lo daré, no sé qué hay de malo en ello.

Susomen, 100% de acuerdo

Que se retire un libro porque cuestiona la "biblia" de la OMS es todo un síntoma. La cosa no es tan simple. La presión empieza en las salas de parto, y antes. Se da de mamar si se quiere y puede. Creo que hay un tema ideológico aqui: en la maternidad es cuando las mujeres están más frágiles e inseguras, y se les alimenta la culpa. Yo les di el tiempo que pude, y el resto, complemento. Y en gran medida fue por rebeldía ante los fundamentalistas.

Me ha encantado, Susana, cómo lo has expuesto. Un placer contar con la opinión de alguien que ha leído el comentado libro.
Yo quería aportar algo más después de haber pasado por dificultades y haber encontrado informaciones divergentes con el pensamiento y la tendencia común:
http://www.theatlantic.com/magazine/archive/2009/04/the-case-against-breast-feeding/307311/
http://esceptica.org/2014/09/24/cria-cuervos-lactancia-materna-o-artificial/
http://www.skepticalob.com/2014/02/hold-the-guil-new-study-finds-benefits-of-breastfeeding-dramatically-overstated.html

En cuanto a la evidencia científica sobre la leche materna, comentar que se trata de estudios de cohortes que presentan una dificultad evidente para analizar las variables que intervienen en los resultados.
Es decir, por ejemplo en cuanto a que los niños que toman leche materna son más inteligentes: si sólo tenemos en cuenta el factor "leche materna" estamos dejando atrás otras cuestiones (si esas madres que pudieron mantener la lactancia materna tenían un nivel sociocultural alto que les permitiese mantenerla, y eso influye en la educación que ha recibido el niño, herencia genética y otros factores) incluyendo que esos estudios se realizaron en niños y mujeres que no han tenido problema alguno para mantener la lactancia durante tanto tiempo, que no se han sentido presionadas para amamantar, como sucede ahora mismo, por mucho que se diga que esa presión no existe. Si que existe. Y esa presión puede llevar a algunas madres, asustadas recordemos, a amamantar a toda costa para mantenerse en los plazos impuestos en cualquier condición incluyendo "escasez" de alimento. El compuesto de grasas de la leche materna varía también dependiendo del tiempo transcurrido entre toma y toma, si el bebé hace tomas muy frecuentes, por ejemplo, porque tiene hambre, no recibe apenas grasas. Y eso es muy necesario para su correcto desarrollo, no sólo para engordar. Debemos tenerlo en cuenta. Si el bebé pasa dos meses, o los que sea, con problemas de ajuste de producción, no se morirá, no se deshidratará, pero evidentemente está recibiendo menos grasas de las que necesita y sabemos que las necesita cuando demanda él mismo (una leche baja en grasas sacia menos, un bebé que mama mucho no recibe tantas grasas como uno satisfecho por la producción abundante de su madre, la pescadilla que se muerde la cola)
En cuanto a los resultados de "menos depresión postparto", habría que realizar nuevos estudios. Vuelvo a repetir, esos estudios se realizaron en mujeres que no tenían problemas en la lactancia, que no se sintieron presionadas. Aunque quizá tendríamos que tener en cuenta también, que esta presión puede también repercutir en las mujeres que no han podido, no en las que lo han elegido, claro está. Y entre el dogmatismo del parto y de la lactancia promovido por este grupo muy numeroso de madres y todas sus asociaciones: Nos están hundiendo a muchas. Y luego ellas son las que nos llaman la atención diciendo que “estamos en contra de la mujer” si pensamos por nosotras mismas.
Aunque la leche materna tenga anticuerpos para luchar contra las infecciones, también habría que tener en cuenta si los bebés con mejores resultados y amamantados tenían hermanos, asistieron a guarderías, o estuvieron expuestos a infecciones. Puesto que los que no son amamantados, en muchas ocasiones, no lo son porque la madre trabaja y no le es posible o no quiere amamantar más allá de la baja laboral. Las mujeres que tienen más hijos (fuente de contagio) también tienen que ocuparse de ellos y una lactancia a demanda durante séis meses, si presenta dificultades de ajuste (bebé todo el día mamando y llorando) no permite a esa madre ocuparse de sus otros hijos, con lo cual también es motivo de abandono precoz. Unos estudios científicos sobre lactancia que no tienen en cuenta las circunstancias que la hacen posible y sólo los resultados: no me parecen suficientes para imponer un estilo de vida a las mujeres.
La metodología de los estudios científicos en cuanto a lactancia materna presenta múltiples dificultades de interpretación. Aun así, los compuestos de la leche materna son los que son y se puede concluir que es beneficiosa, pero quizá no sea el "MANA" tal y como nos lo presentan. Sobre todo en algunos casos.
Más parece que nos quieren vender a las madres un estilo de vida concreto y una adhesión forzosa a una filosofía de vida de "lo natural es bueno" por sistema (y porque lo dice la OMS).
Y ahora vamos con este tema en concreto.
La Liga de la Leche surgió en EEUU, de mano de un grupo de madres católicas (Movimiento Familiar Cristiano) en los suburbios de Chicago. Para el bautizo de este grupo, que promovía la imagen familiar y virginal de la madre amantísima, se tomó el nombre de la Virgen “Nuestra Señora de la Leche y el Felíz Parto” Más tarde, el movimiento Hippie también se uniría a estas reivindicaciones, independizándose de aquellos que decidían sobre sus cuerpos. Ambas posiciones calaron en un nuevo feminismo, donde los cuerpos de las mujeres y su sexualidad estaban ligados a su condición mamífera natural.
Mientras LLL aportaba una filosofía más conservadora, el movimiento hippie lo relacionaba con la sexualidad y el placer corporal en la madre y en el niño, influenciado, todo esto, por los precedentes New Age y sus influencias “freudianas” sobre la líbido. Hay que recordar y también exponer (para quien no lo sepa) que las principales influencias del movimiento hippie y new age tomaban como base teorías de excéntricos “pensadores” que pretendían cambiar el mundo y para los que era imprescindible el papel de la madre y su descendencia, evitando contaminaciones externas represoras de la sexualidad y relacionándo la salud y enfermedad con el placer, tanto en el parto como en la lactancia por formar parte de la sexualidad de la mujer, y originando de este modo: una nueva población “sana” en cuerpo y mente.
Mi opinión es que se está “militarizando” la crianza de los hijos desde hace ya bastantes años y que es inmoral utilizar la maternidad de las mujeres, el concepto que tienen de sí mismas, las relaciones familiares y la salud de los hijos. Nos han convertido (o quieren) en meras productoras y sujetos para realizar experimentos, tanto en el parto, como en la lactancia, como en la crianza de los hijos. Y a nuestros hijos en “productos” de ese experimento.
Si a esto le añadimos los posibles intereses de diferentes organizaciones politizadas, he aquí el resultado de tanto movimiento sociomaternal, amparado en unas recomendaciones. No sé si uniendo todos los intereses económicos y sociales de los beneficiados por la lactancia, incluyendo a aquellos que hacen caja vendiendo todo lo que la favorece desde que la mujer está embarazada, llegarían a la cuarta parte de lo que obtienen los fabricantes de leche o medicamentos de la gran industria farmacéutica.

Los beneficios de la lactancia materna puede que no son tantos como dicen puesto que si han analizado los resultados partiendo de la base que han sido mujeres que no han encontrado dificultades para amamantar. No se pueden realizar estudios decidiendo el investigador quienes tienen que amamantar y quienes no, escogiendo muestras de la misma escala social, las mismas características de los progenitores, las mismas situaciones en uno y otro grupo. Aun así, los compuestos de la leche siguen siendo beneficiosos, pero habría que analizar en qué proporción y si, en cuanto al beneficio psicológico y emocional, ha sido sólo la lactancia materna, o el contacto más estrecho de la madre con el hijo amamantado, los cuidados, la situación personal favorable, si se trata de el único hijo, etc… también factores de peso, influyentes en esos resultados positivos y significativamente evidentes.

Me gustaría saber, si es que los dejan, que es lo que observan los médicos en las consultas. Qué impacto está teniendo esta nueva filosofía de vida que quiere arrastrarnos a todas las mujeres y profesionales a una veneración que no cuestiona, que no piensa y solo acata. Quiero que hablen los pediatras, los ginecólogos que observan la situación y las matronas que no han sido arrastradas hacia el pensamiento único.
El comunicado del comité de lactancia materna de la AEPED sólo dice más de lo mismo.
Nos pasan a las mujeres la pelota, como si fuera una simple elección y es nuestra responsabilidad, finalmente somos nosotras las que elegimos hacerle caso o no al pediatra supuestamentamente sobornado por los fabricantes de leche (o no) o al ginecólogo supervisado (o no) por la OMS y los especialistas en lactancia materna o a la enfermera y a la matrona que nos alertan de que nuestro bebé tiene hambre o necesita más influenciada (o no) por sus propias experiencias.
Y las mujeres necesitamos saber qué está pasando y no que nos dirijan a grupos donde sólo hay una opinión, los mismos que reclaman evidencias científicas a este pediatra y que aducen causas para el llanto y malestar de nuestros hijos, que carecen de evidencia científica.
Las mujeres que no tienen dificultades no se plantean que la lactancia sea perjudicial puesto que han visto a su hijo crecer sin problemas. Las mujeres que las han tenido, tanto si han suplementado como si no, somos las que nos merecemos conocer qué es lo que se ve en las consultas y no sólo lo que dicen aquellos que tienen que cumplir normas impuestas por otros.


Dejando atrás que la OMS es la nueva Biblia del lobby del club de la teta, lo único que me viene a la cabeza es que desde que se introdujo la leche artificial en el mercado pasamos de ser raquíticos y con una esperanza de vida de 60 años a ser cada vez más altos y más sanos. Tanto es así, que tienen que hacernos trabajar más tiempo porque vamos a ser demasiados viejos en el futuro. Hay que volver a la alimentación de mediados del siglo pasado para que se restablezca el equilibrio en la pirámide poblacional.

No sé si dar el pecho es como estudiar un doctorado de física nuclear pero lo que está claro que siendo mal aconsejada, presionada y poco menos que abandonada en el aprendizaje te puedes enfrentar a 1 año y medio de depresión y de angustia e inseguridad permanente. Te lo aseguro Neska.

Primero: Cecilia me encanta como escribes, lo bien te expresas, chica.
Segundo: Esta sociedad está taaaaan alejada de la naturaleza, que fijo nos extinguimos...
Tercero: Conciliación laboral y horarios realistas en el trabajo YA. Sino las madres jamás seremos libres para criar a nuestros hijos...

Se llama destetar y les pasa a todos los mamíferos menos a las señoras que no son capaces de despegarse de sus crías. Porque se creen que la leche es un actimel o un antibiótico. Y por tanto, dejan de disfrutar de la vida y se convierten en fábricas de leche ambulante hasta que la criatura tiene 12 años y tiene su primera erección. Los humanos han dado de mamar muchos siglos, pero desde que existe la leche de biberón han dejado de morirse durante el primer año de vida de forma masiva. Además, con la teta el niño es solo de la madre, con el bibe es de los dos. Y eso muchas no lo pueden consentir.

Cada madre es absolutamente libre para decidir si quiere amamantar a su hij@ hasta los cuatro meses o hasta los cien años, pero sí es bastante evidente que de un tiempo a esta parte existe una significativa presión para que las mujeres se decidan por la lactancia. Y me parece estupendo que nos decidamos a reclamar una sociedad más moderna y con bajas más largas, pero como tengo la impresión de que los tiros del mercado laboral no van por ahí (sino que más bien se dirigen hacia la esclavitud), nos encontramos ante un problema real: la lactancia, tal y como la recomiendan, es del todo incompatible con la vida moderna. Una cosa es el extremismo de este pediatra, y otra muy distinta las historias delirantes que se llegan a ver por ahí, con madres realmente esclavizadas, estresadas y angustiadas. Si pensar que la maternidad debe ser algo más que eso es ser "feminista radical", pues que me detengan: soy feminista radical. Lactancia si, pero con sentido común y no con las cafradas que se están viendo.

A mi me encanta cuando se critica un dogmatismo lleno de falsedades desde otro dogmatismo muy alejado de la realidad. Porque siempre y en cualquier contexto, sea cual sea tu caso, cómo ha ido tu embarazo, parto y postparto, todo el mundo sabe que lo mejor es la leche materna, ni mastitis, ni grietas, ni vuelta al trabajo, ni no tengo leche.
Porque son excusas y la culpa es siempre es tuya por no haber tenido paciencia, no haber aprendido, ni haberte dejado aconsejar. Todo dios sabe menos tú claro, que dar el pecho es como estudiar un doctorado de física nuclear.

Cuando digo "ninguno pasó de los tres años" quise decir que ninguno quiso teta más allá de esa edad. Que a esta hora el cansancio pega. =P Disculpen.

Para empezar, no he leído el libro (como la mayoría). Segundo, tengo 4 hijos y casi de 20 años siendo madre.
A mi primer hijo le di tetero antes de los 6 meses y dejé de darle teta a esa edad. A los otros tres, les di teta exclusiva hasta los 6 meses y luego hasta que ellos quisieron. Ninguno pasó de los tres años, así que algo de eso debo saber y me gustaría decir:
Me sorprende mucho que la LM se haya convertido en materia de activismo.
Sí, hubo gente que me decía que mis hijos "estaban grandes" para la teta. Yo simplemente pasé de ellas y cargué con ellos el tiempo en que nos dio felicidad a todos.
Pero ahora, surgió la contraparte: las que se entrometen en la vida de otras madres para recordarles que "somos mamíferos," para espetarle en la cara los "beneficios de la lactancia materna", para irrespetar la decisión personalísima de amamantar.
Sí, yo también he visto trincheras y dogmatismos, no sé si esté de acuerdo con el libro o parte de él, pero apoyo totalmente el título.
¿qué me hizo cambiar de opinión respecto a la alimentación de mis hijos y, después de haberle dado fórmula al mayor desde pequeño, pasar a darle teta exclusiva a los demás?
No fue ninguna activista del teclado y la lactancia. Fui yo. Sola.
En ese tiempo tenía una idea muy vaga de lo que era Internet, y apenas sabía usar un computador.
Mi conocimiento lo obtuve de mi misma y porque vi un cartel en un hospital público animando a las madres a amamantar.
Te digo que si me hubiera conseguido a una de estas activistas, hubiera pasado de ellas como de los que me dijeron que no siguiera dando teta. Por lo menos los segundos son menos agresivos.
Y sí, agradezco la fórmula para bebés, en ese momento con mi hijo mayor me ayudó muchísimo.

Qué aportación tan sensata, Susana!! Yo lo que sigo pensando es que no hay argumentos más irrespetuosos y carentes de empatía que los que salen de las defensoras de la "crianza respetuosa". Vive y deja vivir.

Un saludo!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal