De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

'Víctimas de la lactancia materna', o cuando un pediatra desinforma

Por: | 09 de febrero de 2015

CubiertaAhora que estoy preparando mi presentación en el Congreso de Lactancia Materna, que se celebra  entre el 26 y el 28 de febrero en Bilbao, sobre el papel de los medios de comunicación en el apoyo al amamantamiento, me doy cuenta de que sólo aparece en las noticias por dos razones: cuando se anuncian nuevos descubrimientos científicos, normalmente sobre las cualidades de la leche materna, o cuando surge una polémica social. La semana pasada fue por la segunda razón.

Los hechos, resumidos, son los siguientes: un pediatra anuncia la presentación de su último libro, cuyo mismo título parece un trapo rojo para citar al toro: Víctimas de la lactancia materna. ¡Ni dogmatismos ni trincheras! Sin más datos que los párrafos de la contraportada, consigue una campaña de movilización en contra con casi 10.000 firmantes que le obliga a cancelar la presentación, y provoca pronunciamientos en contra de la Asociación Española de Pediatría, de APILAM (Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna, que gestiona la prestigiosa y útil página e-lactancia.org), de representantes de Unicef y otros pediatras, así como el desmarque del Hospital General de Castellón, en el que trabaja el autor.

No sé si hay algún acto fisiológico tan polémico como amamantar. Un acto para el que nuestros cuerpos -los de las madres y los de los bebés- están programados, pero que los avances en la industria alimentaria han convertido en optativo, se convierte, cada cierto tiempo, en objeto de crudas batallas dialécticas en las que se enzarzan madres que dan el pecho, madres que lo quisieron dar pero no pudieron, madres que no quisieron o feministas en defensa de una mal entendida liberación de la mujer. Una de las razones creo que es, como ya he explicado alguna vez, que las madres nos encontramos en medio de presiones contrarias: "La leche materna es lo mejor para tu bebé", un hecho basado en la evidencia científica, pero que genera sentimiento de culpa cuando no quieres o no logras dar el pecho; frente a "el biberón les alimenta igual y te hace más libre", que pregonan la industria alimentaria, algunas feministas radicales y abuelas a las que les vendieron en su época que la leche artificial era lo mejor. De forma que, hagamos lo que hagamos, es fácil que nos sintamos mal, pero también, que reaccionemos visceralmente ante lo que consideramos un ataque a nuestra forma de criar. 

¿Y qué tiene tan polémico el libro de José María González Cano? ¿Justifica las reacciones en contra? Este es el texto de la contraportada:

La leche materna es el "patrón oro" para los primeros meses de vida, pero son muchas las madres e hijos que son "víctimas de la lactancia materna mal entendida". Son presionadas para amamantar aunque tengan hipogalactia, grietas en el pezón, etc. Incluso les plantean dilemas morales para su reincorporación a la vida laboral. Es una falta de respeto y tienen que soportar el calificativo de "malas madres" a aquellas que optan por la Lactancia Artificial.

La LM Prolongada está generando muchos ingresos en los Hospitales por desmedro. No es lo mismo dar pecho tres meses que darlo durante seis y no digamos nada si se prolonga por encima del año de vida. Por poder hacerse, puede hacerse. Pero ¿es bueno o malo para los niños? ¿Acaso un niño de dos años de edad medio desnutrido, con estigmas raquíticos y anémico, no es una "víctima" del actual dogmatismo? Y eso sin hablar de los complejos de Edipo severos que están aflorando ante amamantamientos tan prolongados. En contra de las Recomendaciones actuales, considero que en los países desarrollados el destete total o parcial debe hacerse a los cuatro meses de vida. A partir de ese momento llega la primera papilla de cereales y progresivamente de fruta, verduras etc. Si el destete es más tardío, casi siempre hay problemas con las papillas y eso conduce inevitablemente a carencias nutricionales y a convertir a esos niños en "victimas" del actual dogmatismo.

Aunque en alguna entrevista el autor del libro se queje de las críticas que le llegan sin que nadie se haya leído el libro, que ha sido autoeditado, sólo este breve texto de resumen ya contiene bastantes barbaridades. Por ejemplo, las grietas en el pezón no son un castigo bíblico ineludible para toda madre lactante, sino algo tan fácilmente solucionable como aprender la postura correcta, así que si alguien presiona a una madre a dar de mamar con grietas, es porque tiene escasa formación o interés en ayudar.

En cuanto a los dilemas morales -en una entrevista afirma que los criterios de la OMS no se adaptan a la realidad social y laboral de la mujer actual-, ¿no sería mejor tratar de avanzar hacia una sociedad más moderna en la que las bajas sean más largas, en lugar de recomendar que se destete a bebés de cuatro meses? Por no hablar de esos riesgos alarmistas, casi apocalípticos, que penden sobre nuestros pobres niños si se nos obsesionamos con dar teta pasados los cuatro meses: niños medio desnutridos, complejos de Edipo severos, carencias nutricionales... No sé cómo ha podido sobrevivir la especie humana durante más de 190.000 años, pese a haber sido amamantados hasta, al menos, los dos años... Lo grave es que sea un pediatra, es decir, un profesional dedicado a cuidar la salud de los niños, el que desde su posición de autoridad desinforme y vaya en contra de la evidencia científica más actualizada.

Pero lo mejor es leer este comunicado del comité de lactancia materna de la Asociación Española de Pediatría, que refuta punto por punto el texto. También hay estupendos libros divulgativos escritos por pediatras formados específicamente en el tema, como Tú eres la mejor madre del mundo, de José María Paricio, o Un regalo para toda la vida, de Carlos González. 

Hay 86 Comentarios

Yo creo que lo más importante es no confundir a las personas, basarse en hechos científicos y no infundados, y sobre todo no dramatizar ni juzgar. Mi hijo tiene 9 meses y come puré, fruta, papillas y teta. Hay días que quiere más teta y otros quiere más papilla. Es complicado combinarlo todo con el trabajo, pero siempre intento adaptarme. Unos días me saco más leche, otros sobra puré. He leído varios libros (Tú eres la mejor madre del mundo, de José María Paricio, o Un regalo para toda la vida, de Carlos González) que me han ayudado mucho porque la lactancia materna sigue siendo tabú, no se habla de ella naturalmente en España, de padres a hijos, y por regla general la gente que no es padre, habla de oídas y suele decir nada más que tonterías. Yo he conocido a mamás de todo tipo: las que no han querido dar el pecho nunca, las que han probado y no quisieron, las que dieron lo que consideraron oportuno y a las que les ha ido muy bien y han continuado. Ninguna ha dejado a sus bebés pasar hambre, es absurdo. El problema de la desinformación es que se juzga. ¿Cómo puede alguien inteligente, que trata con mamás y bebés decir algo como "talibanes de la lactancia"? Yo sí he leído otros libros pro-lactancia y jamás me he encontrado con semejante falta de respecto, siempre recomiendan y ayudan a continuar la lactancia por sus beneficios comprobados, pero siempre y cuando ello no suponga ningún problema. Entonces, ¿dónde está la polémica?. Si en lugar de dar leche de fórmula quieres dar la teta a tu hijo, eso no significa que no vayas a darle otros alimentos o que le dejes pasar hambre. Tu bebé comerá sus alimentos y la leche será de lactancia o de formula, nada más, esa es la diferencia. La leche materna tiene sus beneficios científicos comprobados, pero para quien no quiera/pueda darla se inventó la de fórmula, ¿por qué nos echamos culpas unas a otras entonces? Como he dicho yo doy la teta a mi hijo y he tenido que aguantar muchísimas veces mil faltas de respeto y críticas por parte de personas que sólo opinan de oídas y no tienen ni idea ni de lactancia ni de maternidad. Me parece ridículo que hablen de complejo de Edipo, me parece absurdo que digan que mi hijo "tiene vicio" (tendrán vicio los de bibi?), me han llegado a decir que dar teta cuando mi hijo ya tiene dientes "da asco", barbaridades que tengo que aguantar sólo por decidir e intentar dar lo que yo creo que es mejor para mi hijo. Es la cultura de este país, siempre echando piedras sobre nuestro propio tejado en lugar de intentar ayudarnos y mejorar. Mi hijo es un roble y está perfectamente nutrido gracias a Dios. Por favor, desde los especialistas, basémonos en hechos científicos para dar información y no juzguemos. Y para el resto RESPETO.

YO SÍ HE LEIDO EL LIBRO: Para empezar, la palabra respeto es la más repetida de todas las palabras dentro del libro; se hace mucho hincapié en no juzgar a las madres que dan el pecho, a las que no lo dan, a las que hacen lactancia prolongada, a las que no etc..Esto es genial, para empezar, parece muy simple, tanto como muy diferente de lo que yo he vivido, con muchas mamás que me rodean, vecinas, matronas, curso de preparación al parto, doulas, liga de la leche, artículos en revistas, se decantan hacia la LM 6m de tal manera, que todo lo demás parece un delito. Lo peor que me pasó a mi, es que en mi propia casa, me decían mientras yo lloraba de dolor "esto es lo que hay" y "ser madre es sacrificado, así que acostúmbrate".

-Hay que resaltar por otro lado, que el autor sí defiende la lactancia materna, (y recomienda, siempre que sea posible y la madre quiera, una LM exclusiva mínima de 2 meses), que es lo mejor para el niño en sus primeras semanas de vida. No paro de leer en las redes sociales cómo lo acribillan diciendo que está en contra, que se salta todas las recomendaciones y no es para nada así! No para de repetir en el libro "la LM es el patrón de oro en las primeras semanas de vida". Jope, y encima hay una petición de change.org para retirar el libro y destituirle en su puesto de trabajo (para mí esto es propio de dictaduras más que de España).

-Dedica capítulos enteros a enumerar las ventajas tanto de la LM como las de la Leche de Fórmula, analizando su composición y sus diferencias (fundamentalmente un tipo de inmunoglobinas que son decisivas para los recién nacidos y bebés prematuros en la LM, o sea que reconoce la LM tiene una composición superior en calidad que las leches de bote, que según el son una imitación muy muy buena y con el avance de las tecnologías llegará a ser prácticamente identica). Otros capítulos los dedica a enumerar las ventajas e inconvenientes desde un punto de vista psicológico, social, laboral, económico etc., muy importantes para nosotras, ya que en nuestra sociedad las madres son mujeres y personas que tienen una vida, no un objeto en función de un bebé.

-Ahora empezamos con las críticas: en primer lugar, antepone una visión crítica sobre la opinión de la OMS, la cual, como ya sabemos, recomienda la LM durante un período mínimo de 6 meses. El lo que dice es que esto es muy cuestionable en los países europeos/occidentales por los siguientes motivos:

*La OMS, en su reomendación, no distingue Africa de Europa y emite una recomendación global; basándose él en el hecho que como médico ha estudiado y constatado, que un bebé a partir de los 4 meses tiene un sistema inmunológico y digestivo mucho más desarrollado que al nacer, y que ya está preparado para digerir bien otros alimentos (mi bebé a partir de los 4 meses dejó de regurgitar, mi pediatra me aconsejó dejar de hervir bibes y chupetes a partir de los 4 meses, o sea que esto debe tener base científica), en los países europeos disponemos de medios para darle al bebé pescado, carne, cereales, verduras y frutas, y que la LM exclusiva a partir de esta edad empieza a no aportar todo lo que necesita un bebé. En concreto, dice que en Africa la LM prolongada, puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte porque no hay otra cosa, y por ello, es muy importante, (y hasta los 7 años si hace falta, o hasta el final de todo), pero que en Europa, (que pretendemos evitar cualquier pequeña enfermedad o deficiencia en un bebé), a partir de los 4 meses, no supone un aporte alimenticio suficiente de forma exclusiva, y propone el destete progresivo a partir de esa edad.

Así, en su ánimo de dar una versión crítica a la opinión de la OMS, se ha encontrado con un montón de reacciones adversas, y no entiende cómo para algunas mamás la OMS es Dios y sus argumentos van a misa...y que todo es criticable/ cuestionable, y para él, el sentido común y el respeto se impone antes que la OMS (por cierto, ¿te acuerdas de los millones despilfarrados de las vacunas de gripe aviar?; a lo que me refiero es que también se pueden equivocar:), y puestos a pensar mal, igual tienen conflictos de interés en algunas materias.

**Hay otro argumento que lo "deja caer", aunque no se mete demasiado en ello, ya que no debe tener pruebas, y además parece un tema tabú con intereses ocultos en el que aparentemente hay barreras que no dejan investigar: para la LM es muy perjudicial los herbicidas y pesticidas de las verduras y frutas que, dependiendo de las regulaciones de los países de procedencia, tendríamos que informarnos bien y no lo hacemos. Estos componentes son muy venenosos, mucho más que si la madre fuma o toma alcohol. A mi esto me da que pensar, porque, en el libro, el autor no para de decir que es mejor un destete temprano que una LM mala/insuficiente o mal gestionada. Yo, por mi parte, en este tema quiero opinar, ya que estoy cansada de ver a madres presumiendo de LM 6 meses y luego les dan al bebé en verano trozos de Magnums o donuts; o sea que, nos ponemos hasta arriba de bollería industrial y de productos de supermercado (te animo a mirar los ingredientes de las bolsas de macarrones, es para deprimirse la cantidad de E-`s que tienen...) y luego se lo transmitimos al bebé por la leche. Para ser puristas, tendríamos que tener cada una un huerto y una granja en casa; ¿como hacemos esto en las urbes?

*Otra cosa que denuncia el autor son algunos movimientos pro-lactivistas (disculpa, aquí me enciendo un poco), opina que son muy radicales, que se han impuesto en la sociedad de tal manera, que hasta los fabricantes de leches se ven obligados a sentir vergüenza de sí mismos (a pesar de que las leches son un gran avance en nuestra sociedad y deberíamos sentirnos orgullosos de poder tenerlas a nuestro alcance). Que los médicos se ven obligados a sonreír ante estas presiones y que no se sienten capaces de plantar cara, a pesar de que la mayoría de los pediatras están de acuerdo con las tesis que él propone. Dice que estos movimientos desafortunadamente han calado muy hondo en la sociedad hasta tal punto que para muchas madres en su consulta, la presión es insufrible (yo he llorado lo que no está escrito, me he sentido humillada y hundida y mi depresión afectó por supuesto al bebé...) y que lo último en quien piensan es en la salud del bebé y de la madre, es la teta por la teta, como fin en sí mismo; les da igual si el bebé está en un percentil 3, si el bebé llora de hambre, si la madre está abatida, deprimida y triste...todo se soluciona con "más tiempo al pecho", en serio, yo estuve un mes con 12 y 14 horas, tetadas de hora y media y a los 5 mins mi hijo pedía más, y sin querer estaba destrozando mi integridad física y psíquica), no parece tener un sentido común!, si con un bibe la mami recupera la sonrisa, y el bebé se alimenta !bienvenido sea! Además, tratan de poner argumentos muy convincentes ante su teoría de que la leche materna es perfecta (incluso a partir de los 6 meses), y el autor dice que la leche materna es muy buena, pero perfecta no es tampoco, porque no hay nada perfecto en la vida; es baja en hierro y en vitamina D3 (de ahí los complementos que nos dan), y estas carencias se ven más cuando los bebes de más de 5 meses se saltan el puré o la fruta porque como ya han tomado teta, dicen que no les hace falta nada más.

Incluso, como a estas corrientes que tanto daño están haciendo, no les gusta ver sus gráficos de percentiles por debajo de lo normal o lo esperado, quieren crear sus propios gráficos....

Yo antes de leer el libro, tenía una teoría, y ahora salgo reforzada con ella; como buena gallega soy un tanto desconfiada:), visto con perspectiva en el tiempo (mi hijo ya tiene más de 10 meses), me parece que todo esto está surgiendo a la par de la crisis, en la que el mercado laboral está saturado. Yo creo que las verdaderas cartas son las que se juegan debajo de la mesa, mi padre fue político y me enseñó a mirar más allá de lo que te intentan enseñar. Todo en esta vida, se mueve por intereses y yo me puse a meditar una tarde sobre qué intereses podían tener estos movimientos. Pensé, joer, qué raro, pero si estas corrientes se iniciaron como feministas, no lo entiendo! Por feminismo entiendo la igualdad jurídica, social, conyugal etc. El movimiento talibán de la teta me parece contrario a la mujer; pues creo que quieren volvernos a mandar a casa (o tener trabajos sencillos, de pocas horas, nada de altos cargos, eliminar el empoderamiento de la mujer) , y no hay nada mejor que conseguir esto que haciendo a las mujeres sentirse culpables con lo que más duele, ¡sus hijos! Ahora, de ahí que muchas feministas se hayan separado de estas corrientes que hoy están de moda, pero que para mí son retrógradas.

Por otra parte, el autor dice que estas corrientes no sólo hablan de LM, sino que también hablan de colecho, de apego, de escuelas libres, etc. ¿por qué opina la OMS del colecho? Cada uno que haga lo que quiera, yo por mi parte el "colecho prolongado" no lo quiero, necesito mis conversaciones y relaciones íntimas de dos personas en mi cama.


*Por último y lo más polémico de todo, además del título del libro que es un poco bruto (el hombre intenta difundir lo que piensa y crear un título que llame mucho la atención para vender más, supongo), hay dos aspectos que creo que pueden ofender y que son muy delicados: la LM prolongada como generadora de posibles futuros problemas psicológicos (complejo de Edipo e inseguridad), y el tema más difícil de todos: la LM como generadora de placer sexual: aquí va mi opinión:

Yo siempre pensé y también dicen por ahí que la teta no es solo alimento del cuerpo del bebé, sino también del alma; es nuestra herramienta perfecta para calmar a nuestro bebé desconsolado, cuando tiene cólicos, cuando tiene frío, cuando no se duerme. Para mi era la herramienta perfecta para un bebé; me fue mal con ella y desde los 3 meses que no la quería para nada, tuve que ingeniarme otras maneras de "enseñarle" poquito a poquito a gestionar sus emociones, sus pataletas, sus frustraciones etc.
Hay un dicho en China que es: doctor, mi hijo tiene ya un año, cuándo puedo empezar a educarlo? Señora, usted ya lleva un año de retraso....
Si lo pensamos bien, queremos que nuestro bebé sea un super bebe, que haga todo muy pronto, por ejemplo, es habitual escuchar: "mi bebe con 6 meses ya toma todo sólidos!!!! bravo! Mi bebé con 7 meses ya gatea!!! genial!!! El mio con 12 meses ya camina solo!!! yuhuuuuu! Al mío desde recién nacido le pongo la tele en inglés, por cierto,. vamos que me sale bilingüe sin duda:)!
Vivimos en un mundo competitivo en el que hay que saber lo más posible lo antes posible! No paro de leer libros sobre estimulación de bebés, cómo hacerles más receptivos, cómo trabajar con él día a día aporta resultados geniales!! Y ahora digo, y qué pasa con la inteligencia emocional, que tanto se demanda día a día y que es el motor de los comportamientos individuales y sociales? ¿Puede ocurrir que un niño que tome pecho hasta los 3 años no haya aprendido a gestionar emociones? ¿y qué pasa con la leche si se termina y el niño no quiere más? ¿cómo lo encauzamos después de hábitos muy muy arraigados en sus primeros años de vida? ¿Como enfrentan el destete estas mamás a los 3 años de vida? ¿Resulta sencillo?
No voy a ser yo la que responda, ya que no tengo ni idea de esto, solo sé que desde los 3 meses yo consuelo a mi hijo con otras herramientas y nos está yendo tan bien, que a veces, a pesar de haber pasado lo que pasé, casi hasta me alegro.

Solo puedo opinar de un familiar cercano, una sobrina que fue amamantada hasta los 2, 5 años y a partir de ahí su madre me confesó que ya no la gestionaba, antes con la teta la dormía, la calmaba, la convencía etc....por cierto tuvo que tomar mucho tiempo hierro, hasta llegó a tener los dientes negros, pues era de las que ya no desayunaba o no cenaba porque la madre la mareaba con la teta; es una niña muy rica y simpática, pero muy difícil de convivir, ya que está acostumbrada a salirse con la suya en todo, a romper y tirar cosas en su casa y en la de los demás, a levantarse de la mesa en la mitad de la comida etc. Con ello no quiero decir que sea culpa de la LM prolongada, y que la gente que haga prolongada le pase esto, sino que la culpa es de sus padres, pero tengo mis pequeñas dudas sobre si la LM prolongada ha ayudado un poco a llegar a esta situación en el caso de mi sobrina.

Sobre el placer sexual, el autor dice que el pezón no deja de ser una zona erógena y que hay una conexión entre el pezón con la parte del cerebro que se activa cuando hay placer en los genitales; que muchas madres lo han sentido pero siempre lo negarán, porque es un tema muy tabú; yo no puedo decir nada aquí, ni lo he sentido, ni lo entiendo, no tengo ninguna referencia salvo la peli de Juana la loca, que hay una escena interesante sobre eso (aunque Juana dicen que estaba "loca"), y salvo comentarios malintencionados de madres que critican a las que dan LM prolongada y les dicen que "tienen mucho vicio", igual se refieren a esto, no sé. Eso sí, sin tabús ni tapujos, no me parece perversa una madre que sienta placer mientras amamanta, creo que me parecería un milagro, el edén en la tierra.

Por último el libro reivindica el término de las guerras de trincheras, muy bien representado en ese vídeo en inglés de guerras de madres, en las que da igual como cada una críe a su hijo, lo importante es que todos van a rescatar al bebé.

Laura, muchas gracias! Lo has explicado fenomenal!

Por cierto, vivo en alemania, y creo que hay muchas mas ayudas en este aspecto, ya que la "seguridad social" te paga una comadrona que va a tu casa durantes las 6 semanas de cuarentena y una de las cosas que hace es ensenarte a dar el pecho y luego tienes derecho a dos charlas: una para el destete y otra para el paso a las papillas. Si que es verdad que dicen mucho, que el crio decidira en algun momento dejar el pecho, pero tambien creo que si la madre no se siente a gusto, mejor dejarlo. Es un momento entre hijo/a y madre, bonito y lleno de tranquilidad (menos el principio, sobretodo si eres primeriza), pero si ya no lo es...pues dejalo. Mi hija no tomo nunca biberones, ya que tenia 12 meses, bebio durante el destete alguno por la noche, pero mi comadrona me dijo que se lo diera de leche entrea con agua, mitad y mitad y funciono de maravilla.

Yo di el pecho 10 meses a mi hija, combinandolo con papillas, mas bien pocas, y con comida, por el metodo del baby-led-weaning. Me parece que cada mujer tiene que hacer lo que ella crea, sin presiones ni prejuicios, porque no hay nada como "sentirse" obligada a dar el pecho y que sea una tortura, o al reves. Yo lo hice porque quise y pude, y me encantaba, un dia pense que me suponia estres, por mi pareja y mi hija me mordio (le salian las muelas) y ya tenia "miedo", asi que decidi que era el momento de dejarlo. TEngo amigas que han dado el pecho hasta los 3 , o los primeros 4 meses o directamente han ido al biberon...y me parece bien, porque todas han tomado sus decisiones libremente y con conciencia. Asi que seguir mas vuestro instinto!

Lo que es indiscutible es que la lactancia materna es el patrón normal de alimentación del humano en sus primeros meses de vida. La lactancia artificial es un invento para SUSTITUIR ese patrón, por las razones que sean, que no entro a discutir, ya que cada madre tiene derecho a elegir cómo quiere alimentar a su hijo, aunque creo que sí es importante recalcar que esa decisión debe hacerse desde la información. Y ahí está el papel de los pediatras. Están para divulgar recomendaciones basadas en evidencias científicas y ofrecer información veraz a los pacientes. Los profesionales de la salud no están para dar opiniones subjetivas como en este hilo de comentarios, sobre qué les parece o no la lactancia materna.

Y será mejor si llevamos a vivir a los niños lejos del humo de las ciudades, y si les alimentamos exclusivamente con alimentos frescos de origen ecológico sin utilizar ni una mala lata de tomate frito triturada, y así tantas cosas que la mayoría de la gente no hace porque le supondría una gran sacrificio que no les compensa. Pijotadas para jipis millonarias y alguna pobrecilla de última hora que las pasa canutas para seguir con le pecho caiga quien caiga pero es que claro, lo dice la OMS, acabáramos

Laura,
Totalmente de acuerdo contigo en lo angustioso que es ver a nuestros bebés llorar, por el motivo que sea, si es por hambre... Me cuesta creer que una madre no le dé de comer, el mio en cuanto empezó a sentir interés por la comida... Cualquiera le decía que no, que a esperar hasta los 6 meses, ni de broma!!
Me cuesta creer también que una madre no le de otros alimentos a su hijo, a parte de la lactancia(artificial o natural), hasta el año y menos aún hasta los dos años. En mi caso, al peque le encanta el pecho y le encanta la fruta, no está reñido y no creo que afecte a las duración de la lactancia (no lo parece, desde luego).
Estas cuestiones son muy lógicas, y seguro que hay excepciones, en ambos casos, pero lo normal es que nos guiemos por el instinto y, con la información que dispongamos, hacer lo que creemos que es mejor para nuestros hijos(que mejor que nosotras no lo sabe nadie, ojo, estando sanos), aunque una enfermera que pese al niño cada dos meses diga que necesita suplementos porque tiene que engordar ( de repente, sin motivo aparente, sin que pida comida, sin que esté enfermo, sin que llore, sin que haya perdido peso, habiéndolo cogido según lo estimado), porque se ven más guapos(estas cosas pasan, espero que no sea lo habitual).
Pero este señor dice que hay un aumento de niños con desnutrición y con complejo de edipo (enfermedad nueva, que descubriría él)y tengo entendido que lo desmintió el comité de lactancias de la AEP. No estoy de acuerdo con la desinformación y menos con la mentira. Además, creo que hay más casos de sobrepeso infantil que de desnutrición(en España)
Por cierto, mi pediatra no sabe de lactancia materna, eso es así aunque suene mal, pero no dejaría en manos la salud de mi hijo de ningún otro, es una crack,y siempre sabe exactamente lo que le pasa a mi bebe(de mis pechos me encargo yo).


A mí casi me da un parraque cuando vi la noticia sobre el libro. Que esto lo haya escrito un pediatra saltándose a la torera las recomendaciones de la OMS y de la AEP es para mear y no echar gota oiga. Si ya las primerizas solemos estar perdidas en el tema de la lactancia,como tengamos la desgracia de toparnos con profesionales de este calibre, que se dediquen a desinformar en lugar de allanarnos el camino, desde luego no sacaremos la teta fuera ni un segundo. En mi caso, voy a cumplir 15 meses de lactancia materna (nuca creía ni que pudiera llegar a los 6 recomendados porque los 3 primeros meses fueron bastante tortuosos) y entiendo que haya madres que voluntariamente, y sabiendo las ventajas e inconvenientes de tetas y biberones, decidan si dan el pecho o no. No se puede juzgar a una mujer en un terreno tan íntimo, pero lo que tampoco puede ser es que quien debe guiarte te líe de esta manera para que no des el pecho. Por cierto, en estos 15 meses, no hemos notado ni signos de deshidratación, ni malnutrición, ni un apego excesivo y dañino. Y ojalá, ya que la lactancia en esta casa está bien establecida y encarrilada, nos dure mucho tiempo.

No siempre es cuestión de suerte, pero sí una sucesión de acontecimientos favorables o desfavorables, puesto que por tan solo querer, en ocasiones no es posible amamantar séis meses en exclusiva.
Destaco "séis meses en exclusiva y mínimo dos años" que parece ser el meollo de la cuestión, la duración y no la conveniencia pues eso nadie lo discute y quien lo haga es un analfabeto, pues hasta mi abuela, sin haber ido al colegio sabe que la teta es lo mejor que se puede dar al bebé.
Ahora bien, siendo cierto que hay muchos pediatras con poca información y formación en lactancia materna, todos han estudiado medicina y pediatría. Eso seguro. Y la campaña que hay en contra de la suplementación y alcanzar los séis meses en exclusiva y los dos mínimo, es lo que veo peligroso en algunos casos, no en todos, evidentemente y por eso no estoy de acuerdo con las recomendaciones generales del pediatra, pero tampoco con las recomendaciones generales de la AEPED. Y el motivo es el siguiente:
- Se habla del biberón o de la suplementación, en términos como "recomendar fumar o el alcohol a un enfermo"
- Se mantiene que durante el primer año del bebé, la alimentación debe ser complementaria siendo el principal alimento la leche materna.

Y aquí es donde está todo el "atolladero". Al presentar a los pediatras como personas "pagadas" posiblemente por los fabricantes de leche, desinformados y proponernos acudir a otros profesionales de la lactancia, estamos exponiendo a los niños que necesitan más alimento o suplementación a unas carencias nutricionales que pueden no costarle la vida, que pueden no necesitar un ingreso por desmedro, pero sí perjudicarles con tal de alcanzar esos séis meses de lactancia materna exclusiva. Y esto es bien sencillo de entender cuando dejamos de mirar alrededor y a nuestras tetas y empezamos a mirar a lo que es importante de verdad: las necesidades del niño. Dar un suplemento si lo necesita no es el fin de la lactancia, hay mujeres que no han parido y han dado leche materna a los bebés que han adoptado.
Se dice que si le das suplemento o papillas al niño la lactancia materna durará menos, cuando no tiene por qué pasar eso, pero en el caso de que el niño prefiera las papillas y se las tome enteras y no quiera mamar, no entiendo por qué tenemos que "cortar" su apetito con la teta. Que mame lo que quiera y cuando quiera, lo normal es que cada vez más, los niños prefieran otros alimentos y algunos los prefieren antes, otros se sacian más con la teta, y lo prefieren después.
Entiendo que cada niño puede tener unas necesidades diferentes, en todas las fases de su desarrollo, incluida la alimentación. Hay muchos niños que sobre los cuatro meses y sin que su madre tenga que trabajar, empiezan a demandar más comida, coincidiendo con la sensación de la madre de que sus pechos no producen tanta leche. Ahora eso se llama "crisis de los tres meses" te puede pasar a los cuatro y te dicen que es eso, tanto el comité de lactancia de la AEPED como las asesoras y doulas que trabajan por su cuenta o ejerciendo de voluntarias en grupos de lactancia. La recomendación general es paciencia, no biberón y ponertelo mucho al pecho.
Cuando eso sucede, el niño llora sin parar, se suelta del pezón en cuanto ve que no saca lo que el quiere, lo que ESTA NECESITANDO, lo que intenta decirte de la única manera que sabe... y eso puede durar dos días o una semana. La producción puede aumentar claro pero a mí me gustaría que alguien me explicase si también el bebé ha forzado la máquina y también ha acabado adaptando su estómago y su hambre a lo que tu produces. También me gustaría saber si no es totalmente normal que un niño a esa edad necesite más sin tomárselo como algo personal, como si una fuera una "inutil" que no es capaz de producir leche suficiente para nuestro hijo o sin que nadie te insinue que tu en realidad lo que quieres es cebar al niño para que te deje tranquila.
Porque, señoras, recordemos que ese niño tiene hambre y no se hasta qué punto debemos acostumbrar al niño a pasar hambre, a no ganar peso hasta los séis meses justos con tal de que la lactancia sea exclusiva, a restringirle la alimentación durante el primer año para que sea lo principal la teta y todo ello, para no arriesgar la duración de la lactancia que tiene que ser hasta los dos años por recomendación de los pediatras.
Qué mas da si dura un año y medio, qué mas da si prefiere papillas a la teta durante el primer año, qué mas da que no sean séis meses EN EXCLUSIVA y se le de, si lo necesita, durante los dos ultimos meses un suplemento.
Mas importante me parecen las necesidades de esos niños, que los hay aunque para vosotras SEAN INVISIBLES, a los que no les pasa nada anormal, que probablemente podrían haber sobrevivido del mismo modo que si no se les da lo que necesitaban ellos: un poco más porque tienen hambre.
Cuando esos niños demandan más, es porque su cuerpo lo está necesitando, cuando un pediatra te aconseja un biberón a esa edad: es un vendido y lo que tiene que hacer la mujer es dejarle con hambre, no vaya a ser que el niño deje la teta, cosa que no tiene por qué pasar, se le puede dar con cucharilla o en algunas tomas y eso es lo que deberían vigilar los pediatras: el bienestar del niño, puesto que darle más alimento no es estar en contra de la lactancia materna. Es estar a favor de la salud del niño que está pasando hambre.
Cuando una madre da papillas, está dando tabaco a su hijo porque tiene que durar los dos años, aunque el niño lo prefiera hay que evitarlo.
Cuando un bebé lactante de cuatro o cinco meses, quiere más comida, que se aguante llorando dos o tres días, o los que haga falta... lo importante es que la mujer siga dando lactancia materna en exclusiva, aunque el niño esté así. Así son los niños.... y si te niegas a verle pasar hambre, estás dándole alcohol y tabaco a ese bebé. O no soportas a ese hijo.
NO SOPORTAS VERLE PASAR HAMBRE, no quieres verle llorar de hambre. Hay mujeres que hacen caso a esas recomendaciones y no le hacen caso al pediatra que ha visto al niño. A veces las madres que forman parte de estos movimientos son un poco particulares, cosa que debería vigilarse también, puesto que la sensación general es que tanto los médicos, como los hospitales quieren hacernos daño a las mujeres y a nuestros hijos, te dicen que la familia o las abuelas o el marido tampoco están a favor de la lactancia materna si se preocupan por el hambre que está demostrando el niño que tiene.
Y la AEPED dice que no es una moda, eso ya lo sabíamos, lo que no se puede negar es que hay un grupo muy numeroso de mujeres que se comportan como adoradoras del parto y la lactancia materna, y que acusan a todo el mundo de estar en contra de ellas por cómo deciden vivir su vida. Y a veces hay que ser menos extremista, puesto que nos dejamos en el tintero no que las mujeres no podemos producir leche suficiente, igual sí es suficiente, para muchas lo fue y pasaron por veinte crisis de crecimiento, han mantenido la teta hasta el año como alimento principal y su niño mama hasta los séis años, no seré yo quien juzgue. El caso es que sí juzgan a quienes han decidido dar un suplemento antes de tiempo o han dejado que su hijo comiese lo que el quería, sin dificultarle el acceso a otras comidas como las papillas si lo ha querido el niño o si se ha destetado antes de los dos años. Yo he visto crecer a mis hijos sin pasar hambre, no he querido dejarle llorando más de dos días por hambre, no hay necesidad. Yo he dado papillas y la teta se quedó para el postre, porque mis hijos lo preferían y nada de eso va en contra de la lactancia materna, aunque al parecer es como si le doy tabaco y alcohol a mi hijo. No le veo sentido a esas recomendaciones en España, sí en países donde la única manera de asegurar la alimentación de los niños es esa. Estoy de acuerdo con el pediatra en eso, no en todo lo demás porque habrá niños que no necesiten nada a esa edad. Y estoy de acuerdo porque si hubiese seguido esas recomendaciones hubiese alterado el ritmo de alimentación que mis hijos necesitaban.

Parece que es más fácil creer que la lactancia es cosa de brujas, suerte, azar... Que buscar información sobre cómo funciona realmente, qué cosas! El pediatra de mi peque desde el primer día me dijo que "tenía suerte y buena naturaleza", ese día supe que no le preguntaría nada sobre lactancias solo preguntó si mi bebé está bien, y si tuve alguna duda con mi "producción", consulté a matronas (especialistas en la salud de la mujer) y\o endocrinos (hormonas, ya sabéis).
A parte de que un pediatra sepa más o menos sobre lactancia, que se debe respetar a todas las madres sobra decirlo, porque como madres, sabemos que todas hacernos lo mejor para nuestros peques.
Si este señor hubiese dicho..."qué asco, todas esas madres con los pechos fuera"...pues vale,es una opinión, pero lo que dice es que los niños enferman ,mental y físicamente, por tomar el pecho y eso no es una opinión, eso es mentir, y hay estudios que lo verifican.
Por cierto, a las que se sientan víctimas de comentarios por no dar el pecho, si sabéis lo molesto que es ser juzgada como madre, no defendáis las burradas que dice este hombre y expresiones como "talibanas de la lactancia", está muy feo.


Ante todo este señor es médico, así que un poco de respeto, sabe mucho mas que vosotros, y si quiere publicar un libro en contra de la lactancia materna, esta en su derecho.

Esta claro que la lactancia materna es la mejor leche que puede tomar un bebé. Después hay que respetar las decisiones de todas las madres que prefieren dar biberones por comodidad o simplemente porque no han logrado tener suficiente leche.
un saludo

El mejor ejemplo del dogmatismo con el que se aborda el tema de la lactancia es precisamente que este pediatra haya tenido que anular la presentación de su libro por las presiones recibidas. Por qué este señor no tiene derecho a decir lo que piensa y a replantearse el pensamiento único? Es positivo que haya distintos puntos de vista. Lo dice una que dio el pecho hasta los siete meses, pero que echó en falta un contrapunto a toda la literatura "pro lactancia" que se encuentra en las librerías y en Internet. Luego que cada uno haga lo que quiera...

Lo que no se puede hacer es "criminalizar" a quien no puede dar el pecho a sus hijos. En mi caso es por una razón fisiológica bastante evidente; incluso así, tuve que soportar los reproches de un pediatra que consideraba esa imposibilidad real una mala escusa para no lactar y que puso incluso en cuestión que pudiera llevarme a mi bebé a casa por no poder hacerlo....

ay, parece que no se acaba de entender...la reacción que hay en torno a este pediatra es como si vas al médico especialista en digestivo y para solucionarte el estreñimiento te dice que tomes un café solo del bar con un pitillo. En cuanto a la presión, conste que a mi cuñada nadir le dice nada por haberle dado biberón a su hijo y sin embargo yo tengo que seguir escuchando "todavía estas con la teta", "que vicio tiene esta criatura" o el "te usa solo de chupete". Hasta las naroces estamos de que se defiendan a médicos del café de bar y pitillo, y por encima se diga que eso es mano de santo de toda la vida...por favor!el tabaco mata, y hay cafés en los bares que pueden arrasar toda tu flora intestinal de un solo trago, y que eso te lo diga un médico tiene narices!!! Así se entiende mejor?? Y de verdad que hay casos puntuales de hipogalactia, y de muchos problemas con la lactancia, peo no es posible que de repente toda una especie no sea capaz de alimentar a sus crias, no cuela!!

Llevo 10 meses amamantando a mi bebé; al principio no fue fácil porque solo dejaba 1/2 oz en el biberón cuando tenía que salir a arreglar trámites para mi baja maternal. Bebé y yo hemos hecho un gran esfuerzo, rara es la vez que puedo dejarle más de 5 oz. A los 40 días regresé al trabajo y desde entonces diario en el trabajo me saco la leche en el baño porque no disponen de una habitación de lactancia. En una hielera transporto la leche a casa y al llegar preparo las mamilas y extractor del siguiente día. Ha sido una ardua tarea, pero convencida estoy de los beneficios de la leche materna al ver a mi bebé saludable y muy despierta. Contra todo pronóstico, pude combinar la lactancia con el trabajo.

Algunas consideraciones:
1- Hay mujeres que no tienen leche suficiente para aquel bebé hambriento. Esto és un hecho que nuestras abuelas lo sabian muy bien, porque muchas mujeres daban de mamar a hijos de otras (vecinas, primas, etc). Sin culpas, sin problemas. De verdad? Abuelitas saben más de lactancia que pediatras.
2- Se tienes la suerte de tener mucho leche, alguém tiene que mamarlo, porque no aguantas el pecho lleno. Este alguem és el bebé. Ya vi un perro que daba alívio a una lactante en una pequeña ciudad. Hay mujeres que donan su leche. En Brasil, hay cidades que los bomberos buscan leche en las casas de mujeres que lo tienen mucho.
3- Hay un modismo en el dia de hoy: tener hijos en la agua, sin anestesia, tener que aguantar, tener que dar de mamar. Se tu quieres todo "artificial" eres una mala persona. Esto és fundamentalismo.

Creo que parte de lo que dice el pediatra es cierto. La lactancia puede llegar a ser una verdadera pesadilla cuando hay inconvenintes, ya sean físicos o sociales, principalmente por la imposibilidad de conciliar vida y trabajo. Algunas asociaciones pro lactancia deberían saber que

La OMS hace centenares de recomendaciones, algunas de las cuales tienen más sentido en España y otras en Uganda. Seguirlas todas es imposible, pero agarrarse a una de ella para justificar una visión de autosuperioridad moral me parece simplemente ridículo, como si los que nunca dan a sus hijos chucherías ni zumos con azúcares añadidos (algo que también recomienda la OMS) miraran a los demás por encima del hombro y estuvieran todo el día con la coletilla "lo dice la OMS".

Con tooodo el respeto del mundo por la inmensa mayoría de madres que dan lactancia sin problemas durante tanto tiempo como quieren sin meterse en la vida de los demás, dar lecciones ni ver obstáculos que sólo existen en su mente deseosa de convertirlas en mártires o que en cualquier caso son muy, muy puntuales y no reflejan en absoluto la actitud de la sociedad hacia la lactancia.

Cuando alguna de las talibanes de la lactancia materna tengáis un bebé de 4 kg con el hambre de un bebé de dos meses desde el primer día, y además por cesárea, con el correspondiente retraso en la subida de leche, ya me gustaría a mi ver qué hacéis. Y aún así, con mucho esfuerzo, mantuve lo que pude de lactancia materna durante cinco largos meses, ayudándome con biberón e introduciendo otros alimentos a partir de los cuatro meses. El final de ese esfuerzo lo marcó la vuelta al trabajo. Es cierto lo que se ha dicho por ahí: todo lo que sean dificultades extra no existe para algunos. Pero esa lactancia perfecta solo funciona así de bien en un parto natural de un bebé de tras kilos y sin ninguna pega más.

Y por si no queda claro. El problema no es que las madres quieran amamantar mucho, nadie se lo va a impedir y no deberían. Ese día también yo saldría en su defensa... El problema es que niños que necesitan más, como los míos, y madres como yo, que no producen suficiente leche, simplemente: NO EXISTIMOS.
Y por eso pienso que esta guerra no tiene fin... Ahora se puede contabilizar tu "esfuerzo" tu "abnegación" como madre, tu "amor" por tus hijos en meses que dura la lactancia. Antes no. Y creo que precisamente ese es el problema, al existir estos plazos y convivir con las madres que tenemos hijos que pasan por dificultades para mamar lo que ellos necesitan, madres que dan un suplemento y madres que no lo dan... Surgen estos conflictos. Lo que deberían preguntarse las madres que no lo han dado es si eso perjudica a su hijo más que darle un suplemento al niño. En un país donde la lactancia prolongada no es más que una elección, con una recomendación que de ser contraria iría en contra de la OMS, morirían niños en otros países, niños a los que seguro es mejor no darles ningún suplemento y que se acostumbren a pasar hambre, mejor que exponerles a enfermedades que no podrían superar porque la vida es así de injusta. Nadie puede imponer con un plazo cuanta hambre debe pasar un niño, cuando la está pasando. Y por otro lado, dar un suplemento o introducir papillas antes no significa que la lactancia se acabe. Si se trata de un niño comilón, seguro que acabará por mamar menos, pero tampoco se debería restringir el alimento a un niño, si lo está necesitando su cuerpo, o dificultar que se sacie o coma lo que el quiera si lo prefiere al pecho. Tan solo por mantener las recomendaciones de la OMS, y por seguir perteneciendo al grupo de madres guays que están por encima de todas las madres que han osado acercar un biberón a sus hijos, cuando ellas pudieron aguantar todas las crisis y todos los llantos de sus hijos cuando les entró más hambre, da igual que ganasen poco peso, lo importante es dar mas teta que nadie y aguantar mucho...

Pececito, yo di de mamar a mi primera hija durante un año hace mucho, cuando no se llevaba pero también sabíamos que la lactancia materna era muy buena, y a pesar del suplemento a los cuatro meses, cosa que no impidió que mi hija siguiera mamando. Simplemente hay niños que necesitan más, ahora sé por qué necesitaba más, mi hija tiene 11 años y mide 1,60 yo 1,66. Mi hija calza un 38 y yo 36, mi hija va a ser mucho más alta que yo a este ritmo. No es un miniyo, simplemente su cuerpo necesitaba MAS.

Felicidades por tu lactancia, pececito. Mi hija mayor, 11 años también disfrutó de una lactancia de las que no se veían y cuando no se llevaba tanto pero a pesar de ello, se sabía que la leche materna era muy buena, mi pediatra la primera en animarme a mantenerla, a pesar del suplemento que tuvo que tomar, porque se quedaba con hambre. Mi hija es mas alta que yo, con 11 años, calza un 38 y yo un 36, mide 1,60 y yo 1,66. Ahora sé porqué tenía más hambre, no es un "miniyo" y simplemente, su cuerpo necesitaba más.

Pececito, yo di de mamar a mi primera hija un año y a mi segundo hijo 18 meses... ¿de qué hablas? No estoy planteando que no se de de mamar... ¿estamos locos? Los beneficios de la lactancia materna son muchos y es muy recomendable. Lo que yo planteo es que hay bebés que necesitan comer más, los míos entre esos bebés y yo no tengo ninguna enfermedad, mi hijo pequeño fue valorado en lo que parecía ser una crisis de crecimiento, y yo hice caso al pediatra después de casi tres días con el niño desesperado de hambre. Le dí un suplemento y dos semanas después empecé con las papillas y sabes qué? mi hijo durmió durante horas, empezó a sonrreir de nuevo, dejó de llorar y siguió con su teta.
Gracias a gente como tú existen estas guerras.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal