De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

'Víctimas de la lactancia materna', o cuando un pediatra desinforma

Por: | 09 de febrero de 2015

CubiertaAhora que estoy preparando mi presentación en el Congreso de Lactancia Materna, que se celebra  entre el 26 y el 28 de febrero en Bilbao, sobre el papel de los medios de comunicación en el apoyo al amamantamiento, me doy cuenta de que sólo aparece en las noticias por dos razones: cuando se anuncian nuevos descubrimientos científicos, normalmente sobre las cualidades de la leche materna, o cuando surge una polémica social. La semana pasada fue por la segunda razón.

Los hechos, resumidos, son los siguientes: un pediatra anuncia la presentación de su último libro, cuyo mismo título parece un trapo rojo para citar al toro: Víctimas de la lactancia materna. ¡Ni dogmatismos ni trincheras! Sin más datos que los párrafos de la contraportada, consigue una campaña de movilización en contra con casi 10.000 firmantes que le obliga a cancelar la presentación, y provoca pronunciamientos en contra de la Asociación Española de Pediatría, de APILAM (Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna, que gestiona la prestigiosa y útil página e-lactancia.org), de representantes de Unicef y otros pediatras, así como el desmarque del Hospital General de Castellón, en el que trabaja el autor.

No sé si hay algún acto fisiológico tan polémico como amamantar. Un acto para el que nuestros cuerpos -los de las madres y los de los bebés- están programados, pero que los avances en la industria alimentaria han convertido en optativo, se convierte, cada cierto tiempo, en objeto de crudas batallas dialécticas en las que se enzarzan madres que dan el pecho, madres que lo quisieron dar pero no pudieron, madres que no quisieron o feministas en defensa de una mal entendida liberación de la mujer. Una de las razones creo que es, como ya he explicado alguna vez, que las madres nos encontramos en medio de presiones contrarias: "La leche materna es lo mejor para tu bebé", un hecho basado en la evidencia científica, pero que genera sentimiento de culpa cuando no quieres o no logras dar el pecho; frente a "el biberón les alimenta igual y te hace más libre", que pregonan la industria alimentaria, algunas feministas radicales y abuelas a las que les vendieron en su época que la leche artificial era lo mejor. De forma que, hagamos lo que hagamos, es fácil que nos sintamos mal, pero también, que reaccionemos visceralmente ante lo que consideramos un ataque a nuestra forma de criar. 

¿Y qué tiene tan polémico el libro de José María González Cano? ¿Justifica las reacciones en contra? Este es el texto de la contraportada:

La leche materna es el "patrón oro" para los primeros meses de vida, pero son muchas las madres e hijos que son "víctimas de la lactancia materna mal entendida". Son presionadas para amamantar aunque tengan hipogalactia, grietas en el pezón, etc. Incluso les plantean dilemas morales para su reincorporación a la vida laboral. Es una falta de respeto y tienen que soportar el calificativo de "malas madres" a aquellas que optan por la Lactancia Artificial.

La LM Prolongada está generando muchos ingresos en los Hospitales por desmedro. No es lo mismo dar pecho tres meses que darlo durante seis y no digamos nada si se prolonga por encima del año de vida. Por poder hacerse, puede hacerse. Pero ¿es bueno o malo para los niños? ¿Acaso un niño de dos años de edad medio desnutrido, con estigmas raquíticos y anémico, no es una "víctima" del actual dogmatismo? Y eso sin hablar de los complejos de Edipo severos que están aflorando ante amamantamientos tan prolongados. En contra de las Recomendaciones actuales, considero que en los países desarrollados el destete total o parcial debe hacerse a los cuatro meses de vida. A partir de ese momento llega la primera papilla de cereales y progresivamente de fruta, verduras etc. Si el destete es más tardío, casi siempre hay problemas con las papillas y eso conduce inevitablemente a carencias nutricionales y a convertir a esos niños en "victimas" del actual dogmatismo.

Aunque en alguna entrevista el autor del libro se queje de las críticas que le llegan sin que nadie se haya leído el libro, que ha sido autoeditado, sólo este breve texto de resumen ya contiene bastantes barbaridades. Por ejemplo, las grietas en el pezón no son un castigo bíblico ineludible para toda madre lactante, sino algo tan fácilmente solucionable como aprender la postura correcta, así que si alguien presiona a una madre a dar de mamar con grietas, es porque tiene escasa formación o interés en ayudar.

En cuanto a los dilemas morales -en una entrevista afirma que los criterios de la OMS no se adaptan a la realidad social y laboral de la mujer actual-, ¿no sería mejor tratar de avanzar hacia una sociedad más moderna en la que las bajas sean más largas, en lugar de recomendar que se destete a bebés de cuatro meses? Por no hablar de esos riesgos alarmistas, casi apocalípticos, que penden sobre nuestros pobres niños si se nos obsesionamos con dar teta pasados los cuatro meses: niños medio desnutridos, complejos de Edipo severos, carencias nutricionales... No sé cómo ha podido sobrevivir la especie humana durante más de 190.000 años, pese a haber sido amamantados hasta, al menos, los dos años... Lo grave es que sea un pediatra, es decir, un profesional dedicado a cuidar la salud de los niños, el que desde su posición de autoridad desinforme y vaya en contra de la evidencia científica más actualizada.

Pero lo mejor es leer este comunicado del comité de lactancia materna de la Asociación Española de Pediatría, que refuta punto por punto el texto. También hay estupendos libros divulgativos escritos por pediatras formados específicamente en el tema, como Tú eres la mejor madre del mundo, de José María Paricio, o Un regalo para toda la vida, de Carlos González. 

Hay 86 Comentarios

Se me ha olvidado añadir que el problema existe desde que las madres que tenemos hijos que necesitan comer más NO EXISTIMOS.
No existimos a no ser que seamos el 2% que tiene una enfermedad y somos muchas, quizá por eso nos acusan de inventarnos que no pudimos y que no teníamos leche suficiente para llegar a esos séis meses. No existen los bebés que tienen más hambre, tampoco... Ni para la AEPED ni para otras madres hasta que a ellas les pasa y deciden suplementar en lugar de mantenerla a toda costa, por eso ellas piensan que se esfuerzan más, porque a muchas de ellas también les ha pasado y han aguantado los días que ha durado el desajuste, quien sabe si además de producir más leche el estómago de ese niño no ajustó también su apetito a la producción de su madre, y si eso es mejor que darle al niño un suplemento o introducir antes las papillas cuando lo está necesitando. Ahora tampoco están bien vistas las papillas porque llenan más al bebé y hay que mantener esa lactancia, como alimento principal durante el primer año, esas son las recomendaciones. Habrá niños que no necesiten más alimento y con la leche materna crecen bien, pero también los hay que necesitan más y prefieren las papillas a trozos de comida, aunque mamen menos. ¿Hay que obligar a esos niños a cumplir los plazos de la OMS/AEPED cuando tienen más hambre?

Me parece que hemos olvidado una cosa: somo mamíferos. Podemos hacer lo que nos apetezca, pero por lo menos seamos sinceras con nosotras mismas. Si no quieres dar de mamar no lo hagas. Pero no te escudes en que es mejor, igual ni nada por el estilo.
Yo tampoco entiendo esta polemica, no veo que nadie plantee una guerra similar por el hecho de comer, respirar...que son exactamente lo mismo. Funciones inherentes a ser animales, mamiferos en este caso.
Y sí, yo he dado de mamar a mis hijos por tiempo prolongado para lo que se estila ahora. Pero no hubieran sobrevivido hace unos siglos.

El día que la AEP rectifique el tema plazos de lactancia materna exclusiva y flexibilice la introducción de más alimentos se acabarán los problemas, los dogmatismos, las trincheras y todo lo demás.
Cada niño es un mundo, cada cuerpo y cada mujer también. Parece que no se puede hablar en público de que hay niños que pueden quedarse con hambre y que es de buenas madres tener al niño llorando dos meses, y pegado día y noche a la teta, desesperado porque no saca lo que a él le gustaría.
Hace 10 años, las recomendaciones eran las de este pediatra, hace relativamente poco que empezó esta guerra de las madres lactivistas contra el mundo. Hace 10 años tu hijo se quedaba con hambre, o decías que no tenías suficiente leche y nadie te censuraba, ni te hacían sentir "engañada" por el pediatra cuando te recomendaba darle papillas o suplemento. Hace 10 años no te decían que sólo unas poquitas madres con alguna enfermedad, no producían suficiente leche. Si tu cuerpo produce menos o tu hijo quiere más, simplemente NO EXISTÍS, te lo estás inventando tú para no admitir que no quieres amamantar a tu hijo o tu pediatra no sabe de lo que habla.

Tened en cuenta que las recomendaciones de la AEPED, son las mismas que las de la OMS. Las recomendaciones de la OMS se realizan para todos los países, incluídos los países donde no se puede asegurar la supervivencia de los niños y bebés a los virus y bacterias. Países donde no hay agua corriente, donde no hay dinero para comprar leche y asegurar una lactancia mixta o artificial, pero allí no es cuestión de elección. Si la OMS hiciese una recomendación de introducir antes de los 6 meses otros alimentos, al bebé podría gustarle demasiado esa comida y querer comer más de lo que recibe por el pecho de su madre, eso disminuiría la producción y comprometería el aporte de defensas que puede salvarle la vida. Lo que no entiendo es porqué se hacen esas recomendacciones generales en España, obviando a niños que necesitan más, cuando cinco años antes los niños con las mismas necesidades no tenían que demostrar que tenían más hambre, dejando de ganar peso o llorando durante las semanas que durasen lo que ahora es "crisis de crecimiento" no se cómo, si llorar, no es suficiente aunque esos llantos y malestar duren varios días.

Carmen porque no es de sentido común dar el pecho más de seis meses?
con mi hija mayor solo le dí LM las 16 semanas de baja maternal, porque no tenía información y no sabia como alargarla al tener que ir a trabajar.
Con el mediano le dí dos años y medio. Aunque solo era por la noche. Que es mejor que el niño beba leche de formula? si puede beber leche de verdad?
lo que debemos de hacer es escuchar y ser escuchadas y que con la información veraz ( cosa que el libro de este señor no dá...) escoger lo que queramos y no tener que soportar comentarios como el tuyo.
La que escoja dar leche de fórmula a su hijo, perfecto.
La que escoja dar LM, también.
No queremos críticas por escoger ninguna de las dos, ni por el tiempo que hayamos decidido, sean 1, 2, 3 meses o años.
Lo que hace este señor médico es contradecir las recomendaciones de la OMS y otras organizaciones.
Si a una mujer le salen grietas, hay que explicarle que puede hacer y que ella decida.
Yo he tenido grietas con las niñas, pero con información lo superé. Tengo amistades que dejaron de dar el pecho, pues si decidieron eso, perfecto.
Respeto para todas.

Alucino pepinillos.
Una y mil veces volvería a dar el pecho a mis hijos. Lo hice hasta que ellos quisieron, hasta los 11 meses más o menos. Y con gusto lo hubiera alargado más si ese hubiese sido su deseo...a partir de ahí prefirieron el biberón...pues a callar.
Jamás he tenido problemas al introducir la A.C por haber alargado la lactancia hasta entonces...al contrario.
Desde luego, no me he leído el libro, pero con semejante prólogo no tengo intención de perder el tiempo.
Doy gracias a la vida por haber podido disfrutar de esa maravillosa y única experiencia

La campaña de acoso y derribo contra el libro (que incluye la solicitud expresa de muchas madres críticas de que sea retirado de las librerías) es una muestra de lo que se trasluce en alguno de los comentarios anteriores: la dictadura de las lactonazis. ¡Ay de la madre que se atreva a dar un biberón a su bebé o a destetarlo antes de que éste lo pida por sí mismo! Anatema, furia y fuego contra ella, que no merece ser llamada madre por privar a su hijo de la ambrosía. El pensamiento monolítico en torno al mito lácteo elevado a paradigma...

Marina, creo que la OMS emite muchas veces opiniones bajo el disfraz de verdades científicas. Hay mucha ideológia en este asunto, sin poner en duda las bondades de la lactancia materna.

Ojito, que en el mundo e las asociaciones de lactancia materna hay mucha talibana fuera de sí. Cada mujer es libre de elegir lo que quiere hacer y no dejarse comer la cabeza por gente cegada por algo que no atienden a razones.

Carmen, no es cuestión de opiniones, de que a alguien le parezca o no "de sentido común": la OMS recomienda 6 meses de LME y mantener la Lm hasta, al menos, los 2 años.

Cada mujer tiene su realidad y hace lo que prefiere, necesita o le parece mejor, pero las recomendaciones son las que son.

El prólogo contiene algunas tonterías bastante evidentes, pero una cosa es cierta, y es la superioridad moral que pretenden arrogarse en los últimos años las muy respetables pero a veces poco respetuosas partidarias de prolongar la lactancia materna.

Y es que cada cual que haga lo que quiera, pero las que suelen poner las etiquetas de mala madre son ellas (y lo digo por amplia experiencia) no las que dejan la lactancia a los 4, 5 o 6 meses porque no pueden continuarla, no les compensa o simplemente no les sale de la bisectriz.

Y encima, como todos los colectivos potencialmente intolerantes (ojo, que hay miles de madres que prolongan la lactancia y dan sus argumentos cuando se les pide sin pretender culpabilizar ni ponerse por encima de nadie), no aceptan la más mínima crítica y se sienten ofendidas a la mínima. Oyéndolas parece como si hubiera una persecución contra ellas, cuando es totalmente al contrario. Tengo una amiga con la que nadie se ha metido, a la que nadie le ha impedido ni afeado nunca el hecho de dar pecho a su hijo, pero que no para de quejarse y colgar en facebook supuiestas ofensas a su derecho. Yo lo que veo no es eso, desde luego, y tengo dos hijas, una de ellas aún lactante

Vive y deja vivir!!

Aún habiendo optado por la lactancia materna, no me parece que se digan barbaridades en esa contraportada. Hay que desculpabilizar a las mujeres que no quieren o no pueden, por la razón que sea, optar por la lactancia natural.Creo que el autor está en contra de las lactancias maternas prolongadas. Y estoy de acuerdo en que mas de seis meses no es de sentido común.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal