De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Los 'minideberes' de mis hijos (de 18 meses)

Por: | 03 de diciembre de 2015

GettyImages-525390063
Unos padres muy felices haciendo los 'deberes' de su bebé. / GETTY

Hasta hoy, mi único contacto con el Asombroso Mundo de las Guarderías era haber ido a una hace, ejem, algunos años. Sí, he dicho guarderías nada más empezar y no escuelas infantiles, pero ha sido sin mala fe, por costumbre y por querencia por las palabras bonitas y cargadas de sentido. Lo dicho, que hacía unos cuantos años que no pisaba una y desconocía lo mucho que han cambiado, en casi todo a mejor. Sin duda, lo que más me ha sorprendido es la de deberes que ponen. ¿Bebés con deberes? Sí, deberes para hacer con ellos o, sobre todo, para hacer tú. El que tiene niños pequeños lo sabe y el que no pero los planea, que siga leyendo y se vaya preparando. Desde que nuestros mellizos empezaron a ir a la escuela, con 9 meses, hasta ahora, que tienen 18 (siguen siendo meses), sus sucesivas profesoras nos han pedido, algunas veces de un día para otro:

  • fotos de ellos y de toda la familia en distintos tamaños (lo que se traduce en la nada fácil tarea de buscar EL MOMENTO en el que estemos todos y no en pijama, haya luz y no sea hora de comer o merendar o cenar o la siesta o cambiarse el pañal o bañarse o llorar o pelearse o morderse o ¿he dicho llorar? Cuando al fin lo logras, te haces un selfi cutre y como pareces la familia Monster, acabas buscando a un fotógrafo profesional)
  • que los disfracemos de bufones porque la escuela celebra el carnaval tematizado (guarda los disfraces de Han Solo y Princesa Leia que en un acto de previsión sin precedentes habías comprado hace dos meses por internet, hazles en casa los trajes tal y como te los piden en tu único rato libre del mes y descubre al día siguiente que eres la única que no los lleva con trajes comprados y mucho más pintureros de reina Isabel y Cid Campeador)
  • que hagamos los escudos nobiliarios de los nenes para decorar la escuela a modo de castillo medieval (busca algo que copiar, mira un lápiz en tu mano y trata de recordar cómo se dibujaba, o vaya qué suerte, le subarriendas los deberes a tu padre, que está de visita el finde y pinta tan bien)
  • que los llevemos vestidos de madrileñitos (esta vez ya no picas con el Do it yourself, buscas de nuevo en tu único rato libre del mes un traje en los chinos y arréglaselo de largo con cinta adhesiva de esa de meterle a las cortinas porque no sabes coser y les queda enorme)
  • que los llevemos en pijama para la fiesta del ídem (busca los dos más bonitos y márcalos para que no se pierdan con las dichosas etiquetas esas tan monas que luego se borran o se despegan pero que en teoría no hacen ninguna de esas dos cosas y hazlo preferentemente a la una de la madrugada, que es la hora en la que has logrado por fin empaquetar a los niños cenados y bañados y dormidos y has podido tú también cenar y ducharte y recoger el baño, la cocina y el salón, que parecían una mezcla de estercolero y Sarajevo en plena guerra)
  • que recojamos el otoño en una bolsa (busca un parque con unos jardineros tolerantes con los montones de hojas pero que a la vez sean implacables con la basura y las cacas de perro porque los niños todavía no las diferencian de las piñas y se lo meten todo en la boca. Creedme, no es fácil encontrar hojas decentes en otoño y menos aún variadas)
  • que los disfracemos de Halloween ("pero no hace falta que compréis los trajes, hacedlos vosotros mismos, desatad vuestra imaginación y creatividad" junto a unas fotos sacadas de internet de trajes preciosos que no vas a lograr imitar ni de lejos, así que compras un traje hecho y lo tuneas un poco con complementos, también a la una de la madrugada, para que no se diga que no eres una madre molona y comprometida con el reciclaje y la educación de tus hijos)
  • que para aprender la lluvia les pongamos un chubasquero, botas de agua y que lleven un paraguas "si tienen" (como vaya, no tienen, peregrina por varios decathlones en busca de sus tallas y acaba a las tantas del día y con la mitad de lo necesario)
  • que para la semana del rojo recopilemos objetos de casa rojos y los llevemos a las escuela (busca y rebusca otra vez a la una cosas con las que no se puedan matar unos a otros o ellos a sí mismos... y el sujetador de lencería lo descartamos por improcedente y de nuevo márcalo todo)
11705151_10206572272039822_4823308397617326852_n
Aquí, todo lo rojo que había por casa.

Está claro que es por el bien de los niños, para que se diviertan y aprendan y para hacernos partícipes de su educación y de su día a día, pero ha habido alguna vez que he pensado que como me pidieran una sola cosa más me iba a comprar tabaco y no volvía. Expresada mi queja en Facebook por los minideberes de mis hijos, una amiga me cuenta que solo recordaba haber ayudado a su hijo mayor a hacer un mural pero que ahora, con los pequeños, está a punto de volverse loca entre recogida de frutos, mascotas, cuadernos viajeros, fotos, elaboración de marionetas, trabajos en familia… ¿Mascotas y cuadernos viajeros? ¡Socorro! Indagando, me han contado que un día, sin haber cursado invitación previa y sin preguntar si ese fin de semana te va bien o tienes ya algún plan, te cae el muerto de la mascota de la clase, a la que debes hacer fotos y explicar lo bien que se lo ha pasado en tu casa… lo que puede acabar degenerando en una competencia de padres a ver quién se divierte más.

Otro amigo opina que se trata de una “preparación para los padres ante la inminente llegada de los deberes de verdad” y otras madres me dicen que esto no es nada, que todavía me queda “el día de la paz, la fiesta del reciclaje, visitar una granja, la fiesta de Navidad y pasear al cautivo en su minitrono por la guardería”. Sí, lo que has leído, con incienso y todo.

¿Son solo algunas escuelas o se trata de una tendencia en auge y generalizada, qué se persigue con ello y qué sentido tiene? Para contestar a estas preguntas hablo con Carmen Ferrero, presidenta de la asociación Junta de Portavoces de Educación Infantil, con tres décadas de experiencia a sus espaldas. “Son estrategias que se llevan a cabo para que padres y niños entiendan que la escuela y la familia son un complemento, que comparten los mismos criterios, que tienen una relación fluida y que colaboran”.

Ferrero comparte y aplaude esta filosofía pero advierte: “Hay que tener en cuenta la edad de los niños, no hay que adelantar aprendizajes y debe pedirse a los padres una colaboración razonable dentro de sus posibilidades”. Por ejemplo, cree que tiene “mucho sentido” recoger castañas y hojas en familia al ser “una actividad al aire libre y que fomenta el conocimiento de la naturaleza”. “Otras cosas son pasarse, al niño no le dicen absolutamente nada”.

Alicia Alonso, maestra, psicopedagoga y miembro de la Plataforma Estatal en Defensa de la Educación Infantil 0-6, tiene una visión crítica y exigente. “En las escuelas hay distintas posiciones, hay quienes entienden que los padres tienen que participar y hay quienes, en el extremo contrario, no quieren verlos ni en pintura”. Pero ojo, “no hay que confundir la verdadera participación con la mera colaboración, en la que es la escuela la que demanda y la que marca el qué, el cómo y el cuándo”. Para Alonso, participar sería, sobre todo, poder opinar. “Abrir un diálogo entre la escuela y los padres para buscar puntos en común, ver el grado de disponibilidad y acordar qué cosas se pueden demandar y qué se puede aportar por cada parte”. Pone como ejemplo la pareja, “no puede ser que uno mande al otro lo que tiene que hacer, sino que entre los dos deben definir qué hay que hacer y repartirse los roles y buscar áreas de coincidencia”.

Alonso, defensora del trabajo por proyectos, explica que este requiere de una “altísima participación” que tiene por objeto “el interés superior del niño”. En este punto, regaña a los padres, que demasiadas veces piensan que tener un hijo consiste llevarlo a la guardería y dejarlo ahí el mayor tiempo posible. “Muchas familias prefieren no implicarse, porque les resulta imposible o tienen otras prioridades que no son sus hijos. Las escuelas infantiles no son un aparcamiento de niños, a las que llegan dormidos y se van casi dormidos, eso maltrato”.

Dos
Trabajo en equipo. / GETTY

Critica también que una idea estupenda como el libro o mochila o mascota viajeros, “que si se hace con sentido lo tiene y mucho”, acabe perdiéndolo por culpa del “planteamiento de muchos padres que quieren molar, que establecen una competencia entre ellos y que no dan valor a la vida cotidiana”.  “Cuando te llega una mochila viajera puedes verla como una molestia y llevarla al parque de atracciones y generar situaciones que estresan y llenan de inquietud a los niños, o hacerla participar del baño, que no es un acto de mera higiene sino de construcción de la base de la personalidad”. Así, “la mochila viajera significa llevar la escuela a la vida cotidiana, a un mundo que le es ajeno, y generar un lazo de unión potente entre ambos, el mensaje que se le da a los niños es que los padres valoran el lugar en el que están cuando no están con ellos. No hay que hacer nada extraordinario con ella, sino que el niño sienta que le das valor, el sentido profundo de la actividad es segurizar, legalizar el lugar en el que está, que se convierta en una prolongación del hogar”.

Alonso lamenta que, en muchos casos, se produzca en las escuelas infantiles “una reproducción en chiquitito” de lo que va a ser el futuro escolar del niño, con imposiciones de una parte y sin transparencia ni información, y que “se use a las familias para sus propios fines e intereses” sin permitirles una participación “verdadera y real”.

Por su parte, Marisa Moya, psicóloga y directora de una escuela infantil de Madrid muy participativa, opina que lo que subyace en los deberes "es el rechazo a seguir haciendo lo de antes" y lo que se busca es "la complicidad entre los padres y la escuela"."Se acabó el educar en compartimentos estanco, a los niños los cría toda la tribu, pero hay maneras y maneras de involucrar a las familias, no se deben usar herramientas y estrategias de la escuela añeja". A su juicio, "se están dando pasos en la buena dirección y es muy importante la sensibilidad de que hay que cambiar pero ese cambio debe ser el adecuado y de acuerdo con la realidad de las familias".

Dicho todo esto, me voy a poner con los disfraces de navidad...

 

Hay 9 Comentarios

Si ya estoy en contra de los deberes en la escuela, esto me parece absurdo. En primer lugar, la palabra. Deberes.
¿Un bebe de 15 meses ó 20 tiene que tener deberes?¿estamos locos? Y estoy cansada de que cada vez que un padre se queje se le tache de que aparca a su hijo en la escuela y que para que tiene hijos. ¿en serio? He tenido hijos para emplear nuestro tiempo en familia en algo que nos enriquezca y nos apetezca a toda la nosotrossegún nuestros gustos y convicciones y no en algo que a la escuela se le ha antojado. No me parece mal colaborar conjuntamente en cosas pero creo que a los padres aparte de pagar un pastizal se nos podría pedir un poquito más nuestra opinión. Y por cierto, mañana tengo que llevar a mi bebe de cinco meses disfrazado por carnaval. Sobra decir que no le voy a disfrazar porque es absurdo preparale una fiesta a bebes tan pequeños. En fin...

Soy Educadora en una escuela infantil y me ha disgustado leer el enfoque de este artículo, que desde mi punto de vista menosprecia el trabajo que se hace desde la escuela, y repito escuela, porque por lo menos en la mía, somos todas maestras y estamos allí para enseñar, educar y acompañar a los bebès en sus primeros años y logros. No lo he dicho antes, pero también soy mamá.
Las agendas, herramienta fundamental para nosotras, que las familias escriban las cosas que han hecho y otros datos importantes de sus hijos nos sirven en primer lugar para enriquecer las asambleas y en segundo para poder dar una atención personalizada a cada niño, si yo sé que mengano ha dormido mal, que desayunó muy temprano o que viene su abuela de visita podré entender mejor a ese niñ@.

El tema de los deberes creo que no es para tanto, pero creo que deberíais ver la cara de orgullo de los niños cuando traen algo de casa y lo pueden compartir, a veces son los mismos padres los que se complican la vida y desde la escuela teníamos unas expectativas mucho màs sencillas de los resultados.
Hay que valorar todo el trabajo que hay detrás, y participar de ello con ganas, si en vuestra escuela no os preguntan antes de enviaros el libro viajero a lo mejor es porque no habéis establecido una relación de comunicación suficientemente fluida con la Profe de vuestros hijos, en la mía no pasa.

En definitiva, en mi escuela creemos que 0-3 también es parte de la vida educativa de los niños, en esta etapa el juego es el motor que lo mueve todo, pero no es el único recurso del que disponemos. Y creemos que para enriquecer y conseguir que el desarrollo sea lo más pleno y satisfactorio posible, debemos de contar con el principal agente educativo, la familia.
Creo que la tendencia general en las escuelas es verlo desde este punto de vista, si lo que te interesa es que cuiden a tu hijo durante tu jornada laboral, sin que suponga un esfuerzo por tu parte lo mejor sería llevarle a un parque de bolas.

Creo que es recomendable que los padres se impliquen en lo que hacen sus hijos durante las horas que están en la guardería o escuela infantil. No consiste en llevarlos y olvidarse de todo, sino en involucrarse. Si esto es un sacrificio... hay algo que no funciona.

Pues el artículo refleja la realidad... Tengo dos hijos que han pasado por la guardería... Y efectivamente... nunca te preguntan si este finde te viene bien llevarte la mascota... que al niño le hace mucha ilusión... pero a tí ninguna... has de examinar con "saludable" intención la libreta que acompaña y flipar con los padres que llevaron la mascota a PortAventura... Hacer fotos que queden razonablemente bien... y luego meditar muy mucho qué pones y cómo lo pones... para no parecer la familia más cutre... porque la libreta viajará por todas las casas... Y además hacerlo a las tantas... porque los deberes con niños muy pequeños son para tí...
Solución: Ir a mi bola, jamás he llevado la libreta el mismo lunes... como mucho al cabo de dos días más...
Las imposiciones por parte de la escuela no son buenas para nadie... y se trata de implicar a las familias... pero a cambio yo, nosotros nos implicamos en lo que nos parece y cómo nos parece... sin malos rollos, eh!

Si no queréis ser padres, para qué tenéis hijos, me pregunto yo...

Lara y ana mari, teneis toda la razón. Un niño de 18 meses és poco más que un bebé. Los "deberes" son jugar, comer, dormir, pasear en la calle ora en sus cochecitos, ora a pie, intentar dejar el los pañales del dia, jugar, jugar, jugar. Que locura este articulo, yo tambien no me he leído. Estan burocratizando muy temprano la vida de las pobres criaturas.

Ni me he leído el articulo, sólo con el título he tenido bastante, me da la impresión que el problema está en los padres que es que no saben desconectar de sus costumbres adquiridas ni cuando están con sus hijos, su vida se ha reducido a estudiar para mejorar en el empleo en la empresa etc, etc o porque no tienen imaginación para hacer otras actividades, y lo siguen haciendo con sus hijos; me parece bien que un niño empiece a formarse a partir de los 5 años, pero que con año y medio ya les quieran hacer tareas habiendo un enorme mundo a su alrededor del que pueden disfrutar, me parece una locura, así que, lo dicho, ni me he leído el artículo, que se lo lean los estudiosos y luego que cojan libreta y lápiz y enumeren las conclusiones.

Me ha encantado el post! Sigo sin entender la relación entre hacer manualidades para el cole e involucrarte en la educación de tus hijos. Tengo la agenda de mi hijo llena de caritas tristes porque no me involucro!!. Hago muchas actividades con mi hijo, pero ninguno de los dos le vemos el punto a hacer disfraces con bolsas de basura. Los niños, en educación infantil, deben ir al cole a jugar, jugar y jugar en un buen ambiente, no hay más. De la educación ya me encargo yo.

Una razón más para no tener hijos ... o tenerlos en Finlandia donde los peques pisan la escuela por primera vez a los siete años y ahí está Pisa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal