« Miércoles veinte de junio | Inicio | Lunes veinticinco de junio »

Viernes veintidós de junio

En internet hay comunidades especializadas en cualquier cosa

Comentarios

Muy bueno. Asi deberiamos ser todos, pero por desgracia nos atrapa esto de la red :)

Es ponerse a buscar, pero seguro que hay una comunidad de esas, jejeje

Coñe Mauro... usted no descansa nunca? Genial viñeta, efectivamente así deberíamos ser todos... y aquí estamos :P

Pero si es que en realidad internet no es taaaaaan importante.

Lo realmente importante de internet es la gente que hay "al otro lado", anda que no hay cada personaje ni 'na' :)

A mi me da que es a internet a quien se la sudamos todos nosotros, oh, alabada internet apiadate de nosotros!

Ay mi Carlitos, cándido él, alma de cántaro... Qué penica me da su carita cuando se percata de que no le compensa romperse la cabeza contra el cabrestante. Pobriño mío.

A mí también me la suda internet... por favor, un VENTILADOR! :D
http://www.wavelengthcalculator.com/

Libertad de opinion claro que si

Yo vuelvo a recomendar la web
http://www.evaymara.com

A pesar de que algunos de los visitantes de este blog consideran el lenguaje sms o lenguaje juvenil como una aberración, yo lo considero como una revolución que no va a parar.

Tal vez los culturetas, desde sus pomposos y elitistas atriles, tengan miedo a no entenderlo. Pues que se vayan preparando.

Sin palabras... Salvo ¡Genial! :-)

Aunque el de la búsqueda en Google sigue en mi cabeza provocándome sonrisas :-)

Un abrazo y gracias por tu talento.

Paquito.

Si Jarto!, muy bien!, para que finalidad se creo un diccionario tan gordo?, si podemos manejarnos como simios con tres o cuatro palabras, es mas dejemos de hablar y de escribir y comuniquemosnos con gestos. No!, con gestos tampoco porque es mucho esfuerzo. Creemos un idioma solo con guiños como en el mus. Vaya planteo chorra! encima los que queremos solo utilizar todas las letras para escribir somos culturetas y tenemos atril! vaya definición del alfabetismo!

Cultureta: dícese de aquel que tiene cultura.
Si de los culturetas te quejas, Jarto, tienes al menos una deficiencia importante ;).

Ay, el bueno de Paquito no debería creerse tan distinto a ese 80% de personas que usa inet para masturbarse, uf, y con lo bien que viene el sudor ese para mejorar las prácticas onanistas...
Saludos al 20%

Internet es el invento más revolucionario de la humanidad desde la invención del fuego.

Voy a postear una cosa divertidilla que escribí hace tiempo, espero que no os parezca mal. En el primer post os hablaré desde el pomposo atril y en el segundo me apearé, pero sin cambiar una sola letra del texto. Espero que os divierta. Allá va, dedicadito pa Mauro.

Los signos de puntuación son necesarios para la correcta interpretación de un texto en español. No es posible leer correctamente un escrito carente de signos de puntuación si no está dotado de una sintaxis meticulosamente construida. ¿Nuestra intuición nos guiará en la lectura de un texto corrido sin necesitar la puntuación? En absoluto. Es un sistema de marcas gráficas necesario para diferenciar significados, o lo que es lo mismo, un “rasgo pertinente”. Queda claro que no es gratuita, por lo tanto, la reivindicación de un uso normativo de los signos de puntuación en el texto escrito.

¿Los signos de puntuación son necesarios para la correcta interpretación de un texto en español? No. ¿Es posible leer correctamente un escrito carente de signos de puntuación? Sí. ¿No está dotado de una sintaxis meticulosamente construida? Nuestra intuición nos guiará en la lectura de un texto corrido sin necesitar la puntuación. En absoluto es un sistema de marcas gráficas necesario para diferenciar significados. O lo que es lo mismo, un “rasgo pertinente” queda claro que no es. Gratuita, por lo tanto, la reivindicación de un uso normativo de los signos de puntuación en el texto escrito.

Para Jarto: TODOS los visitantes de este sitio consideramos el lenguaje SMS una aberración fuera de su contexto, que es el envío de un SMS desde un móvil que no tenga teclado qwerty (como las blackberry's).
Mauro, muy bueno, este lo he entendido y todo, yo es que soy muy torpe con los aparatuquis de otras viñetas.

Puntualizo: Mauro, seguro que hay comunidades ya no solo de gente a la que se la suda internet, si no de gente que odia y está en contra de la misma...

A mí también suele hacerme bastante daño el lenguaje SMS, excepto cuando lo leo en la pantalla de mi móvil, pero he optado por la democrática opción de no darle la brasa a nadie y limitarme a no leer lo que vea escrito de esa forma :-D

Qué bueno, jajaja. Encontrarle una deficiencia a Internet, pero una deficiencia de veras. Eres un genio. Es una vicisitud que personalmente me irrita, la llamo buenrollismo: la nula capacidad autocrítica que tiene la ciberplebe, donde sólo pueden criticar algo o alguien, abiertamente, los "trolls", es decir, los que no forman parte del grupo por naturaleza.

Un día de estos, por cierto, estaría bien que ridiculizases a la gente de insignificante vida que usa Internet para conseguir vacuos poderes (banear, cerrar posts, hacer camarillas, etc...), uno de los fenómenos psicológicos más divertidos de cuantos se puede constatar en un chat o en un foro. O, más en general, a la gente que invierte por completo su rol cuando se deja caer por la red de redes, un espectáculo impagable.

De hecho, el experimento más divertido es decir lo que he escrito y esperar, vamos a hacerlo, que alguien se dé por aludido.

Pero en fin, sigo al hilo de las disquisiciones sobre el lenguaje. Con permiso, traslado aquí un texto de Pedro Salinas que os va a encantar, palabra:

«No habrá ser humano completo, es decir, que se conozca y se dé a conocer, sin un grado avanzado de posesión de su lengua. Porque el individuo se posee a sí mismo, se conoce, expresando lo que lleva dentro, y esa expresión sólo se cumple por medio del lenguaje. Ya Lazarus y Steindhal, filólogos germanos, vieron que el espíritu es lenguaje y se hace por el lenguaje. hablar es comprender, y comprenderse es construirse a sí mismo y construir el mundo. A medida que se desenvuelve este razonamiento y se advierte esa fuerza extraordinaria del lenguaje en modelar nuestra misma persona, en formarnos, se aprecia la enorme responsabilidad de una sociedad humana que deja al individuo en estado de incultura lingüistica.

En realidad, el hombre que no conoce su lengua vive pobremente, vive a medias, aún menos. ¿No nos causa pena, a veces, oír hablar a alguien que pugna, en vano, por dar con las palabras, que al querer explicarse, es decir, expresarse, vivirse, ante nosotros, avanza a tropicones, dándose golpazos, de impropiedad en impropiedad, y sólo entrega al final una deforme semejanza de lo que hubiera querido decirnos? Esa persona sufre como de una rebaja de su dignidad humana. No nos hiere su deficiencia por razones de bien hablar, por ausencia de formas bellas, por torpeza mecánica, no. Nos duele mucho más adentro, nos duele en lo humano; porque ese hombre denota con sus tanteos, sus empujones a ciegas por las nieblas de su oscura conciencia de la lengua, que no llega a ser completamente, que no sabremos nosotros encontrarlo.

Hay muchos, muchísimos inválidos del habla, hay muchos cojos, mancos, tullidos de la expresión. Una de las mayores penas que conozco es la de encontrarme con un mozo joven, fuerte, ágil, curtido en los ejercicios gimnásticos, dueño de su cuerpo, pero cuando llega el instante de contar algo, de explicar algo, se transforma de pronto en un baldado espiritual, incapaz de moverse entre sus pensamientos; ser precisamente lo contrario, en el ejercicio de las potencias de su alma, a lo que es en el uso de las fuerzas de su cuerpo.

Podrán aquí salirme al camino los defensores de lo inefable, con su cuento de que lo más hermoso del alma se expresa sin palabras. No lo sé. Me aconsejo a mí mismo una cierta precaución ante eso de lo inefable. Puede existir lo más hermoso de un alma sin palabras, acaso, pero no llegará a tomar forma humana completa, es decir, convivida, cosentida, comprendida por los demás».

(PEDRO SALINAS: «El defensor»)

Jo Alejandro, qué texto más chulo! Mola un puñao :)

Ya me perdonaréis por la plastez y la megalomanía, pero no me resisto a postear otro texto de doble puntuación bastante más bonito y de sintaxis menos arrebuscada.
Forma parte de uno de mis cuentos policiacos, el del juicio a la Marquesa viuda de Bellemort por el asesinato del joven Pierre Dupont.
Es la declaración manuscrita de la hija de la imputada, madmoiselle de Bellemort (gran entusiasta de los bolígrafos PaperMate), antes y después de pasar por el experto grafólogo.

ANTES:
Yo me llevaba bien con mi madre sólo a ratos. Discutíamos todo el tiempo, en realidad. Vivíamos en paz y concordia sólo cuando venían visitas. Solíamos terminar a bofetadas todos los días. Pierre venía a verme con frecuencia. Nos besábamos delante de mamá y ella sonreía planeando maldades. Pierre se comportaba conmigo como un caballero. Un día Pierre trajo un anillo de diamantes. Para mí esto era una señal de amor verdadero. En opinión de mamá, por el contrario, yo debía rechazar un ofrecimiento así. Si quería conservar mi título nobiliario no podía pensar en casarme con un plebeyo. Yo no lo maté. Mamá estaba segura de que Pierre quería estafarme.

DESPUÉS:
Yo me llevaba bien con mi madre. Sólo a ratos discutíamos. Todo el tiempo, en realidad, vivíamos en paz y concordia. Sólo cuando venían visitas solíamos terminar a bofetadas. Todos los días Pierre venía a verme. Con frecuencia nos besábamos delante de mamá y ella sonreía. Planeando maldades, Pierre se comportaba conmigo como un caballero. Un día Pierre trajo un anillo de diamantes para mí. Esto era una señal de amor verdadero en opinión de mamá. Por el contrario, yo debía rechazar un ofrecimiento así si quería conservar mi título nobiliario. No podía pensar en casarme con un plebeyo... Yo no. Lo maté, mamá: estaba segura de que Pierre quería estafarme.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e008c5ccc78834

Listed below are links to weblogs that reference Viernes veintidós de junio:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal