Joaquín Prieto

Izquierda contra izquierda

Por: | 21 de mayo de 2012

Hollande y Obama, el pasado fin de semana


Comienza la campaña para elegir a 577 diputados, de los cuales el presidente, François Hollande, necesita una mayoría de 289 para asegurarse libertad de acción política: la anunciada retirada de las tropas combatientes de Afganistán, antes de que termine este año, es uno de los muchos objetivos que dificultaría una mayoría de otro signo. Y no está hecho de antemano. Mientras los focos iluminaban las escenas del despacho oval y de Camp David, mostrando a un François Hollande muy sonreído por Barack Obama y sus pares, en la retaguardia francesa quedaba sellada la ruptura entre el Partido Socialista y el Frente de Izquierdas.

     Han fracasado las conversaciones para presentar un candidato único, en los distritos donde la izquierda se encuentra en dificultades. Por lo tanto, en todas partes habrá aspirantes del Frente de Izquierdas, agrupado en torno a Jean-Luc Mélenchon, para  la primera vuelta del 10 de junio. Con lo que eso implica de riesgo de eliminaciones a la primera de cambio, y de interrogantes a la hora de agruparse con otros del campo de la izquierda para la definitiva del 17 de junio.

     Si la jugada le sale bien a Hollande; esto es, si logra una mayoría parlamentaria pactando poco o nada con Mélenchon, el presidente socialista contará con mayor margen de maniobra para gobernar. Las ideas-fuerza defendidas por el tribuno izquierdista -un referéndum sobre Europa, un salto mortal del salario mínimo hasta 1.700 euros, la VI República- casan mal con el pragmatismo socialdemócrata de Hollande. Eso sin contar con lo poco que se aprecian personalmente. Pero el presidente francés tiene que tener mucho cuidado con el intransigente Mélenchon, porque si la cuerda se tensa demasiado, es probable que se juege la tan buscada mayoría en la próxima Asamblea Nacional. 

Melenchon

     Mélenchon (en la imagen, sobre este párrafo) lo tiene todo pensado para atraer los focos sobre sí, como hizo durante la campaña presidencial. De ahí su decisión de lanzarse en paracaídas sobre la 11ª circunscripción de Pas-de-Calais, al noroeste de Francia, donde se presenta como candidato por un distrito en el que ni siquiera puede votar (está censado en París) frente a la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, que es candidata a diputada por esa circunscripción. Para empezar, el tribuno izquierdista ha iniciado las hostilidades describiendo a la extrema derecha local como una pandilla de alcohólicos y degenerados. La ultraderechista ganará la primera vuelta con el 34%, según un sondeo, pero el izquierdista podría ganar la segunda y definitiva votación... contando con el apoyo de la izquierda moderada. He ahí una buena razón para que tampoco se pase en la pelea previa.

       El Partido Socialista, dividido en el pasado en corrientes y baronías, afronta la campaña con una aparente unidad. Pero Martine Aubry, hija de Jacques Delors y dama de las 35 horas (fue la máxima impulsora de esta jornada laboral), se ha quedado fuera del Gobierno: quería ser “primera ministra o nada”, y ha sido nada. Hollande quizá no se esperaba la negativa de Aubry a aceptar cualquier otro puesto gubernamental, en el que habría quedado neutralizada durante las semanas preelectorales. Martine Aubry es la primera secretaria del Partido Socialista, es decir, la persona al frente de maquinarias y engranajes, lo cual plantea una situación muy rara de cara a la campaña legislativa cuando esa misma jefa del aparato rechaza ostensiblemente pasar al Gobierno.

       A favor de los socialistas puede jugar el desconcierto de la derecha tras la retirada de Nicolas Sarkozy; en contra, la evidencia de que Francia no es un país escorado a la izquierda de modo natural. Los candidatos de este campo político reunieron 15,5 millones de votos el 22 de abril, día de la primera vuelta de las presidenciales, que se transformaron en 18 millones para Hollande el 6 de mayo. Ahora que ese campo se escinde (por un lado, los de Mélenchon: exsocialistas, comunistas, extrema izquierda; por otro, la alianza de los socialistas con el Partido Radical de izquierda y los ecologistas), el panorama no está tan claro.

      Si hay mandatarios a los que se les regatea 100 días de tregua cuando acceden al cargo, el presidente francés no va a tener derecho ni siquiera a diez. Todos los frentes se le vienen encima: Grecia, España, la degradación de los sistemas financieros, los planes que comienzan a anunciarse para despidos colectivos en cadena. Y además se propone ganar unas elecciones por segunda vez en pocas semanas. Las cosas difíciles comienzan ahora.

Hay 4 Comentarios

" No hay nada nuevo bajo el sol...todo es vanidad",es del Rey Salomón o de Eclesiastès dependiendo de la versión bìblica que se consulte,concretamente Reina Valera de 1960.
Por lo demàs a Hollander no le vendría mal el apoyo de Audry,pero ella es asì de radical,no obstante yo le auguro un buen futuro como Presidente de la República francesa

Juega con el mejor simulador económico, político y militar; gratuito y por navegador: http://goo.gl/RtMjA

El salario minimo a 1.700 euros no es un matiz, es dos veces y media el que se paga en Espana.

¿Cuántas manos tiene la política? Creo que tiene 5... la ultra-derecha, la derecha, el centro, la izquierda y la ultra-izquierda, y cada una con 5 dedos, lo que hace un total de 25 matices. ¿Cómo lograr que cada mano no se convierta en garra de felino? La solución está en curar a los políticos (de cualquier matiz) de tanta avaricia por la riqueza y el poder. Es una cualidad del zoo animal que, según Darwin, sirve para la supervivencia. En el caso humano sirve para aplastar a los débiles, en especial, a los pobres. Ya lo dijo el sabio Coelet... ¡nada nuevo bajo el sol...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, periodista moderadamente francófilo y excorresponsal en París, actualmente es editorialista de EL PAÍS.

Eskup

TWITTER

Joaquín Prieto

Archivo

junio 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal