Joaquín Prieto

Victoria de un socialismo heterodoxo

Por: | 17 de junio de 2012

Holl

La victoria socialdemócrata en las elecciones legislativas de Francia representa una novedad en un país donde parte de la izquierda mantiene rasgos y gesticulaciones propias de otros tiempos, de aquellos en los que se privilegiaba la lucha contra la acumulación de riquezas, mezclada con una cierta herencia libertaria de Mayo del 68. Es una victoria de un partido -ni siquiera necesita la ayuda de los ecologistas-, de la que emerge un proyecto socialista autónomo en torno a François Hollande, que pretende enfrentarse al caos del presente sin enfeudarse a las soluciones de la derecha y, a la vez, sin pagar precios a la izquierda radicalizada.

     Pero el camino del proyecto socialista autónomo está plagado de heterodoxias. La primera, los  guillotinados. Como Ségolène Royal, que cinco años atrás era la estrella rutilante del socialismo, la adversaria de Nicolas Sarkozy por la presidencia de la República, la dirigente que trazó su campaña sobre la base de mujer moderna y capaz de echarles las redes sociales encima a los "elefantes" del viejo partido; y cuyo secretario general, por cierto, era entonces François Hollande. Ahora, ella se muestra en plena impotencia política. Visto desde esa perspectiva, el famoso tuit de Valérie Trierweiler, la compañera del presidente, apoyando al candidato que ha triunfado sobre Royal, ha sido el golpe de gracia. Una pequeña tragedia en la historia electoral de Francia, pero sin más relevancia política que la de obligar a Hollande a tomar medidas para que las cuestiones familiares no mermen su capacidad de acción política. Porque las crisis de la eurozona y de su propio país no pueden esperar a que el presidente de la República francesa resuelva sus asuntos personales.

       Royal

La derrota de Ségolène Royal, atribuida por ella misma a "una traición política", representa el aplastamiento de la heterodoxia encarnada por ella hace cinco años. Pero no impide los efectos que pretendía François Hollande al instalar al poder socialista en otras heterodoxias. Una de ellas consiste en ensayar una vía de salida de la crisis económica y financiera diferente de la practicada por el gobierno de Nicolas Sarkozy y, más importante aún, por Angela Merkel, obstinadamente aferrada a la austeridad y a la negativa de mutualizar el pago de las deudas de los países europeos en dificultades. 

       Otra heterodoxia: Hollande y el partido socialista francés consolidan una mayoría que no dependerá del Frente de Izquierdas, dirigido por Jean-Luc Mélenchon, candidato fracasado en estas legislativas. Era el líder que proyectaba consolidarse al frente de una serie de sectores (socialistas disidentes, comunistas, extrema izquierda) alimentados en el rechazo al reformismo socialista y en la ruptura económica, todo ello trufado de desconfianzas hacia Europa y mucha agresividad verbal. La relación de fuerzas impuesta por las elecciones impide el combate fratricida de "izquierda contra izquierda". Hollande no verá cuestionado su proyecto de reestructuración del funcionamiento de la eurozona y es pronto para determinar si esto es otra Tercera Vía, aunque a algunos pueda parecérselo.

       Sin esperar a los resultados de las legislativas, Hollande no ha parado de situarse en el escenario  post-electoral durante los últimos días, insistiendo en las palabras "crecimiento" y "estabilidad financiera", hasta culminar en una propuesta de plan Marshall a escala europea, a la altura de 120.000 millones de euros. Todo ello propuesto desde un país con bases económicas más saludables que las de España o Italia, pero en el que pesan la deuda pública y las perspectivas negativas de crecimiento económico.

        Hollande deberá cuidarse también de fracturas sociales y culturales que no se resuelven con la mera invocación de un proyecto socialista autónomo. Parte de las clases populares dudan entre izquierda, extrema derecha o abstención total respecto a la política; temen a los franceses procedentes de la inmigración, muchos de ellos sin opciones de vivir sin asistencia social, y a los extranjeros que sobreviven en situación irregular y dispuestos a tirar los precios de los empleos; tampoco entienden ni comprenden a la izquierda intelectual y "parisiense", un término que generalmente designa a ciudadanos de vida acomodada. Se comprende así el regreso de algunos ultraderechistas al Parlamento, del que el partido extremista estaba ausente desde hacía quince años, aunque su principal dirigente, Marine Le Pen, no haya logrado el escaño ambicionado, según los resultados provisionales.

        En todo caso, lo esencial es que se ha producido una mayoría socialista en la Asamblea Nacional, como quería Hollande. El presidente francés dispone así de todos los medios (convencionales) para llevar a cabo su política. Se consolida la heterodoxia principal: en una eurozona caracterizada por poderes políticos de derechas, el socialista Hollande es ahora mismo el jefe de Estado o de Gobierno con más poderes en Europa. En uno de los países más grandes de la eurozona son socialistas tanto el presidente como el Gobierno, la mayoría parlamentaria de las dos cámaras legislativas, las alcaldías de muchas ciudades importantes y casi la totalidad de las regiones. ¿Quién lo habría dicho un año atrás?

Hay 14 Comentarios

Este artículo de El País puede aclarar bastante de que va la crisis en España, y en Europa en realidad:

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/09/22/galicia/1348341335_821181.html

dar a compartir si estas de acuerdo, por fa

Socialismo heterodoxo, es decir, socialismo ajeno a todo dogma ideológico, sería una práctica social digna de encomio. Pregunto, ¿en el actual nivel ético de la sociedad es posible llegar a esa práctica?. y sigo preguntando, ¿qué entiende por socialismo la clase política, sea del país que sea?.

...Euroap se va por el tubo con su euro, los ricos se llevan su dinero fuera del pais; Espana tiene un 50% de parados y la izqueirda continua vendienod sus mentiras de un egeletarianismo humanista. Que no saben que eso ya no funciona como modelo liberador de la pobreza? la verda la tiene este libro, desde que lo lei nunca vere la politica o politicos con los mismo ojos:
http://usaworldgaze.wordpress.com/2012/07/09/economic-social-envy-between-the-haves-and-the-have-nots-is-the-trope-of-progressive-leftist/

Las levitas de la Srª.Merkel empiezan a arrugarse, en Francia yá no está el pusilánime e hiperactivo Sarkozy, ha llegado Hollande un socialdemócrata con la cabeza bien amueblada. Los ciudadanos del Sur de Europa tenemos depositadas esperanzas en él y su proyecto, esperamos que nos ayude a salir del túnel en que nos ha metido el "diktat"alemán y sus satélites.
En estos días, cuando estamos a punto de ser expulsados de los mercados y vemos, con nuestro miedo a cuestas, la posibilidad de volver a la autarquía económica y política de los años cincuenta, la cartesiana Francia nos podría echar una mano, olvidándose de nuestros dirigentes políticos actuales y sus disparates, y poniendo el punto de mira en los ciudadanos de un país, España, que no tienen la culpa de los errores de sus políticos, que han sufrido muchísimo y que ha sabido renovarse y adaptarse a los nuevos tiempos, pero que no quieren seguir flagelándose por muchos pecados que hayan cometido, porque asi lo determinen la Canciller, sus acólitos y países satélites.

Se podra hablar de victoria dentro de cinco años, cuando se haya arreglado lo que la derecha ha destrozado estos ultimos 10 años.

Yo creo mas que nunca.

españolitos os enseñamos como se hace o como un pueblo lleva un pais, que suerte tengo de ser parisino y de no criarme en este pais tan borreguil .

Enhorabuena Francia ....!
.
Y en España ........? , cuándo .......?

Buena lección para el resto de Europa!

¿Que la izquierda mantiene rasgos de otros tiempos? Vete a la razón!! ¿cuanto tiempo podréis evitar el cambio y seguir apoyando a los partidos que llevan gobernando décadas?

Los socialdemócratas no son la monda, pero la izquierda radical es inviable. Hay que darse cuenta de eso y no creer que se puede imponer el salario mínimo a 1.700 euros y todos tan contentos pesando qe el dinero saldra de algun lado misterioso.

Una mayoría absoluta de los socialdemócratas, es el equivalente a que la derecha se hubiera moderado un poquito... Para eso no hacía falta ir a unas elecciones: las clases populares pagarán con impuestos indirectos y pérdida del salario social el derroche y pérdidas de los capitalistas neoliberales....

La victoria de sencilla de un perdedor permanente como Hollande demuestra el abandono ciudadano por las cosas públicas, de las que espera soluciones pero en la que no participa críticamente. Y así no, así no vamos a ningún lado que no sean imposiciones de una falsa élite.

http://casaquerida.com/2012/06/17/holocausto-en-honor-al-futbol/

Ahora que acumulan el poder ya no tienen excusa para lanzar ese cambio tranquilo. Veremos.

Carla
www.lasbolaschinas.com

En otras palabras, hay tantos disfraces distintos para ganar las elecciones que al final la gente no sabe muy bien lo que vota. Por sus obras los conoceréis. Y eso que en Francia hay un discurso con mas solera, aquí dicen todos lo mismo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, periodista moderadamente francófilo y excorresponsal en París, actualmente es editorialista de EL PAÍS.

Eskup

TWITTER

Joaquín Prieto

Archivo

junio 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal