Los millonarios que cambiaron al Real Madrid

Por: | 23 de septiembre de 2012

1348434588_474100_1348434687_noticia_normal

En el verano de 1949 Alfredo Di Stéfano se fue por las bravas de River Plate, el club en el que se había criado, para enrolarse en el Millonarios de Bogotá. En Colombia, la Liga de clubes había decidido ponerse el mundo por montera y, con el nombre de División Mayor (DIMAYOR), acogió sin traspasos a todos los jugadores que aceptaron ponerse al margen de la FIFA. Y fueron muchos porque se pagaba bien. Para hacernos una idea, después de muchas broncas, discusiones y una huelga, Di Stéfano, entonces joven figura emergente, ganaba 3.500 dólares al año en River. Millonarios le dio 12.000 de ficha, 1.200 más al mes y la casa. De modo que fueron muchos los que se pusieron fuera de la ley, hasta 200. Los argentinos se marcharon en su mayoría a Bogotá, los brasileños a Barranquilla, los uruguayos a Cucutá, los peruanos a Cali y los ingleses, que también hubo muchos, a Santa Fe. Todo un problema para la FIFA, que reaccionó prohibiendo contratar a estos equipos para partidos amistosos fuera de Colombia.

La paz llegó en 1951, en el llamado Pacto de Lima, cuya alma máter fue el italiano Ottorino Barassi, el hombre que tuvo oculta la copa Jules Rimet bajo la cama durante toda la Segunda Guerra Mundial. El pacto establecía que los jugadores fugados seguirían perteneciendo a sus nuevos clubes hasta el 15 de octubre de 1954, día en el que su propiedad regresaría al club de origen (en el caso de los de la DIMAYOR, hasta diciembre porque su campeonato iba de marzo a diciembre). Los clubes colombianos no podían traspasar a esos jugadores, puesto que su propiedad había de retornar a su anterior dueño; este tampoco podría disponer de ellos hasta finales de 1954. Con eso, la DIMAYOR se reintegraba a la legalidad y sus clubes podían ser contratados para amistosos fuera de Colombia.

En marzo de 1952, el Madrid celebró sus Bodas de Oro y organizó un torneo triangular con el Nörrkoping, sueco, y el Millonarios de Bogotá, el Ballet Azul como le llamaban, cuyo eco había llegado hasta aquí. Lo ganó el Millonarios, 2-2 con el Nörkoping y 4-2 al Madrid. Di Stéfano marcó tres de los seis goles y estuvo en los otros tres. Bernabéu quedó fascinado. Samitier, que había viajado desde Barcelona, también.

 

Ese verano, el Madrid jugaría cuatro partidos más contra el Millonarios, dos amistosos en Bogotá y otros dos correspondientes a la Serie Mundial de Caracas, la conocida como Pequeña Copa del Mundo. Salieron a palos casi en cada partido. En Caracas, Pahiño y Di Stéfano se enzarzaron como gallos de pelea, el árbitro les expulsó a los dos, ambos se negaron a abandonar el campo y el colegiado tragó. El Madrid ganó aquel torneo. Alfonso Senior, presidente del Millonarios, y Bernabéu se hicieron muy amigos. Pero Senior no se lo podía traspasar porque su propiedad habría de volver a River en octubre de 1954.

Al final de 1952, Di Stéfano se hartó de su aventura en Colombia. Mucho vuelo inseguro por aquellas cordilleras, mucho amistoso de aquí para allá, con largos viajes de avión que cada vez llevaba peor. Tenía 26 años, dos niñas nacidas en Bogotá, su padre había comprado una estancia y estaba harto de avión. Cobró 4.000 dólares adelantados del contrato siguiente y, aprovechando una excursión del equipo a Chile, se marchó a Buenos Aires.

Entonces, Kubala enfermó de tuberculosis y el Barça, buscando una figura que compensase tal ausencia e instado por Samitier, fue a por Di Stéfano, por el que pagó a River 80.000 dólares (cuatro millones de pesetas), de los que adelantó la mitad al contado. Di Stéfano llegó en mayo de 1953 a Barcelona, donde se instaló, pero el club recibió la comunicación de la FIFA de que no podría jugar ni en amistosos, puesto que, legalmente, pertenecía a Millonarios. Mientras tanto, Kubala se había curado. En el verano, el Barça fue a jugar la Pequeña Copa del Mundo a Caracas, sin Di Stéfano, y el presidente, Enrique Martí Carreto, anunció antes de salir que aprovecharía para arreglarlo todo con Millonarios. Pero no se entendió con Senior, al que no quiso pagar la cantidad que éste le pedía: 27.000 dólares (1.350.000 pesetas).

 

Quien sí se entendió con Senior fue el Madrid, que le pagó esa cantidad. Así que Di Stéfano estaba bloqueado. Ni era del Barça, ni del Madrid, ni de Millonarios ni de River. Y la FIFA no le dejaba jugar ni amistosos. Para más inri, el 24 de agosto se cerraba el plazo para contratar extranjeros, que hubo que prolongar mientras se sustanciaba el caso. La federación española elevó consulta sobre el caso y la FIFA, a recomendación de Muñoz Calero (miembro español del organismo), decidió aquello de que Di Stéfano jugara las temporadas 1953-1954 y 1955-1956 en el Madrid y las de 1954-1955 y 1956-1957 en el Barça. Y así empezó en el Madrid la 1953-1954. En la séptima jornada se enfrentaban los dos clubes. El Barça, que en el curso del pleito había intentado sin éxito devolver sus derechos a River o pasarlos a la Juve y que se sintió presionado para aceptar un pacto que no le gustaba, decidió (per vosaltres el pollastre) que la situación era indigna y vendió su parte al Madrid, recibiendo los dos millones que dio a River con un pequeño interés. Dos días después, el Madrid ganaba por 5-0 al Barça con exhibición del crack.

 

Para cuando llegó Di Stéfano, el Madrid sólo había ganado dos Ligas, ambas en la República, dicho sea de paso. Menos que el Barça (seis), el Athletic (cinco), el Atlético (cuatro) y el Valencia (tres). Desde que llegó, ha ganado más de la mitad de las que se han disputado. Y ganó de tacada las cinco primeras ediciones de la Copa de Europa, creada justamente entonces, con lo que se convirtió en leyenda.

Realmente, aquel viaje de Millonarios, que ahora rememoramos con motivo de su visita el miércoles al Trofeo Bernabéu (20.30), cambió el fútbol español. Y abrió paso a un pleito del que aún se habla.

Hay 1 Comentarios

Querido Alfredo: Te mando un dato para tu colección de anécdotas. En la gira del equipo colombiano Millonarios por Europa en el año 1952 jugó un amistoso en el Estadio Insular de Gran Canaria contra la Unión Deportiva Las Palmas, concretamente el 26 de marzo de 1952. Ganó la UD Las Palmas por 3-2 en un partido que los críticos locales de la época trataron de memorable: "Una exhibición de fútbol auténtico, como el de antes", tituló el periódico La Provincia. Alfredo Di Stéfano marcó un gol, precisamente el 3-2. La alineación de la UD Las Palmas fue ésta: Pepín; Beltrán, Pantaleón, Beneyto; Luciano, Ignacio; Cedrés, Polo, Gallardo, Torres y Oramas (también jugaron Yayo, Padrón y Mujica). La de Millonarios: Cozzi; Danilo, Zuloaga, Ramírez; Rossi, Soria; Reyes, Pedernera, Di Stéfano, Báez y Maurín (también jugó Stemberg). Creo, aunque tu lo sabrás mejor que yo, que la UD Las Palmas fue el único equipo que ganó al Millonarios en la gira que realizó por Europa en 1952. Un abrazo, Diego Talavera.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Memorias en Blanco y Negro

Sobre el blog

Este blog pretende rescatar la memoria vivida en el deporte.

Sobre el autor

Alfredo Relaño

es director de AS y antes de ello fue sucesivamente responsable de los deportes en El País, la SER y Canal +. No vio nacer el cine, como Alberti, pero sí llegó al mundo a tiempo de ver jugar a Di Stéfano y Kubala, escalar montañas a Bahamontes y ganar sus primeras carreras a Nieto. ¡Y ya no se morirá sin ver a España campeona del mundo de fútbol!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal