El Orense gana 30 de 30... y no sube

Por: | 16 de junio de 2013

A finales de marzo de 1968 alcanzó brusca notoriedad un equipo de Tercera situado en un olvidado rincón de España: el Orense. Un club con poco pedigrí, fundado en 1952, como heredero de la Unión Deportiva Orensana, que había desaparecido. Desde su fundación, apenas había pasado tres temporadas en Segunda, el resto en Tercera (entonces no había Segunda B). Club de una ciudad pequeña de esas de las que nunca nos ocupamos los medios nacionales salvo sevicias extraordinarias o alguna catástrofe natural ¿A qué venía la creciente fama del Orense? Pues a que empezó a ganar partidos y no paraba: uno, dos, cinco, 10, 15, 20... Ni un empate siquiera. El año anterior había hecho una campaña bastante buena, si bien a última hora se le había escapado el ascenso en la liguilla final para el ascenso a Segunda, tras un desempate con prórroga ante el Xerez, en Madrid. Apenas nadie reparó en eso entonces.

En la temporada 67-68 lo intentaron de nuevo. Su entrenador, Fernando Bouso, mantuvo el bloque, componiendo una alineación que en Orense se recitaba tan de memoria que hoy aún es capaz de repetirla de corrido Alejandro Blanco, presidente del COE, orensano de pro y joven seguidor del equipo en aquellos días: Roca; Varela, Astigarraga, Lozano; Ángel, Pito; Cortés, Seara, Carballeda, Pataco y Túnez. Declamada así, en el ritmo uno-tres-dos-cinco con el que se recitaban todavía las alineaciones en esos tiempos en los que ya se jugaba el cuatro-dos-cuatro pero aún no nos habíamos dado cuenta. La ciudad enfebreció con el equipo. A principio de temporada acudían al campo unas 4.000 personas, fieles supervivientes de la desilusión del curso anterior. En la segunda vuelta se alcanzaban los 17.000 espectadores, el lleno absoluto, y en la ciudad no se hablaba de otra cosa según avanzaban las jornadas con aquella imparable marcha triunfal.

La machada del Orense se convirtió en noticia nacional cuando el Atlético de Madrid le invitó a jugar un partido amistoso entre semana en Madrid. Se trataba, explícitamente, de ver a sus jugadores de cerca, con ánimo de fichar a alguno o a varios de ellos. El Atlético tenía un contacto directo con el exitoso club gallego: Fernando Bouso, el entrenador orensano, había jugado en el Atlético algún tiempo atrás. Hijo de emigrantes orensanos, había nacido en Madrid y había sido jugador del fantástico Atlético de Madrid juvenil, campeón de España en 1952, en el que también figuraban los hermanos Enrique y Antonio Collar. Bouso formó parte del paquete de cedidos por el Atlético al Murcia, junto a los dos Collar, Botella, Buendía y Joaquín Peiró. Con ellos, el Murcia había subido de Segunda a Primera, tiempo atrás. Luego el fútbol le llevó por otros equipos. En el Rayo coincidió con Rivilla, en el Badajoz con Adelardo. Así hasta terminar como jugador en el Orense, donde estaban las raíces de su familia. Pasados tantos años, mantenía los contactos con el Atlético. De ahí aquel partido.

Orense
Una de las formaciones más frecuentes del Orense, de arriba abajo y de izquierda a derecha: Roca, Varela, Astigarraga, Paredes, Ángel, Pito; Cortés, Seara, Carballeda, Pataco y Túnez. / as

La invitación a jugar en Madrid hizo que corriese la información sobre el Orense. De golpe toda España supo que aquel equipo llevaba ganados 26 partidos de 26 en el Grupo I de Tercera División (había 15 grupos en la categoría), con 89 goles a favor y sólo siete en contra. Su delantero centro, Carballeda, llevaba 35 goles. La expectación en torno al Orense, discreta en principio, creció cuando ganó 1-3 aquel partido al Atlético, y eso que empezó perdiendo por un gol absurdo en el primer minuto. Marcaron Pataco el primero y Túnez el tercero, y entre ambos goles hubo un autogol del Atlético a centro del propio Túnez.

Enseguida corrió que Barça, Valencia y Atlético habían hecho ofertas por Carballeda, Pataco y Túnez, incluso que el monto de los tres podría alcanzar los 25 millones de pesetas, una barbaridad insensata para la época. El presidente, Florencio Álvarez, declara abrumado por tanta expectación que no piensa escuchar ninguna oferta hasta que el Orense culmine el objetivo soñado: el ascenso. Bouso, prudente, dice que el dinero de vender futbolistas se gasta luego en comprar otros futbolistas, y que para eso prefiere quedarse con los que tiene. Reflexión sabia de la que pocos han sacado provecho.

Desde aquella semana, a caballo de marzo y abril, todas las miradas se dirigieron a ese olvidado grupo gallego de Tercera, para ver si el Orense culminaba su Liga perfecta.

Y la culminó. Vaya si la culminó. Ganó los cuatro partidos que le quedaban : 0-1 al Bouzas, segundo por la cola, 2-1 al Lugo, el cuarto de la tabla, 5-1 al Atlético Orense, décimo y gran rival local… Quedaba sólo un partido, ¡pero el más difícil! Se trataba de visitar en su propio campo de Santa Isabel, en Santiago, al Compostela, el segundo de la tabla, que también había hecho una tremenda campaña: 23 victorias, cinco empates, una sola derrota, precisamente en Orense, en la primera vuelta. Nada más grato para la afición del Compostela que devolverle al Orense aquella derrota.

El día clave, una gran masa de orensanos acude a Santiago. Entre ellos destaca una pancarta, que ya muestran fuera del estadio, por la mañana, y que será fotografía nacional e incluso imagen televisiva cuando la muestren luego, ya en el estadio Santa Isabel. Rezaba así: “SI NO GANAMOS EN SANTIAGUINHO, QUEDAMOS TAN AMIGUINHOS”.

Y sí, ganó el Orense, por un solo gol, obra de Carballeda, su gol número 38 en el campeonato. La plenitud de un delantero centro de estatura media, muy fuerte, tenaz rematador, preciso con las dos piernas y la cabeza. El Orense se va a la caseta reconocido por los aplausos de la hinchada compostelana, que resigna noblemente su rivalidad ante semejante hazaña. 30 partidos, 30 victorias, lo nunca visto. Nada más entrar en el vestuario llega un telegrama de Juan Antonio Samaranch, Delegado Nacional de Deportes, felicitando al club por la hazaña y comunicando la concesión al mismo de la Medalla de Plata al Mérito Deportivo. España se hace el día siguiente eco de la noticia: un equipo ha ganado 30 partidos de 30 en Tercera División, es el Orense, tiene figuras que pueden reforzar a los mejores equipos de España. El Orense está en el Telediario. El súmmum de la época…

Pero lo más importante está por hacer: subir a Segunda. Había 15 grupos de Tercera. Los 15 campeones se eliminaban entre sí, hasta determinar los cuatro primeros, que ascendían (entre los 15 subcampeones se desarrollaba un proceso paralelo para designar los cuatro que promocionaban por el ascenso contra los equipos de Segunda clasificados en los puestos inmediatamente anteriores al descenso).

Al ser 15, uno por sorteo quedaba exento de la primera ronda. No correspondió esa suerte al Orense,emparejado con el Condal, filial del Barça. Allí estaban Mora y Alfonseda, que llegarían al primer equipo. Por velocidad adquirida, con dos nuevas victorias: 2-0 y 1-2. Luego tocó el Ilicitano, donde estaban Bonet y Ciriaco. El primer partido, en Orense, acabó 0-0. Dos cabezazos de Carballeda se estrellaron en el larguero. Ahí murió la leyenda. El partido de vuelta, jugado en Altabix el 16 de junio, lo ganó el Ilicitano 2-1. El Orense se quedó en Tercera.

El Atlético fichó a Pataco, que se estrelló. Sólo Cortés hizo una carrera solvente en Primera, manteniéndose varios años en el Depor. El resto se perdió en la bruma. El Orense, como tal, nunca llegó a Primera, aunque sí produjo en su cantera un jugador extraordinario, el portero Miguel Ángel, que triunfó en el Madrid y en la selección. Pasado el tiempo, Bouso piensa que esa presión por ganar los 30 partidos les agotó. Que se consumieron en un desafío inútil, que pudieron haber ahorrado unas fuerzas para la liguilla de ascenso. Quizá tenga razón. La temporada siguiente empató cinco partidos y perdió dos, pero consiguió subir. Llegaría a estar 13 temporadas en Segunda y dos veces de ellas quedó tercero y llegó a soñar con la Primera.

Pero en Orense lo que de verdad se recuerda con orgullo es aquella Liga perfecta, de 30 partidos y 30 victorias.

Hay 17 Comentarios

Cuánto paleto nacionalista hay por aquí

Sr. Relaño, debería ser usted un poco más respetuoso en la manera de dirigirse a mi ciudad. Atentamente, un ourensano.

No es eso hombre. El Ourense se denominaba Orense en la época. Es muy correcto. La ciudad no se llama así. Orense no existe. Pero no por ello debes sentirte amenazado. Eso será después, cuando los nacionalistas empecemos a devorar niños inocentes. (el gallego no es un idioma español, es un idioma, como el castellano o el inglés o el catalán, pero comparto que si forma parte del estado español, debería respetarse desde todos los territorios con especial sensibilidad, como un valor a sumar, más que como una molestia a omitir (así los nacionalistas nos enfadaríamos menos y devoraríamos menos niños)

Brasil, manifestaciones populares y fútbol: hay cosas que te ayudan a vivir.
http://blogs.estadao.com.br/500copa/hay-cosas-que-te-ayudan-a-vivir/

Brasil, manifestaciones populares y fútbol: hay cosas que te ayudan a vivir.
http://blogs.estadao.com.br/500copa/hay-cosas-que-te-ayudan-a-vivir/

Ya, pero el idioma gallego es un idioma español, y por tanto, ese nombre hay que utilizarlo así. Compararlo con elinglés (por lo de London y Londres) no tiene sentido, puesto que el inglés es otro idioma.

A los que tanto dicen Ourense... El equipo antes se llama ORENSE. ¿Y a que decis Londres y no London y Nueva York y no New York y Bombai y no Mumbai? Orense es perfectamente válido en español así que dejad de tocar las narices nacionalistas baratos.

Se agradece el esfuerzo de Don Alfredo por contarnos estas historias, pero también sería de agradecer que no cometa tantos errores y que hable de temas clave que siempre ha ocultado como éste: http://xurl.es/dzjlq

Bo texto. Pero segue sendo OUrense. Ainda que o conviden a xogar en Madrid e teñamos que manter as formas. A periferia mola

Es así, no digas estupideces, legalmente no existe Orense, solamente Ourense, y ese es el nombre del club.

Ya, OUrense.... y entonces London, London, London...

ou ou ou ou ou ouuuuuurense

Buen artículo. Pero a estas alturas de la pelicula estaría bien llamar a la ciudad por su nombre “ourense“

Y el gol del último partido en Santiago no lo hizo Carballeda, sino que lo hizo Tuñez.

oUrense, oUrense, oUrense, oUrense, oUrense, oUrense, oUrense

Contra el Condal, el resultado de la vuelta no fue 1-2 sino 2-1. Véase
http://hemeroteca.mundodeportivo.com/preview/1968/06/03/pagina-10/949039/pdf.html

Unas precisiones sobre este gran artículo :
- Hasta aquel año, el CD Ourense había estado 6 y no 3 años en Segunda, que por entonces tenía 2 grupos, Norte y Sur.
- Pataco, mas que estrellarse, se lesionó de gravedad nada más debutar y nunca se recuperó plenamente.
- Finalmente, Miguel Ángel nunca jugó en el Ourense, pues pertenecía al otro equipo de la ciudad, el Atlético ourense, gran rival por entonces, que posteriormente acabó siendo su filial.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Memorias en Blanco y Negro

Sobre el blog

Este blog pretende rescatar la memoria vivida en el deporte.

Sobre el autor

Alfredo Relaño

es director de AS y antes de ello fue sucesivamente responsable de los deportes en El País, la SER y Canal +. No vio nacer el cine, como Alberti, pero sí llegó al mundo a tiempo de ver jugar a Di Stéfano y Kubala, escalar montañas a Bahamontes y ganar sus primeras carreras a Nieto. ¡Y ya no se morirá sin ver a España campeona del mundo de fútbol!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal