El tiqui-taca nació en Las Palmas

Por: | 17 de noviembre de 2013

En la noche del sábado 20 de abril de 1968, penúltima jornada de Liga, saltaba al Bernabéu un equipo vestido con camiseta amarilla y pantalón azul resuelto a disputarle la Liga en su propio feudo al mismísimo Real Madrid. Era la Unión Deportiva Las Palmas, el suceso de aquel tiempo en el fútbol español. Estaba a sólo dos puntos del líder blanco. En la primera vuelta habían empatado en el viejo Insular. Si ganaba en el Bernabéu, Las Palmas llegaría líder a la última jornada, en la que debía recibir al Valencia.

Para entonces, el club palmeño apenas tenía 20 años de edad. Fue creado en 1949 como fusión (de ahí lo de La Unión) de cinco clubes de la isla: Deportivo, Atlético, Marino, Victoria y Arenas. Hasta ese tiempo, las dificultades de comunicación con la Península hicieron que el fútbol canario se desarrollara en régimen local. Pero ya daba grandes jugadores. Los patrones de pesca de los grandes clubes peninsulares se pasaban frecuentemente por allí, en busca de talentos. Y aparecían: Arocha, Hilario, Silva, Mujica, Campos, Molowny… En la selección era frecuente la presencia de jugadores canarios, siempre muy técnicos. Así que no fue raro que Las Palmas sólo tardara dos años en subir a Primera. Anduvo en vaivenes de equipo ascensor hasta que en la 64-65 regresó, de la mano de Rosendo Hernández, para establecerse ya por un largo tiempo.

Aquel era un grupo extraordinario. Molowny había estado en su origen, cuando llevó a la Selección Juvenil Canaria a campeona de España, vivero de ese juego y de ese estilo. Un juego técnico, de posesión, pausado, bien hecho, servido por jugadores aptos e inteligentes. Una escuela, escuela canaria, que contrastaba con el fútbol-fuerza en boga. Y los que jugaban bien, que los había (el Madrid ye-yé, el Zaragoza de Los Magníficos) lo hacían con más rapidez. Pero todos admiraban ese juego elegante, pachorrón y preciso, en el que Guedes y Germán armaban el medio campo y definían la línea. Ellos dos, Tonono, Castellano y Martín II frecuentaron la selección. Un día, en Malmoe, jugaron juntos Tonono, Castellano (que entró por Gallego con el partido en marcha), Guedes y Germán. Más Santos, tinerfeño de Los Magníficos del Zaragoza. Cinco canarios juntos en el equipo nacional. España empató en el campo sueco.

De los 11 que saltaron al Bernabéu aquella noche crucial, sólo el meta, Oregui, no era canario, sino guipuzcoano. Curiosamente, tuvieron enfrente al canario que les faltaba, Betancort, que guardaba la portería del Madrid. Aquella alineación aún se repite de memoria en la isla: Oregui; Aparicio, Tonono, Martín II; Castellano, Guedes; León, Gilberto II, José Juan, Germán y Gilberto I. Un guipuzcoano, seis palmeños, cuatro tinerfeños, que eran Martín II, José Juan y los dos Gilberto. Con ellos solían alternar el meta Ulacia (también guipuzcoano), el lateral José Luis y el medio Niz. Niz fue el primer jugador de España que hizo saques de banda largos, como córners.

El Madrid les opuso a: Betancort; González, Zunzunegui, Sanchís; Pirri, Zoco; Miguel Pérez, Amancio, Grosso, Velázquez y Gento. Miguel Muñoz era el entrenador del Madrid; Luis Molowny, el de Las Palmas. Después de ser el fabricante del estilo, le había correspondido acudir al rescate el año anterior, cuando las cosas iban mal. Salvó el apuro, y ahora estaba aspirando al campeonato.

Relar1
Una formación típica del Las Palmas en el curso del subcampeonato. Arriba: Oregui, Aparicio, Tonono, Martín Marrero, Castellano y Guedes. Abajo: León, Gilberto II, José Juan, Germán Dévora y Gilberto I./ diario as

El partido fue intensísimo y duro, con un Bernabéu lleno a reventar. Pirri gritaba a los suyos: “¡Que no nos contagien, que no nos lleven a su ritmo!”. Marcó Velázquez, de cabeza (rara avis), empató antes del descanso Castellano, en un gran tiro libre. Los dos porteros pararon mucho. En el 77, córner contra Las Palmas; el balón sale rebotado, González lo recoge y lo envía otra vez al área, con la defensa canaria saliendo. Pirri, que también volvía, recula y acierta a cabecear de espaldas, de coronilla, por encima de Oregui, que ha salido mal en su único fallo de la noche. Las Palmas reclama fuera de juego, pero Zariquiegui lo da. Ese gol va a hacer campeón al Madrid. El partido acaba con bronca. En el 88 es expulsado Gilberto II, por una patada a Zoco. Cuando los jugadores se retiran, hay tensión en el túnel, a Zariquiegui le dicen de todo, Guedes le agarra de la chaquetilla y como el árbitro resbala en la escalera y cae, se la rompe.

Ya en el vestuario, el secretario del club, García Panasco, se pregunta, temeroso de lo que pueda poner Zariquiegui en el acta: “¿Y el domingo que viene quién juega?”. Pero Zariquiegui omitió todos los incidentes en el acta. ¿Quizá el gol le roía la conciencia?

Aquel equipo, muy joven entonces (los principales estaban entre los 23 y los 25), siguió predicando su fútbol y su estilo hasta que sufrió dos golpes trágicos: Guedes y Tonono murieron prematuramente, en plena actividad. Guedes se encontró mal un día al llegar a Barcelona para jugar contra el Espanyol. Le llevaron a una clínica, le hicieron exámenes. Tenía un cáncer muy extendido. Le abrieron, le cerraron, le tuvieron unos días en la clínica y finalmente regresó a casa, desahuciado. Se mantuvo la verdad oculta, se hablaba de una operación menor, de una infección en los puntos, pero la realidad era otra. Murió el 9 de marzo de 1971, con 28 años.

Cuatro años después se fue Tonono, víctima de un virus hepático repentino. Las Palmas regresó de eliminar al Málaga de la Copa un miércoles cuando se encontró mal. El domingo se recibía al Madrid, partido de ida de la siguiente ronda. No pudo jugar, su estado se agravaba. Las Palmas ganó 4-0, pero el lunes (10 de junio de 1975) se cortó la fiesta: Tonono, abrasado por la fiebre, falleció. Tenía 31 años y había jugado 22 veces en la selección, muchas de ellas haciendo pareja en la defensa con el barcelonista Gallego, que voló de Barcelona para estar entre los que cargaron el féretro.

Grandes jugadores ambos. El Barça y el Atlético anduvieron tiempo detrás de Guedes, el Madrid, detrás de Tonono. Antes del partido del Bernabéu, Antonio Calderón le había preguntado a García Panasco:

—¿Cuánto vale Tonono?

—¿Cuánto vale Pirri?

—Pirri no se vende.

—Tonono tampoco se vende.

Aquellas desapariciones aceleraron el fin del equipo. No mucho más tarde surgiría otro gran Las Palmas, éste definido por su abundancia de argentinos: Carnevali, Wolff, Brindisi, Morete… Un gran equipo, también con personalidad diferenciada, también exquisito en el manejo del balón. Jugó una final de Copa, contra el Barça de Cruyff.

Hoy Las Palmas quiere volver. Pisa por la parte alta de Segunda. Su presidente de honor es Germán, experto criador de palomas mensajeras y bisabuelo con 69 años. Él, León y unos amigos veían juntos el España-Rusia de la Eurocopa de Viena, cuando comentó:

—Estos juegan como nosotros, ¿no os parece?

Aquellos veteranos se ven con frecuencia. A veces viajan los de Tenerife, a veces son los palmeños los que saltan allí. Faltan dos, Guedes y Tonono, pero siempre están en las conversaciones de sus viejos compañeros. Viven en ellos.

Hay 42 Comentarios

Hoy día terminando la liga BBVA temporada 15-16, las palmas ha vuelto a jugar en primera y ha vuelto a traer el fútbol elegante, de talento, de ingenio, hemos disfrutado con ello y creo que vienen unos años en los que hará historia nuevamente, tal vez mejor que las anteriores. GRANDE U.D.

Magnifico equipo y magnifico el fútbol Canario de aquellos tiempos ,y claro como siempre que hay una injusticia está detrás el equipo que mas se ha caracterizado en ello ,de ahí el historial tan negro que tiene

Desde lo mas profundo del corazón Sr Relaño le doy las gracias por el formidable artículo que ha escrito sobre el fútbol canario de aquella época.Creo que desde mi punto de vista fue la época dorada de la U.D.L.P donde no sólo había grandes jugadores con una calidad sublime para jugar al fútbol,también eran jugadores llenos de un carisma y amor a unos colores que hoy día es difícil de ver,quizás porque el fútbol ha cambiado,han cambiado los valores humanos ,por valores materiales y así es dificilmente recuperar la grandeza de aquel equipo ,plagados de personas que amaban el fútbol y amaban a su equipo, a sus colores ,a su tierra y por eso se les recordaran como a lo más grandes

Buen artículo, con un pequeño (o gran) error. Los de Las Palmas de Gran Canaria somos Palmenses, no palmeños. Saludos.

Muy bueno y elegante el artículo escribiéndolo quien lo hace, pero lo de palmeños!!!, me suena tan raro como llamar a los de Madrid madrilianos, o algo así.

Ha sido un placer volver a leer la historia que siempre me ha contado mi suegro (tiene 85 años). Él cuando vio al Barça jugar con Guardiola me dijo "mira, así jugaba Las Palmas" y yo alucinaba, y cuando en el mundial vio a la selección Alemana, me lo volvió a repetir. Incluso me decía, de corrido la alineación del equipo y que él es anti-madridista por el partido que perdimos por ese penalti a última hora, tal y como lo cuentas. Eso si, yo soy del Pio-Pio, pero soy Madridista, con lo cual no podemos ver partidos del R. Madrid juntos. Un abrazo fuerte y un muy entrañable artículo para un Canarión.

Otro que recuerda a esa magnífica generación de la UD Las Palmas. Los que hablan del Barça de Guardiola deberían echar un ojo al youtube y ver a quién le tienen que dar las gracias.

Sr. Relaño: espero impaciente cada lunes pare leer sus mravillosas crónicas del recuerdo. Esta en concreto es muy evocadora para mí: nací en el 57 y es en el 2º tercio de la década de los 60 cuando nace mi vinculación con el fútbol, la práctica del mismo, las colecciones de cromos y posters, de los q aún conservo algunos; se crean mis primeros recuerdos en este terreno, recuerdos, por tanto, entrañables.
¡Pobres Guedes y Tonono!. Coincido con el interviniente Pepe rt y recuerdo muy bien la limpieza y eficacia de Tonono como defensa.
Un abrazo y mi deseo de q la UD regrese cuanto antes a 1ª

Oigan, y no olvidar la excelente cantera que sale de Gran Canaria... véase la historia del Atlético de Madrid o del Celta de Vigo, donde jugadores canariones llenaron páginas de oro en esos equipos.

D. Alfredo Relaño: muchísimas gracias de parte de un canarión. No viví esa época pero con su narración es como si la hubiera estado viviendo. Un abrazo.

Maravilloso Relaño. Viví aquella época siendo un niño (nací en el 55) y cuando eres un niño no te cuesta nada soñar. Aquellos benditos jugadores hiceron que mis sueños fueran realidad muchas veces. Eso no tiene precio. Nunca podré devolverles la inmensa felicidad que me dieron. Y a ti ahora por recordármelo. Hace años cuando veía al Barca de Guardiola yo lo comentaba: ese juego ya lo habíamos visto aquí, en Las Palmas. Y es sublime. Es el fútbol mágico, el de la improvisación ordenada, el de la belleza sobre la fuerza. Gracias Relaño.

La verdad por encima de todo: a la U.D Las Palmas y por ende a todos los canarios, nos robaron miserablemente la Liga dos años consecutivos... ¡Cómo podía ser un equipo 'africano' Campeón de España! Yo estuve allí aquel funesto día que Daniel Zariquiegui Izco hizo de las suyas... y de las de 'otros' y pude oír cómo llamaban a nuestros jugadores 'africanos y congoleños' los 'chulapos de Madrí'.

Grande Sr Relaño

Buen artículo Sr Relaño, aunque con una pequeña errata, cuando menciona "anduvo en vaivenes de equipo ascensor hasta que en la 64-65 regresó, de la mano de Rosendo Hernández, para establecerse ya por un largo tiempo". Fue el entrenador valenciano Vicente Dauder en la temporada 63/64 el que ascendió a la UD Las Palmas. Saludos

Buen artículo Sr Relaño, aunque con una pequeña errata, cuando menciona "anduvo en vaivenes de equipo ascensor hasta que en la 64-65 regresó, de la mano de Rosendo Hernández, para establecerse ya por un largo tiempo". Fue el entrenador valenciano Vicente Dauder en la temporada 63/64 el que ascendió a la UD Las Palmas. Saludos

En el futbol esta todo inventado desde hace mucho tiempo. Lo que ahora se llama falso 9 y esta tan de moda, de toda la vida se ha llamado segundo delantero o incluso delantero sin marca.

EL ARTÍCULO DE DON ALFREDO RELAÑO ES MUY EVOCADOR. LOS QUE VIVIMOS COMO AFICIONADOS LA ÉPOCA DORADA DE LA UD LAS PALMAS NO PODEMOS SINO CONGRATULARNOS DE HABER ALCANZADO MOMENTOS TAN GLORIOSOS COMO AQUELLOS Y QUE LA MEMORIA SE NOS REFRESQUE CON TAN BUENOS RECUERDOS.

ALGUNOS LECTORES HAN COMENTADO LA DESAFORTUNADA UTILIZACIÓN DEL TÉRMINO "PALMEÑO". EN ALGUNOS CASOS SUGIEREN QUE EL CORRECTO ES EL DE "PALMENSE".

NI LO UNO NI LO OTRO. EN GRAN CANARIA TENEMOS LA CURIOSA PECULIARIDAD DE CARECER DE GENTILICIO PARA REFERIRNOS TANTO A LA PROVINCIA (LAS PALMAS) COMO A LA CIUDAD (LAS PALMAS DE GRAN CANARIA).
EN NINGÚN CASO SE USA GENTILICIO, POR INEXISTENTE. POR TANTO CUALQUIER REFERENCIA ASOCIADA A LOS TÉRMINOS DE "PALMENSE" O "PALMEÑO" ES ERRÓNEA.
HAY QUE REFERIRSE A LOS "GRANCANARIOS" O A LOS "CANARIOS DE LA PROVINCIA DE LAS PALMAS". NO HAY OTRA.

NO OBSTANTE, DEJANDO AL MARGEN LAS CONSIDERACIONES SEMÁNTICAS, EL ARTÍCULO MERECE SER ELOGIADO.

Dem, puedes hacer lo que quieras pero no uses mi nick ni con adjetivos ni con ninguna otra añadidura.
Deja de engañar y dedícate a lo que quieras, a promocionar tu blog haciendo creer que otros son seguidores tuyos, pero sin usar el nombre de otros. Usa los múltiples nicks falsos de tus "seguidores" y deja que los demás comentemos sobre lo que escribe el Señor Relaño.

El gentilicio de Gran Canaria es grancanario y no palmero. Con el gentilicio y el nombre de la otra isla no se equivoca. Y si la excusa es que se refiere a las capitales (nunca habla de Santa Cruz sino de la isla), es santacrucero... Está bien saber de historia futbolera, per más importante es saber de geografía, y mi isla se llama Gran Canaria.

Yo creo que la frase de Germán sería: Estos juegan como nosotros ¿No LES parece?, Esa expresión peninsular de "os" parece no me pega en el maestro.

Un artículo genial, salvo en lo de palmeños. Gran Canario los habitantes de la isla de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria su capital. En todo caso si hacemos alusión a la provincia de Las Palmas, entonces sería palmenses. Que pena que la UD ya no este en primera, es obligatoria su vuelta a codearse con los grandes arriba.

Tanto como precursor del juego de Guardiola no sé. De Cruiff puede ser. De todas maneras es un orgullo escuchar cuando hablan maravillas del equipo que ni siquiera nosotros los jovenes conocemos. Gracias.
Que sean canariones, palmeños o chicharreros o tinerfeños creo que debe dar igual. Somos Canarios y punto, porque si no es así el Sr. Guedes era legañoso "de Carrizal de Ingenio en Gran Canaria".
Me ha gustado mucho el artículo.

Magnífico artículo. Solo dos apreciaciones: los de Las Palmas se llaman palmenses, no palmeños. Y Germán, canarión de pro, nunca emplearía el vosotros, o sea, que nunca diría "¿no os parece?", sino en todo caso "¿no les parece?". Por lo demás, mi más sincera enhorabuena, señor Relaño.

Me parece un gran y casi exacto articulo del Sr. Relaño. Solo dos pequeñas inexactitudes. No somos palmeños, somos Canariones o Grancanarios.... y lo de Zarriquiegui ....fue un regalito mas grande que si la UE nos perdonara la deuda del rescate de los bancos ....pero todo muy correcto. Incluso lo de los detalles de las muertes de Tonono y Guedes .

Magnífico artículo. Y muy preciso. Yo los ví jugar. Un equipo maravilloso. Guedes hoy no tendría precio. Un medio centro extraordinario y con muchísima personalidad, "el mariscal". Germán un artista. Tonono, el central más preciso y más limpio que he visto en mi vida. El Omega canario, le decían. Martín, un precursor de los laterales modernos, carrilero. Los dos Gilbertos, muy buenos jugadores. Paco Castellanos, un central y marcador al estilo de Gallego, complemento perfecto de Tonono. Los dos porteros vascos (que se han quedado por aquí), muy buenos porteros. Que tiempos:::

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Memorias en Blanco y Negro

Sobre el blog

Este blog pretende rescatar la memoria vivida en el deporte.

Sobre el autor

Alfredo Relaño

es director de AS y antes de ello fue sucesivamente responsable de los deportes en El País, la SER y Canal +. No vio nacer el cine, como Alberti, pero sí llegó al mundo a tiempo de ver jugar a Di Stéfano y Kubala, escalar montañas a Bahamontes y ganar sus primeras carreras a Nieto. ¡Y ya no se morirá sin ver a España campeona del mundo de fútbol!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal