Griffa, de San Mamés al calabozo y a El Pardo

Por: | 30 de marzo de 2014

Jorge Bernardo Griffa fue un central argentino que jugó en el Atlético del 59 al 69 y luego en el Espanyol. Todo un carácter. Hoy es un hombre apacible, simpático, gran anfitrión. Le visité en su casa de Buenos Aires no hace mucho, cuando nos dieron el chasco con la candidatura olímpica de Madrid. Viéndole ahora nadie le emparentaría con aquel tremendo defensa, al que el entusiasmo por su causa llevaba con frecuencia demasiado lejos. Para el madridista de la época fue el enemigo público número uno. Pero la peor bronca la tuvo en San Mamés, de donde fue directamente al calabozo.

Aquello ocurrió el 3 de marzo de 1963, a ocho jornadas del final de la Liga. El Atlético era segundo, el Madrid se le escapaba. El Atlético había hecho una gran campaña en casa, donde cedió solo un empate, pero fuera había perdido cinco. Griffa estaba harto. Aspiraba a ganar la Liga. El Atlético aún tenía que visitar el Bernabéu y eso le daba esperanzas. Griffa conjuró a los suyos: “¡Ya está bien! ¡En Bilbao tenemos que ganar!”.

Y no ganaron, empataron a cero, pero el partido fue bravo. El Atlético no era bien recibido esos años en San Mamés. Casi nunca lo ha sido, a pesar de ser hijo del club bilbaíno. Pero aquel día fue peor. Hubo palos y tensión, con Griffa en medio de casi todas las broncas. Cuando Bueno, aquel buen árbitro aragonés, pitó el final del partido, a Griffa le pilló al otro lado del campo. Mientras acudía a la bocana de vestuarios se desató un vendaval de abucheos. Se detuvo en la puerta a saludar a Bueno y el público entendió que lo hacía con retintín. Arreció la bronca. Cuando se retiró Bueno, él se quedó encarándose a la grada. Ahí se dividen las versiones. Según se contó en Bilbao, y siguen contando los que lo vieron, desafió al gentío echándose las manos a las partes pudendas. Según él, no pasó de levantarse la parte de arriba de la camiseta, con las dos manos, para hacer ver el escudo. En todo caso, su actitud encrespó aún más al público.

GRIFFAGriffa, en un partido con el Atlético. /as

—¡Me volví loco! Yo era así. ¡Estaba dispuesto a pegarme con los 10.000 de esa grada, uno por uno, me sentía capaz! ¡Qué sé yo lo que me pasó por la cabeza! Por el Atleti, era capaz de cualquier cosa…

Al fin, la policía (los grises de la época), le retiró a empujones, no sin esfuerzo. Una vez dentro, le dijeron que quedaba detenido por alteración del orden público. José Villalonga, secretario técnico del Atlético y capitán del Ejército, se enfrentó a los policías. Hubo una larga disputa, en la que intervinieron directivos de ambas partes. La grada seguía llena, con la gente exigiendo que Griffa saliera otra vez. Al fin, Griffa fue detenido. Le metieron en un furgón de la policía que colocó su trasera en la misma puerta central de San Mamés. La multitud siguió enfurecida, en la grada o alrededores del campo, hasta que el insistente mensaje de la megafonía convenció a todos de que había sido trasladado a la comisaría.

—Allí me encontré con un comisario gallego, lo recuerdo aún por un detalle que luego le contaré. Me dijo: “Hombre, chico, ¡que yo soy del Atleti! ¿Cómo has hecho esto? Los vascos son muy suyos… ¿Qué hago yo contigo ahora?”. Me tomaron declaración y me dejaron en el calabozo, con cuatro cinco carteristas. Yo quería pelearme con todos, no me bajaba el calentón, pero estuvieron amables conmigo.

El Atlético decidió que el resto del equipo partiera. Con Griffa se quedó un directivo, el Conde de Cheles, con su coche y su chófer. Consiguió que por la noche le dejaran salir, un poco de tapadillo, a ducharse y a dormir en el hotel, con la condición de regresar temprano a la mañana siguiente, para completar las diligencias. Así lo hicieron.

—A las once de la mañana habíamos acabado y salimos. Pero yo le dije al chófer que parara en la Avenida un momento. Paró y me bajé a pasear, y miraba a todos los que veía retándolos. ¡Aún me duraba el calentón! El chófer me seguía despacio, el Conde de Cheles me hacía señales de que me subiera en el coche, pero yo no quería. ¡Quería pegarme con alguien! ¡Así de loco estaba yo! Todos me miraban extrañados.

Después de un cuarto de hora de desafío itinerante subió por fin al coche, que partió hacia Madrid. Comieron en el Landa, en Burgos, llegaron por la tarde, directamente al club, a Barquillo 22, donde estaba entonces.

(Lo que sigue no se conocía. Todo lo anterior fue relatado en los diarios de la época. Lo que sigue me lo contó en ese encuentro en Buenos Aires y me chocó muchísimo).

—Allí me recibieron bien. Pero Fuertes de Villavicencio, un vicepresidente nuestro que era el Jefe de la Casa Civil de Franco, me dijo que al día siguiente teníamos que ir a ver a Franco a El Pardo. Me quedé muy inquieto...

—¿Y…?

—Pues que al día siguiente, después del entrenamiento, me recogió en su coche y me llevó a El Pardo. Llegaríamos sobre las doce y media. Pasamos varias salas hasta llegar a un salón muy largo, lleno de tapices. Al fondo había una puerta y junto a ella una mesita con un militar escribiendo a máquina. Villavicencio me dejó ahí:

—Espera aquí hasta que te avisen. Luego te recogerá un coche.

—Yo me quedé ahí, sin atreverme casi ni a respirar. Había unos asientos pegados a la pared. Yo no sabía si estar de pie o sentado. Me sentaba, me levantaba… En eso se abrió la puerta del fondo y salió Franco. Me pilló de pie y eso me alegró. Cruzó el salón hacia mí. Se paró, me miró y me dijo:

—¿Así que tú eres Griffa?

—Sí, Excelencia (Me habían advertido que se le dijera Excelencia).

—…el que la armó el domingo en Bilbao…

—Sí, Excelencia, es que no me pude contener… Yo soy de una manera…

—Mira, muchacho. Los vascos piensan que son más altos, más fuertes, más ricos y más listos que nadie. Pero a mí, que soy gallego y bajito, me hacen caso. Porque sé cómo tratarles. No montes otro lío así. Y ahora, vete en paz.

Insisto: me extrañó este relato. He tratado a personas que hablaron con Franco y todas coinciden en que siempre escuchaba y rarísima vez arriesgaba un juicio, y menos imprudente. Pero Griffa me aseguró que la escena se produjo como tal y una vez transcrita dio el visto bueno a su publicación.
Por eso me he decidido, no sin dudas, a rematar así aquella historia.

Por lo demás, tuvo una sanción gubernativa de 10.000 pesetas. Mucha multa para la época. El Atlético le hizo un acto de desagravio, defendiendo que en Bilbao corrió una versión exagerada de los hechos. Incluso mandó una carta al padre a Argentina, para tranquilizarle, porque el asunto trascendió hasta allá. Él hoy lo recuerda con cariño:

—Y es que yo era así. Por el Atleti me volvía loco…

Y tenía que ser verdad. Aún tiene el salón de su buen piso, en La Recoleta, decorado con fotos del Atleti de esos años. Ahí, por esas paredes, se le ve en distintas alineaciones con los Pazos, Madinabeytia, Rodri, Rivilla, Colo, Griffa, Calleja, Ramiro, Glaría, Jayo, Jones, Cardona, Ufarte, Adelardo, Luis, Mendoza, Gárate, Peiró, Collar…

Hay 23 Comentarios

Me sumo a las opiniones de los blogueros Santi y Lukács. El resto, en general, en lugar de hablar de FÚTBOL, se dedican a hablar de política, de robos, de dictaduras, y de puro FANATISMO. Mi enhorabuena a Alfredo Relaño por hacernos pasar tan buenos momentos a los que amamos el FÚTBOL.

¡Qué curioso!: "...los títulos se repartían entre todos a pesar que..." (pero al Athletic de Bilbao era al que más títulos le tocaban en el reparto). Pues lo que he dicho, que cada uno cuenta la historia según le conviene y la feria según le va en ella (a pesar que... los títulos se repartían). Y cuando dices que "se retiraban contra el Madrid por arbitrajes imparciales", supongo que querrás decir "por arbitrajes parciales" (un arbitraje imparcial no justifica la retirada).

Santi, demuestras conocer poco la historia del fútbol español. Hasta el 47 los títulos se repartían entre todos a pesar que el Madrid desde sus inicios era un equipo tramposo y que se arrimaba al poder para sacar beneficio. Siempre fue un equipo "pelota" de los gobiernos. El propio Saporta reconoció que el Madrid era el equipo de los gobiernos. Lo fue con Alfonso XIII y sobretodo lo fue durante la República.
En sus inicios ya ganó varias Copas seguidas porque organizaban ellos el torneo. Los equipos se retiraban contra el Madrid por arbitrajes imparciales.
La historia del Madrid es lamentable desde sus inicios por su afán de "ganar por encima de todo aunque sea un deporte y tenga unos valores".
Hoy día es fácil documentarse y por eso se ha caído el cuento que nos habían vendido sobre el Madrid.

Lo que pasa es que ya aburren las cantinelas de los culés, siempre a vueltas con lo mismo: que si acunamiento, equipo del régimen, Bernabéu era un tramposo chanchullero, el robo de Di Stefano, antes el Madrid no ganaba nada,... Cambien ya el disco, por favor. Curiosamente, hasta 1947, año de la inauguración del Estadio Chamartín (rebautizado después Santiago Bernabéu), no mucho antes del tan cacareado "robo" de Di Stefano, el Madrid tenía los mismos títulos que el Barcelona (2 Ligas y 9 Copas), de lo que se deduce que el Barcelona tampoco era gran cosa hasta ese momento, porque había ganado la misma nada que el Madrid. En fin, que cada uno cuenta la historia según le conviene y la feria según le va en ella, como siempre ha ocurrido. Por favor, déjenlo ya, porque no conduce a nada.

Con el debido respeto, Lukács, tu comentario es un compendio de la actitud antihistoricista y antifilosófica que nos distingue a los españoles, en general. Nuestra historia han tenido que venir a registrarla desde fuera, sobre todo los ingleses. A nosotros se nos da mejor olvidar, sepultar los problemas bajo un par de paladas de tierra y pensar que no hay de qué preocuparse, que ya cicatrizarán las heridas, por sí solas. Nos ha pasado en diferentes etapas de nuestra controvertida historia y veo que también pasa en el fútbol -que es un fenómeno social; hace mucho que trascendió lo puramente deportivo-. Y no, las cosas hay que explicarlas. Durante la dictadura se vetó mucha información, y los pactos de la transición evitaron que gran parte de esa información saliera a la luz. Seguimos sin saber muchas cosas. Sigue habiendo cuestiones en este país que son tabú. Esto es terrible. Casi medieval. Si tú deseas permanecer en la quietud del desconocimiento, me parece perfecto, pero hay gente que desea lo contrario. Gente que desea conocer la toda la verdad, y tiene derecho a indagarla y discutirla. Ten la decencia de respetarnos.

Con permiso de todos Uds. decirles que uno está hasta las narices de todas estas polémicas sobre rivalidades ancestrales, robos, amaños, influencias, fanatismos,árbitros comprados, y demás bazofia. Todas, las de los unos, las de los otros, y las de los de más allá. Parecen Uds. esos personajes espantosos de las pinturas negras de Goya que se mataban a palos unos a otros durante generaciones por pequeñas disputas originadas por supuestos agravios en los deslindes. Hablen de fútbol de una vez. ¿o es que el fútbol no les interesa?

JE parece que no se ha actualizado y nos sigue vendiendo la misma burra que vendieron los medios merengues manipulando a la gente durante tantos años. JE te recomiendo que dejes el siglo pasado y te informes contrastando la información, que hoy día ya es posible. El Nodo ya pasó. Precisamente porque España no era nadie en Europa es por lo que el franquismo acunó al Madrid como equipo del Régimen y lo usaron como embajador de España. Si el Madrid no ganaba antes del 53 es porque no eran nadie y estaban arruinados, pero llegó Bernabéu y con sus contactos convirtió al Madrid en el equipo del Régimen y tras el robo de Di Stéfano ya todo fue coser y cantar. Por cierto, los Presidentes eran impuestos por el régimen, así que ojo con las apuestas que como no se explique usted muy bien puede ser que acabe arruinado :-)

Jorge Griffa era un central estupendo, de primera fila mundial, probablemente el mejor central que hubiese entonces en España. Desde luego mejor que Santamaría o Pedro de Felipe en el Real Madrid, y mejor que Olivella o Gallego en el Barcelona, que fueron sus coetáneos en los otros dos grandes. Yo no llegué a verle en el Atlético, pero si en sus últimos años en el Español, y a pesar de la merma física era aún un jugador portentoso. Sacudía de lo lindo y no tenía miedo de nada ni de nadie. Su estilo técnico de juego se podría asemejar al que actualmente despliega Pepe en el RM, y su actitud en el campo era la de un Camacho o un Puyol, lo cual en aquel Atlético de gente tan circunspecta como Rivilla, Calleja, Adelardo o Collar debía ser un contrapunto pintoresco y a la vez indispensable. Para mi, Jorge Griffa y Luiz Pereira, éste con un estilo muy distinto, han sido los dos mejores centrales que ha tenido el Atlético en toda su historia.

Madinabeytia.
Rivilla-Griffa-Calleja.
Ramiro-Glaría.
Jones-Adelardo-Mendoça-Peiró-Collar.

EQUIPAZO.

Algún día escribirán un artículo parecido contando la historia esa según la cual Simeone recibía pitos en San Mamés por alguna razón, pero que no debió de ser tanto por cuanto que "el árbitro no señaló ni falta" (como leí la semana pasada en un medio de comunicación). Y parecerá que San Mamés es exagerado, claro. Porque la historia la escriben los vencedores, incluso aunque los que vieron los hechos con sus propios ojos sepan lo que realmente pasó.

A tal Eduardo: O sea, que la Copa de Europa fue un invento del franquismo para pasear al Real Madrid por el extranjero y que se forrase ganando títulos. Queda muy clara tu exposición, sobre todo teniendo en cuenta la enorme influencia internacional que ejercía España en aquellos años y el gran prestigio con el que contaba Franco entre las democracias occidentales y, sobre todo, en el bloque comunista del este. Sois tan memos que hasta os creéis las fábulas de Esopo y de Samaniego.

La anécdota me parece insustancial. El comentario del dictador es educado comparado con la represión que practicó en el País Vasco y en España en general.

Griffa en el campo era algo más que aguerrido: bastante sucio jugando al fútbol.

GRIFFA ERA UN COLOSO Y JESUS GLARIA, UN JABATO, FORMABAN EL CENTRO DE LA DEFENSA EN DONDE NADIA PODÍA PASAR, COLLAR ERA UN TODO TERRENO POR LA BANDA IZQUIERDA MUY PARECIDO A PACO GENTO DEL MADRID Y LUIS ARAGONES, SE INVENTABA LOS GOLES COMO NADIE ERA CAPAZ; QUÉ EQUIPAZO!!!!

ERA UN JOVENCITO EN AQUELLA EPOCA Y EL ATLETICO ENAMORABA CON MEDINABEYTIA, RIVILLA, GRIFFA, CALLEJA; MARTINEZ JAYO, JESUS GLARIA, UFARTE, LUIS, GARATE, ADELARDO Y COLLAR; ERAN LOS MEJORES Y LO GANABAN CASI TODO; !!! QUÉ TIEMPOS AQUELLOS!!!

Eduardo: imposible contarlo mejor en tan pocas palabras.

Imposible discutir con algunos. Ahora quieren contarnos la historia al revés. El Madrid: una víctima. Señores, en 1939 España estaba arrasada tras la guerra, en lo último en que pensó la dictadura era en el fútbol. Luego llegaron los años de la Segunda Guerra Mundial y se paralizaron las competiciones internacionales. Hasta los años cincuenta no se descubre el poder político del fútbol ("Los europeos han descubierto una nueva forma de declararse la guerra: el fútbol", aventuró cierto militar norteamericano). Entonces se creó la Copa de Europa (en cuya gestión participó Santiago Bernabéu, con gran éxito inmediato para su club), y el Real Madrid fue adoptado por el régimen como representación del país en el extranjero, ante la irregularidad de la selección. Si quieren seguir aportando contratesis, magnífico. Pero toda la España futbolera que no es del Madrid conoce la historia tal y como yo la conté. Incluso en Europa lo saben. Pregunten a Ferguson, por ejemplo.

Pero bueno, el articulo sobre Jorge Bernardo Griffa Monferoni, lo convertimos en si el Real ha sido y es un ayudado del poder, o no.La verdad es que no sé que pinta el Real aquí. Lo cierto es, que el buenazo de Griffa entró en calabozos y hasta el lunes no se presento en Madrid, lo demás leyenda, que a mi personalmente me parece agrandada. Lo que si es cierto es que Griffa marcó una epoca para todos los que jugaban de defensas en España. Aguerrido como el que más profesinal al maximo y entregado al Atleti a tope. Todavia recuerdo su gol en Sarriá que le daba la liga al Atlético, y a Domingo Balmanya gritando al verle cruzar la linea central corriendo hacia el area del Español gritando !pero donde va ese loco!. Pues justo, a eso iba, a marcar el gol que valia un campeonato de Liga.

Al tal Alainfernal (y sin haberlo pensado, me ha salido un pareado): a ti te doy no uno, sino dos millones de dólares si eres capaz de encontrar esa fotografía que dices haber visto de Bernabéu vestido de falangista. Es más, fíjate lo que te digo: no te doy dos millones, sino cuatro, por si se te pierden los dos primeros que te quede algo.

Santiago Bernabeu de Yeste. No hay nada mejor que una hemeroteca para salir de dudas. Se le puede ver fotografiado por la calle con su uniforme de Falange.Jaco el millón de dolares está a tú alcance.

A tal Jaco: Sí, por eso estoy dispuesto a darte un millón de dólares por cada presidente, vicepresidente o simple directivo miembro de Consejo Político de Falange, ministro de Franco o general del Ejército que seas capez de enumerarte. Venga, chico, que es la ocasión de tu vida para hacerte millonario. Ah, de paso, te doy otro millón de euros por cada Liga ganada por el Real Madrid desde 1939 (año en que finaliza la Guerra Civil) hasta 1953 (año en que el Real Madrid ficha a Di Stéfano). Repasa la lista y dime cuántos títulos de Liga gana los perseguidos Atlético y Barcelona en ese mismo periodo. Bueno, si quieres, te lo digo yo, para ahorrarte el trabajo de tener que leer (que no es lo tuyo): 5 el Barcelona, 4 el Atlético de Madrid y 0 el Real Madrid. ¡Menudas ayudas recibía el equipo de régimen"

Al tal JE: Para ser presidente de un club tenías que ser afiliado a la Falange, o al menos afecto al Régimen. Incluso en un club de regional...Así que imagínate para serlo de un club tan importante como el Atlético. Por mucho que lo tapéis, sí, el Madrid era el equipo del Régimen.

Una verdadera lástima que llegada la hora de encontrarse con Franco ya se le hubiera pasado, entonces sí, el calentón.

Fuertes de Villavicencio, jefe de la Casa Civil de Franco y vicepresidente del Atlético de Madrid. Luis Navarro Garnica, Jefe del Estado Mayor del Aire y presidente del Atlético de Madrid. Manuel Gallego Suárez-Somonte, teniente general del Aire y presidente del Atlético de Madrid. Luis Benítez de Lugo, alto mando de la Falange y presidente del Atlético de Madrid. Jesús Suevos, miembro del I Consejo Político de Falange, director de RTVE y presidente del Atlético de Madrid. Agustín Cotorruelo, ministro de Comercio con la dictadura franquista y presidetne del Atlético de Madrid... CADA VEZ TENGO MÁS CLARO QUE EL REAL MADRID FUE EL EQUIPO DEL RÉGIMEN.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Memorias en Blanco y Negro

Sobre el blog

Este blog pretende rescatar la memoria vivida en el deporte.

Sobre el autor

Alfredo Relaño

es director de AS y antes de ello fue sucesivamente responsable de los deportes en El País, la SER y Canal +. No vio nacer el cine, como Alberti, pero sí llegó al mundo a tiempo de ver jugar a Di Stéfano y Kubala, escalar montañas a Bahamontes y ganar sus primeras carreras a Nieto. ¡Y ya no se morirá sin ver a España campeona del mundo de fútbol!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal