Metroscopia

Metroscopia

“No creo en las encuestas”. Mal empezamos... Es tanto como decir “no creo en los termómetros”. Las encuestas, como los termómetros, no son una cuestión de fe, pertenecen al mundo más humilde y pragmático de la medición. Si están bien hechas, son una herramienta para medir, y así describir, los estados de opinión de una sociedad en un momento determinado. Los datos están ahí y son los mismos para todos. Otra cosa es cómo se analizan e interpretan...

¿Los sondeos influyen en el voto?

Por: | 26 de abril de 2011

BandwagonLa prohibición de publicar y difundir o reproducir sondeos electorales por cualquier medio de comunicación durante los cinco días anteriores al de la votación viene expresada en el punto 7 del artículo 69 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General. Una ley, que en su origen podía quizá tener sentido, ha quedado anticuada con el transcurrir de la democracia, con la evolución de los medios de comunicación (principalmente Internet) y con la profesionalización de los sondeos.

El 7 de marzo de 2008, apenas dos días antes de las elecciones generales, el diario The Times en su versión digital publicaba una encuesta preelectoral, encargada por el propio diario, acompañada de un artículo con un títular muy ilustrativo: “Un sondeo pone a Zapatero en cabeza (pero no se lo digan a los españoles)”. En él  se destacaba que en ese período de cinco días previos a las elecciones en España se siguen realizando sondeos a cuyos resultados tienen acceso solo las élites políticas y empresariales pero no el ciudadano de a pie.

El argumento de la Ley es que la publicación de sondeos en ese período puede influir en el comportamiento electoral de los ciudadanos. Dejando al margen otras cuestiones, no por ello menos importantes, como si la prohibición es una limitación a la libertad de expresión o si los sondeos son necesarios precisamente para que los electores puedan tomar una decisión más responsable (al estar más informados), la pregunta que se plantea es si realmente los sondeos tienen o no influencia en el elector y, en caso afirmativo, en qué forma. En concreto, las investigaciones han intentado detectar si las encuestas influyen en los electores en dos sentidos opuestos: si hacen que estos se sumen a la opinión mayoritaria—el denominado efecto bandwagon— o si, por el contrario, aumenta el apoyo a la opción minoritaria —el efecto underdog—. En el caso de las encuestas preelectorales, el efecto bandwagon sostiene que una parte de los votantes apoyará la opción electoral que aparece en los sondeos como favorita para ganar las elecciones, es decir, que se apuntará al “carro ganador”. El efecto underdog, por el contrario, afirma que movilizaría a una parte del electorado hacia la opción que las encuestas dan como perdedor (literalmente underdog significa desvalido) para intentar convertirlo en ganador. Los diferentes estudios al respecto realizados hasta la fecha no han dado resultados concluyentes.

En todo caso, el estudio postelectoral llevado a cabo por el CIS tras las elecciones generales de 2008 en España aporta algunos datos sobre el efecto de las encuestas en el comportamiento electoral de los votantes. Según ese estudio, un 61% de los electores tuvo conocimiento de los resultados de alguna de las encuestas o sondeos preelectorales. De ese porcentaje, un 7%, es decir, un 4.3% del conjunto del electorado, declaró que tuvo en cuenta mucho o bastante esos sondeos a la hora de decidir qué iba a hacer el día de las elecciones. Con los datos del Censo electoral de residentes de aquellas elecciones, esa cifra se traduce en casi un millón y medio de electores influidos en algún sentido por los sondeos: a un 1.8% (alrededor de 610.000 electores) le reforzaron su decisión de votar al partido por el que ya pensaba hacerlo, a un 1.5% (casi medio millón de electores) le animaron a acudir a votar, a un 0.5% (unos 170.000) le ayudaron a decidir el partido por el que votar, a un 0.2% (unos 70.000) le condujeron a votar por otro partido distinto del que tenía pensado y a un 0.1% (unos 35.000) le animaron a abstenerse.

Imagen: Un bandwagon de época. El término bandwagon hace referencia primero al carromato y posteriormente al vagón donde iba la banda de música que amenizaba las campañas electorales y los discursos de los líderes políticos en Estados Unidos.

Hay 6 Comentarios

La influencia de los sondeos, tal como apunta el CIS, alcanza a un porcentaje nada desdeñable de la ciudadanía: No obstante, mi preocupación como profesional de la investigación sociopolítica es el papel de los institutos en cuanto empresas que han de proporcionar capacidad de respuesta, fiabilidad y rigurosidad en los datos que recaban de la sociedad. En mis 25 años de profesión cada vez entiendo menos el concepto "cocina", que confiere a la profesión cierto tufillo (olor desagardable) según las siglas o la línea editorial que contrata la consulta. En estas pasadas elecciones en un ámbito tan electoralmente "sugerente" como Canarias, los sondeos publicados exigen que los profesionales hagamos una autocrítica por el bien de la profesión. Los datos son los datos y su descripción rigurosa procurara que "el no creo en la encuestas" se vaya disipando en la sociedad.

La publicación de sondeos, es parte de una estrategia de marketing y es este el encargado de manipular, de modo que influye en los electores.Vale destacar, la importancia cada vez más extendida del uso de redes sociales e internet como forma de publicitar candidatos, sumados a los ya tradicionales afiches, pasacalles, volantes, propaganda política, anuncios radiales, por cierto pegagosos, como fue "la 503, la 503" (fórmula de la UCR, en Mendoza para elección de senadores y diputados)

En todo caso, parece que los sondeos influyen de forma positiva en la participación, y todo lo que anime a la gente a votar y expresar su opinión debe ser aplaudido, al menos esa es mi opinión.

yo creo que sí alteran y lo hacen, normalmente, potenciando el efecto bandwagon

http://www.ingenioconsaboralaca.com/2011/04/yo-soy-apolitico-pepe.html

Rajoy es un peligro para España.

El desesperado, incompetente y falto de criterio porque no se atreve a tomar decisiones es el " Hugo Chavez de España" es inútil Mariano Rajoy que obsesionado por dejar de ser el perdedor de siempre ha llevado al partido a ser hoy: el Partido Populista"

Debe España coherente votar en contra del incoherente y poco inteligente Rajoy .

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Este Blog es obra colectiva del equipo técnico de Metroscopia. Los responsables de sus análisis y comentarios son , , Silvia Bravo, Susana Arbas, Mar Toharia, Marcos Sanz, Ignacio Urquizu, Antonio López Vega, Francisco Camas y Gumersindo Lafuente.

Metroscopia

Metroscopia combina la experiencia de su equipo profesional en estudios de la opinión de la sociedad española con una actitud de curiosidad permanente. Referente en sondeos políticos y estimaciones electorales, aborda investigaciones sobre todos los ámbitos de la vida social. Este blog aporta algunos de los datos públicos de estudios de Metroscopia, así como reflexiones sobre opinión pública en general.

Libros

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Toda realidad ignorada prepara su venganza», advierte Ortega en uno de los párrafos finales del «Epílogo para ingleses» de su Rebelión de la masas. Y no hay realidad que, en democracia y sobre todo en tiempos de crisis, resulte más arriesgado ignorar que la opinión pública. El objetivo de esta serie de estudios es poner a disposición general datos de opinión solventes, relevantes y acerca de una amplia variedad de temas. Porque cuanto mejor conozcamos nuestro estado de ánimo colectivo menor será el riesgo de tener que afrontar las consecuencias de haberlo ignorado.

Pulso de España 2010

Pulso de España 2010

Intentando ser fiel a uno de los lemas orteguianos («vivir de claridades y lo más despierto posible»), el Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación Ortega-Marañón (FOM), con la colaboración de Metroscopia, y gracias al patrocinio de Telefónica, ha elaborado el presente "Pulso de España 2010", que aspira a ser el primero de una serie de informes periódicos sobre la realidad social española desde un planteamiento sosegado, independiente y plural.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal