Metroscopia

Metroscopia

“No creo en las encuestas”. Mal empezamos... Es tanto como decir “no creo en los termómetros”. Las encuestas, como los termómetros, no son una cuestión de fe, pertenecen al mundo más humilde y pragmático de la medición. Si están bien hechas, son una herramienta para medir, y así describir, los estados de opinión de una sociedad en un momento determinado. Los datos están ahí y son los mismos para todos. Otra cosa es cómo se analizan e interpretan...

Sondeos electorales: ¿vale todo?

Por: | 25 de abril de 2011

Polling at an Election 1757No vale todo, especialmente en periodo preelectoral. La Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) dedica su artículo 69 a las encuestas publicadas en el período que va desde el día de la convocatoria al de la celebración de cualquier tipo de elección. Teniendo en cuenta que las ya inminentes elecciones municipales fueron convocadas en el BOE del pasado 29 de marzo y que el punto 7 del citado artículo prohíbe la publicación y difusión de sondeos electorales durante los cinco días anteriores al de la votación, el resultado es que en el mes y medio que media entre aquella fecha y el próximo 16 de mayo todos los sondeos que se divulguen y contengan estimaciones de voto quedan forzosamente sujetos a las siguientes exigencias:

— debe quedar inequívocamente clara tanto la identidad (denominación y domicilio) de quien hace el sondeo como de quien lo encarga;
— deben especificarse las características técnicas básicas del sondeo; y
— debe incluirse el texto íntegro de las cuestiones planteadas y el número de personas que no han contestado a cada una de ellas.

Se trata de requisitos más que razonables —cabría incluso decir que mínimos— al menos en comparación con la mucha más estricta supervisión oficial sobre las encuestas electorales en otros países de nuestro entorno, como por ejemplo Francia. Lo que la LOREG se conforma con garantizar es que no se publiquen sondeos de autoría ilocalizable o fantasmal, que se faciliten los datos técnicos mínimos para que —al menos los expertos— puedan calibrar la calidad de base del trabajo y que la formulación publicada de las preguntas sea idéntica a la utilizada en las entrevistas. La Junta Electoral Central es la encargada de supervisar el adecuado cumplimiento de estas condiciones.

¿Basta con esto para garantizar una misma fiabilidad a todas las encuestas electorales que se divulguen? Evidentemente, no. La Ley solo puede aspirar a fijar unos criterios mínimos de calidad, no a transmutar inmediatamente en idéntico oro de ley todo lo que logre cumplirlos. En realidad, el sondeo preelectoral es un ejercicio demoscópico que constituye un género en sí mismo y que es muy difícil de regular de forma taxativa hasta en sus más íntimos detalles.

El actual debate en el Senado francés en torno a una nueva, más extensa y más exigente, regulación de los sondeos electorales es buena prueba de ello. La encuesta electoral tiene, ciertamente, una gran parte de ciencia (pero de “ciencia blanda”, recuérdese: ese es en realidad el grado de cientificidad al que pueden aspirar las convencionalmente llamadas ciencias sociales), pero tiene también una parte importante de arte. O de oficio, si se prefiere. Por eso no puede producir sino estimaciones: es decir, interpretaciones aproximadas.

No cabe esperar más, teniendo en cuenta que el material con el que se trabaja es simplemente lo que acceden a decir las personas que aceptan contestar al ser contactadas. Pero con la aplicación a tan vaporosa (e incompleta) información de unos procedimientos metodológicos ya largamente probados (pero no por eso infalibles) y de una interpretación experta (pero no por ello a prueba de errores) lo cierto es que se puede hacer algo sorprendente: estimar con razonable fiabilidad el comportamiento electoral más probable, en un momento determinado (y más o menos perdurable) de la ciudadanía. Hacerlo mejor o peor depende de la experiencia, del oficio y, en ocasiones, de la buena fortuna (o, como solemos preferir decir para dar mayor sensación de control, del “olfato”) de cada cual.

Imagen: Grabado de William Hogarth. Polling at an Election. 1757

Hay 6 Comentarios

Acertado grabado (William Hogarth. Polling at an Election. Soane´s Museum of London. 1957), del británico ilustrador, grabador y creador de los ciclos satirícos. Conciencia y crítica social, burla, de las costumbres y la política de sus contemporáneos.

Pero ese método tuyo, "despierten", es igual que en las encuestas: depende de por qué calle vayas los resultados varían. Vente por Aragón, por ejemplo, y verás que tenemos PSOE para rato; la gente no está frustrada, ni amargada, ni crispada, ni le acaricia el lomo al chorizo, al corrupto, ni arma una revolución porque bajen los límites de velocidad una insignificancia, ni pide guillotina porque la ley del tabaco proteja la salud de los ciudadanos. Es que madrit es mucho madrit. Pero España, ¡ah, amigo! España es otra cosa. Lo que pasa es que la sierra es cada día más alta, sobre todo desde que existe la TDT, y os impide ver más allá de la meseta.

Luis, eso es lo único que puedes aportar.... un comentario estúpido -al igual que yo, estúpido de remate, por malgastar mi tiempo en contestarlo.

entonces que debemos sacar de conclusión? el Psoe no va a ser humillado en las urnas? no, para saber eso solo debo salir a la calle y ver a la gente y sus problemas.

Cuando lo hace el pais es bueno cuando lo hacen otros no es verdad.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Este Blog es obra colectiva del equipo técnico de Metroscopia. Los responsables de sus análisis y comentarios son , , Silvia Bravo, Susana Arbas, Mar Toharia, Marcos Sanz, Ignacio Urquizu, Antonio López Vega, Francisco Camas y Gumersindo Lafuente.

Metroscopia

Metroscopia combina la experiencia de su equipo profesional en estudios de la opinión de la sociedad española con una actitud de curiosidad permanente. Referente en sondeos políticos y estimaciones electorales, aborda investigaciones sobre todos los ámbitos de la vida social. Este blog aporta algunos de los datos públicos de estudios de Metroscopia, así como reflexiones sobre opinión pública en general.

Libros

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Toda realidad ignorada prepara su venganza», advierte Ortega en uno de los párrafos finales del «Epílogo para ingleses» de su Rebelión de la masas. Y no hay realidad que, en democracia y sobre todo en tiempos de crisis, resulte más arriesgado ignorar que la opinión pública. El objetivo de esta serie de estudios es poner a disposición general datos de opinión solventes, relevantes y acerca de una amplia variedad de temas. Porque cuanto mejor conozcamos nuestro estado de ánimo colectivo menor será el riesgo de tener que afrontar las consecuencias de haberlo ignorado.

Pulso de España 2010

Pulso de España 2010

Intentando ser fiel a uno de los lemas orteguianos («vivir de claridades y lo más despierto posible»), el Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación Ortega-Marañón (FOM), con la colaboración de Metroscopia, y gracias al patrocinio de Telefónica, ha elaborado el presente "Pulso de España 2010", que aspira a ser el primero de una serie de informes periódicos sobre la realidad social española desde un planteamiento sosegado, independiente y plural.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal