Metroscopia

Metroscopia

“No creo en las encuestas”. Mal empezamos... Es tanto como decir “no creo en los termómetros”. Las encuestas, como los termómetros, no son una cuestión de fe, pertenecen al mundo más humilde y pragmático de la medición. Si están bien hechas, son una herramienta para medir, y así describir, los estados de opinión de una sociedad en un momento determinado. Los datos están ahí y son los mismos para todos. Otra cosa es cómo se analizan e interpretan...

La rebelión de los mercados

Por: | 04 de agosto de 2011

Bolsa_TokioCuenta Felipe González que, poco después de comenzar su andadura como presidente del gobierno en 1982, recibió la visita de Henry Kissinger. El exsecretario de estado estadounidense le preguntó si pensaba nacionalizar la banca. “Yo le dije que no”, comenta. Hoy, ya hay en España un 43% que no estaría de acuerdo con esa respuesta.

Las entidades financieras son, para la inmensa mayoría, “los malos” de esta crisis. Los ciudadanos de a pie tienen la percepción de estar pagando una crisis causada por los bancos y manifiestan una opinión cada vez más crítica acerca de los mercados financieros y de la globalización económica. Y es que para ocho de cada diez (79%) quien realmente manda en el mundo no son ya los estados sino "los mercados", según los datos del actual Barómetro de Clima Social. Pero además, dos de cada tres (67%) creen que la globalización económica está debilitando los sistemas democráticos. La ciudadanía percibe así, cada vez con mayor intensidad, que asuntos hasta ahora exclusivos de los representantes de la soberanía nacional son ahora decididos por agentes financieros globales, condicionando y debilitando la vida democrática.

La actual percepción pesimista de la economía y, sobre todo, los continuos sobresaltos de los gobiernos para hacer frente a los ataques especuladores contra los países llamados PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España) han generalizado la opinión entre la población de que los sistemas democráticos han perdido capacidad de decisión frente a los agentes económicos. Y los argumentos de algunos movimientos de protesta parecen comprendidos, si no ya compartidos, por sectores cada vez más diversos de la ciudadanía.

Dentro de este estado de opinión, las agencias de acreditación no salen muy bien paradas. Estas empresas privadas son para la mayoría de los ciudadanos (60%) elementos desestabilizadores de la economía y contribuyen a fomentar la especulación, afectando negativamente, de forma injustificada, a algunas economías como la española. Son una minoría, en cambio, quienes piensan que contribuyen a que la economía de los países sea más transparente y funcione mejor. Según la opinión de los ciudadanos, estas agencias deben ser supervisadas por los estamentos públicos. Así, dos de cada tres son favorables a que la Unión Europea cree una agencia que revise su funcionamiento.

La crisis económica y la inexistencia de herramientas adecuadas para hacerle frente están debilitando la imagen que los españoles tienen de la Unión Europea. Sigue siendo una amplia mayoría (61%) quienes siguen pensando que la pertenencia a la Unión es positiva para España, pero ya son nueve puntos menos que hace seis meses.

Hay 7 Comentarios

El resultado de la encuesta demuestra que la gente no es tan tonta como creen algunos y no se deja engañar, a pesar de todos los intentos propagandísticos del tipo del FMI o de los "estudios" pseudocientíficos de la gente de FEDEA, empleados de los de siempre y que, claro, recetan lo de siempre.
http://www.fedea.es/002_AcercaDe_MiembrosConsejo.asp

Para Pablo Salinas: ¿serías tan duro con una empresa privada como los eres con los Estados? Porque hay que recordar que, en el Derecho privado, existe una cosa que se llama concurso de acreedores (ex suspensión de pagos). Su función es posibilitar que las empresas privadas se recuperen de una mala racha. Pero esto es justo lo que no se permite a Estados como Grecia. Con ellos se es implacable, a pesar de que no se dedican a maximizar el beneficio privado sino a satisfacer los intereses generales.
Por otro lado, esos préstamos no deberían devolverse sólo con recortes, que pagan los de siempre, sino con mayores impuestos a las rentas más elevadas. Si hay margen para subir el IVA, más lo hay para subir impuestos a los rendimientos del capital, SICAVs, rentas del trabajo muy elevadas, grandes patrimonios, etc. Si todo eso se hiciera escala europea, aún mejor.
Y eso por no hablar de la especulación, algo completamente diferente a la inversión productiva: si los bancos de todo el mundo desarrollado hubiesen realizado inversiones productivas en vez de especulativas ahora no tendríamos crisis.
Basta ya de echar la culpa de todo a los Estados y nunca al sector privado. Ni que viviéramos en un sistema de economía planificada...

los mercados son alimentados por el capital y este solo entiende de rentabilidad

http://alquiler-de-pisos.es/

Los mercados los alimenta el capital y este solo entiende de rentabilidad.

http://www.conchadopuente.com/

Los mercados estan formados por el capital y este solo entiende de rentabilidad en cualquiera de las formas posibles

Quienes critican a los mercados no se dan cuenta de que están criticando a aquellos que están dando dinero a nuestro país a cambió de que éste se comprometa a devolverlo en un plazo concreto. ¿Qué ocurre cuando un país atraviesa momentos difíciles? Pues que la gente que está dispuesta a arriesgarse comprando los bonos de ese país disminuye, y por eso, el país se ve obligado a ofrecer mejores condiciones (mayores intereses) para que la gente se anime a comprar los bonos. Evidentemente, todo el mundo quiere ganar dinero, y nadie compra bonos de países por patriotismo o "vocación social", sino para sacarle rentabilidad a su dinero. ¿Quién no lo haría? Era de esperar que se podía llegar a esta situación, y los que debieron evitarla fueron los propios Gobiernos, pues fueron ellos los que decidieron pedir prestamos cuyos intereses tenemos que pagar todos los ciudadanos con nuestros impuestos.

Primera vez que Metroscopia inscribe una nota de tenor realista y neutral. Hay que destacarlo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Este Blog es obra colectiva del equipo técnico de Metroscopia. Los responsables de sus análisis y comentarios son , , Silvia Bravo, Susana Arbas, Mar Toharia, Marcos Sanz, Ignacio Urquizu, Antonio López Vega, Francisco Camas y Gumersindo Lafuente.

Metroscopia

Metroscopia combina la experiencia de su equipo profesional en estudios de la opinión de la sociedad española con una actitud de curiosidad permanente. Referente en sondeos políticos y estimaciones electorales, aborda investigaciones sobre todos los ámbitos de la vida social. Este blog aporta algunos de los datos públicos de estudios de Metroscopia, así como reflexiones sobre opinión pública en general.

Libros

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Toda realidad ignorada prepara su venganza», advierte Ortega en uno de los párrafos finales del «Epílogo para ingleses» de su Rebelión de la masas. Y no hay realidad que, en democracia y sobre todo en tiempos de crisis, resulte más arriesgado ignorar que la opinión pública. El objetivo de esta serie de estudios es poner a disposición general datos de opinión solventes, relevantes y acerca de una amplia variedad de temas. Porque cuanto mejor conozcamos nuestro estado de ánimo colectivo menor será el riesgo de tener que afrontar las consecuencias de haberlo ignorado.

Pulso de España 2010

Pulso de España 2010

Intentando ser fiel a uno de los lemas orteguianos («vivir de claridades y lo más despierto posible»), el Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación Ortega-Marañón (FOM), con la colaboración de Metroscopia, y gracias al patrocinio de Telefónica, ha elaborado el presente "Pulso de España 2010", que aspira a ser el primero de una serie de informes periódicos sobre la realidad social española desde un planteamiento sosegado, independiente y plural.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal