Metroscopia

Metroscopia

“No creo en las encuestas”. Mal empezamos... Es tanto como decir “no creo en los termómetros”. Las encuestas, como los termómetros, no son una cuestión de fe, pertenecen al mundo más humilde y pragmático de la medición. Si están bien hechas, son una herramienta para medir, y así describir, los estados de opinión de una sociedad en un momento determinado. Los datos están ahí y son los mismos para todos. Otra cosa es cómo se analizan e interpretan...

Wanted

Por: | 17 de octubre de 2011

YateQuien tenía que regular no reguló. Quien tenía que supervisar no supervisó. Y quien tenía que proteger no protegió. Pero, eso sí, una vez producido el descarrilamiento de la economía quien tenía que sancionar sí ha sancionado, y ferozmente: pero no a los causantes primeros del desaguisado sino a las víctimas últimas del mismo. Aquellos están apaciblemente al sol en las Bahamas —por decirlo de forma metafórica y quizá algo demagógica, pero no necesariamente errada—, disfrutando de las ganancias obtenidas con el caos.

Este es, expresado en forma telegráfica, el sentir ciudadano en relación con la actual crisis de la economía occidental, tal y como llevamos ya meses detectándolo en diferentes sondeos de opinión: total impunidad para los causantes, desvalimiento total para los afectados. El movimiento 15-M, que nacido en España se está globalizando como reguero de pólvora es, en buena medida, el reflejo de la inevitable indignación popular ante esta soberana injusticia. El ciudadano medio no entiende que no pueda saberse, de forma clara y precisa, quiénes son los culpables del desaguisado que está arrasando nuestras economías. Han sido personas concretas, con nombres, apellidos y cargos concretos, quienes han producido el actual caos financiero. Pero que nadie busque sus caras en cartelerías tipo far west con el consabido “WANTED” debajo: sus nombres solo afloran, fugazmente, cuando se pasan con exceso de la raya y se convierten en noticia por haberse autoconcedido bonus desorbitados, retribuciones disparatadas u ofensivas pensiones vitalicias siempre a costa, claro está, de los desvalijados.

  

Haga usted la prueba e intente recordar no ya cinco, ni tres, sino un solo nombre de esos genios de la ingeniería financiera que están detrás del actual y monumental fiasco. Y que no sea Bernard (“Bernie” para los amigos) Madoff, claro. No se moleste: no los va a encontrar, porque esa ominosa lista está por hacer. ¿Quién fue la lumbrera que por primera vez concibió la idea de entreverar hipotecas tóxicas (concedidas sin duda, a sabiendas, por su propia entidad) con hipotecas solventes y hacer con ello un paquete para ofrecerlo a inversores externos? ¿Quiénes fueron las brillantes agencias de calificación que avalaron la solvencia del nuevo producto y permitieron su difusión mundial? ¿Quiénes fueron los analistas y asesores de entidades bancarias que consideraron que este nuevo producto, en vez de una potencial estafa, constituía una buena oportunidad de negocio (vamos, de especulación)?

Madoff-WantedNadie los conoce. Se da por sentado que lo ocurrido no es culpa de nadie. Que la economía financiera haya podido derivar en agresivo cáncer para la economía real no parece provocar mayor inquietud en quienes ahora encuentran normal que la única solución al problema sea echar la soga al cuello a países enteros… ¡para seguir cumpliendo los dictados precisamente de la así llamada economía financiera! Urge pues poner cara, nombre y apellidos a los culpables, ya. Declararles públicamente estafadores y salteadores de caminos y ofrecer a la sufrida ciudadanía recompensas y bonus por su busca y captura. Vivos o muertos. Como en el far west.

Hay 4 Comentarios

Muy bueno el artículo.

Es justo y necesario poner rostros a los causantes de la crisis (como en Islandia y EEUU) pero, a mi entender, después de leer y entender el artículo de José Fernández Albertos que nos trae hoy El País

Y lo que sería divino de la muerte es saber donde viven. Porque, seamos sinceros, la foto de las manis en Cibeles esta muy vista. A mi me pone mas las de sus chales, barcos etc.
En las revistas del corazón también hay alguna pista. A ver si alguien se anima a hacer la lista.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Este Blog es obra colectiva del equipo técnico de Metroscopia. Los responsables de sus análisis y comentarios son , , Silvia Bravo, Susana Arbas, Mar Toharia, Marcos Sanz, Ignacio Urquizu, Antonio López Vega, Francisco Camas y Gumersindo Lafuente.

Metroscopia

Metroscopia combina la experiencia de su equipo profesional en estudios de la opinión de la sociedad española con una actitud de curiosidad permanente. Referente en sondeos políticos y estimaciones electorales, aborda investigaciones sobre todos los ámbitos de la vida social. Este blog aporta algunos de los datos públicos de estudios de Metroscopia, así como reflexiones sobre opinión pública en general.

Libros

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Toda realidad ignorada prepara su venganza», advierte Ortega en uno de los párrafos finales del «Epílogo para ingleses» de su Rebelión de la masas. Y no hay realidad que, en democracia y sobre todo en tiempos de crisis, resulte más arriesgado ignorar que la opinión pública. El objetivo de esta serie de estudios es poner a disposición general datos de opinión solventes, relevantes y acerca de una amplia variedad de temas. Porque cuanto mejor conozcamos nuestro estado de ánimo colectivo menor será el riesgo de tener que afrontar las consecuencias de haberlo ignorado.

Pulso de España 2010

Pulso de España 2010

Intentando ser fiel a uno de los lemas orteguianos («vivir de claridades y lo más despierto posible»), el Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación Ortega-Marañón (FOM), con la colaboración de Metroscopia, y gracias al patrocinio de Telefónica, ha elaborado el presente "Pulso de España 2010", que aspira a ser el primero de una serie de informes periódicos sobre la realidad social española desde un planteamiento sosegado, independiente y plural.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal