Metroscopia

Metroscopia

“No creo en las encuestas”. Mal empezamos... Es tanto como decir “no creo en los termómetros”. Las encuestas, como los termómetros, no son una cuestión de fe, pertenecen al mundo más humilde y pragmático de la medición. Si están bien hechas, son una herramienta para medir, y así describir, los estados de opinión de una sociedad en un momento determinado. Los datos están ahí y son los mismos para todos. Otra cosa es cómo se analizan e interpretan...

Una ITV (urgente) para la Constitución

Por: | 05 de diciembre de 2011

LlaveEl tiempo también pasa y pesa para las Constituciones. La española de 1978 cumple ahora 33 años: una cifra sustancial para un texto legal cuya relevancia va irremediablemente asociada a su capacidad de seguirle el paso a esa realidad social en  permanente —y cada vez más rápido— cambio que aspira a regular. Las discontinuidades entre la España de 1978 y la actual son tan anchas y profundas como obvias, y no hace falta por tanto aportar muchas pruebas al respecto. Telegráfica y selectivamente cabe recordar, por ejemplo, que hace 33 años nuestra democracia era aún muy frágil (tanto que a punto estuvo de naufragar solo 25 meses después); no existían las Autonomías; el ejército no se había convertido aún en la institución confiable y respetada que ahora es; la misma Corona pugnaba por enraizar y consolidarse; y la ciudadanía contemplaba el nuevo horizonte que se le abría con tanta esperanza como latente aprensión.

Hoy, la historia del tercio de siglo transcurrido es la historia de un claro éxito colectivo. Tres de cada cuatro españoles (el 72%) afirman que nuestro país nunca ha estado, en toda su historia, mejor que en estos tres decenios (y pese a los coyunturales y en ocasiones intensos bandazos políticos, sociales o, sobre todo, económicos). A la Constitución se le reconocen los grandes servicios prestados como hoja de ruta hacia una democracia estable y consolidada. Pero como mapa, una vez cumplido el trayecto,  ha perdido utilidad y como manual de funcionamiento va quedando inevitablemente, día a día, desfasada. Para seis de cada diez españoles (58%), según datos de Metroscopia, sigue siendo, en conjunto, válida para la sociedad española actual, pero necesita retoques urgentes. Para un 37% necesita algo más intenso y detallado, pues ha quedado desfasada respecto de nuestra actual realidad. La idea unánime es así que nuestra carta magna necesita una puesta al día, aunque las opiniones varíen en cuanto al exacto alcance de la misma.

En lo que también existe una clamorosa unanimidad ciudadana es en el estilo con el que habría que abordar este aggiornamiento constitucional: con la misma predisposición al pacto, al consenso y a la concordia que caracterizó nuestra transición a la democracia. Así lo reclama el 73% de los españoles. Y es que la nostalgia del espíritu con el que los diversos partidos supieron entonces anteponer el interés general a sus particulares intereses electorales es inmensa: la expresa nueve de cada diez españoles (el 88%, exactamente); es decir, los más mayores, los de mediana y edad y muchos que a finales de los setenta no habían nacido, o eran demasiado jóvenes para participar en los asuntos colectivos.

Nuestra Constitución —lo ha escrito un connotado experto, Óscar Alzagatiene como argamasa la negociación y el entendimiento. Fue un texto que los “padres constituyentes” dejaron en buena medida, y voluntariamente, abierto para propiciar que  las legislaturas venideras lo completaran y desarrollaran desde lo que se entendió debía ser la actitud estructural de nuestro sistema: el consenso. Por desgracia, a poco de ser promulgada, el gusto por la confrontación ideológica cerrada e irreductible fue gradualmente enseñoreándose de la escena política. El pacto pasó a ser visto como síntoma de debilidad, de dejación de principios, de entreguismo. Y así la Constitución ha ido languideciendo, cubriéndose de ese polvo triste que empaña los objetos un día bellos y devenidos, gradualmente, inservibles.

Imagen de HVargas.

Hay 3 Comentarios

El estado autonomico no es viable económicamte como se ha visto.

Este país necesita más de una ITV, no sólo de la Constitución, también de la clase política, la iglesia, y sobre todo la mentalidad de los propios españoles:

Menos esperar que los"salvapatrias" de turno nos saquen las castañas del fuego, y más arrimar el hombro para solucionar los problemas; Menos quejas y críticas a todo y a todos y más poner de nuestra parte en las soluciones; menos telebasura y futbol y más trabajar.


Después de eso habrá que dejarnos de tanta indignación y acampar en las plazas para pasar a la acción: quitar el polvo y sacar brillo a la gillotinas, y cual Robespierre, empezar a cortar algunas cabezas de las castas privilegiadas: banqueros, tiburones financieros, políticos, empresarios...y también el clero, que aún hoy en día sigue siendo un poder fáctico y tiene mucho poder y privilegios.

Y muchas otras cosas necesitan una ITV, buena parte de nuestros políticos, de la Iglesia, de las jornadas labolares basadas en el presencismo, y por no echar todos los balones fuera, a nuestra sexualidad tampoco le vendría mal una ITV de vez en cuando.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Este Blog es obra colectiva del equipo técnico de Metroscopia. Los responsables de sus análisis y comentarios son , , Silvia Bravo, Susana Arbas, Mar Toharia, Marcos Sanz, Ignacio Urquizu, Antonio López Vega, Francisco Camas y Gumersindo Lafuente.

Metroscopia

Metroscopia combina la experiencia de su equipo profesional en estudios de la opinión de la sociedad española con una actitud de curiosidad permanente. Referente en sondeos políticos y estimaciones electorales, aborda investigaciones sobre todos los ámbitos de la vida social. Este blog aporta algunos de los datos públicos de estudios de Metroscopia, así como reflexiones sobre opinión pública en general.

Libros

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Toda realidad ignorada prepara su venganza», advierte Ortega en uno de los párrafos finales del «Epílogo para ingleses» de su Rebelión de la masas. Y no hay realidad que, en democracia y sobre todo en tiempos de crisis, resulte más arriesgado ignorar que la opinión pública. El objetivo de esta serie de estudios es poner a disposición general datos de opinión solventes, relevantes y acerca de una amplia variedad de temas. Porque cuanto mejor conozcamos nuestro estado de ánimo colectivo menor será el riesgo de tener que afrontar las consecuencias de haberlo ignorado.

Pulso de España 2010

Pulso de España 2010

Intentando ser fiel a uno de los lemas orteguianos («vivir de claridades y lo más despierto posible»), el Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación Ortega-Marañón (FOM), con la colaboración de Metroscopia, y gracias al patrocinio de Telefónica, ha elaborado el presente "Pulso de España 2010", que aspira a ser el primero de una serie de informes periódicos sobre la realidad social española desde un planteamiento sosegado, independiente y plural.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal