Metroscopia

Metroscopia

“No creo en las encuestas”. Mal empezamos... Es tanto como decir “no creo en los termómetros”. Las encuestas, como los termómetros, no son una cuestión de fe, pertenecen al mundo más humilde y pragmático de la medición. Si están bien hechas, son una herramienta para medir, y así describir, los estados de opinión de una sociedad en un momento determinado. Los datos están ahí y son los mismos para todos. Otra cosa es cómo se analizan e interpretan...

El desplome de la política

Por: | 04 de septiembre de 2013

Castillo de arena

Los españoles se muestran tan decepcionados con la política como los ciudadanos de otros países comparables al nuestro, pero además profundamente irritados con una corrupción que perciben tolerada e impune.

No es algo que esté ocurriendo solo en España. También en otros países afectados por la crisis económica y sólidamente democráticos se registra un profundo desplome de la confianza ciudadana en las instituciones políticas. Así, ahora, en Francia y en Estados Unidos apenas un tercio de la ciudadanía aprueba la gestión del Presidente de la República. En Italia, el 70% que hace apenas dos años evaluaba positivamente al presidente Napolitano ha menguado hasta el 45%. En este contexto, el rey Juan Carlos, pese al profundo desgaste experimentado por su imagen pública entre nuestra ciudadanía a lo largo de este último año, aparece con todo como el Jefe de Estado mejor librado, pues retiene un apoyo ciudadano que alcanza el 50%. En cuanto a los gobiernos, solo merecen la aprobación de una muy reducida fracción de la población: el 16% en Italia, el 21% en Francia, el 26% en España. Y lo mismo ocurre con los respectivos parlamentos, siendo destacable el particularmente grave hundimiento del crédito público del italiano y, sobre todo, del estadounidense (cuyo 10% actual de aprobación representa un mínimo histórico). Por último, España, Francia e Italia prácticamente empatan en cuanto al masivo grado de desafección ciudadana respecto de los  partidos políticos.

El grave descrédito de la vida pública en estos cuatro países contrasta fuertemente con la alta estima en todos ellos por las pymes,  la escuela pública,  la policía, el  sistema público de salud o las fuerzas armadas. Solamente los bancos (y especialmente en España) obtienen porcentajes de aprobación tan mínimos como los de las instituciones políticas, probablemente porque para el ciudadano medio se aparecen como cooperadores necesarios, o incluso como causantes últimos, del actual desastre económico.

La idea ampliamente extendida en buena parte de Europa (en España la expresan tres de cada cuatro ciudadanos) es que en estos años se ha producido, de hecho, un golpe de estado, subrepticio y consentido: ahora son los mercados quienes realmente detentan todo el poder, por encima de soberanías nacionales o voluntades populares. Con un diagnóstico de situación tal, no puede extrañar este generalizado y profundo desplome de la confianza en las instituciones políticas. Desplome que, por cierto, no es en España precisamente donde se da en mayor medida, contra lo que se suele pensar aquí. Si los españoles viven este desplome con un claro plus de desasosiego es, sin duda, porque se les presenta asociado a un problema adicional que pesa especialmente sobre su moral cívica: la cada vez más gravosa evidencia de una corrupción política que es “relevante, general y recurrente”, en palabras del Círculo Cívico de Opinión. Sin duda, y en proporción de dos a uno (67% frente a 32%), los españoles reconocen que, en realidad, en nuestro país los políticos corruptos son una minoría. Pero, eso sí, una minoría que, por la confluencia de tres factores que se refuerzan mutuamente, resulta particularmente dañina para esta ya doliente democracia.

En primer lugar, y como afirma el 95% de la ciudadanía, los partidos, por una malentendida solidaridad, tienden a tapar y proteger a aquellos de sus militantes probada o potencialmente corruptos en vez de investigarles, denunciarles y expulsarles. En segundo lugar, la lentitud con que la Justicia se ve forzada a actuar en este tipo de casos (como señala el 92%) por su escasez de recursos —materiales y humanos— y por las peculiaridades del actual sistema procesal que permite a los imputados marear impunemente, y por tiempo indefinido, al juez que les investiga. Y, en tercer lugar, porque el sistema electoral vigente admite que los imputados puedan figurar en las listas electorales (¡hasta algo más de cien lo hicieron en las últimas elecciones municipales y autonómicas!). Y dado que estas son cerradas y bloqueadas, quienes deseen penalizar a un imputado por la Justicia negándole su voto han de renunciar al mismo tiempo a dar su apoyo al resto de la lista en que aquel aparece. Un modo no precisamente sutil de forzar a votar tapándose la nariz a quienes, pese a todo, deseen acudir a las urnas (y encima, luego, hay quienes les tachan de cómplices objetivos de la malsana situación existente cuando en realidad son simples rehenes de un sistema devenido perverso por obvia dejación de quienes tienen en su mano solucionarlo).

El 85% de la ciudadanía admite que con un boicot generalizado a todas las listas que incluyan imputados se limpiaría sustancialmente el actual panorama. Pero como tan extrema medida parece dudosamente viable en la práctica, los españoles proponen remedios más modestos: posibilidad de tachar a candidatos de las listas (lo pide el 85%), elecciones primarias (las reclama el 79%), limitación temporal del mandato de los dirigentes de los partidos (lo sugiere el 83%), y un sistema procesal específico y especialmente expeditivo para casos de especial gravedad económica o política (lo reclama el 89%). Medidas todas ellas no imposibles, pero quizá ya inevitables para la regeneración de esta democracia.

El desplome de la política

Este artículo constituye el segundo avance del Pulso de España 3 (junio 2012-junio 2013) que, dirigido por José Juan Toharia, elabora Metroscopia para la Fundación Ortega-Marañón, con la colaboración de Telefónica. Fue publicado en la edición impresa de EL PAÍS el 18 de agosto de 2013.

Foto de Joseph Dsilva

Hay 5 Comentarios

La política se debería abolir como en su momento pasó con el feudalismo, la esclavitud y otras invenciones injustas

Huele muy mal la casta que se ha creado desde el que tenemos democracia. Hay que resetear el sistema. Esto no tiene solución, y no es una simple decepción.

http://elmejorhumorinteligente.blogspot.com/

La decepción es lo único que nos queda, ¿hay otra opción?

SUSANA DÍAZ HA ENCANDILADO HOY A LOS VARONES DE SU PARTIDO
.
…Y por fin ha llegado el día. La bella Susana ha leído su discurso de investidura ante el Pleno del Parlamento andaluz con un atractivo especial, un atractivo “de enorme sensibilidad y muy concreto, como sulen hacer las mujeres”, ha afirmado su mentor, José Antonio Griñán. El verdadero don Hilarión de toda esta historia. Un discurso lleno de bonitas palabras, de grandes promesas, de limpias políticas. Sonaba su discurso a música celestial, a los discursos que antaño leyeran el propio José Antonio Griñán e, incluso, en Madrid, el propio señor Zapatero. Y ha leído muy bien, por cierto, la guapa Susana. Voz perfectamente modulada, con parones al final de las frases clave. Los varones socialistas presentes en el acto la han interrumpido varias veces para aplaudir, encandilados.
.
…Porque la guapa Susana ha gustado a todos mucho esta mañana. A los varones de todos los partidos de izquierdas, a los representantes empresariales y a los sindicatos. No era para menos con su traje negro ceñido al cuerpo, su falda corta, que mostraba unas piernas largas y muy bien torneadas. Encima del traje negro, una chaqueta blanca, símbolo de pureza, de sinceridad, de blancura de alma, de propósito de enmienda. Su maquillaje ha sido discreto, propio de estas citas institucionales, con el pelo largo y rubio, a juego con su cuerpo explosivo de mujer fatal. Lástima que la sevillana ya no luciera el bronceado de semanas pasadas. Pero, aun así, espectacular hoy Susana Díaz.
.
…De hecho PSOE e IU han estado ahí para hacerle el trabajo sucio a la bella Susana y afirmar “lo ordenado y exhaustivo” de su discurso, según el comunista Maíllo (su socio de gobierno), “y el gran temple (de su discurso), con mucha calma y con un conocimiento muy profundo de lo que necesita Andalucía… y está reclamando la ciudadanía”, según ha ponderado su brazo derecho Mario Jiménez, vicesecretario general del PSOE-A, y acostumbrado ya a guardarle las espaldas a Griñán. Hasta el propio expresidente de la Junta, Manuel Chaves, ha subrayado que está a disposición de Susana Díaz “para lo que ella quiera”. En fin, esto es, hoy por hoy, Andalucía: política y mujeres, corrupción y ERE’s.
.
…Para los demás mortales, para los andaluces de a pie -sin pasar por alto el enorme atractivo de Susana- el discurso de Díaz ha estado lleno de palabras vacías y topicazos muy alejados de la realidad andaluza. Por ejemplo, ha prometido transparencia en la Junta, la prohibición de donaciones privadas a partidos políticos; pero ni siquiera se ha dignado mencionar el caso de corrupción más grande de Andalucía, como es el tema de los ERE. Más ayudas sociales, más participación ciudadana, más creación de empleo, no subir los impuestos… Sin embargo, ha sido su maestro Griñán quien los ha subido y quien se va con la tasa de paro más alta de España.
.
…Un discurso ideal ha sido el de la futura presidenta de la Junta, pocos días después de haber anunciado unos presupuestos muy ajustados para el año que viene. Unos presupuestos que no están para muchas fiestas. Otra contradicción: promete un pacto nacional con Rajoy y acto siguiente arremete contra el Gobierno y su política local. Otro: promete el mantenimiento del funcionario público y después anuncia cambios de saneamiento en la administración andaluza. A los jóvenes y las PYMES apenas ha mencionado. Otra vez vuelven a ser los grandes olvidados en Andalucía.
.
…Esta es Susana Díaz: desgraciadamente, más de lo mismo en la región andaluza. El señor Griñán con cuerpo de mujer fatal. Una mujer explosiva, sin duda.

La política está pasada de moda, ahora lo que se lleva es esto: http://xurl.es/jy9a3

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Este Blog es obra colectiva del equipo técnico de Metroscopia. Los responsables de sus análisis y comentarios son , , Silvia Bravo, Susana Arbas, Mar Toharia, Marcos Sanz, Ignacio Urquizu, Antonio López Vega, Francisco Camas y Gumersindo Lafuente.

Metroscopia

Metroscopia combina la experiencia de su equipo profesional en estudios de la opinión de la sociedad española con una actitud de curiosidad permanente. Referente en sondeos políticos y estimaciones electorales, aborda investigaciones sobre todos los ámbitos de la vida social. Este blog aporta algunos de los datos públicos de estudios de Metroscopia, así como reflexiones sobre opinión pública en general.

Libros

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Toda realidad ignorada prepara su venganza», advierte Ortega en uno de los párrafos finales del «Epílogo para ingleses» de su Rebelión de la masas. Y no hay realidad que, en democracia y sobre todo en tiempos de crisis, resulte más arriesgado ignorar que la opinión pública. El objetivo de esta serie de estudios es poner a disposición general datos de opinión solventes, relevantes y acerca de una amplia variedad de temas. Porque cuanto mejor conozcamos nuestro estado de ánimo colectivo menor será el riesgo de tener que afrontar las consecuencias de haberlo ignorado.

Pulso de España 2010

Pulso de España 2010

Intentando ser fiel a uno de los lemas orteguianos («vivir de claridades y lo más despierto posible»), el Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación Ortega-Marañón (FOM), con la colaboración de Metroscopia, y gracias al patrocinio de Telefónica, ha elaborado el presente "Pulso de España 2010", que aspira a ser el primero de una serie de informes periódicos sobre la realidad social española desde un planteamiento sosegado, independiente y plural.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal