Metroscopia

Metroscopia

“No creo en las encuestas”. Mal empezamos... Es tanto como decir “no creo en los termómetros”. Las encuestas, como los termómetros, no son una cuestión de fe, pertenecen al mundo más humilde y pragmático de la medición. Si están bien hechas, son una herramienta para medir, y así describir, los estados de opinión de una sociedad en un momento determinado. Los datos están ahí y son los mismos para todos. Otra cosa es cómo se analizan e interpretan...

La necesidad de renovar las energías urbanas

Por: | 28 de marzo de 2014

Ilustración_Mar Toharia

Autora: Mar Toharia

Coches y tráfico. En redes de transporte cada vez más complejas. Viajes en avión, ya sea por vacaciones o trabajo, que aumentan su número. Electrodomésticos, varios en cada vivienda. Calefacción, una necesidad. Alimentos que viajan kilómetros hasta llegar a nuestros platos. Plásticos, para envolver o producir objetos. Y de esos objetos, cientos. De esta forma, desde el siglo pasado, nuestro consumo de energía se ha ido multiplicando por 13. Tanto es así, que el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) asegura que la demanda mundial de recursos naturales supera en un 50 % lo que la tierra puede suministrar de forma sostenible. Las emisiones de gases de efecto invernadero, ligadas al consumo de fuentes de energía no renovable, nos han conducido al cambio climático y a un progresivo calentamiento de la atmósfera. Y así sigue siendo, a pesar del Protocolo de Kioto, cuyo objetivo es reducir estas emisiones y que ahora comienza un segundo período de vigencia hasta 2020, sin el respaldo de Estados Unidos, Rusia, Japón o Canadá.

El papel de las ciudades en este contexto global resulta fundamental. Hoy, más del 50 % de la población mundial reside en espacios urbanos y su consumo de energía se satisface mayoritariamente (88 %) con combustibles fósiles no renovables. Por eso, según la ONU, las ciudades son responsables de casi un 75 % de todas las emisiones de CO2 al ambiente, así como de muchos otros gases de efecto invernadero. Parece que parte de la sociedad española es consciente de ello: el 77 % considera que cada vez que utilizamos carbón, gasóleo o gas estamos contribuyendo probablemente al cambio climático. Opinan, además, que la contaminación atmosférica producida por los automóviles es muy peligrosa para el medio ambiente (67 %), igual que los pesticidas y los productos químicos utilizados en la agricultura (73 %) o el aumento de la temperatura de la Tierra (72 %). Por otro lado, el 69 % de los españoles mantiene que, para satisfacer sus futuras necesidades energéticas, España debería dar prioridad a la energía solar, eólica o hidráulica.

Así, van naciendo iniciativas que suponen una alternativa tanto a las fuentes de producción energética como a su nivel de consumo. Ejemplo de ello son las comunidades de transición. O casos como Wildpoldsried, un pueblo alemán de unos 5 000 habitantes cercano a Munich que genera 6 veces más energía renovable de la que consume. También la isla de El Hierro, que proyecta abastecerse al 100 % con energías renovables gracias a la Central Hidroeólica Gorona del Viento. O las ciudades de baja energía, asociación europea que reúne pueblos y ciudades de 30 países (como Barcelona, Málaga o San Sebastián) y propone abandonar el uso de energías fósiles y priorizar el protagonismo de los peatones en los espacios públicos.

El informe Cambio Global España 2020-2050, del Centro Complutense de Estudios e Información Medioambiental (CCEIM), afirma que, efectivamente, la solución no será conseguir más energía, sino “cubrir racionalmente las necesidades de todas las personas y el desarrollo económico con menos energía, y planificar un sistema energético compatible con el funcionamiento de los ecosistemas”. Considera que esto es posible, pero requerirá voluntad política. Y la sociedad española parece estar de acuerdo: el 63 % piensa que España hace aún demasiado poco para proteger el medio ambiente y un 73 % opina que solo si cambiamos nuestra forma de vida, se podrá resolver el problema del cambio climático. Parece que existe un cierto consenso social: es necesario renovar energías.

Mar Toharia Terán es geógrafa y analista de Metroscopia
(Ilustración: MTT)

Hay 2 Comentarios

Lo que obvia el artículo, es que depender de recursos renovables (algo inevitable, antes o después), significa abandonar el capitalismo. El capitalismo exige crecimiento infinito, y la dependencia de recursos renovables significa crecimiento cero. Y esto no lo van a permitir. Así que vamos camino de la catástrofe, con paso firme y decidido.

Hay números mas significativos que muchos tratados de metafísica. Los aquí recogidos sin ir mas lejos. Es necesario renovar energías. Tan necesario como desterrar ese 78% que en todo tipo de encuestas dice no creer en la justicia. Todo ello en el 27 aniversario de la célebre y muy puñetera "sentencia" del ilustre jerezano Pedro Pacheco. Seamos realistas, hay que renovar todas las energías que se pueda. Empezando por el jaguar de la cegata ministra Ana Mato. Y en ese plan. Ninguno.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Este Blog es obra colectiva del equipo técnico de Metroscopia. Los responsables de sus análisis y comentarios son , , Silvia Bravo, Susana Arbas, Mar Toharia, Marcos Sanz, Ignacio Urquizu, Antonio López Vega, Francisco Camas y Gumersindo Lafuente.

Metroscopia

Metroscopia combina la experiencia de su equipo profesional en estudios de la opinión de la sociedad española con una actitud de curiosidad permanente. Referente en sondeos políticos y estimaciones electorales, aborda investigaciones sobre todos los ámbitos de la vida social. Este blog aporta algunos de los datos públicos de estudios de Metroscopia, así como reflexiones sobre opinión pública en general.

Libros

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Toda realidad ignorada prepara su venganza», advierte Ortega en uno de los párrafos finales del «Epílogo para ingleses» de su Rebelión de la masas. Y no hay realidad que, en democracia y sobre todo en tiempos de crisis, resulte más arriesgado ignorar que la opinión pública. El objetivo de esta serie de estudios es poner a disposición general datos de opinión solventes, relevantes y acerca de una amplia variedad de temas. Porque cuanto mejor conozcamos nuestro estado de ánimo colectivo menor será el riesgo de tener que afrontar las consecuencias de haberlo ignorado.

Pulso de España 2010

Pulso de España 2010

Intentando ser fiel a uno de los lemas orteguianos («vivir de claridades y lo más despierto posible»), el Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación Ortega-Marañón (FOM), con la colaboración de Metroscopia, y gracias al patrocinio de Telefónica, ha elaborado el presente "Pulso de España 2010", que aspira a ser el primero de una serie de informes periódicos sobre la realidad social española desde un planteamiento sosegado, independiente y plural.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal