Metroscopia

Metroscopia

“No creo en las encuestas”. Mal empezamos... Es tanto como decir “no creo en los termómetros”. Las encuestas, como los termómetros, no son una cuestión de fe, pertenecen al mundo más humilde y pragmático de la medición. Si están bien hechas, son una herramienta para medir, y así describir, los estados de opinión de una sociedad en un momento determinado. Los datos están ahí y son los mismos para todos. Otra cosa es cómo se analizan e interpretan...

Catalunya, per la concòrdia / Cataluña, por la concordia

Por: | 29 de octubre de 2014

Cambó

¿Cómo preferiría la mayoría de los catalanes que se desarrollasen los acontecimientos tras el “proceso participativo” del 9-N (iniciativa esta que, por cierto, parece  desacertada  al 49% y acertada al 44%)? La respuesta, a la luz de los datos del sondeo de Metroscopia, parece clara: reorientación de la actual situación hacia el pacto y la negociación más que hacia el enfrentamiento y la ruptura.

Por un lado, un abultado 78% de la ciudadanía catalana declara que lo realmente urgente ahora es que el Gobierno de Rajoy y el Govern de Mas hablen y busquen un acuerdo, satisfactorio para todos, en cuanto al encaje de Cataluña en España. Esta reclamación es compartida por igual tanto por los potenciales votantes de las formaciones partidarias del proceso soberanista como por los de las que se oponen al mismo (lo que parece sugerir que los electores pueden no estarse sintiéndose demasiado cómodos con tantas tajantes rotundidades como escuchan a sus respectivos líderes).

Por otro lado, una amplia mayoría de catalanes (53% frente a 38%) opina que si, finalmente, se convocaran anticipadamente elecciones autonómicas, estas no deberían tener  carácter “plebiscitario”. Es decir, el deseo claramente dominante es que en unas elecciones anticipadas las formaciones partidarias del proceso soberanista no deberían presentarse integradas en una única lista, entreverada quizá con representantes de movimientos sociales o figuras de la vida social, cultural o deportiva; la clara mayoría prefiere que,  como en todas las ocasiones anteriores, solo compitan partidos políticos y, además, por separado. Es decir, parece predominar el recelo a cualquier articulación frentista  de las opciones electorales susceptible de enconar aún más los ánimos en vez de —como se añora— propiciar el acercamiento y el pacto. Pero hay más: planteada la hipótesis de que se celebraran elecciones anticipadas, que estas tuvieran carácter “plebiscitario” y que las ganaran las formaciones que apoyan el proceso soberanista, la reacción de la amplia mayoría de la ciudadanía catalana (que expresa el 63%) es que lo que el nuevo Govern debería hacer es adoptar una hoja de ruta “a la escocesa”. Es decir, negociar con el Gobierno español la organización de un referéndum que fuese ya plenamente legal sobre la posible independencia de Cataluña. O dicho de otro modo, tan solo un 25% de los catalanes (que apenas sube hasta el 50% incluso entre los que se dicen futuros votantes de ERC y CUP: 51% y 49%, respectivamente) se declara, de ser así las cosas, a favor de una inmediata proclamación de la independencia para, después, proceder a negociar con el Gobierno español los detalles y términos de la misma. La prisa de algunos dirigentes por poner en práctica cuanto antes una política de hechos consumados parece, pues, lejos de ser compartida por la mayoría ciudadana.

Finalmente, cuando se plantea, de manera teórica y abstracta, la posible independencia de Cataluña los ciudadanos siguen tendiendo a dividirse por mitades: un 44% dice que estaría a favor, un 42% en contra. Pero si se indica que la independencia podría suponer quedar fuera de la Unión Europea, los partidarios de aquella bajan al 37%, y los que preferirían seguir formando parte de España pasan a rozar la mayoría absoluta. Y cuando a la disyuntiva ruptura/continuismo se añade una tercera posibilidad  (“un sistema de tipo federal que permita a Cataluña seguir formando parte de España pero con nuevas y blindadas competencias en exclusiva”) —posibilidad que presupone la voluntad, por parte de todos, de negociación sincera y a fondo— esta se constituye automáticamente en la opción que más catalanes dicen preferir (46%), quedando los partidarios de la independencia en un 29%. Los deseos, las ilusiones y las preferencias ideales son una cosa, las posibilidades reales otra. Y los catalanes no las confunden: sentimientos aparte, lo cierto es que el 53% (frente al 40%) cree que la independencia es algo con muy pocas o nulas probabilidades de llegar, un día, a ser realidad.

Que la gran mayoría de los catalanes (independentistas o no) están muy enfadados con lo que se les presenta como “el Gobierno de Madrid” y con el trato que este les dispensa está fuera de duda. Que existan motivos fundados para ello puede parecer más o menos discutible, pero parece claro que un sentimiento de agravio tan extendido no puede ser tratado desde el desinterés o la displicencia, como si de un capricho o rabieta pasajera se tratase. La cercanía afectiva se nutre del contacto, del diálogo y del mutuo respeto y lealtad. La ley no puede imponerla, como tampoco debe poder contribuir a dificultarla.  El anhelo, intenso y extenso, de negociación existente en la sociedad catalana merece la respuesta urgente que se reclama, por encima de tacticismos electoralistas más o menos cortoplacistas de unos y otros. Es hora —aún es hora-  de optar,  como reclama la sociedad catalana, por el diálogo, por la negociación y por el pacto. O sencillamente, y por decirlo con palabras de un catalán insigne, por la concordia.

Catalunya, per la concòrdia

Com preferiria la majoria dels catalans que es desenvolupessin els esdeveniments després del “procés participatiu” del 9-N (iniciativa aquesta que, per cert, sembla  desencertada al 49% i encertada al 44%)? La resposta, a la llum de les dades del sondeig de Metroscopia, sembla clara: reorientació de l'actual situació cap al pacte i la negociació més que cap a l'enfrontament i la ruptura.

D'una banda, un engruixat 78% de la ciutadania catalana declara que el realment urgent ara és que el Govern de Rajoy i el Govern de Mas parlin i busquin un acord, satisfactori per a tots, quant a l'encaix de Catalunya a Espanya. Aquesta reclamació és compartida per igual tant pels potencials votants de les formacions partidàries del procés sobiranista com per aquells que s'oposen al mateix (el que sembla suggerir que els electors poden no estar sentint-se massa còmodes amb tantes taxatives rotunditats com escolten als seus respectius líders).

Per una altra banda, una ampla majoria de catalans (53% enfront del 38%) opinen que si, finalment, es convoquessin anticipadament eleccions autonòmiques, aquestes no haurien de tenir caràcter “plebiscitari”. És a dir, el desig clarament dominant és que en unes eleccions anticipades les formacions partidàries del procés sobiranista no haurien de presentar-se integrades en una única llista, entremesclada potser amb representants de moviments socials o figures de la vida social, cultural o esportiva; la clara majoria prefereix que, com en totes les ocasions anteriors, només participin partits polítics i, a més a més, per separat. És a dir, sembla predominar el recel a qualsevol articulació frontista de les opcions electorals susceptible d'enverinar encara més els ànims en comptes de —com s'enyora— afavorir l'acostament i el pacte. Però hi ha més: plantejada la hipòtesi que se celebressin eleccions anticipades, que aquestes tinguessin caràcter “plebiscitari” i que les guanyessin les formacions que recolzen el procés sobiranista, la reacció de l'àmplia majoria de la ciutadania catalana (que expressa el 63%) és que allò que el nou Govern hauria de fer seria adoptar un full de ruta “a l'escocesa”. Això és, negociar amb el Govern espanyol l'organització d'un referèndum, ja plenament legal, sobre la possible independència de Catalunya. O dit d'una altra manera, tan sols un 25% dels catalans (que amb prou feines puja fins al 50% entre els qui diuen ser futurs votants d'ERC i CUP: 51% i 49%, respectivament) es declara, en aquest cas, a favor d'una immediata proclamació de la independència per, després, procedir a negociar amb el Govern espanyol els detalls i termes de la mateixa. La pressa d'alguns dirigents per posar en pràctica el més aviat possible una política de fets consumats sembla, doncs, lluny de ser compartida per la majoria ciutadana.

Finalment, quan es planteja, de manera teòrica i abstracta, la possible independència de Catalunya els ciutadans segueixen tendint a dividir-se per meitats: un 44% diu que estaria a favor, un 42% en contra. Però si s'indica que la independència podria suposar quedar fora de la Unió Europea, els partidaris d’aquella baixen al 37%, i els que preferirien seguir formant part d'Espanya passen a fregar la majoria absoluta. I quan a la disjuntiva ruptura/continuisme s'afegeix una tercera possibilitat  (“un sistema de tipus federal que permeti a Catalunya continuar formant part d'Espanya però amb noves i blindades competències en exclusiva”) —possibilitat que pressuposa la voluntat, per part de tots, de negociació sincera i a fons— aquesta es converteix automàticament en l'opció que més catalans diuen preferir (46%), quedant els partidaris de la independència en un 29%. Els desitjos, les il·lusions i les preferències ideals són una cosa, les possibilitats reals una altra. I els catalans no les confonen: sentiments a part, la veritat és que el 53% (enfront del 40%) creu que la independència és una cosa amb molt poques o nul·les probabilitats d'arribar, un dia, a ser realitat.

Que la gran majoria dels catalans (independentistes o no) estan molt enfadats amb el que se'ls presenta com “el Govern de Madrid” i amb el tracte que aquest els dispensa està fora de dubte. Que existeixin motius fundats per a això pot semblar més o menys discutible, però sembla clar que un sentiment de greuge tan estès no pot ser tractat des del desinterès o la displicència, com si d'un caprici o rebequeria passatgera es tractés. La proximitat afectiva es nodreix del contacte, del diàleg i del mutu respecte i lleialtat. La llei no pot imposar-la, com tampoc ha de poder contribuir a dificultar-la.  L'anhel, intens i extens, de negociació existent en la societat catalana mereix la resposta urgent que es reclama, per sobre de tacticismes electoralistes més o menys curtterministes dels uns i els altres. És hora —encara és hora-  d'optar,  com reclama la societat catalana, pel diàleg, per la negociació i pel pacte. O senzillament, i per dir-ho amb paraules d'un català insigne, per la concòrdia.

 Traduït per / Traducido por: Isaac García Llombart

Cataluña 1

Cataluña 2

Cataluña 3

 

Hay 3 Comentarios

La función de la política con respecto a la ciudadanía debe ser en principio la de buscar soluciones.
A situaciones que brota de la realidad, y una vez las tenemos encima de la mesa, se reconducen para evitar daños que perjudique a las mayorías.
Lo contrario sería buscar protagonismos, al intentar conducir o proponer alternativas antes de que lleguen las situaciones naturales.
Desde el referente de la calma, y no desde la crispación ni el enfrentamiento.
Y menos desde el desafío a la legalidad.
No se puede contribuir desde la función pública a crear confusión ni tampoco a crear ofuscación en quienes desde la calle solo buscan la normalidad de seguir viviendo en familia y trabajando.
Desde el respeto a sus costumbres y en el pleno derecho de ejercer la responsabilidad ciudadana desde la identidad propia, desde la razón y el sentido común.
Ganando paso a paso la ascendencia en el derecho desde el convencimiento, y no desde el puñetazo en la mesa.
Ni desde el arrebato.


De entrada, es un buen detalle por parte de El País que este texto sea bilingüe. La edición .cat ya fue una concesión, sospecho que por cuestiones puramente comerciales en estos tiempos tan duros para la prensa, pero bienvenida sea, aunque algunos articulistas catalanes muy buenos, ya escribían en castellano, aparte del suplemento Quaderns, excelente.

Dicho esto, si me ciño al titular y personalmente, o sea un voto que además está huérfano de partido, la concordia no definiría mi estado de ánimo. Al revés, más bien sería encrabronamiento que no cesa, venga del gobierno del estado, del PP o del PSOE, ese bipartidismo a punto de desaparecer, afortunadamente.

"... sentimientos aparte, lo cierto es que el 53% (frente al 40%) cree que la independencia es algo con muy pocas o nulas probabilidades de llegar, un día, a ser realidad".

Igual usted y yo no lo veremos, pero llegará, puede estar seguro. Y en las próximas elecciones catalanas tendrá una de las muestras. Pasito a pasito. Por puro hartazgo.

Se ha generado tanto odio hacia Cataluña que el tema ya no tiene solución y sino miren esto: http://goo.gl/L6kfd9

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Este Blog es obra colectiva del equipo técnico de Metroscopia. Los responsables de sus análisis y comentarios son , , Silvia Bravo, Susana Arbas, Mar Toharia, Marcos Sanz, Ignacio Urquizu, Antonio López Vega, Francisco Camas y Gumersindo Lafuente.

Metroscopia

Metroscopia combina la experiencia de su equipo profesional en estudios de la opinión de la sociedad española con una actitud de curiosidad permanente. Referente en sondeos políticos y estimaciones electorales, aborda investigaciones sobre todos los ámbitos de la vida social. Este blog aporta algunos de los datos públicos de estudios de Metroscopia, así como reflexiones sobre opinión pública en general.

Libros

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Toda realidad ignorada prepara su venganza», advierte Ortega en uno de los párrafos finales del «Epílogo para ingleses» de su Rebelión de la masas. Y no hay realidad que, en democracia y sobre todo en tiempos de crisis, resulte más arriesgado ignorar que la opinión pública. El objetivo de esta serie de estudios es poner a disposición general datos de opinión solventes, relevantes y acerca de una amplia variedad de temas. Porque cuanto mejor conozcamos nuestro estado de ánimo colectivo menor será el riesgo de tener que afrontar las consecuencias de haberlo ignorado.

Pulso de España 2010

Pulso de España 2010

Intentando ser fiel a uno de los lemas orteguianos («vivir de claridades y lo más despierto posible»), el Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación Ortega-Marañón (FOM), con la colaboración de Metroscopia, y gracias al patrocinio de Telefónica, ha elaborado el presente "Pulso de España 2010", que aspira a ser el primero de una serie de informes periódicos sobre la realidad social española desde un planteamiento sosegado, independiente y plural.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal