Metroscopia

Metroscopia

“No creo en las encuestas”. Mal empezamos... Es tanto como decir “no creo en los termómetros”. Las encuestas, como los termómetros, no son una cuestión de fe, pertenecen al mundo más humilde y pragmático de la medición. Si están bien hechas, son una herramienta para medir, y así describir, los estados de opinión de una sociedad en un momento determinado. Los datos están ahí y son los mismos para todos. Otra cosa es cómo se analizan e interpretan...

El disputado voto de centro

Por: | 08 de enero de 2015

Elefante

Recientemente Ciudadanos ha anunciado su intención de concurrir a las próximas elecciones municipales y autonómicas. Su objetivo ha quedado claro desde el principio: los votantes de centro-izquierda. Es una estrategia ofensiva, desde luego, puesto que espera abarcar dos grupos ideológicos relevantes. Pero, en realidad, en el año 2015 donde se jugará el futuro de nuestro sistema de partidos es en el centro.

Según los datos de Metroscopia, los ciudadanos más moderados ideológicamente suman casi el 40 por ciento (posición 5 en la escala ideológica de 0 a 10). Hasta la fecha han sido claves en todas las contiendas electorales celebradas en España. Si hay una regla electoral que se viene cumpliendo en nuestra democracia es que la formación política que gana en el centro ideológico, siempre gana las elecciones.

Pero a lo largo de 2014 el centro ha comenzado a estar muy concurrido. Los datos del último Clima Social de Metroscopia así lo revelan (tabla 1). Si analizamos en detalle la intención directa de voto entre los más moderados, obtenemos cuatro conclusiones. En primer lugar, la formación política preferida en este grupo ideológico es el Partido Socialista con un 14 por ciento de intención directa, una cifra ligeramente inferior a la que obtuvo hace tres años. En segundo lugar, la irrupción de Podemos también se ha hecho notar de forma destacada: más del 13 por ciento de los votantes moderados declara apoyar al partido de Pablo Iglesias. En tercer lugar, el Partido Popular se ha hundido en este colectivo, cuando en noviembre de 2011 fue la formación política más votada. En cuarto lugar, UPyD ha conseguido avanzar posiciones, triplicando su intención directa.

¿Qué ha pasado para que el centro muestre ahora este cuadro? Conforme ha ido avanzado la legislatura, el porcentaje de huérfanos políticos se ha incrementado de forma tremenda. En verano de 2013 más del 50 por ciento de los españoles no sabía a quien votar, declaraba abstenerse en el futuro o votaría en blanco. En el caso del centro, esta cifra llegaba al 61 por ciento. Por lo tanto, la orfandad política dentro de este grupo ideológico era significativamente superior al del conjunto de la población.

La orfandad de estos votantes no se derivaba de cómo les viene afectado la crisis. En los datos de Metroscopia no muestran más dificultades económicas para llegar a fin de mes que el conjunto de los españoles. Tampoco tienen una opinión mucho más crítica que el resto de la ciudadanía sobre la situación económica o la desigualdad. Manifiestan el mismo pesimismo y auguran una España mucho más desigual en porcentajes similares al resto de la población. En cambio, son mucho más críticos respecto a la situación política del país. Al mismo tiempo que se creaba Podemos, una mayoría de los votantes de centro (el 58 por ciento) pensaba que los partidos políticos eran todos iguales. De hecho, esta opinión estaba mucho más extendida entre este grupo ideológico que entre el conjunto de la población (7 puntos de diferencia).

Este es el estado de ánimo en el que se creó Podemos. La pregunta que muchos se pueden hacer es: ¿cómo es posible que el PSOE se mantenga en el centro mientras el PP se hunde y la formación de Pablo Iglesias avanza? Los trasvases de apoyos dentro de este grupo ideológico nos pueden ayudar a entender qué está pasando en nuestro sistema de partidos. Más del 14 por ciento de los apoyos que obtiene el PSOE entre los votantes moderados proceden del Partido Popular. Es decir, hay un transferencia de votos muy significativa dentro del centro del PP al Partido Socialista. Esto serviría para compensar parte de los ex-votantes socialistas que se van ahora a Podemos, permitiendo mantener al PSOE gran parte de la intención directa de voto que tenía en 2011 en este grupo ideológico.

En definitiva, todavía es pronto para saber cómo afectará la llegada de Ciudadanos a la competición por estos electores. Pero si hay algo que comienza a estar claro es que el centro es objeto de deseo para un buen número de formaciones políticas. Quizás por ello el sistema de partidos que veamos en 2015 será el más fragmentado de nuestra democracia.

* Ignacio Urquizu es profesor de Sociologia en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del seminario de análisis político de Metroscopia

El voto en el centro

 

Hay 5 Comentarios

Pues no creo que haya en este país ningún político que le llegue a la suela del zapato al centrista y caballeroso Adolfo Suárez para sacarnos del vómito asqueroso en que nos han metido, en donde se compara por igual a personalidades ilustres con personajillos-ratas-callejeras chupadinerosdelosdemás y encima se les rie la gracia y en donde al resto de la población en vez de enriquecerla moralmente, salvaguardando su dignidad, ha hundido a una gran mayoría en la más deprimente de las realidades sin ningún tipo de miramiento. No señor, no, en España no hay políticos de calidad, sino prepotentes para hacerse las fotos correspondientes y guardarlas como recuerdo de familia para sus siguientes generaciones.

El verdadero centro lo ocupará aquel partido que sea capaz de defender y luchar por las necesidades de la actual juventud española; los demás, los viejos, ya sobran con los partidos de antaño, ya son bastante, ya han hecho su vida ; lo que la juventud demanda es un partido político capaz de luchar para garantizarle un trabajo, asegurándole un futuro, vislumbrándole una vida humana plena, con todos sus matices, que luche por asegurarle unos servicios sociales mínimos que les permitan crecer y adaptar la vida laboral y la familiar, que le asegure una asistencia sanitaria eficiente en todo el país y no sometida a los altibajos de los partidos que gobiernan en las distintas autonomías, que le ofrezca una educación de calidad y objetiva en todos los ámbitos, que los ilusione con acciones solidarias con otros pueblos y culturas, que promueva el ecologismo y la mejora del medio ambiente, en fin, que se desviva por conseguir todo aquello que sus padres le inculcaron como valores necesarios en la sociedad en la que vivimos y, una vez que han crecido y se han hecho jóvenes, están viendo como su futuro se les escapa de las manos y que esos valores, si no hay un partido político que sea capaz de recogerlos, se desharán como papel mojado.

El desplome del PP tiene fácil lectura, toda vez que desde su llegada a tareas de gobierno ha enviado al contenedor su programa político, dibujado por proyectos centristas, para dar paso a acciones reales de perfil conservador y, en algunos casos como la nueva ley mordaza, directamente reaccionarias. Y por ahí pierde cualquier posibilidad de mantener una mayoría sufiiciente en las próximas generales, además de la pérdida segura de plazas importantes a nivel local y autonómico.

http://casaquerida.com/2015/01/07/los-padres-no-son-los-reyes/

Tal vez sea imposible saber si la disgregación del voto de centro obedece a causas fortuitas o es una maniobra orquestada, basada en el divide y vencerás y llevada estúpidamente a cabo por los propios partidos vigentes. En cualquier caso es preocupante porque los partidos que absorben estos votos, votos que probablemente buscan más la regeneración del sistema mediante la limpieza a fondo de las filas de los partidos tradicionales, o no son partidos de centro, o no son partidos que se deshagan del peso muerto de políticos corruptos, sino estructuras anticuadas basadas en el funcionariado del político profesional que accede a un escaño o un cargo por antigüedad dentro de su propio partido.
Si Ciudadanos fuese capaz de demostrar frescura, honestidad y ofreciese un programa de socialdemocracia genuina, comprometida con la lucha contra la desigualdad, basada en la solidaridad y bonhomía, probablemente arrasaría. Pero necesitarán más tiempo.
España no necesita una revolución, necesita consenso, necesita buena gente que cumpla con su deber y luche contra el fraude, la picaresca, la caradura, la pereza y la estulticia que desgraciadamente infectan a un porcentaje grande de nuestra sociedad, y por ende, nuestros políticos. Si España no es ahora mismo Grecia es porque el porcentaje de gente trabajadora, cumplidora, leal y honesta aún supera el límite crítico del sálvese quien pueda. Tampoco estamos al borde de la revolución porque todavía no hay suficiente masa social sin nada que perder.
Preocupantes tiempos. Interesantes tiempos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Este Blog es obra colectiva del equipo técnico de Metroscopia. Los responsables de sus análisis y comentarios son , , Silvia Bravo, Susana Arbas, Mar Toharia, Marcos Sanz, Ignacio Urquizu, Antonio López Vega, Francisco Camas y Gumersindo Lafuente.

Metroscopia

Metroscopia combina la experiencia de su equipo profesional en estudios de la opinión de la sociedad española con una actitud de curiosidad permanente. Referente en sondeos políticos y estimaciones electorales, aborda investigaciones sobre todos los ámbitos de la vida social. Este blog aporta algunos de los datos públicos de estudios de Metroscopia, así como reflexiones sobre opinión pública en general.

Libros

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Toda realidad ignorada prepara su venganza», advierte Ortega en uno de los párrafos finales del «Epílogo para ingleses» de su Rebelión de la masas. Y no hay realidad que, en democracia y sobre todo en tiempos de crisis, resulte más arriesgado ignorar que la opinión pública. El objetivo de esta serie de estudios es poner a disposición general datos de opinión solventes, relevantes y acerca de una amplia variedad de temas. Porque cuanto mejor conozcamos nuestro estado de ánimo colectivo menor será el riesgo de tener que afrontar las consecuencias de haberlo ignorado.

Pulso de España 2010

Pulso de España 2010

Intentando ser fiel a uno de los lemas orteguianos («vivir de claridades y lo más despierto posible»), el Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación Ortega-Marañón (FOM), con la colaboración de Metroscopia, y gracias al patrocinio de Telefónica, ha elaborado el presente "Pulso de España 2010", que aspira a ser el primero de una serie de informes periódicos sobre la realidad social española desde un planteamiento sosegado, independiente y plural.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal