La silla vacía

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 13 mar 2012

Silla vacía

Los debates electorales son el hecho más importante de una campaña electoral. Y, muchas veces, el momento más determinante en la vida de los políticos. También lo es para los electores, por la insustituible información que aportan. Tanto la verbal, como la no verbal. El cuerpo habla, y revela una compleja y rica gama de datos, percepciones y emociones que nos ofrecen elementos decisivos para nuestra elección final. En un debate, los candidatos están solos, despojados de sus equipos y defensas. Son lo que son. Son lo que vemos.

Por todo ello, los debates deberían ser un derecho y un deber. Un derecho para los electores y un deber para los candidatos. Evitar, hurtar o impedir, por activa o por pasiva, este derecho debe ser valorado muy negativamente.

En Estados Unidos, por ejemplo, no se conciben unas primarias o unas elecciones sin debates televisados. Todo lo contrario de lo que ocurre en España. Alan Schroeder, profesor de la Northeastern University de Boston, y uno de los grandes expertos mundiales sobre debates, afirma: “una de las cosas más importantes en la carrera de un político es poder presentarse en un plató con su oponente”.  Schroeder, que recientemente estuvo en España invitado por la Academia de la TV, sostiene que todo aspirante a gobernar un país debe tener la habilidad de presentar sus puntos de vista ante la lente de las cámaras. “Un político en un debate es como un trapecista sin red”, asegura.

Pero ayer por la noche, nada de esto sucedió, aunque sí hubo un debate, lamentablemente devaluado e impostado. La decisión de Javier Arenas de no asistir a la cita convocada por Canal Sur es arriesgada, más de lo que seguramente cree. El cálculo se ha impuesto sobre la política. Y cuando se juega a no perder, muchas veces se acaba haciéndolo.

La argumentación sobre la falta de neutralidad es una poderosa arma de combate electoral, sirve para seguir desgastando a tus oponentes por vía interpuesta, y alimenta la idea de régimen político que debe ser substituido con la ruptura política no con la alternancia democrática. También le sirve a Arenas la imagen PSOE-IU fijada en el plató: de lo que podría ser la alternativa de gobierno a una mayoría no absoluta del PP. Pero nada evitará la percepción de cálculo, cobardía, o provocación, según sea quien lo interprete. Cualquiera de estas valoraciones tiene un poderoso marco negativo.

La imagen metafórica de una silla vacía ha marcado el debate, aunque ésta no estuviera presente. En la historia política contemporánea, encontramos muchas situaciones similares de no comparecencia de uno de los candidatos. Las razones son variadas y dependen mucho del contexto. Pero, en casi todas, el coste es superior al beneficio.

Arenas, confiado en el empuje de la inercia, especula. Cree que la campaña solo va a certificar un cambio político que lleva tiempo gestándose, y que será invulnerable y permanecerá aislado a cualquier eventualidad de la campaña, como la del debate frustrado. Pero el cálculo puede haber equivocado la ecuación a resolver. Sin pretenderlo, habrá alimentado la idea de falta de transparencia, de falta de claridad, a pesar de la gesticulación para aceptar debates en otros formatos. La posición de víctima (por la falta de supuesta neutralidad) es menor quizás, en términos de rentabilidad electoral, que el coste de la sospecha de quién oculta, esconde o… engaña.

El debate deja, también, otros paisajes. UPyD, por ejemplo, ha aprovechado muy bien en Twitter y en las redes sociales su no participación, vendida como “exclusión” y “manipulación”. Circunstancia que le resulta perfecta para seguir lastrando el suelo del electorado socialista. Canal Sur, símbolo del poder institucional, acaba siendo acusada de partidaria y autoritaria. Vaya dura factura para la Agencia Pública Empresarial de la Radio y Televisión de Andalucía (RTVA).

Finalmente, el PSOE, centrado en el control de lo analógico y lo audiovisual, no ha comprendido, todavía, que los debates ya no se ganan solo en el plató, sino también en las redes sociales. Y que la opinión pública sucumbe a la percepción que se crea, alimenta y gestiona desde los móviles, no desde el mando del televisor.

 

(Foto extraída del canal Flickr de Gfpeck)

PS: Aquí tenéis los links a las otras fotos que estuve barajando para ilustrar el artículo. Creo que os interesarán, también.
- Empty (del Flickr de Víctor Bezrukov)
- Painful backache (del Flickr de baboon)
- Silla vacía (del blog desescrits)

Hay 8 Comentarios

Todos los ciudadanos españoles son iguales ante la Ley, a excepción del Rey Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón-Dos Sicilias (Roma 1938), claro. Artículo 56.3 de la Constitución vigente: “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”. No hay nada como la democracia y la igualdad ante la Ley, verdad? Aunque en algunas situaciones embarazosas (el yerno) el articulo 56.3 se puede hacer extensivo a miembros del familión Real. Y porque no?

Prefiero que no salga ninguno a debatir nada.
Tengo CERO INTERÉS en escuchar paja.

Hola Antoni, también puede ocurrir como en Francia, que 2 de cada 3 franceses no considera interesante un debate Sarkozy y Hollande

Enlace a Le Monde: http://bit.ly/Ad2s73

Probablemente, Antoni, hayas analizado en ocasiones precedentes la incidencia de las redes sociales, chats, foros, etc. de internet como alternativas serias a los debates televisivos en esta materia electoral tan imprescindible para el desarrollo y enriquecimiento de la democracia parlamentaria. En especial, si como parece, en ellas se asienta un mayor y más versátil pluralismo partidario.
Lo que me parece un escándalo es que todavía hoy el modelo bipartidista se siga reforzando en los canales públicos (lo de UPYD ya es de juzgado de guardia por la más que recurrente, estructural preterición política), en detrimento de una de las bases fundamentales de todo debate democrático: la discusión del mayor número de propuestas y opciones políticas.
Saludos cordiales.

Gracias por vuestras aportaciones, aunque sean críticas.
Espero que el trabajo del blog ofrezca nuevas pistas para lectores sin prejuicios ni esquematismos.
Y, eso, es tarea de todos y todas
Un abrazo.

que se aten los machos en andalucía. con lo primero que quieren acabar es con el PER si no ven claro decir que a través de eso viven mucha gente indirectamente. que la tele pública dicen que esta politizada. no preocuparse, dentro de poco dejará de estarlo, porque como dice el chiste: ¿ es usted de izquierdas o de derechas? yo????. apolitico de toda la vida, de derechas como mi padre

Vaya truño de análisis( ¿) ¿Y de verdad usted es consultor político? Pero no sabe, amigo mío, que ayer mismo la Junta Electoral condenó a Canal Sur "por falta de neutralidad informativa". El guiño a UPyD remata la faena.

Querido Antoni,

Sin más, el PP continúa siguiendo la estrategia del silencio que ya se impuso como obligatoria en el 22M hasta ver pasar todos los cadáveres de la izquierda...

Un abrazo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal