A un mes del #15M

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 17 abr 2012

15M

El rumor de fondo ya es cada vez más audible. La proximidad del primer aniversario del #15M excita y anima a los que veían con escepticismo y preocupación cómo la multitud les disputaba el protagonismo de lo público y lo político. El cinismo avanza confiado en la idea de que el cansancio y el desánimo de los que llenaron las plazas y las calles será la mejor demostración de su inanidad. Sienten que, por fin, va a llegar su momento para poner las cosas en su sitio. Las dificultades para convertir en progresos democráticos el espíritu de la primavera egipcia, por ejemplo, les facilitan una nueva coartada. Hay quien cree que es mejor Mubarak que una mayoría islamista en el Parlamento egipcio democrático. Aquellos que nunca vieron esperanzas, o temieron perder sus privilegios, se apresuran a certificar la desilusión. Pero se equivocan.

Los días previos al 15 de mayo serán, seguramente, el escenario de un auténtico chaparrón de análisis, declaraciones y opiniones que argumentarán el descrédito y la decepción sobre la capacidad de estos movimientos para ir más allá de la agitación, la denuncia y la concienciación democrática, como si esto fuera poco. La violencia que ha salpicado algunas concentraciones recientes, en especial alrededor de la huelga general del 29M, flota en el ambiente como amenaza y excusa. Amenaza para los nuevos movimientos sociales. Excusa para desacreditarlos, confundirlos y mezclarlos por parte de quienes -sin comprender lo que pasó- se apresuran a certificar lo que sucede y sucederá en el futuro. Excusa también para que el Gobierno anuncie la reforma del Código Penal.  Intelectuales, abogados y activistas afines al movimiento creen que Rajoy pretende "amedrentar" a los ciudadanos con este anuncio y que recorre a la "estrategia del miedo"  para incriminar formas de respuesta pacífica pero alternativas.

Ya hay quien prepara los funerales de lo que consideran fue solo espuma política. Volveremos a oír las voces que ya nos advertían de lo peligroso, por efímero y frágil, del movimiento, a la vez que insinuaban su carácter infantil e inmaduro, vulnerable y manipulable (no faltaron, ni faltarán, teorías conspirativas), y minaban la confianza en las fuerzas políticas de izquierda tradicionales, dejando paso a la ofensiva conservadora. La victoria del PP el 20N confirmaría estas advertencias sobre el pernicioso efecto que sobre la política democrática, y sobre la izquierda en particular, podía tener el movimiento de los indignados. Pero este tipo de análisis interesados solo alarga la agonía de la realidad a la que debe enfrentarse la socialdemocracia.

El simplismo corroe el pensamiento político, acomoda y reconforta a quien no quiere ver lo evidente. Los que así piensan, y conforme vayan pasando los días se expresarán de manera estentórea, creen que las multitudes ilusionadas no son capaces de canalizar las emociones en propuestas y alternativas, que el gusto por el activismo esconde una incapacidad para el pensamiento y el análisis. En definitiva, que se ha perdido el tiempo. No saben que, como dice el filósofo Edgar Morin: “los indignados denuncian; no pueden enunciar”. Y esa naturaleza no es déficit, sino la fuerza moral de los que dijeron basta, sabiendo el porqué, pero sin saber –todavía- el cómo.

Y se producen movimientos de fondo. El éxito parcial del 29M no fue solo de los sindicatos ni de la oposición, sino de un magma social que confluye, puntualmente, con las organizaciones establecidas pero que las desborda y estimula con nuevas realidades organizativas, estéticas y propositivas.

En el libro de Raffaele Simone, El monstruo amable: ¿El mundo se vuelve de derechas?, Joaquín Estefanía describe en el prólogo un determinado retrato de estos movimientos, que ilustro con este fragmento: “La primera batalla, la de la percepción, ya la tiene ganada la derecha global, sin necesidad de comparecer. Y en ella juegan un papel esencial los jóvenes, para quienes en general la política ha dejado de ser una actividad articulada, una búsqueda de soluciones que se obtienen del esfuerzo, del estudio de los problemas y del discurso elaborado sino más bien un deseo genérico de ‘hacer cosas’, de actuar e incluso de pelearse, de que ‘se enteren’, de ‘darles una lección’. Así, la política [frente a la que los jóvenes sufren una desafección creciente y cuando les preguntan qué opinan del sistema que los acoge contestan que es corrupto, fallido, indiferente e irresponsable hacia ellos] tiende a identificarse no con la elaboración cultural e ideológica sino con el ‘comportamiento’, con el culto a la acción directa”.

Pero es la acción directa, precisamente, la única alternativa que tienen muchos ciudadanos, y en especial los más jóvenes y los mayores. Exigirles propuestas desde una atalaya que puede ser percibida como paternalista, cuando la política adulta, senior, establecida es incapaz de resolver las grandes ecuaciones, no se siente como aceptable.

El próximo #12M (Global Day of Action) es la referencia para actuar de nuevo, un año después de la fecha que cambió muchas percepciones y que supuso la politización –que no partidismo- de muchas conciencias. La cita tiene dimensión internacional, transnacional, global. Un alianza heterogénea, en red, descentralizada, está nutriendo de enlaces y pistas una amplia coalición por otra política. Antonio Hernández Rodicio, en el prólogo del libro “Otro Gobierno” de César Calderón, define así estas nuevas coaliciones horizontales y heterogéneas de activistas y emociones políticas: “Nuevos paradigmas para problemas antiguos. Revoluciones en red, y redes revolucionarias. Una legión de ciudadanos globales, formados, conscientes de sus derechos y exigentes que no tienen quién les escriba”.

Ya no están en las plazas, ahora. Volverán, en menos de un mes. De momento, llenan las redes de propuestas y alternativas dispares y –a veces- contradictorias. No tienen prisa, aunque son rápidos.  A quien realmente el tiempo apremia y se le escapa de las manos es a la política formal para dar una respuesta a las multitudes que avanzan sin vanguardias. El dirigismo acabó. “El asunto es que el viento ha barrido las antiguas certezas”. Lo que viene no sabemos lo que es, pero sabemos lo que detesta: la irrelevancia de la política para dirigir y corregir el desorden en el que estamos instalados.

(Fuente de la fotografía)

Hay 12 Comentarios

Seamos realistas, pidamos lo imposible.

alejandro supongo que hablas así porque no cees como el magno y el efecto sorpresa o desconcierto o la conjunción de pensamiento con los astros: lo menos espectacular puede llevar a un triunfo si hay sagacidad y determinación suficientes, el 15m no es algo de fin de semana sino que viene a ser una forma de entender la vida y vivirla con menos dependencia de unos mercados y de unos señores de la guerra financiera, emocional q nos llevan al punto de tener q donar sangre pa sacar unos cuartos o comernos los restos del orzuelo de postre; es un nuevo parto en la forma de vivir la vida -ctpcolapsaríaenredondo- ahora a los recién nacidos se les coloca un gorrito manoplas y calcetines boca arriba y con almohada y en la misma habit. que padre y madre, todo puede rehacerse, desde el uso de la luz, móvil, vehículo, replantearse y renacer como el ave fénix...alejandro magno arrampló con darioIII, actuába no solo por el poder sino por el deber de sentirse divino como aquiles, héroe sacrificado no comodón, eso es lo q nos lleva a la inanición intelectual y de ahí al cmtr.

En realidad me parece bastante flojo el post, no el asunto que trata. Hablar de acción-directa son palabras mayores aplicadas mal al movimiento 15M ... a los indignados, o a los jóvenes en general. La acción directa es otra cosa, la acción por sí mismos, en la calle, no es acción-directa. Tampoco es acción-directa lo que no contempla, me perdonan Uds., la realidad de lo que es Guerra Asimétrica (4ª Generación) y que incluye el uso de medios pacíficos (aquí, los principales, sin excluir la resistencia pasiva, y otras fórmulas formidables de la imaginación del hacer el bien). Se puede decir barbaridades del 15M, ufff la de barbaridades que he leído y escuchado ... pero no es cierto que hayan fracasado, o que se hayan difuminado ... porque no se puede tapar con un dedo el éxito, ni el SOL (y muchas otras plazas soleadas también, o más nubladas). Sí se puede pedir al 15M que no insista en mitos asamblearios, pero sí en lo asambleario. Me explico: para concretar y capitalizar los resultados logrados con la movilización espontánea, natural, de millones de españoles de bien, es necesario tener presente que no debe exigirse a lo más granado (en lo representativo y participativo, si se me permite) que encabece la acción-directa, todo lo contrario, han de estar resguardados, en la "retaguardia", y "protegidos" por todos y todas ... Pocas veces triunfan los "ejércitos" (o las movilizaciones pacíficas) en los que aparecen los generales (o los líderes granados, que los hay) a la cabeza de la primera línea (lidiar con los medios no es lo que hace fuerte a los líderes granados, ni al movimiento pacífico, ni al logro). Creo que se entiende (ojalá, aunque hay mucho que reflexionar y que profundizar). No se trata de recurrir a fórmulas marchitas de lo que ya sabemos no funciona en lo político, ni en lo social, ni en lo económico, ni en lo alternativo, etc. (todo lo contrario es lo que se pretende, de hecho). Se trata de tener la inteligencia, y la contrainteligencia, necesarias para que no ocurran las cosas que hemos visto, y lamentado en este asunto del 15M (esa aparente o real pérdida de fuelle y capacidad de regeneración, sostenibilidad, y proyección o conquista sobre la cotidianeidad) . Hay que tener presente qué se está "combatiendo" lo impresentable, lo decadente, lo insostenible, lo que no es adecuado, ni admitido por las mayorías silenciosas. Hay que pensar y resolver el ¿durante cuánto tiempo?, y el ¿cómo debe producirse la capitalización del éxíto?. No se trata de engendrar cúpulas directivas (estamos cansados de cúpulas directivo-manipuladoras), se trata de garantizar que no habrán apropiaciones omnímodas, ni siquiera por supuestos o reales portavoces. No se trata de caer en errores, sino todo lo contrario, inventar sobre las bases sólidas (esas no hace falta inventarlas, existen desde el principio del mundo humano, y desde antes incluso). Garantizar una clara y contundente victoria del ideario (no importa que haya mucho por hacer, por precisar, o concretar) es de lo que se trata. Se trata de consolidar posiciones, de lograr que lo fundamental se traslade en cambios positivos (ojo: que nos han vendido cambios negativos como positivos). Ningún cambio será gratis, y ningún cambio procederá por regalo ... ya lo hemos visto, ninguna institución consolidada, partido, o movimiento, ha hecho nada, o casi nada, en la práctica. Todo lo contrario, las cosas van a peor, y por eso el 15M tuvo éxito inapelable, y sus consignas aún tienen más éxito ahora. La cuestión es: ¿puede un movimiento cargado de espontaneidad, naturalidad, razones ... pasar a la acción-directa, y hacerlo de manera natural, sin caer en errores, ni en manipulaciones? ... Estoy plenamente convencido que sí, y que puede hacerse, precisamente, evitando portavocías (ninguna) ... pero sin eludir la organización en retaguardia, y protegiendo a los líderes-naturales, los del consenso, los portavoces, los correctos, los que se ocuparán de personificar y llevar la espontaneidad y la contradicción-natural (inclusive) a lo práctico del logro.... lo que queda escrito, y lo que debe cumplirse, y se asiente como un avance en España ... Un saludo cordial a todos/as.

antoni, por fin alguien q da cabida a los desamparados del mvtº 15M, parece q es algo fantasmal y derechoso pero la red es lo q nos permite llegar a estos resultados sin infraestructura ni apoyo de los medios, tal es u poder q ya están nerviosillos por poner códigos y prohibiciones. ondo, ondo, olaxé.

como no puedo entrar al ojo, entro al trapo: nóos creemos q tanto capitalismo como socialismo tienen q reinventarse, ahy una nueva población q no tenemos q ver con muchas cosas, esas fotos sepia de familia con nuestros antepasados de mirada medio perdida, asustada q no pueden ni sonreir xq lo más inmediato era comer bajo la custodia paternal de quien era vasallo y no hace tanto tiemppo, sus sucesores bien comidos y arropados pa q seamos algo en la vida, acunados por cierto aburguesamiento, reaccionamos de manera +racional q emocional para conseguir nuestros objetivos: afianciación de los derechos humanos, democratización social frete a esa dedocracia clasista y espinazo erguido y mirada directa, de frente a los ojos del opuesto y tener "cintura"....

el poder x el poder no les interesa a los q nos sentimos quincemarianos, aglutinador de tendencias, ideologías, estilos, formas, sexos, profesiones, todos cabemos; lanzamos ideas , pensamientos q generan cataratas de ideas y algo sale unas veces de soslayo y otras al pleno. acierto.

muy buen artículo Antoni,

efectivamente los movimientos del #15m no aspiran a la unidad de pensamiento ni de mando, sólo a la unidad de acción, y ahí residen sus limitaciones.

quizás no sepan "cómo", pero lo que sí sabemos es que hay un ingrediente nuevo que sin ir "contra" nadie tiene un poder oxigenador muy importante: TRANSPARENCIA !

eso del 15M parecía algo para tontacos y mira tú por dónde... ahora se apuntan nóos, vóos y tóos.

La alternativa no está en este movimiento "ciudadanista" y no de clase, pequeñoburgués, enfrentado a los partidos y sólo anticapitalista ante lo que ellos consideran un "capitalismo malo",...como si hubiera uno bueno.
MAYO DE INCERTIDUMBRES Y COMBATES NECESARIOS: http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2012/04/mayo-de-incertidumbres-y-combates.html

Hay que hacer algo. Hay que hacer algo porque me da la impresión de que estamos perdiendo ya hasta lo último que se pierde.
Salgamos a la calle y hagámonos oír.

De norte a sur, de este a oeste la lucha sigue, cueste lo que cueste

Nos vemos el 12M

Elocuente...Un saludo
Antoni

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal