Reivindicación uniformada

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 01 ago 2012

Bomberos

La calle hierve
. Y hay algo de inquietante cuando, además, se llena de manifestantes uniformados: policías, bomberos, guardias, militares. Es como si se subvirtiera el orden establecido llegando al desorden, pero democrático. Servidores públicos que toman las plazas para expresar su rechazo a la política de recortes del Gobierno del presidente Rajoy. Cuando los uniformes ocupan el espacio público, el choque visual es muy impactante. Sobre todo cuando delante de estos hay otros uniformados -aparentemente- en posición enfrentada, aunque no necesariamente confrontada o contraria.

La nueva y creativa plasticidad de las recientes protestas sociales reclama más reflexión y atención. Hemos visto la renovada emergencia de la poesía política, la irrupción de los coros para la denuncia política, el uso inteligente de datos y visualizaciones, o el simple uso del silbato o del grito como nuevas armas democráticas para la respuesta cívica y neopolítica. Nuevos registros visuales y presenciales a los que hay que añadir la ebullición del activismo en la red. Si las calles hierven, las redes queman.

Pero lo nuevo de estos últimos días es el juego que ofrecen las oportunidades de visibilidad y notoriedad del uso combativo del cuerpo y del uniforme laboral en la acción reivindicativa. Y, en particular, las acciones de los bomberos. Cuando no te queda nada, o no tienes otras opciones, el cuerpo -tu propio cuerpo- te brinda distintas posibilidades para el activismo político. El desnudo, entonces, aparece como la fuerza más poderosa mostrando la máxima fragilidad o debilidad. Y la vergüenza y el pudor, se transforman en orgullo y autoestima. 

En Mieres, por ejemplo, los bomberos se han desnudado para rechazar los recortes a los funcionarios públicos y denunciar que "los gobiernos solo saben recaudar dinero de los bolsillos de los ciudadanos". La pancarta que les acompañaba no necesita más análisis: “De tantos recortes en pelota hemos quedado”.

No es la primera vez que los bomberos exhiben sus cuerpos como forma de protesta. Conocen la irresistible fuerza de las imágenes. El año pasado, 200 aspirantes a bomberos del Ayuntamiento de Madrid se concentraron frente al Palacio de Cibeles para denunciar el "amaño" de las últimas oposiciones. Y en 2006, en A Coruña, protestaron sin uniformes para exigir un convenio laboral.

El desnudo irrumpe, altera, provoca, subvierte. Los nuevos movimientos redescubren su potencial. El transmedia calle-redes-medios actúa como una poderosa red viral. Y el desafío estético es parte del combate ético.

En mayo de este año, un grupo de personas pertenecientes a distintos colectivos ciudadanos se desnudaron ante las oficinas de una céntrica sucursal de Bankia, en Zaragoza, en protesta por su situación y el anuncio de nacionalización por parte del Gobierno. "Desnudos ante la estafa bancaria" fue el lema elegido por los protagonistas. Quedarse sin ropa es despojarse de tus últimas posesiones, las más personales e íntimas. La carga simbólica de la acción, frente a lo que consideran abuso, estafa y usura, tiene una gran energía narrativa y visual.  

Este tipo de acciones de ruptura y contraste van a continuar. Crecerán. Es la fuerza de los que no tienen fuerza. Y conecta con otras poderosas prácticas de denuncia política que van desde los movimientos ecologistas, o los defensores de los derechos civiles en cualquier parte del  mundo (pacifistas, animalistas…), a reivindicaciones por la seguridad vial y los derechos de los ciclistas, entre otras muchas. En la reciente Eurocopa de fútbol, por ejemplo, las activistas del grupo feminista Femen en Ucrania fueron la punta de lanza más contundente en la denuncia del régimen autoritario de su país.

El desnudo en la acción política tiene un profundo significado. Conecta con el pacifismo y la lucha por las libertades. Es la imagen que casi nunca los poderes quieren ver. Ofende y provoca. Ahí está su potencial. Esta crisis devastadora (de la política formal y de la economía oficial) va a generar respuestas contundentes. La irrupción, la interrupción y la provocación que boicotea y sabotea lo establecido serán las armas de una nueva generación de activistas políticos y sociales. No lo hemos visto todo, ni mucho menos.

(Fuente de la fotografía)
Otras fotografías de interés.

Otros títulos posibles que este artículo me ha sugerido:
- El cuerpo como arma política
- Uniformes y desnudos
- La calle uniformada y desnuda

 

Hay 12 Comentarios

La cuestión clave es que se socializan pérdidas y se privatizan ganancias en toda Europa y particularmente en los países más débiles. Esa es la política económica. Las variantes están en cuestiones de familia o de costumbres.

La economía y la política están enmascarando la miseria en la que nos deja este supuesto rescate, cuando en realidad no es más que una condena a la pobreza. El desnudo humano encarna la realidad de lo que somos, sin ambages sin florituras ni eufemismos. Somos débiles, frágiles, y eso es lo que conviene recordar ante las medidas brutales que se están tomando como si fuéramos un juego de pinipons. Además el desnudo llama la atención ante la reivindicación, y puede molestar a algunos encastillados en su importancia, lo que no está de más, mira.

El uniforme es un escudo, un drisfraz que oculta el contenido,una manera de meramorfosear al ser humano que lo porta y de dejar constancia de la estratificación socia en que vivimos; Es una forma de expresarse el poder, tanto como muestra de fuerza, como de dominación. Por eso una manifestación uniformada asusta al orden establecido, por vincularla al caos.
Los obispos y toda la ralea institucional eclesiástica se viste intencionadamente con ropajes estrafalarios para distinguirse como elegidos de dios y portadores de su poder infinito.
El desnudo es el ser humano en su pura expresión, sin mas atributos que los que le aporta la naturaleza. Sugiere los origenes de la especie y su fuerza para seguir un camino. Quitarse el uniforme para manifestarse es llevar al límite la voluntad de hacer del contenido de la protesta su única expresión, que queda visualizada con toda su fuerza.
Los poderes nunca se mostrarán desnudos. Caería el mito

Lo encontré:
http://memonto.com/?q=entrada_blog_es%2Feurogendfor-el-ej-rcito-privado-europeo
Esa fuerza antidisturbios europea se llamaría EUROGENDFOR. Esta unidad con carácter militar podría ser utilizada en cualquier país de la Unión Europea sin estar sometida su actuación diréctamente a la constitución nacional sino a normativa europea.

El cuerpo es la bomba, es una mina cargada de mitos ancestrales, de cultura y también de tabues y prejuicios. Eso lo saben muy bien los artistas, que se han dedicado a ponerlo en evidencia desde las cavernas pero, más conscientemente con la práctica del body-art. Y no hay nada más revolucionario que decir "mi cuerpo es mio", porque los gobernantes y religiosos entienden los cuerpos como patrimonio, suyo o de las naciones, congregaciones o partidos. Ese es el sentido de la "carne de cañón" utilizada para los soldados que marchaban -y marchan- al frente. Y ese es el sentido de la abierta oposición al aborto libre de las mujeres.
Así que cualquier manifestación haciendo valer el cuerpo como algo que no es politicamente intervenido es revolucionaria. Eso es lo que están haciendo estos policias y bomberos diciendo que ellos también piensan, que participan, que se suman a la protesta. Lo cual está muy bien y es bien recibido por el resto de los ciudadanos. Hay imagenes muy felices de la comunión entre el pueblo y las fuerzas de seguridad -pienso en la revolución de los claveles-. Pero es posible que los gobernantes de la UE ya lo hayan previsto porque hace poco me llegó un enlace por facebook sobre la creación de una fuerza de seguridad, unos antidisturbios, europeos que podrían intervenir en cualquier motin de los estados. En cuanto encuentre el enlace lo pongo porque si es cierto, estamos apañados. Entonces no será la fuerza ética lo que habrá que desempolvar, sino a la banda Meinhoff.

Es increíble el poder del desnudo cuando lo hace una persona por voluntad propia y sin un fin ni sexual ni artístico. Cuando una persona saca su físico simplemente porque es su cuerpo, la gente reacciona fatal en cambio, cuando alguien se desnuda sensualmente, el xip cambia. Es como si fueran tres cuerpos distintos: el sensual, el artístico y el natural.
Y eso es lo que buscan las de Femen: enseñar su cuerpo no porque ningún hombre quiera verlo sino porque ellas lo enseñan como una reivindicación del mismo.

Creo que deberíamos perseguir al gobierno y desnudarlos a ellos a ver si así hacen un poco de caso.
Saludos desde Kiev Antoni,...ya vuelvo a España

Ya podemos desnudarnos, vestirnos, colgarnos o lo que se nos venga en gana. Este gobierno, gobierna con eso que todos sabemos , por el artículo 43.
Hay cambio de mandos en los ejércitos. Hay cambio de mandos en todos los poderes públicos. Nos van a amordazar como sea. Eso es Democracia, Sr. Rajoy. Dar al pueblo poder y voz para que les voten...

Fui una testigo más del recibimiento, con aplausos y vítores incluidos, de la incorporación del sindicato de la policía nacional S.U.P, a la manifestación del pasado mes de julio en mi ciudad, Barcelona, contra los recortes y despidos a los funcionarios por parte del gobierno del Sr. Mas (CIU) y el del Sr. Rajoy (PP); a la que se sumaron multitud de ciudadanos para rechazar, a su vez, los nuevos recortes acompañados por la pertinente subida de impuestos. Personalmente valoré muchísimo ese hecho dando lugar a trasladar a ese preciso momento aquella frase tan repetida en los albores de los años 70 “el pueblo unido jamás será vencido“.
Se podía percibir en el ambiente, sentimiento, empatía, sinceridad, convencimiento…
Supe, más tarde, que en la misma manifestación también participaban el Cuerpo de Bomberos y los Mossos d´Escuadra, y aunque dí por sentado que estaban muy bien ubicados no dejó de sorprenderme por lo insólito de la situación.
Tengo que decir, porque lo leí a través de un blog de las Fuerzas Armadas (imagino que redactado por los soldados) qué también en el ejercito están en contra de los recortes, pero les han prohibido totalmente, bajo amenaza de tomar severas medidas en su contra, manifestarse al respecto. Y no solo eso, sino que cuando fui a ver el post de nuevo para copiarlo (porque me pareció un hecho histórico) lo habían borrado, dejando solo una pequeñísima referencia que nada tenía que ver con lo que habían manifestado anteriormente.
Opino que son muy normales todas esas posiciones dada la situación actual no obstante hay personas a la que les parece que son manifestaciones poco menos que apocalípticas y se deben a una falta de autoridad; por esa causa le piden al Sr. Rajoy que no se deje convencer que los que salen a la calle son los “putos rojos” que no tienen otra cosa que hacer en todo el día. Claro … ¡¡Es que están parados porque no quieren trabajar!!
Me sorprendió con un argumento sino igual si parecido la Sra. Cospedal cuando les decía a sus votantes (por lo visto son los únicos que le pagan el sueldo)

“Que tengáis todo el ánimo, que no os arruguéis, salid a la calle y defender al Gobierno, lo que estamos haciendo para sacar a España adelante, con orgullo”,


Y después de recordarles otra vez la “herencia recibida”
de los socialistas les dice que “son los que más gritan”

Y en Castilla La Mancha a la pobre se le manifestaron hasta los números de la Guardia Civil…

Y más adelante justifica los recortes a los funcionarios diciendo que son medidas para crear empleo

¡Eing! ¿Comoooo?? ¡Oiga! ¿Echa a los funcionarios por una puerta y por la otra los readmite?
Si es que…

Mal, muy mal.

Dios nos libre de que el gobierno se ponga a crear empleo.
Sra. Cospedal no presuma usted de eso, los únicos que crean puestos de trabajo productivos SON LOS EMPRESARIOS y estos no están por la labor por lo que vemos…

Qué en esas manifestaciones de ciudadanos se hayan colado otros relacionados con la Seguridad del Estado y la administración, qué conocen de primera mano como funcionan los entresijos de ésta y que además denuncien malas practicas, recortes, o abusos, NO ES UN PASO ATRÁS, es un cambio muy de agradecer.
Las protestas con las manos o el cuerpo desnudo o simplemente usando las palabras como herramienta para transmitir nuestros desacuerdos con el sistema es la forma más valiente y democrática que existe y una de las manifestaciones que más vidas a costado y que más se ha querido prohibir.
Manipular y ningunear todas esas manifestaciones por parte de cualquier gobierno es signo de tener muy poco talante democrático; cosa muy grave para los ciudadanos con los tiempos que corren.


http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/07/13/andalucia/1342197804_892349.html

Muy interesante el análisis. Desnudarse para reivindicar a través del desnudo, es también despojarse de la verguenza muy interiorizada en nuestro país, que remitía a nuestro tradicional sometimiento al poder. Para mí es un grito de basta, de ya no tenemos miedo frente a los que tampoco tienen verguenza, pero por motivos bien distintos. Gracias asímismo al autor del artículo por su coherencia personal al hacer de dominio público sus obras.Es un gesto muy significativo.

Los funcionarios protestan porque les recortan sus sueldos y les cuesta llegar a mediados de mes. Es natural. No contentos con eso, el Gobierno les quita la paga de Navidad. Los turroneros saldrán a la calle a protestar porque qué tienen ellos que ver con la crisis de Bankia. Los pobres viejos estafados por las preferentes se manifiestan en las cajas, dentro de ellas, para que les devuelvan la confianza y el dinero. Un juzgado ya ha fallado a favor de ellos, incluso Novacaixagalicia dice que no va a recurrir, admitiendo que eso estuvo mal, pero que no va devolver los dineros de las preferentes. ¿A quién hay que ahorcar?. Protestan los estafados por la bancarrota de Bankia, y, mientras eso ocurre en la calle, Bankia sigue desahuciando por la puerta de atrás a aquellos que no pueden pagar la hipoteca, aunque se avienen a negociar otra fórmula de pago. No, no hay nada que hacer, a la calle. ¿A quién hay que darle una paliza?. Que se desnuden los bomberos está bien, aunque ya lo hacen en los calendarios de Navidad. Ahora está en crisis la moda, los modistos, las firmas de diseño, esperemos que se desnuden las modelos para protestar. Estaré atento. Salen a la calle a protestar todos los que deben hacerlo y los demás unirnos a ellos para que, o cambian las cosas y las decisiones políticas o las cosas se van a poner muy pero que muy mal. La duda que sobrevuela al ciudadano es si las protestas hacen mella en el Gobierno de Don Tancredo Rajoy, probablemente no. Se pide a los ministros cesantes que renuncien a sus indemnizaciones; los del PSOE ya han dicho que no hay problema. Ahora bien, qué pasa con las dietas que cobran políticos y ministros que han salido por circunscripciones fuera de Madrid y que cobran una dieta de 1.800€, cuando resulta que tienen piso o pisos en Madrid y viven allí. Pongo por ejemplo a Montoro y a Soraya Sáenz de Santamaría, que tienen pisos en Madrid y cobran dietas por salir diputados por otras provincias. Tony Cantó cedió esa dieta a la caridad u ONGs, creyendo que era un robo cobrar esa dieta cuando disponía de un piso en Madrid. ¿Qué hacemos con Montoro y cía.?. Pero cómo coño no va a protestar la gente. Es que me parece hasta poco que salgan los fines de semana o algún viernes. Tienen que salir todos los días y postrarse en las inmediaciones de Génova y delante de la casa de Esperanza Aguirre. Ya no digo las mujeres, con la modificación del aborto, que las quieren meter en la cárcel a todas o hacerlas gastar viajes a Londres. Creo que esto no ha hecho más que empezar.

Pero la gente sigue mas fresquita en casa calentando las redes sociales y los correos electrónicos. Yo todos los días recibo muchos, pero la calle no se termina de animar. Y razones hay mas que de sobra. Y planes también, pero falta fuelle. Y eso que nos lo dicen hasta en alemán. Mira:
http://www.youtube.com/watch?v=eY9p-ck2Gp0&feature=youtu.be

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal