Mayoría silenciosa

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 27 sep 2012

Captura001301

Mariano Rajoy, consciente o inconscientemente, ha utilizado un concepto nuevo -y con fuerte carga histórica- en su estrategia de comunicación: la mayoría silenciosa. “Permítanme que haga aquí en Nueva York un reconocimiento a la mayoría de españoles que no se manifiestan, que no salen en las portadas de la prensa y que no abren los telediarios. No se les ven, pero están ahí, son la mayoría de los 47 millones de personas que viven en España. Esa inmensa mayoría está trabajando, el que puede, dando lo mejor de sí para lograr ese objetivo nacional que nos compete a todos, que es salir de esta crisis” (fin de la inevitable larga cita). Así ha resuelto Rajoy, en una intervención por escrito, su posición y reflexión sobre el momento actual de la política española.

El presidente del Gobierno español llegó a Nueva York para participar en la 67 Asamblea de la ONU, en la que ha defendido la candidatura de España a su Consejo de Seguridad para el bienio 2015-2016. Sus intenciones se han visto “contraprogramadas” por los hechos del #25S y el debate soberanista en Catalunya, que  han protagonizado buena parte de la cobertura de la prensa internacional. Hasta la hábil y oportunista Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina, se ha apresurado a denunciar (y a instrumentalizar), en la misma sede de la ONU, la “represión” policial en Madrid.

Richard Nixon pronunció un famoso e importante discurso, "La gran mayoría silenciosa" (1969), para explicar su plan para terminar la Guerra de Vietnam. Perdió la guerra y años más tarde, en 1974, perdió la presidencia cuando el Gran Jurado federal consideró al Presidente copartícipe en una conspiración para obstruir la acción de la justicia en la investigación sobre el escándalo Watergate.  Y también Charles de Gaulle utilizó el mismo concepto para adjudicarse el apoyo silente a su política. Pero la realidad le vino a demostrar lo contrario. Tras el Mayo del 68, la mayoría silenciosa fue la mayoría que votó en contra de “su” referéndum (sobre la regiones en Francia), el cual -al ser presentado como plebiscitario- supuso la gran oportundidad perdida, de forma contundente, que provocó su dimisión.

No sé si los redactores de discursos del Presidente han reparado en las referencias y posibles paralelismos históricos, pero lo cierto es que el concepto es perverso y puede actuar como un boomerang cuando se tiene la peor valoración presidencial por parte de la opinión pública. Rajoy hay cometido un error, grave. Confunde el silencio de sus colaboradores con fidelidad. Confunde el silencio de “la mayoría de los españoles” con complicidad. Confunde su mayoría parlamentaria con consenso social. Y, con este enfoque, desprecia e ignora la unanimidad que -dentro y fuera de nuestras fronteras- suscitan su errática estrategia de comunicación y su inacción política.  

La confusión del Presidente (silencio igual a complicidad) puede hacerle descarrilar, definitivamente, de la conexión emocional con la sociedad a la que debe representar y servir. Rajoy, amante de los silencios, cree que la paciencia de la sociedad española es sadomasoquismo. Y se equivoca. Rotundamente.

Rajoy cree que solo las urnas hablan en democracia y eso es cierto cuando se trata de decidir y escoger representantes. Pero nuestra democracia, afortunadamente, habla -y mucho- durante los 1.460 días que tiene una legislatura completa. Las calles (con todas sus expresiones de respuesta y crítica social), así como la prensa libre y democrática, la opinión de los dirigentes sociales y numerosos analistas nacionales e internacionales no pueden ser desdeñados por ser considerados como no mayoritarios (por elitistas, parciales, y minoritarios) y, por consiguiente, desconsiderados en términos democráticos. Además, el Presidente dispone de abundante información demoscópica sobre su valoración y la aceptación de su política.

Rajoy, que se mueve con fundamentos de cultura popular, cree que tiene tiempo, y que el tiempo todo lo cura. Tiene una visión climatológica de la política: después de la tempestad llega el cielo despejado, y no hay mal que cien años dure. Pero la política se rige, cada vez más, por conceptos mucho más depredadores que el de la cultura de los ciclos.

Rajoy, con su apelación -e instrumentalización- de la mayoría silente, aspira a que el silencio sea amnesia o despreocupación. Pero los ciudadanos no olvidan, ni olvidarán. Y lo que a él le parece silencio cómplice no es más que constatación de la irrelevancia de la política y desconsideración hacia quien la representa. La gente calla, pero no otorga. El refranero, al que tanto recurre, no es infalible. No oye voces, y las que escucha no le parecen relevantes o no se da por aludido, porque -quizás- está perdiendo, irremediablemente, el sentido más importante para un político: el oído.

Hace unas semanas, el Presidente, ya ahondó su foso con una audaz (pero imprudente aunque reveladora) afirmación: “La realidad me ha impedido cumplir mi programa electoral”. Ahora, con la provocadora apelación a la mayoría silenciosa, ha tocado piedra. En el refranero, la mayoría silenciosa es la de los campos santos. Y en política, no es aclamación. Está más cerca de la resignación, la desesperación o el desdén, que del aplauso.

(Autor de la fotografía: Jonan Basterra. Fuente)

Hay 50 Comentarios

El Partido Popular con Rajoy a la cabeza, llegó a la presidencia del Gobierno con una enfermedad, la de la ansiedad por el poder y la obsesión por echar a Zapatero de la Moncloa. Rajoy no es hombre de Estado ni sirve para representar a todos los españoles. Rajoy es una marioneta, un pelele de los poderes financieros y de los interese de la patronal española, Su objetivos están muy claros, volver a los años de Franco, sin derechos laborales, sin libertades para los sindicatos, empobrecer a los ciudadanos más necesitados y hacer de la clase trabjadora un mercado de borricos y borregos. Ahora está demostrando con cada decretazo que su ideología polictica es la de tener al mercado laboral por debajo de las pelotas de los empresarios españoles.Y luego se queja de las manifestaciones de los ciudadanos indignados y cabreados de toda España. Y por si faltara más salsa paprika, lanza a la policía de la ss Madrileña contra los, cada vez, más pobres ciudadanos españoles.

Querría ello decir que para Rajoy quien ganó las últimas elecciones no fue él sino la mayoría que se abstuvo. Si es que te pones a buscar mayorías silenciosas y las hay por doquier.

De acuerdo en todo, pero la foto es tremenda. Con un simple virado en sepia pasaría perfectamente por la foto de la familia. La mafia. La verdadera imagen de España de estafa y corrupción hasta las trancas.
Y seguimos camino de Grecia....

Buen artículo y muy acertado análisis. Los políticos del PP creen que como "profesionales de la política" que son (ellos mismos se definen así) las urnas les han dado un contrato de 4 años y que "la democracia" les blinda de cualquier intento de que dicho contrato se rompa. Grave equivocación. El martes pasado en la plaza de Neptuno se respiraba otro tiempo y otra actitud. La gente no estaba dispuesta a aceptar esa "democracia" ramplona y tramposa, sobre todo cuando el supuesto contrato está basado en un programa electoral que ni de lejos se está cumpliendo. El 25 S no es ni golpista ni antidemócrata (como desde el verano se ha dicho para intoxicar a la opinión pública), en todo caso es un movimiento que con sus contradicciones -hay que admitirlo- pretende un cambio profundo en nuestro sistema democrático, dar a la sociedad nueva que está surgiendo (más informada, más dispuesta a participar en las decisiones que le incumben, sobre todo en ese estado del bienestar que ve día a día cómo le arrebatan), más democracia. Creo que los "profesionales de la política" no tienen ningún futuro, como tampoco veo que lo tenga el PP. El Partido Popular comienza a comportarse como un "régimen" que pretende a toda costa -incluida la represión y la amenaza- mantenerse en el poder y que nadie ose a rescindirle el "contrato democrático" que las urnas le dieron hace ya casi un año. El PP tiene pánico que este tsunami social le coja a él en el poder.

Aparte de que apropiarse de la voluntad no expresada es de un descaro impresionante. Me recuerda a aquellos que a veces, en un intento de deslegitimar los resultados de unas elecciones, se apropian de la abstención, atribuyéndoles el sentido que ellos desean. Además, desde cuándo se han producido manifestaciones de la inmensa mayoría. Ya sabemos que salen siempre una inmensa minoría y descalificarla alabando el buen sentido de los no asistentes no deja de ser un argumento falaz. Siguiendo su razonamiento, quienes se oponen al matrimonio homosexual, a la actual legislación del aborto, quienes atacaban al gobierno anterior por supuestamente traicionar a las víctimas al negociar con los asesinos, eran cuatro pelagatos. Lo que no le impidió presentar un recurso de inconstitucionalidad contra la ley que regulaba el primero y que no se mete con nadie, lo que no le ha impedido presentar una regulación retrógrada que cambie la legislación sobre la interrupción del embarazo... etc. En fin, una salida a la desesperada que, como bien apunta el articulista, se le volverá, una vez más, en contra.

Si fuera como dice Rajoy, mejor pertenecer a la minoría ruidosa que a una sumisa mayoría silenciosa. Por lo demás, más parece que fuera mayoría lo primero y minoría lo segundo. Si en lugar de saborear un habano por la sexta avenida de NY se atreviera a hacer lo mismo por cualquier calle de España, algo que no se si ha hecho alguna vez, se daría cuenta que el silencio lo tiene él en su cabeza. Qué poco pasea por su país, fuera de su playa querida y las aceras de su terruño.

"No se les ven, pero están..." ¿cómo este sujeto es presidente de algo? La concordancia gramatical no le suena de nada? No sé para qué escribo esto, viendo el conjunto de población que tenemos no me extraña nada...

Me sumo a las felicitaciones por su brillante y esclarecedor artículo al que yo no puedo añadir nada.
La foto de Rajoy paseando por NY mientras se fuma un puro es inquietante.
Para no agravar la inquietud me quedo en que que quizás solo sea una adicción y que ella explique la ausencia de grandes debates en el parlamento

Me sumo a las felicitaciones por su brillante y esclarecedor artículo al que yo no puedo añadir nada.
La foto de Rajoy paseando por NY mientras se fuma un puro es inquietante.
Para no agravar la inquietud me quedo en que que quizás solo sea una adicción y que ella explique la ausencia de grandes debates en el parlamento

Rajoy desacreditó, ayer, a los que se manifestaban y reclamaba para sí a los que nos quedamos es casa. La gran mayoría de los ciudadanos españoles que se quedaron en casa están manifiestamente en contra de Rajoy y de sus políticas erráticas. Decía Don Tancredo Rajoy en el año 2006: " Mi partido es que moviliza toda las manifestaciones. El que las respalda y las llena". Toma eso. Estas palabras las decía en el programa de radio de el impresentable Jiménez Losantos. Rajoy alentó, junto con Rouco Varela, las manifestaciones contra la Ley del aborto y contra los matrimonios gays. Fue un pancartero, como lo fue Aznar. Cuando el PP se manifestaba a las puertas de Ferraz, lanzando gritos de "Zapatero asesino", estaban presentes y alentados por Rajoy personas como la inseparable, Ana Pastor, Eduardo Zaplana, Federico Trillo, Ana Botella, Cañete, Acebes, Mayor Oreja, Cospedal o Esperanza Aguirre. La mayoría silenciosa de entonces, que éramos unos cuarenta y siete millones y que no estábamos allí por estar en desacuerdo con ellos, ¿También nos adherimos ahora a Rajoy?. Este presidente Rajoy, que nos ha tocado en mala suerte tener, en los tiempos que corren, no está con los pies en el suelo; y no hay cosa peor que un presidente se evada de la realidad de su país. Mientras Rajoy se fuma un puro, probablemente habano, en Nueva York, y se harta de decir bobadas, en España tiene montadas tres elecciones autonómicas anticipadas y una de ellas pidiéndole un referendum, que va a negar y que por lo tanto tendrá un problema gordísimo. El déficit se le ha escapado de las manos y no va a cumplir. Las Comunidades Autónomas se suman a la petición de rescate, Cospedal la última, que después de 16 meses en el poder y con una gestión catastrófica, echa la culpa al empedrado de dicha petición. Sin novedad en el frente, mi capitán.

¿Por qué no han publicado mi comentario? No ofendía a nadie y no tenía ni media falta de ortografía... ¿Es que me quieren incluir en la "mayoría silenciosa" ? Pues de eso, nada.

Enhorabuena por el artículo!!!

Anécdota: si Guardiola quiere pasarse un año sabático y coger distancia con la realidad se va a New York pero nuestro Presidente del Gobierno se da un paseo por Central Park fumándose un puro y se encuentra con un grupo de personas que le gritan y abuchean al estar en desacuerdo con su política [no hay tregua ciudadana señor Presidente].

Esa mayoría silenciosa no deja de tener cierta similitud con los funcionarios que han dejado de tomar su "cafetito", no tanto porque el señor Beteta los apremiase a hacerlo, sino porque ya no pueden pagarlo ni a plazos. Les invito a visitar un blog que, en clave humorística, pretende narrar algunas crónicas en nuestros tiempos de austeridad. Un saludo afectuoso.
http://lluviaderatones.blogspot.com.es/

Senor Gutierrez-Rubí. Tras el Mayo del 68, la mayoría silenciosa fue la mayoría que votó a favor del Presidente De Gaulle, el cual adelantó las elecciones inmediatamente después. El referendum ocurrió bastante más tarde. Supongo que es un simple desliz de su memoria. Pero, no fué como Ud. dice.

Artículos como este, justifican plenamente, que su lectura, nos lleve a meditar seriamente y en profundidad, todo lo que él se dice y se dice, mucho. Estando totalmente de acuerdo con Antoni Gutiérrez-Rubí, no me cabe otra cosa, que felicitarlo y felicitarme, por este soplo de "aire fresco" que nos llega, a sufridos ciudadanos que estamos totalmente inermes ante las manipulaciones dialécticas del PP, con Rajoy al frente.
Solo me permito agregar, que cuando Rajoy hizo uso de la palabra, en todo el anfiteartro, no habría más de veinte personas, incluyendo funcionarios..........

Esta gente, a la cual ya podemos denominar "el régimen", teniendo en cuenta la dimensión de su extrañamiento de la ciudadanía, piensa, al parecer, quedarse en sus poltronas hasta el hundimiento final (elecciones).
¿Podemos permitirnos esperar tanto? ¿Hay manera de erosionarlos, evitar que sigan perjudicando a los españoles?.
Las manifestaciones expresan que "todo está mal". Aunque sea cierto, producen un efecto testimonial no un efecto político.
Vivimos un momento revolucionario y esto no es una expresión de entusuasmo. Hay un vacío de poder, la base de legitimidad democrática no sirve de apoyo al aparato político.
Y el sistema político de los últimos 30 maños tiene una dinámica interna que llena de mediocres los escalones superiores de los aparatos políticos. ¿Hay alguien en el PP/PSOE capaz de hacerse cargo de este desastre?.
La respuesta evidente es NO. Necesitamos otra respuesta, esa no sirve.

En definitiva, es loable que los ciudadanos no se quejen, no ya de no tener trabajo, ayudas, o una educación y sanidad accesible a todos por igual, sino de que los gobernantes elegidos democráticamente por la población INCUMPLAN IMPUNEMENTE su programa mientras los ciudadanos ven cómo se quita a los que menos tienen para dárselo a los bancos, y cómo NO SE QUITA a los que más tienen, por no hablar de la situación en que se encuentran los principales causantes como ex-directores de bancos y cajas intervenidos. Y si se piensa en los casos de actuación(?) de la justicia frente a casos de corrupción, y en comparación la ACTUACIÓN de las fuerzas de seguridad frente a gente que pide conservar sus derechos y los de las generaciones futuras...


Es loable que se queden en casa y se callen, porque QUEJARSE DE ESAS TONTERÍAS es lo que da una mala imagen a España. ¿No, señor Rajoy?

Y ahora que no se quejen de que les han pegado, que si uno se queda en casa no le pasan esas cosas.

Sólo un apunte más. Si contásemos los votos del PP y luego la suma de los votantes de todos los demás partidos, los votos nulos y las abstenciones de voto, el resultado es que la mayoría de los españoles NO votó al PP. Este razonamiento sigue el mismo principio que el de la "mayoría silenciosa".

Ya se han cargado el país. Si van a tachar a los manifestantes de radicales antisistema seguramente tengan razón. Es difícil estar de acuerdo con un sistema que permite llegar esta situación.

Impecable artículo

Los presidentes cada vez pierden el sentido de la realidad más rápido. Los hay que empiezan ya a sufrir el síndrome de la Moncloa cuando preparan las oposiciones. Habitan realidades paralelas, no hay duda.

Disculpa pero siento la necesidad de comentar la acotación de la presidente de argentina.
Hay que tener muchos huevos para decir lo que dijo en frente de esa manga de aprovechados del sistema.
Que no, que no me cae bien ella, pero hay que reconocerle ciertas cosas y una de esas es escupirle a la cara esas palabras a esa bandada de cuervos.

Yo no estuve en la manifestación de madrid del 25 S, entre otras cosas porque no estaba ni en la península ibérica. De haber estado en Madrid habría estado allí. Por su puesto no he votado NUNCA al PP ni estoy de acuerdo con su política actual. Creo que peor deben estar muchos votantes del PP que votaron confiando que el señor Rajoy haría lo que decía en campaña (no subir impuesto, no tocar la educación ,etc, etc).

Desde aquí quiero desmarcarme absolutamente de esa Mayoría Silenciosa (y complice) a la que alude el señor Rajoy. Como podeis ver , aunque no estaba en la Mani , tampoco estaba mirando el futbol, ni culebrones ni programas de entretenimiento . Todo aquel que estaba desarrollando estas actividades que se lo pase bien y siga si le gusta., pero a mí no me pillaran indiferente y ausente en un momento histórico o relevante socialmentes

Propongo que TODO aquel que no estuvo en la manifestación del 25 S y se haya indignado con la declaración de Mayoría Silenciosa haga visible su indignación . A VER SI CON NUESTRA MAYORIA GANAMOS A LOS QUE REALMENTE ESTAN EN SILENCIO

Es insultante que el presidente no se de por aludido con las fuertes protestas hacia su política. Yo, que no he salido a la calle en esta ocasión, no me perderé la próxima, porque me parece insultante este peloteo a los que se quedan en casa, aguantando lo que les echen.

Spínola también utilizó el término "mayoría silenciosa" para capitalizar la Revolución de los Claveles

Da una cierta vergüenza tener que decir -a modo de excusa vergonzante- que ni he votado al partido de Rajoy ni simpatizo particularmente con él y con su Gobierno. Pero dicho queda, para, liberada la conciencia, decir que en este asunto tiene razón el articulista y tiene razón Rajoy. No corren buenos tiempos para España ni para la "marca España", dicho lo cual intuyo que hay una sobreactuación mediática no en Alemania ni en Francia ni en Turquía, sino en USA y UK -acabo de llegar de Londres- poniendo la situación española bastantes escalones abajo de lo que está. El reportaje del NYTimes es muestra de la basura mental que tanta lectura de Hemingway y audiciones de Carmen ha generado en algunos wasp anglosajones, que tienen muy gravemente alterada la percepción de la realidad. Una cosa es una cosa y otra es otra. La cosa no está mal, pero las fotos del NYT se pueden hacer en Alemania (en Tacheles o en Kreuzberg, p ej), o en Toronto o San Diego, donse hay muchos más homeless por m2 que en Cuenca.
Igual que en la crisis los grandes centros de decisión actuaron fiados en lo que decían las auditoras -todo era mentira- también ahora en la City y en Wall Street se tomarán decisiones con base en lo que dice la BBC Internacional -que se pasa mucho, si la miras tienes que asomarte a la ventana, y cuando ves las terrazas llenas de gente y los niños jugando y los BMW en doble fila te tranquilizas bastante. Así son los que se creen que mandan. Sin saberlo, Rajoy se está fumando un puro en las barbas de Wall Street, y sin saberlo es, paradójicamente, una especie de El Zorro, desafiando a los poderosos. Y recuerdo lo que dije al principio, pero lo que digo luego es también lo que pienso. Un saludo.

chapeau!!! muy buen análisis!!! (aplausos)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal