Gana Feijóo, pierde el PSOE

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 21 oct 2012

Apefdozciaadvl6

Alberto Núñez Feijóo ha ganado, con toda probabilidad, las elecciones con un discurso muy personal: de formas gallegas, pero con fondo español. A pesar de que su lema electoral era “Galicia primeiro" (ha escondido las siglas del PP y ha evitado tanto como ha podido a Mariano Rajoy), ha desarrollado toda su campaña con mensajes en clave sutilmente española. Incluso deconstruyendo, sin pudor ni rubor, la autonomía gallega. Ha llegado a afirmar que “tener que devolver competencias al Estado no me resultaría tan dramático”. Para Feijóo recentralizar España es la manera más gallega de defender Galicia. Sorprendente.

Estas elecciones valen doble: son las elecciones gallegas y las primarias del PP. Entre Albertos, andará el juego. Feijóo se erige en el baluarte de los populares. El que resiste. La fórmula posible. Será, desde hoy, la sombra de Rajoy. Será el candidato natural -si Gallardón no lo impide- y con el apoyo (¿sin contrapartidas?) de Esperanza Aguirre, que se ha comprometido públicamente por él.

Feijóo, ahora, tiene dos sombreros: presidente de la Xunta y recambio posible de Rajoy. Su influencia será incuestionable. Y no es descartable su salto al Gobierno en remodelaciones futuras. Feijóo puede comprar un billete de avión para Madrid sin fecha, pero con plaza asegurada.

En esta campaña electoral gallega, las polémicas sobre los aviones han sacudido a Feijóo y a Rajoy. El candidato popular hizo campaña en Latinoamérica, volando entre Argentina y Uruguay los pasados 15 y 16 de septiembre, en el avión Paxariño Novo, aparato propiedad del multimillonario y empresario José Benito López Carballedo, donante del PP. Y en el mitin final, Rajoy utilizó un Falcon oficial para ir al cierre de la campaña gallega, pese a las durísimas críticas que vertió contra Zapatero cuando estaba en la oposición. Dinero privado y público, juntos. Mala combinación, pero nada de todo ello ha influido en los electores.

El PSOE pierde
Los socialistas empezaron a perder su protagonismo político y electoral en las ciudades y en las áreas metropolitanas. Su decadencia es urbana. Las elecciones municipales fueron la expresión más clara de este proceso y declive. Esta es una de las cuestiones centrales para analizar lo que pasa y por dónde pueden venir las pistas de recuperación política.

Las izquierdas que crecen son las más próximas (o las que son percibidas así) a los territorios a los que quiere representar y servir. El PSOE deberá revisar su discurso nominalmente federal y decidir si cruza el rubicón y se articula como un proyecto capaz de sumar alianzas plurales, diversas y fuertemente identificadas con las naciones y las autonomías en las que tiene presencia. El PSOE puede perder las dos banderas: la española (ganada por los populares) y las comunitarias (ganadas por los nacionalistas y los regionalistas, según sea el caso). Sin una percepción clara de lo que defiende, en lo que se cree, y lo se que propone, es muy difícil conseguir respaldo electoral.

Carlos Floriano, portavoz del PP, ha dicho en su primera declaración que hoy “ha sido un gran día para la participación”. Y Oscar López, del PSOE, ha dicho lo contrario: “La baja participación es un hecho muy preocupante”. Pero los socialistas se equivocarán si atribuyen sus derrotas a la abstención de sus hipotéticos votantes. Cuando los electores se quedan en casa, no es que sean perezosos, es que no encuentran motivos para votar, aunque quisieran. Es el paso previo para cambiar de voto. Esta es la reflexión que hay que abordar: ¿qué motivos tienen los electores socialistas para votar la oferta socialista? Este tipo de reflexiones, dolorosas, abre nuevas vías de interpretación.

Los socialistas han cambiado menos que la sociedad. Es muy difícil ofrecer un programa progresista cuando no eres percibido como moderno, ni actual, ni contemporáneo. Esta falta de conexión con las transformaciones sociales y los anhelos de otra y nueva política podrían explicar parte de las fracturas más graves que tiene hoy la marca socialista. A la que hay que añadir problemas de liderazgo estatal y autonómico.

El modelo de partido, fuertemente centralizado, y con liderazgos radiales y jerárquicos no contribuye, en absoluto, a una oferta más porosa, capilar y dúctil, capaz de articularse como redes de alternancia y oposición políticas. Este proceso de renovación de la cultura socialista (y su modelo orgánico) es el factor más crítico que deberá abordar en los próximos meses.

(Fuente de la Fotografía: Twitter de la periodista Carmela Ríos)

Hay 31 Comentarios

El problema es que el PSOE carece de toda credibilidad, estas elecciones las ha perdido más que ganarlas otros, igual que le pasó al PP en Andalucía.
Tambien entonces se escandalizaban algunos porque el PP no tuviera en Andalucía los resultados que esperaba.
Pues igual ocurre ahora con el PSOE en Galicia y País vasco, la gente no suele ser tonta a la hora de votar, si han castigado al PSOE es con motivos, estamos más que escaldados con la etapa de Zapatero y con las movidas internas de ese partido.
Creo que es fundamental que definan su política, que en los últimos tiempos no puede ser más errática y desconcertante.
Y tambie es fundamental que aprezcan nuevas caras, el problema que tienen ahí es que disponen de pco banquillo, todos los que podráin optar están quemados por la etapa anterior de gobierno o achicharrados por las urnas, o desparecidos.
El valor más sólido que pueden tener en estos momentos es Gríñán, al que diría que se le ha pasado el arroz de la política nacional.
Así que tendrán que tirar del equipo b, parece la hora de los madina, Page y pocos más.

Si a los gallegos les parece bien lo que está haciendo el gobierno debe de ser que ellos ganan con todos esos recortes más de lo que perdemos el resto de españoles. O que son mucho más inocentes de lo que yo creía y se creen a pie juntillas todas las mentiras del gobierno. En cuanto al PSOE, está pagando los errores del último periodo de Zapatero (algunos, gravísimos) y una oposición demasiado tibia.

Incomprensible la victoria del PP después de esas políticas anti-sociales del gobiernos, esos comentarios desafortunados de Wert (que tenemos que españolizar a los catalanes, que la fuga de cerebros no es necesariamente negativa etcétera)...

¡Cómo lo estará haciendo de mal el PSOE ante los ojos de la gente que no los votan A PESAR del descalabro al que somete el PP a esa misma gente! Ya no interesa lo que piense la cúpula. En realidad la cúpula no interesa para nada desde el 21N. O conectan con la gente, dan un paso al lado muchos, democratizan la estructura interna, hacen una autocrítica real y sincera en voz alta y desarrollan nuevos planes que se noten son buenas alternativas a lo que actualmente aplica en PP, o el PSOE se verá reducido a un segundo-tirando-a-tercer actor político. Lo peor es que dudo que no sepan que hacer, pero la inacción y ese terco instinto de supervivencia de unos pocos acabará con el partido. No querer reconocer que son ellos el problema...cuántas elecciones más necesitan? Tan ciegos son? Tan parasitarios son? Lo segundo me temo. En elecciones generales se justificaba el no mover muchas fichas porque no había tiempo para nada, pero ahora? Mañana? Vamos. Que les aproveche la cosecha. Los dos último párrafos del artículo son demoledores, pero me temo que hay muchos caraduras que necesitarán algo más que análisis claros y castigos en las urnas para reaccionar. Dónde están las Juventudes Socialistas por cierto? No pueden seguir con los brazos cruzados, que eso no parece ser ni socialistas ni típico de los jóvenes.

El inútil y bobo que no se enteraba de nada ha hundido a un partido con 133 años de historia y puso en bandeja la mayoría absoluta al partido de exfranquistas que fundó un ministro de franco poco después de morir el dictador.

Parece que esta noche ha nacido una estrella en el PP, ante el inevitable desgaste de Rajoy, y el espectáculo de algunos ministros y dirigentes territoriales, surge con fuerza la figura del gallego, desde hoy número 2 de facto del PP, que puede sacar pecho de su victoria, aunque la pueda rentabilizar Rajoy es más suya que de nadie.
En cuanto al PSOE está en una encrucijada enorme, no sólo no rentabiliza el desgaste del PP, sino que su tendencia es a bajar cláramente como le ha ocurrido hoy y me da la impresión de que le volverá a pasar en cataluña.
Tiene que definirse de una vez y dejar su postura errática, entre la disyuntiva que plantea el autor, creo que debe optar por ser el gran partido nacional de izquierdas, lo que siempre ha sido, en otro caso se le comerán los nacionalistas como le ha ocurrido hoy en el País vasco y Galicia, y le va a pasar en Cataluña.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal