Resetear España

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 02 oct 2012

Conferencia

Las imágenes más poderosas -y descriptivas- de la brillante inauguración de los JJOO de Londres 2012 se produjeron al inicio de la ceremonia. Coros compuestos por niños de las cuatro naciones del Reino Unido -Escocia, Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte- cantaron distintas piezas (Flower of Scotland y The land of my fathers en el caso de los dos primeros). Aunque uno de los momentos más especiales de la ceremonia de apertura, dirigida por Danny Boyle (director de la película Slumdog Millionaire), llegó de la mano del coro Kaos Signing Choir for Deaf and Hearing Children, que interpretó el himno “God save the Queen”. Niños con deficiencias auditivas y del habla, que cantan usando el lenguaje de signos. Fue la carta de presentación al mundo de Londres: diversidad y multiculturalidad. Ni una sola bandera. Solo voces, idiomas y registros muy diferenciados.

La Conferencia de Presidentes autonómicos de hoy llega en un momento complejo, a pocas semanas de las elecciones en las tres “comunidades históricas” (Galicia, País Vasco y Catalunya) que marcarán no solo el curso político de estas comunidades políticas sino buena parte del futuro del Gobierno de Rajoy y la necesidad -o no- de llevar a cabo un “reset” al concepto de unidad de España con reformas, referéndums y consultas de por medio.

Esta cumbre, por ejemplo, no tiene traducción simultánea para las lenguas cooficiales (gallego, euskera, catalán -y valenciano-) de cuatro de los presidentes que las hablan. La política democrática está necesitada de gestos que tienen alto valor y no tienen precio. Habría sido pedagógico reconocer y escuchar las lenguas que, como en Canadá sucede con el francés, deberían ser oficiales en todo Estado que se considere federal, como así se le reconoce internacionalmente este concepto a nuestro estado autonómico.

Habría sido, también, muy estimulante ver cómo nuestros presidentes (barones y varones), con el Rey a la cabeza, defendían tal medida enfrentándose a los que la consideran ridícula, humillante o costosa y que fue duramente criticada por algunos sectores por su uso (y su coste) en el Senado. La democracia no tiene precio. Y, en cambio, es muy caro perderla o debilitarla. El combate por las formas, el respeto y la cultura democrática es el primero de los principios exigibles a nuestros representantes.

En este “reset”, que debería abrir también la puerta a modificar diversos procesos legislativos (que incluyen el de nuestra Constitución), el papel del escudo debería tener un nuevo protagonismo visual y referencial. Habla más y mejor de la España real nuestro escudo que nuestra bandera, de la misma manera que el himno, con letra, desafina. Las banderas cada cual las siente como las vive; los escudos, sin embargo, pueden reflejar la voluntad de unidad desde la diferencia, el acuerdo, el pacto... o el compromiso. El escudo de España muestra claramente el origen del Estado a partir de acuerdos, pactos y compromisos históricos.

El Rey, y la Corona, deberían formar parte de este “reset”. Y reorientar su función institucional para defender la diversidad, garantizarla, estimularla y conseguir un nuevo ciclo de acuerdo y pacto: el de la libre voluntad, no el de la negación, la restricción o la limitación de la libertad de cada pueblo a decidir cómo y con quién quiere diseñar su futuro. ¿Se imaginan que fuera la Corona, por ejemplo, quien propusiera como nombre del Estado el de “Reino Unido de España”? Sin duda, mucho más sugerente que el de Reino de España y una aproximación a modelos de otras monarquías constitucionales tan escrupulosas con la diversidad y la riqueza nacional.

Los símbolos y las formas, en política, lo son casi todo. Llegar el último y marcharse el primero es, claramente, algo más que un gesto. Que el Rey dedique más tiempo a un Presidente que a los demás es otro gesto. Pero deberemos esforzarnos por racionalizar mejor todos los detalles elocuentes para empezar a comprender que, quizás, hay que volver a empezar, aunque no sea -necesariamente- volver a empezar de cero o desde la nada.

El reset de España es imprescindible. El soft está “colgado” y el hard está “colapsado”. La tentación de cambiar de sistema operativo o de máquina es algo más que legítima, puede ser necesaria, o inevitable. Pero queda, todavía, una opción: reiniciar. A veces se pierden documentos no guardados y algunos archivos se dañan… pero es, también, una buena oportunidad para repensarlo todo. Esta es la decisión para la que, quizás, falte coraje y determinación. Paciencia y comprensión.

(Fuente de la fotografía)

Otros títulos que he contemplado:
- Reino Unido de España
- Mejor el escudo que la bandera
- Cumbres borrascosas

Hay 53 Comentarios

España sin duda, necesita un nuevo planteamiento de cara al futuro, un "reset" como tú dices, pero un "reset" profundo, desde las más altas cumbres hasta los cargos más pequeños. No estaría nada mal empezar un nuevo futuro pero siempre he pensado que en España los cambios dan miedo y el poder engancha y esa federación o unión de reinos hispanos la veo tan lejana... no obstante, la idea es clara, concisa y necesaria, no podemos quedarnos como estamos sino mirar hacia otro futuro

Sí, también a mí me ha gustado la reflexión. En mi opinión, más allá del crecimiento económico y el horizonte europeo- al menos este último hasta hace poco-, España carece de un proyecto compartido, no hay una unidad de destino. Conformamos una familia mal avenida. Convivimos y, en muchos casos, coexistimos. Pero en momentos de crisis al país se le abren las costuras. Hoy por hoy, el consenso necesario para ir al fondo del problema y tratar de remediar la situación se me antoja impensable. Espero equivocarme. http://cort.as/0qJC

Muy interesante reflexión, enhorabuena. Un pequeño comentario: de los cuatro presidentes únicamente Mas podríamos decir que habla y domina la lengua de su territorio lo cual es un síntoma preocupante, Fabra y Feijóo emplean una lengua macarrónica que denota que no lo emplean habitualmente ni tienen interés en mejorarla y lo de Patxi López ya no tiene nombre, por no meternos en si catalán y valenciano son lenguas distintas. Un saludo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal