Saludos políticos

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 07 oct 2012

20108802
PIE DE FOTO ELECTORAL (4)

La fotografía de Gorka Estrada, que captura el momento del saludo entre los candidatos a lehendakari en las próximas elecciones vascas (por el PNV, Íñigo Urkullu y por EH Bildu, Laura Mintegi) tiene un indudable valor político e informativo, más allá de que refleje la cortesía y el buen hacer que define la actuación política de los dos protagonistas.

La imagen tiene un transfondo cromático involuntario, pero muy sugerente. Urkullu y Mintegi lucen tonos azulados en su vestimenta, casi indiferenciados. Hay gran sintonía en el saludo, en la comunicación no verbal y… en los colores de su ropa. Alrededor de este saludo central, tres figuras con colores muy vivos y compactos (azul fuerte, rojo y verde, tan característicos de otras fuerzas políticas) definen el encuadre. No puedo dejar de pensar en la metáfora política que subyace en esta fotografía. ¿Una alegoría del mapa político vasco?

El saludo se produce a su llegada al Kilometroak, la fiesta de las ikastolas de Gipuzkoa. Es una celebración de apoyo (y celebración) al euskera que, cada año, reúne en una localidad diferente, y en un ambiente familiar, folklórico, reivindicativo y festivo, a muchas personas del entorno nacionalista y abertzale. Los dos candidatos hablan con fluidez la lengua vasca, y su presencia -y coincidencia- es una señal, un guiño, de ambos dirigido a parte del electorado que comparten. Que sea premonitorio de un acuerdo conjunto está por ver y, en cualquier caso, lo decidirán los electores o las cúpulas y las estrategias de ambas formaciones.

La foto de Estrada tiene un espacio central, que se sitúa entre los dos rostros de Urkullu y Mintegi, y que es “ocupado” por el objetivo de una cámara profesional. De nuevo, el capricho de la composición (y el buen oficio del fotógrafo) crean un efecto espejo (casi de autorretrato) en esta instantánea. El trabajo de su colega refleja su propio testimonio y el objetivo de la cámara se convierte así en el centro del mensaje: no hay diálogo, solo imagen: la buscada, la deseada.

Los fotógrafos políticos son en ocasiones, también, protagonistas. A veces, pagando un precio muy alto por su coraje, determinación y compromiso inquebrantable con la noticia; pero, en la mayoría de los casos, lo son cuando se limita su actividad o se intenta reconducir impidiendo la libre información, que -en el caso de los gráficos- es el libre acceso.

En el Congreso de los Diputados, por ejemplo, la actual presidencia ha provocado un debate muy serio y polémico sobre la libertad de los fotógrafos para capturar documentos escritos o mensajes de móviles de los parlamentarios mientras estos se encuentran dentro de la Cámara. El debate sobre la libertad de información y el derecho a la intimidad está servido. Los gráficos han rechazado cualquier limitación a su trabajo dentro del hemiciclo.

En las campañas electorales también tienen limitados sus movimientos, por la pretensión (casi siempre inútil) de los directores de campaña de condicionar y planificar hasta el más mínimo de detalle la imagen buscada. Pero las posibilidades de que “salte” la foto son muy superiores a que esta se “fabrique”.

Henri Cartier-Bresson, uno de los grandes fotógrafos políticos del mundo (cuyo trabajo podemos admirar en algunas de las 100 fotos que cambiaron la historia compiladas por la revista Life), afirmaba: “El fotógrafo no puede ser un espectador pasivo, no puede ser realmente lúcido si no está implicado en el acontecimiento”. En la imagen de Gorka Estrada hay implicación: suficientemente cerca para capturar el instante. Y lucidez: suficientemente lejos para reflejar el auténtico objetivo del saludo que era, precisamente, la foto. 

(Fotografía ©Gorka Estrada)

Hay 7 Comentarios

Debe ser un trabajo apasionante fotografiar acontecimientos que más tarde serán considerados parte de la historia de un país...
No pude ver la casa de Anna Frank en Amsterdam, había una cola inmensa de personas esperando para entrar.
Una imagen que me encantaría ver es la de los altos cargos políticos viajando en transporte público, jajaja.
Eso si sería un cambio a positivo...

Los políticos son actores experimentados, tienen un papel estelar en la sociedad y se saben protagonistas. En ésta foto se ve que hay una puesta en escena previa, nada es casual.
Saludos

Un apunte, Antoni. Kilometroak es la fiesta de las ikastolas de Guipuzkoa. En Bizkaia se llama Ibilaldia. En Navarra se llama Nafarroa Oinez. También hay en el País Vasco francés, en Álava. Se recorren kilómetros, de ahí su nombre, por una multitud de personas que pregonan el que se hable el euskera cada vez más. Se trata de ayudar económicamente a las ikastolas de la localidad que lo organiza. Un año le toca a un pueblo, otro año a otro. Como el pueblo vasco ha sufrido mucho a cuenta del terrorismo, se trata ahora de que no haya lucha entre los vascos y solamente en la contienda democrática. En la fotografía se ve claramente que los dos postulantes están a favor del euskera, lógicamente se encuentran en el recorrido y se saludan. ¿Dónde está la fotografía de Basagoiti saludándose con Patxi López a favor del euskera? ¿Les importa esta manifestación alegre de los dos candidatos por la promoción del euskera? Muchísimo. Se lo reprocharán en la campaña. La demagogia está para eso. ¿Por qué no van a estas manifestaciones en pro del idioma vasco los representantes de los partidos españolistas o constitucionalistas, como se suelen llamar así mismos?. Los votos se pierden por ahí. De haber acudido y encontrado Patxi López con Urkullu o con Mintegi en Kilometroak y haberse saludado, hubiese ganado adeptos, pero les puede el españolismo y mientras no subsanen esa enfermedad, estarán donde están. ¿Se consideran todos vascos, López y Basagoiti?, sí, pues entonces hay que estar donde los Urkullu y Mintegi están, si no........

Enhorabuena por la iniciativa. en estos tiempos de señales realizadas por los partidos la foto fija puede enseñar, a mi modo de ver, mucho más de la realidad. En el fondo, no recuerdo vídeos de otras campañas y sí aquel Manuel Fraga sin chaqueta que quería pegar a los reventadores de su mitín, o a Landelino Lavilla exasperado ante los reproches de una señora y, sobre todas las demás, Felipe y Guerra en la ventana del Palace en 1982.

Te dejas en el tintero, Antoni, lo más importante de la foto -y de lenguaje no verbal al que haces referencia-: las manos o, más concretamente, el "agarre" de éstas: mucho más que la expresión de confianza o camaradería o hasta cariño, "tomar" al contrario con vehemencia -en este caso doble vehemencia pues amén de la intensidad del "agarre" debemos fijarnos en el punto de "agarre"- equivale a domeñarlo, a empequeñeciéndolo al mostrarse en un plano de superioridad, sí, a dominarlo. Y fíjate dónde se las colcan ambos -más arriba de los antebrazos- gesto claro del que dimana la inmovilidad del "abrazado": yo soy el líder, el victorioso, el superior y por lo tanto al que compete "amparar" a mis "chiquitines". ¿Saludo?, sí; y pleito de caimanes, también.

Me alegro que hagas este comentario sobre una imagen, ya que hoy se hace poco a pesar de la superabundancia de fotos. Y que no se olvide que quedan infinitamente mas fotos en los cajones que las que se publican, o sea que parte de "culpa" de lo que se ve es de los medios, no del fotógrafo. Que por cierto, si no trabaja para un medio se la juega gratis. Para eso hizo el PSOE aquella ley para desprotegernos a los fotógrafos y protegerse ellos.

Muy buena la foto, revela sin ninguna duda, un estado de ánimo de ambos políticos de indudable euforia ante los próximos resultados previstos, en las elecciones del 21 de Octubre.
Sería realmente muy interesante desde el punto de vista fotográfico y posterior artículo de Antoni Gutiérrez-Rubí, lograr otra instantánea de un nuevo encuentro entre ambos, esta vez, cuando ya se tenga constancia efectiva de que lo de Mas en Catalunya, terminará exactamente igual que lo de Ibarretxe, en sus aspiraciones independentistas.
Ni que decir, si Gorka Estrada, logra también, las instantáneas de los rostros de Urkullo y Mintegi, cuando una vez aprobado en el parlamento vasco, la declaración del derecho a decidir por amplísima mayoría de votos, comprueben que este documento ya firmado, a los efectos jurídicos, vale exáctamente lo mismo, que el de Ibarretxe, es decir nada.
La llegada del siglo XXl, sus redes sociales que han cambiado e mundo, muy pronto van a mostrar a todos los ciudadanos, las fotos sin maquillaje, de todos aquellos políticos que han vivido hasta ahora, retorciendo la realidad, no podrán seguir ocultando el hecho indiscutible de la existencia de la Constitución de 1978. vienen tiempos de imágenes impensables, para muchos.
Gorka Estrada, tendrá muchas posibilidades de darle a Antoni Gutiérrez-Rubí, material excelente para muchos artículos.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal