La resiliencia de Rajoy

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 20 nov 2012

1343997742_0

El término resiliencia es un concepto de la psicología positiva que se refiere a la capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas. En estas circunstancias, resistir y sobreponerse a los contratiempos puede dar como resultado salir fortalecido por estos.

La resiliencia en política no es solo paciencia resignada. Es, sobre todo, capacidad para aguantar el castigo que, en forma de opinión pública desfavorable o crítica política, pueda recibir un líder político en el ejercicio de su responsabilidad y su función.

¿Es Rajoy un político resiliente? Si valoramos su capacidad de sufrir y aguantar la desconfianza y el descrédito general (interno y externo), sí que podríamos llegar a esta conclusión. Su extraordinaria habilidad para hablar en base a frases hechas y a recursos cotidianos de simplicidad extrema, y su extraña y peculiar coherencia política que le permite pensar una cosa, decir otra y hacer la contraria, le permite resistir. Resistir es condición necesaria para sobreponerse, aunque no lo garantiza necesariamente.

Pero el liderazgo que necesita España no puede basarse solo en la inmovilidad silente y la impermeabilidad a las críticas. El Presidente ha mantenido una comunicación pretenciosa y distante, primero; errática y confusa, después; y ausente y displicente, finalmente. Para él, la comunicación ha sido un suplicio, no una oportunidad. Refugiado en la gestión, ha renunciado a la pedagogía, hundiendo su valoración personal y la confianza política. Rajoy asegura que ha hecho lo que debía, al mismo tiempo que ha reconocido que no era lo que prometía y para lo que fue elegido. Tanta contorsión de la realidad le ha roto la cintura. Su credibilidad está por los suelos.

Es cierto, Rajoy ha superado la prueba de la financiación de la deuda pública española, a un coste brutal, en forma de intereses y en forma de recortes y ajustes. Ha evitado el rescate, aunque seguimos con el agua al cuello. Es la teoría del ahogado. Nadie quiere tender la mano por temor a verse arrastrado a causa de la desesperación de aquel que va a ahogarse. De momento, no nos lanzan el salvavidas, sino un cabo para que sigamos en el agua, cogidos -arrastrados- a la embarcación europea. Ha conseguido “colocar” la deuda, pero ha colocado a España al borde de la ruptura social de la que la crisis de los desahucios es una de las puntas de iceberg más lacerante y desgarradora. A esto hay que añadir que las costuras de nuestra sociedad empiezan a reventar (las costuras políticas, 15M y 25S, y las sociales, 14N).

Su actitud le ha valido críticas externas muy duras. The Economist, recientemente, titulaba Rajoy el misterioso a un artículo en el que le atribuye un silencio más propio del que no sabe a dónde va que del que, sabiéndolo, no lo dice. Sus silencios no han conseguido construir la imagen del astuto, sino la del inseguro e indefinido. Esta vacilante y oscilante actitud ha alimentado la percepción creciente de incapacidad.

Pero Rajoy, un año después, saca pecho. Sobrevivir es la demostración de su fortaleza, cree, y no un síntoma de debilidad. Es más, ayer llegó a decir al lado de la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que “lo peor ya ha pasado”. Confunde la tregua de los mercados con la paz. Distorsiona la realidad. También dijo, hace un año, “os garantizo que salimos de esta. Os pido una victoria amplia, porque ese sería el mejor mensaje que España puede dar a Europa, a los mercados y a los de la prima de riesgo”. Pero el año que viene será mucho peor. España debe financiar vencimientos de deuda que son más del doble de los de 2012. ¿Cómo lo hará?

Rajoy cree que un año tras otro viene. Pero, aunque resiste, no avanza, desciende. El consuelo de ver cómo, en la peor situación, su principal adversario todavía sufre más es de un relativismo político suicida. Un mal consuelo. El liderazgo político que necesita España en estos momentos no puede verse reflejado en quien especula sobre la posibilidad de que la tormenta amaine. El tiempo, lamentablemente, puede no jugar a su favor, sino destruir todavía más su capital político. Está confiado en que existe una pasarela virtuosa entre la situación económica y su valoración política. Pero estos esquematismos y apriorismos pueden no funcionar ya en la sociedad española. Bien puede sucederle a Rajoy que, en el caso de que su hipótesis fuera cierta, no coseche lo que siembre. Que no reciba el aplauso, sino la despedida. 

Su valoración como líder del gobierno no ha hecho más que bajar. Según el barómetro del CIS, que realiza desde 1996, la valoración de la gestión del gobierno es la peor que ha tenido cualquier gobierno en España. El 35% piensa que su gestión es muy mala y un 31,4% piensa que es mala. Solo el 6,4% de la población opina que la labor del gobierno es buena o muy buena.

En octubre de 2011, la valoración de la gestión del gobierno Zapatero era la peor hasta entonces, valorada por el 33,8% de la población como muy mala y por un 32,5% como mala. En tan solo un año, el gobierno de Mariano Rajoy ha superado los peores resultados del anterior gobierno socialista.

Le salva que la valoración de la gestión de la oposición también es la peor de la historia, con un 28% de ciudadanos que creen que es muy mala (la más alta desde 1996, según el CIS) y un 37% que es mala (también la más alta registrada).

Sumando ambas valoraciones, España tiene un problema de representación y de desafección con los dos principales partidos. Con uno, porque se considera que gestiona mal y, con el otro, porque se considera que no puede gestionar. Rajoy tiene resiliencia. Pero la paciencia social se ha agotado. Él aguanta, pero los ciudadanos ya no. Esta es la ecuación principal. Y este es su balance.

(Fuente de la fotografía: REUTERS)

Otros artículos sobre Rajoy:
- Esperando a Rajoy
- Rajoy, la realidad y el deber
- Rajoy y Feijóo: elecciones que valen doble
- Agendas públicas
- Los 400 euros y el silencio de Rajoy
- El storytelling de Rajoy
- El rescate del Presidente
- La mayoría solitaria
- Sin debate, no hay alternativa
- Aznar, Rajoy y el Códice Calixtino
- La paciencia en política
- Fuego, fútbol y obligaciones
- Sesión de control
- Sin preguntas, sin ruedas, sin Debate
- El suplicio de la comunicación
- El match ball de Rajoy
- El día que el Presidente dejó de serlo
- Rajoy y Barcelona
- El peor atril posible
- Merkel y Rajoy, en el mismo barco
- Ideas para el Gobierno
- Mañana es viernes
- El pánico en política
- Crisis y notas de prensa
- Rajoy, 100 días de comunicación
- El ‘photocall’ de Rajoy


 

Hay 34 Comentarios

Este artículo me parece una radiografía del personaje aludido. Ahora bien, no es la "resilencia" lo que caracteriza a Rajoy, es la incapacidad.
Desde hace décadas venimos adoleciendo de estadistas. Nos hemos conformado con los mediocres y sus equipos mediocres, de tal manera que a la vez que nos predicaban la eficiencia y la eficacia, su auténtico mensaje "no verbal" era el contrario. La gente no es tonta, y pensó que se habían rebajado los ratios, y que esas eran las directrices. Y ésto en todos los ámbitos de la vida social, hasta llegar a dar una mayoria absoluta a un mensaje electoral que de todos era sabido que no se podría llevar a cabo por que la realidad era ya muy evidente y los números muy tozudos.
No puedo por menos que aludir a la intervención de Manuel. Entiendo sus argumentos y también creo que no podemos elevar la anecdota a categoría, pero por eso mismo no podemos manejar el argumento de la pequeña/pequeñísima "economía sumergida" como exponente de la situación. No es comparable ni en dimensión ni en repercusión a la enorme estafa que hemos padecido.

Adivinanza: ¿quién hace lo que le dicen que haga y luego dice que ya está hecho todo lo que él podía hacer y que ya no puede hacer más, hasta tanto no le digan que lo haga? Solución: yojaR

Rajoy, en la valoración de líderes políticos, suspendía una y otra vez en la oposición, sin superar nunca al presidente, y suspende en el gobierno, siendo superado una y otra vez por el líder de la oposición, hoy RbCb. Suspendía cuando era una incógnita y suspende cuando ésta ha sido despejada. ¿Es Rajoy una condena predeterminada? Lo parece.

Daniel, los números los llevamos sin saberlo, no hace falta ponerse en la cola. Pero no es precisamente para independizarse, sino para exclavizarse. Los que tenemos ya una edad y que vivimos con Franco, nos dá mucha tristeza ver cómo este país en un año ha perdido a marchas forzadas lo que se había construído con mucho esfuerzo y sudor. Para que venga ahora un "visionario", que no es Rappel, y se lo cargue todo. Desde luego hay que ser resiliente, ya que de otra forma sería muy difícil salir con la cabeza alta a la calle y cruzarse con las personas que le abuchean y poder dormir tranquilo por la noche, sabiendo que cada día hay más personas deshauciadas y sin comida. Pero la peor parte de todo esto se lo llevan los niños, qué culpan tendrán de empezar a sufir tan pronto por un impresentable.

Me apunto al comentario de Princesa, por favor donde se coge número para independizarse. Es vergonzosa la clase política de este país, entre todos están esquilmando nuestra economía y destruyendo el poco capital que tenemos. Aquí todo el mundo dice que lo peor ya ha pasado..pero yo sigo sin ver los cambios necesarios, seguimos con el ladrillo y la hostelería (Eurovegas, hoteles en parques rurales, pisos con ciudadania de regalo por 160.000 euros). Pero es que nadie va a parar estos despropósitos?? Y mientras tanto toda una generación de jóvenes se va al garete sin trabajo y sin una educación digna y consistente. Lo mejor no está por llegar....dentro de unos años empezaremos a ver los resultados de las políticas de este gobierno y nos tiraremos de los pelos. Yo por si acaso voy a buscar trabajo fuera de España...

Esta palabra, resiliencia, que se ha puesto de moda y que mucha gente usa sin saber exactamente lo que significa, viene del inglés resilience= resistencia. Se usa sobre todo como prueba de resistencia de los materiales a ciertos esfuerzos físicos en condiciones adversas ( a 0º , a -10º, a -20º, etc.). Pues bien la resistencia que tiene Rajoy en condiciones adversas es muy poca, si vemos las encuestas. Ha hecho bueno a su peor enemigo, Zapatero, al cual tildó de mentiroso, de inestable, de decir una cosa y hacer la contraria, de ser el peor gobernante de la historia de la democracia, etc. Rajoy ha batido todos los récords en esos campos. Es un mentiroso compulsivo, engaña al pueblo en cuanto tiene la menor ocasión, como dice Antoni, piensa una cosa, dice lo contrario y hace lo opuesto a lo que dice y piensa. Es un volatinero de la política. Pero lo malo es que es el presidente de la nación, no es un payaso que deambula por ahí diciendo sandeces, no, es el que gobierna España. Este es el hombre que habla de la herencia recibida, que no fue nada buena, pero que está hundiendo a las próximas generaciones con una deuda y unos intereses que adelgazarán tantos los presupuestos venideros, que no habrá ni para esparadrapo en los hospitales. Rajoy se miente así mismo y miente deliberadamente a los demás, aún diría más, engaña a su propio gobierno con sus consignas. Cómo es posible que diga que estamos saliendo de ésta, que el año que viene será mejor, cuando Europa y el FMI ya le ha asegurado que el PIB español para el 2013 será de un crecimiento negativo del -1,6%. Eso nunca puede significar que el año que viene será mejor que éste, no, será peor que éste. Sin embargo, sus ministros van diciendo por ahí que ya está solucionado esto. Los ciudadanos, que cada vez sabemos más de números, nos quedamos con la boca abierta viendo con qué desvergüenza nos miente a la cara y el tipo ni siquiera se sonroja. Yo había llegado a decir que Zapatero había sido el peor gestor político, en sus últimos cuatro años, de la democracia. Me he equivocado, es Rajoy. Está haciendo un mal a la sociedad que difícilmente podremos olvidarlo. Pasará a los anales de la historia como el más nefasto de todos. Ahora bien nos quedan tres años más de lo mismo y otros cuatro años más porque ganará las próximas elecciones, mientras el PSOE no dé un cambio radical y Rubalcaba no está dispuesto a ello. Se conoce que en la oposición se está muy a gusto.

Si algo nos quedaba por ver, aún nos espera lo peor. El Sr. Rajoy atiende muy bien a su amo. Hace los deberes, no da explicaciones ya que él está por encima del bien y del mal. Vamos que se ha alzado de nuevo como el auténtico caudillo o el superhéroe, que lo va a arreglar todo. Vamos a vender pisos a 160.000 euros y damos la nacionalidad, vaya bombazo. Entre Eurovegas y los Chinos y Rusos que nos van a venir (no es racismo), lo mejor de cada casa, apañaos vamos. Yo como el Sr. Mas
me quiero independizar de este país yá.

Hola, amigos. La llamada resiliencia es lo que antaño se conocía como "epidermis de camello", pero en el alma, en este caso. En la inteligencia y el quehacer político. Es comprensible: al pobre Rajoy le toca responder así para no volverse loco. Ya ha demostrado que no sabe para dónde va, ni tiene un plan, ni un progrema ni nada. Solo seguir en el barco, con una mano en el timón y otra sujetándose el sombrero. Pero bueno, luchó para eso y lo consiguió. A estas alturas, cualquier otro hubiera dado lo mismo, porque estos políticos son todos iguales, están cortados por el mismo patrón: mediocres, oportunistas y con piel de hipopótamo (en el alma). Es lo que Antoni llama con mucha mayor elegancia, "resiliencia". Cordial saludo.

Por aportar otro punto de vista a lo ya dicho y siempre teniendo en cuenta que los comentarios sobre un personaje público los hago desde la información que me llega puedo decir que al Sr. Rajoy no le tengo manía ni muchísimo menos, es más, como todo el mundo puede suponer ni siquiera le conozco personalmente. Por lo tanto todas mis opiniones van dirigidas a su labor como Presidente del gobierno. Supongo que éste señor desarrolla su función en base a la realidad con la que se encuentra día a día y bajo los parámetros de su partido, pero parece que también le pone mucho de su propia manera de ser.
Nadie le daría al más bobo del pueblo la última papeleta para que él decidiera el futuro del resto de los ciudadanos del mismo, ¿Verdad? Pues eso…
Qué hay días que una se siente poco democrática, la verdad.
Señores España va mal, muy mal diría yo.
¿Qué pasaría si se produjera un crack en la eurozona?. Sin duda sería una gran hecatombe.


Pues la "resiliencia", parece entonces ser la principal caracteristica del perfil de los politricos del P.P. ¿?,La seña común en todos ellos Una cara dura de espanto, un cinismo de campeonato, unas ganas de medrar gigantescas, y una falta de escrúpulos total acompañada de una absoluta arrogancia. ¡Menuda tropa! Camps, los Fanra, Rita Barberá, Aznar, la Botella, Trillo, Montoro, Guindos, Aguirre...Gallardón, Dios los cria y ellos se juntan.

Mira microleches; ya que me has calentado te voy a decir una cosa más, las proximas placas que le hagamos se las vamos a hacer del culo, a ver si le localizamos el cerebro.

Perdona Microleches pero no estamos radiografiando a la Pantoja o a Cristiano Ronaldo caso en el cual si podría hablarse de fijación o manía hacia el personaje, estamos radiografiando al Presidente del Ejecutivo que además de ser el que nos reparte los garbanzos a conseguido que la única forma de saber que hay en su interior sea la radiología.

Es la primera vez que visito este blog y al parecer se dedica a radiografiar la vida política de Rajoy.Lo digo porque parece que uno vaya a comprender al "milímetro" al incomprendido en ciernes, leyendo 26 artículo más el que nos toca 27 en los que se incide en la figura de Rajoy.Esto, dicho en vocabulario psicológico, es "fijación" y manía por el personaje.No se puede destacar principalmente la resiliencia de Rajoy cuando la práctica es abundante y está repartida en el conjunto de la política española.¿El porqué de uno? Ya digo: fijación.Cuando no manía.Cuando no otra cosa peor...

Claro, es que la paciencia es limitada, y la sintonía de Rajoy con la paciencia está a su favor, pero no con la de los ciudadanos. No hay gobierno ni hay oposición. Me temo que la italianización de la política española ha comenzado: son unos desastres.

Lo de este señor no es resilencia. La resilencia va asociada a un hecho injusto, es decir, cuando una persona se ve sometida a unos acontecimentos vejatorios contra su integridad, de manera injusta y gratuita. Lo de este señor se llama morro o caradura o sinvergonzoneria, pero de ningún modo resilencia.

Resilentes fueron los supervivientes del holocausto o la represión franquista, lo de este señor es otra cosa, muy muy diferente.

Resientes somos los que estamos sobreviviendo a su total y completa incompetencia.

Rajoy sobrevive. Los que no sobrevivimos somos los españoles. También sobrevivió a lo del Prestige tras afirmar aquello de que el fuel se solidificaba bajo las condiciones de temperatura y presión que a él le interesa. Es gallego de los de verdad, de los de Pardo Bazán: sus actuaciones no precisan inteligencia: solo malicia.

Es que no se puede proteger a la Corrupción y cuando un juez se pone chulo, va e indulta. Un ejemplo entre otros muchísimos: !Real Decreto 1024/2012, de 29 de junio, por el que se indulta a don Tomas Gómez Arrabal.
Visto el expediente de indulto de don Tomas Gómez Arrabal, condenado por el Juzgado de lo Penal número 9 de Málaga, en sentencia de 20 de octubre de 2009, como autor de tres delitos de prevaricación urbanística, a la pena de seis meses de prisión, con la accesoria de inhabilitación especial para empleo o cargo públicos electivos durante diez años por cada delito; y cuatro delitos continuados de prevaricación urbanística y cinco delitos continuados de prevaricación urbanística, a la pena por cada delito de un año de prisión, con la accesoria de inhabilitación especial para empleo o cargo públicos electivos durante diez años, con el máximo de cumplimiento efectivo conforme al artículo 76 del Código Penal de tres años de prisión, por hechos cometidos en los años 2001-2004, en el que se han considerado los informes del Tribunal sentenciador y del Ministerio Fiscal, a propuesta del Ministro de Justicia y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 29 de junio de 2012,
Vengo en conmutar a don Tomas Gómez Arrabal las penas privativas de libertad impuestas por otra única de dos años de prisión, dejando subsistentes los demás pronunciamientos contenidos en la sentencia, a condición de que no vuelva a cometer delito doloso en el plazo de tres años desde la publicación del real decreto.
Dado en Madrid, el 29 de junio de 2012.
JUAN CARLOS R.

Del diccionario de la RAE:
1. f. Psicol. Capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas.
¿Asumir? ¿Flexibilidad?
a) Rajoy (ni sus ministros) nunca tienen la culpa de nada, es todo la herencia recibida.
b) "No vamos a modificar nuestra política porque es la única posible". De acuerdo, no hay ninguna frase exacta pero con una mezcla de lo que ha dicho el gobierno en el último año, sale algo muy similar. Se non é vero e ben trovato.
Rajoy va con piel de lagarto (dispensando) y orejeras diciendo que ya vendrán buenos tiempos y negando la realidad. Todavía espero que algún día tenga la vergüenza de explicar a toda la ciudadanía de este país (si es desde la tribuna del Congreso mejor) el cambio de su programa electoral entre lo que dijo que iba a hacer y lo que está haciendo.

El desangelado, contradictorio e inútil año de Rajoy: http://www.eldiario.es/lacrispacion/ano-Rajoy-portadas_6_70752946.html
Si algo de novedoso ha dado al mundo el marketing político en España ha sido la exaltación de la mediocridad: http://blogs.publico.es/escudier/1374/para-que-luego-digan-que-rajoy-no-cumple/
10 indicadores económicos que evidencian el fracaso de Rajoy: http://www.publico.es/dinero/446105/diez-indicadores-economicos-que-evidencian-el-fracaso-de-rajoy

¿Resiliencia? ¿Qué resiliencia? ...Si este tipo ni siente ni padece, ni sintió ni padeció... Resiliencia la de los embargados, desahuciados, parados, emigrantes...
Tres pilares, 3, cimentan
la resiliencia de Mariano:
son su niña, su mentor,
y su instruído primo hermano.

Está claro que no va a dimitir, el apego del PP-FAES-OPUS al poder es compulsivo, Rajoy no es más que el parapeto tras el que se protegen y los parapetos no tienen porque ser inteligentes, basta con que sean duros y capaces de resistir los ataques. Si necesitan hacer uso incluso de la más descarada y vergonzosa de las mentiras, lo hacen. Solo basta recordar la que montaron cuando los atentados islamistas de Madrid solo por mantenerse en el poder y ganar unas elecciones. Les salió mal pero su filosofía de "antes morir que perder la vida" y en caso de morir "morir matando" les permitió sobrevivir en sus madrigueras esperando un momento de debilidad del enemigo para depredarlo y claro, el descalabro de Zapatero unido a la amnesia crónica de este país le pusieron la presa a tiro y por supuesto un buen depredador lo único que deja de su presa es la carroña. Esto es lo que nos viene encima, no se si en forma de grave confrontación social, intervención extranjera, mesías redentor o en el mejor de los casos un gobierno de consenso muy técnico y poco político que aborde de una vez la redistribución de la riqueza que quede después de la rapiña pepera.
Amigos blogueros y mi estimado Antoni, os juro por mi honor que siempre he odiado el catastrofismo pero es que estoy acojonado.

Ludwig
Iluminanos por favor, fiel representante de esa izquierda progre que padecemos.
Rajoy podrá ser un desastre pero ni de lejos llegará a las cotas de ZP y Freddy.
Por lo demas, donde saca mas votos la P$OE?
En la España rural y en la España del fracaso escolar. Solo señalo un dato.

Estoy de acuerdo con casi todo lo que dice el articulista. Lo que pasa es que, a mi modo de ver, el comentario parte de una base -común al 99% de los analistas o comentaristas de la vida española- que también en mi humilde opinión es falso o erróneo. Ese dato es que España va muy mal, que está al borde de la ruptura social, etc etc.
Bien, yo creo que eso no es así. En españa, hace unos años, con 2,5 millones de parados -fue el tope mínimo del paro- llegaron a España 6 millones de inmigrantes a trabajar. Y hoy en día es prácticamente ver en el campo andaluz, en la campaña de la aceituna, o tras la barra de un bar o trabajando en el servicio doméstico, a un español. Se van los ingenieros. Bueno, algunos, no todos. La españa tenebrista y en blanco y negro del New York Times se ha erigido, por la corrección política de quien lo publica, en dogma. Como dogma fue para los anglosajones que Lehman Brothers estaba muy bien hasta la víspera del crash.
Ni tanto ni tan calvo. Frente a las fotos del nytimes, que cualquiera vaya a un pueblo andaluz en el que marido, mujer, yerno e hija cobran el paro y hacen sus chapucillas. El yerno conserva el coche de cuando ganaba -y malgastaba- 3000 euros al mes en la construcción, y ella en el Carrefour. Padre y madre hacen sus chapucillas: ella hace dos o tres casas (limpia).
Trivializaré, pero el tratamiento mediático de los suicidios, de los desharrapados, de la miseria o de Gordillo es muy superior a la realidad.
Igual que en el País Vasco no se iba con casco y kalashnikov por la calle cuando ETA mataba (lo que no quita un ápice de gravedad a ETA), ahora tampoco se pasa hambre ni de lejos (lo que no quita gravedad a la situación, desde luego).
de ahí que Rajoy, ante la catástrofe del socialismo (tiene lo que se merece, por hhaber elegido a Zapatero), se fume un puro y ande como un campeón. Porque la cosa -termino- no está tan mal como Reuters, le Monde y el NY Times nos dicen (o eso digo yo cuando salgo a la calle, y no soy rico, conste).
Un saludo.

"Es obvio" que la derecha española y sus adlateres no saben decir nada más que bobadas, que muestran claramente su mediocridad intelectual y su alejamiento de la realidad...

Si alguien veía un líder en Rajoy aún está a tiempo de hacerse socio de Oculistas en Acción. El gallego es un gestor, sin más. Carece de visión y encaja a la perfección con una temporada política otoño-invierno en la que se llevan las convicciones coyunturales. Mediocridad, en definitiva.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal