Los guerrilleros del ganchillo ('guerrilla knitting')

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 18 nov 2012

1353181406_661013_1353182540_noticia_normal

En el barrio de Gràcia de Barcelona están pasando dos cosas importantes. La primera es que las familias de la escuela Univers, inaugurada en 2009, organizadas a través de la Asociación de Familias de la escuela Univers (AFA) continúan su lucha para conseguir un centro bien equipado (actualmente las clases siguen impartiéndose en unos barracones provisionales en la plaza del Poble Romaní). Y la segunda es que su lucha está sorprendiendo por la originalidad y creatividad de su denuncia. “Buscamos formas de protesta imaginativas, que tengan eco, que despierten la simpatía de la gente del barrio”, explica Xènia Cuartielles, miembro de la AFA y madre de la escuela. “El carácter amable y festivo de la protesta atrae a los paseantes y les invita a interesarse por la problemática y mostrar su apoyo”.

Esta vez utilizan yarn bombing, “original variante del grafiti que usa hilo y aguja en lugar de espray y pintura para decorar el mobiliario urbano”, según informa Anna Pazos. La acción ha permitido una gran alianza transversal y generacional, desde las abuelas del Casal de la calle Siracusa (que llevaban desde el verano trabajando), a los vecinos del barrio y los miembros de la AFA. La fotografía de Joan Sànchez muestra, también, las manos de dos personas (una muy mayor y otra joven) que, como metáfora del ganchillo, han unido sus fuerzas para hacer, puntada a puntada, una acción protesta de gran visibilidad y fuerza comunicativa.

Estas acciones conectan con la larga tradición del barrio de engalanar y decorar sus calles en su Fiesta Mayor. Tradición que atrae, cada año más, a curiosos de todo el mundo que descubren, entre las calles desordenadas del barrio, el capital de talento y creatividad de una poderosa comunidad con un alto sentido de pertenencia colectiva, una enraizada cultura popular y una aguda capacidad de crítica social.

Otra acción de la AFA fue la participación en el proyecto internacional INSIDE OUT, una idea del artista de origen francés JR, quien quiere hacer visible el rostro de personas que creen que es posible vivir en un mundo mejor. El objetivo es convertirlos en protagonistas al colocar sus retratos (imágenes en gran tamaño) en vías públicas, como contrapeso a la información negativa o estereotipada que se conoce de las ciudades. Actualmente participan en el proyecto 23 ciudades de 17 países.

La AFA se sumó a la iniciativa con una versión adaptada a su lucha y a sus reivindicaciones. Rodearon el muro donde debe construirse la escuela definitiva con fotografías de los niños y niñas que actualmente están cursando los estudios en las aulas provisionales. El impacto fue espectacular.

Esta acción urbana tuvo réplicas en otros solares de la ciudad pendientes de ejecución y paralizados por falta de prioridad presupuestaria. La intervención realizada por el colectivo Recreant Cruïlles tuvo, también, un notable impacto en los medios de comunicación. Finalmente, el Ayuntamiento de Barcelona, y tras una polémica sobre si había o no autorización para el mural fotográfico, envió a los equipos de limpieza para retirar las más de 100 fotografías expuestas en la calle.

La fotografía de primeros planos de rostros humanos, como protagonistas y testimonios de las acciones de denuncia y protesta, también se ha utilizado como instrumento de alta efectividad en la lucha contra los desahucios. La campaña “Los desahucios no son números, tienen cara y ojos” (Acción conjunta del TAF! [Taller de Acción Fotográfica] y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca) ha conseguido una gran notoriedad y visibilidad. “Los afectados encarándose a los bancos, literalmente”.

La guerrilla del ganchillo o de la fotografía está abriendo nuevos espacios de acción política. Se trata de dar paso a la intervención y ocupación del espacio público, reinterpretándolo, apropiándose de él como una forma de retomar el control vital de lo público y lo colectivo. Es el ARTivismo político. Experiencias que mezclan lo lúdico y lo creativo como parte inseparable del combate ideológico y reivindicativo. Lo lúdico como antesala de lo lúcido.

Fotografía de Joan Sànchez

PD: Otras acciones del TAF! [Taller de Acción Fotográfica]
Cop d’ull
Estos rostros son los del 99%
Que no te calle la Caixa

 

 

 

 

 

Hay 7 Comentarios

Esta AFA que sale en el comentario y que tiene una actitud muy elogiable con sus protestas pacifistas, podría unirse a la otra AFA (Asociación de Fútbol Argentino), de tal manera que, años más tarde, pudiese ser nacionalizada por Cristina y así expandirse a lo largo y ancho de la pampa. Todas las manifestaciones pacíficas son admirables y más si son creativas, pero los políticos son duros de oído y no oyen ni escuchan lo que no trastorna. Ahora la ¿alcaldesa? de Madrid, Botella, ante la huelga de recogida de basura, ha pedido a la ciudadanía que se quede con los desperdicios en casa, mientras se arregla la dichosa huelga, creando un síndrome de Dionisio en toda la población. Ésta, que no ha votado a Botella, se resiste a obedecer, y hace bien, tirando las bolsas de basura a las puertas de los bancos, para que una basura se junte a otra en distintos contenedores. En una pancarta muy ingeniosa se podía leer: " La Botella al contenedor". ¡Qué bueno¡

Hoy estoy lanzado. Leí hace mucho tiempo que los presidentes de los EEUU por lo menos desde Kenedy, disponen de un gabinete de asesoramiento de prensa ( el cuarto poder ) que les revisaba y elegía lo publicado que pudiese ser más interesante para "el poder" y así ahorrar tiempo oval. ¿Sabes si nuestro poderoso tiene un servicio similar en la moncloa? ¿ Si lee nuestro blog ? ¿ Si escucha a Iñaki Gabilondo ?

Aunque no tenga mucho que ver con el blog de hoy querría proponer a muchos de los blogueros y al mismo Antoni que en vez de usar eufemismos como "instituciones democráticas", " partidos políticos", "el gobierno del Estado", " el espíritu de la constitución", " la monarquía constitucional" etc. etc. usemos solamente la expresión " el poder ", nos ahorrariamos un montón de tecleado y lo entenderíamos todos.

Dijo Santa Teresa: "Todo es bueno para el convento" y creo que en estos momentos cualquier forma de actividad social pacífica que denuncie las situaciones es válida y necesaria, desde lo lúdico, lo mediático, las redes sociales, las iniciativas sindicales y hasta la desobediencia civil. Pero el desprecio que el poder está demostrando hacia ellas como ha ocurrido con la guerra de cifras de asistencia a las manifestaciones de la huelga general, o los comentarios sobre los indignados calificándolos de panda de antisistemas, está cerrando el abanico de posibilidades de reivindicación y acercando cada vez más la guerrilla del ganchillo a la guerrilla urbana. Me preocupa que cuando empiece a arder el mobiliario urbano los bomberos y las fuerzas de seguridad del estado ya estén en el paro.

Que la ciudadanía reaccione, se movilice y se coordine es ya la última esperanza que tenemos para hacer frente a la actual situación. Cada iniciativa que surge de la base de la sociedad prende la ilusión de que aún no estamos muertos. En última instancia nosotros somos los responsables de nuestro destino.

Ganchillo contra política, sencillamente perfecto: "¡Váyanse ustedes a hacer ganchillos!", podría ser una manera de interpretar la acción. Ahora que en vez de pañitos que hagan para la próxima protesta lo que el diccionario de la RAE define como "Encaje o vuelillo de algunos puños" y que no son otra cosa que "puñetas"... Capicci?

Una protesta singular y pacífica para reclamar un derecho que debería suponer una prioridad en todos los programas de los distintos partidos del país. Y una prueba más de la incompetencia de las administraciones para solucionar problemas, porque estoy segura de que la falta de escuelas y de guarderías municipales no es porque no haya los suficientes recursos para hacerlas sino más bien por falta de voluntad política.
Aun suelo pasar a veces por el primer colegio donde estudié. A pesar de que lo han agrandado considerablemente para adaptarlo a las normativas de los últimos años, sigue ahí guardando fielmente entre sus paredes mi paso por él y el de otras tantas generaciones más. No les sucederá lo mismo a esos niños ubicados en barracones de quita y pon. El día que desmantelen esos habitáculos perderán parte de los recuerdos de su infancia.
¿En qué colegio estudiaste? En un barracón del barrio de… En pleno siglo XXI.
Y pagando alquileres de edificios vacíos, teniendo edificios cerrados sin rentabilizar, gente enchufada en la administración que nadie sabe qué hacen y para qué sirven pero que cobran su sueldo a final de mes, caiga quien caiga…
Yo también haría una revolución a veces la de no hacer nada que me costara dinero. Estoy empezando a cogerle manía a eso de gastar. Quizá en un intento vano de fastidiar a todos los que han hecho su máxima aspiración el hecho de acumular dinero y poder por encima del bienestar de los demás.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal