El Rey virtual

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 24 dic 2012

Real-juan-carlos-3_130220840458___484x363

El primer plano ya anunciaba cambios. La imagen exterior de la ventana del despacho del Rey, con la luz encendida en la oscuridad, viendo al monarca casi en pie, tras los cristales, ya anticipaba una actitud, un giro, un desafío. También antiguos recuerdos. El cambio formal de hablar desde delante de su escritorio, sentado sobre le borde de la mesa, ha sido muy significativo. El Rey ha dado su particular “paso al frente”. Su comunicación no verbal ha sido serena, menos impostada, y los planos menos previsibles y convencionales. La mesa no era decorado. Era un espacio de trabajo en donde destacaban un secante sin pluma, una lupa, unas tijeras y una libreta roja. Todo muy simbólico. O anecdótico. Misterio y sorpresa.

El poderoso y profesional equipo de comunicación y de estrategia de la Casa Real se ha empleado a fondo. El deterioro de la Corona y, en particular, de Juan Carlos I  ha obligado a cambios que, quizás, deberían haber entrado dentro de la normalidad, más que ser percibidos como excepcionales o novedosos. Una ofensiva pública, orientada hacia la proximidad, la transparencia y un renovado protagonismo, ha guiado los calculados movimientos de la institución.

En las últimas semanas, la monarquía se ha hecho un lifting estético y comunicativo: ha estrenado web (con el blog del monarca, que continúa con un único texto colgado el pasado 18 de septiembre), un canal de YouTube (con todos los mensajes de Navidad del reinado), con una oportuna acción de reconocimiento a la pluralidad lingüística y cultural de España al presentar, en las lenguas oficiales del Estado, el texto de su alocución en Nochebuena. Juan Carlos I es ya un rey virtual en búsqueda del reencuentro con la realidad perdida.

Según los responsables de este diseño, los resultados de este esfuerzo planificado, que ha afectado a la agenda, los gestos, los mensajes y la estética, han empezado a notarse. Hace unas semanas se ha sabido que la Casa Real dispone de encuestas internas (que deberían ser públicas, ya que son financiadas con recursos públicos, y más ahora que conocemos la abstención del CIS en relación a preguntar por la monarquía) que mostrarían que “lo peor ya ha pasado” en relación con la crisis de Botsuana. Aunque la irritación y el malestar persisten, según las misma fuentes de La Zarzuela, con la brecha abierta por el comportamiento “no ejemplar” de Iñaki Urdangarín. ¿Tan fácil? ¿Se trataba de un tema de opinión pública y de maquillaje modernizador y tecnológico, simplemente?

Creo que la complejidad política, que roza la parálisis o el bloqueo, de nuestra realidad obliga a aceptar que España, en su conjunto (y con ella, la Corona y todo nuestro sistema y arquitectura institucional) necesita un “reset” inaplazable. Y las palabras son claves. Lo que se omite no deja de existir. Lo que se ignora se recrudece. Lo que se insinúa, no siempre es suficiente.

En su discurso, el Rey ha omitido las palabras paro, corrupción y desahucios, por ejemplo. Tampoco ha citado, ni una sola vez, a la Constitución. Y han caído del discurso las menciones directas a su familia, a la Reina o al Príncipe. Por no aparecer, no aparece ni la inevitable palabra “unidad” (de España), ni la tradicional referencia a nuestras Fuerzas Armadas en el exterior. Algunas plumas de salva patrias excitadas se van a afilar. Este discurso puede valer más por lo que no dice (y por qué), que por lo que dice. Todo muy pensado.

Esta estrategia de no quedar asociado a los temas o conceptos más preocupantes (o cuestionados), o que chirrían en el subconsciente de muchas personas en nuestra sociedad, y de buscar la centralidad con interpretables críticas a diestro y siniestro, es hábil. Pero no es suficiente si se quiere liderar, más que sobrevivir. Es ventajista… y puede tener algún efecto imprevisto de rechazo.

El Rey, consciente -y aprovechándose- de la debilidad de la política formal, busca en la calculada crítica y reivindicación hacia ella una redención (personal) y una reubicación (institucional) de su figura y de su papel. Pero no se trata de su imagen, sino de su responsabilidad de lo que hay que preocuparse, y cuidarse. Esta noche saldrá bien parado, seguramente. Pero, Majestad, la cuestión es salir del “paro” laboral, económico, político, institucional y social en el que está, seguramente, la sociedad española. España está off, necesita reiniciarse.

La sutil, pero intencionada, reflexión sobre la “política grande que supo inaugurar una nueva y brillante etapa integradora en nuestra historia”, que reivindica el Rey en su intervención, es una invitación, fundamentalmente, al pacto bipartidista, propio de los momentos excepcionales en los que la monarquía ha jugado un papel decisivo e histórico. “Austeridad y crecimiento deben ser compatibles”, ha dicho, buscando la equidistancia. El Rey no se está retirando, más bien parece todo lo contrario: quiere volver y ocupar un renovado protagonismo. Reivindicando la Transición que no menciona, se reivindica a sí mismo.

Hace unas semanas, el monarca, en su viaje a la India se quejaba de la melancolía y del pesimismo de nuestra sociedad: “Los españoles nos metemos el cuchillo. Desde fuera, España se ve mejor, sales más contento de la imagen de España. Dentro, dan ganas de llorar, todo son penas, pero tenemos que sobrellevarlas”, decía en Nueva Delhi. Quizás por esta razón, el Rey ha recorrido, recientemente, más de 70.000 kilómetros proyectando la “Marca España” fuera de nuestras fronteras, en Brasil, Chile, Rusia e India. Y, según previsiones, viajará el año que viene a China, único destino que falta por visitar de los BRIC –países emergentes–.

Dice el Monarca: “Frente a este pesimismo, como frente al conformismo, cabe encontrar nuevos modos y formas de hacer algunas cosas que reclaman una puesta al día”. ¿A qué se refiere? ¿Está dispuesto el Rey a hacer un último -y decisivo- servicio a su país (tras treinta y siete años de reinado), auspiciando un período de cambios de fondo a través de “nuevos modos y nuevas formas”? Las formas, en política, son fondo. Lo sabe bien la Casa Real, que vive y se nutre de legitimación a través de la representación simbólica y de la gestualidad ejemplar. Esta noche, el Rey virtual ha ensayado su ambicionado y deseado nuevo papel. La realidad espera, impaciente.

Fuente de la fotografía: Telemundo

Enlaces de interés:
- Mensaje de Navidad de Su Majestad el Rey (Palacio de la Zarzuela, 24.12.2012)
- Mensaje de Navidad de Su Majestad el Rey (vídeo)

 

Hay 20 Comentarios

A toro pasado, ya se ha visto como acabó todo. La institución ha mejorado considerablemente en imagen, pero todavía le queda mucho camino por andar para conectar con el pueblo llano. Un saludo.

El articulista tiene razón pero peca de prudente,se queda corto.Vamos a ve,el Rey habla del desapego a las instituciones.Este punto es clave.¿Motivo de ese desapego?. Hasta las ranas del nacimiento del Cuervo lo saben:Las instituciones estan casi todas podridas.¿Solución?. La dio el otro dia el socialista Luis Solana,hermano de Javier,a saber: poner a un guardia civil al frente de cada una de las instituciones.Empezando por el Banco de España,el CGPJ,el Tribunal de Cuentas,el Consejo de Estado,el Senado.En una segunda fase trasladar a Los Monegros a toda la plantilla de interventores,auditores y abogados del Estado para que digan por escrito que saben de la España corrupta.Los 1.700 imputados y los del caso Terra Mítica deben pasar al Campo de Tiro de San Gregorio para que dejen de cantar por peteneras o como irse de rositas en un Estado fallido.Seamos realistas,España con monarquia o sin ella es una tierra de conejos.De nada sirve ser una potencia en farolas.En cualquier país del mundo cuando la gente no come se suele cabrear.Aquí no.Aquí está Cáritas para sacar adelante a 12 millones de desgraciados.Y es que la "pedrada" de Pedraz es mucha pedrada.Y en ese plan.Ninguno.

Y hay que darse " prisa".

Querida Maricafé, yo estoy convencido de que eres guapa, lista, elegante y con clase, ¿ como que tu opinión no puede influir? !!Claro que si !! Como no sigas diciendo lo que piensas me mosqueo contigo.

Pues si, se encontraba allí, controlando la sucesión, haber si papá sale bien, si es la postura correcta, si las camaras dan el enfoque adecuado, estaba allí, controlando la sucesión, con esa cara de marimandón y de trama gurtel que tiene, o cambiamos la consti rápido o nos cae el Felipito y a ese si que no lo nos lo quitamos de encima ni con agua hirviendo, solo hay que mirarle las maneras y la señora, es un artista del mercadischin, vaya pájaro, se está haciendo la cama con embozo, cuidadito con él mis queridos republicanos, lo mide todo, su forma sutil de tomar las riendas de los elefantes de su padre mientras le operan la cadera, como quien no quiere la cosa, su yo no estoy aquí pero se me ve un poquito, los besitos de la Leti a los niños enfermos o con problemas de lectura, su uniforme militar cuando hay muertos en las misiones en el extrangero, su cuidada mala leche con el cuñado, insisto , es un artista de la publicidad subliminal, son pequeños detalles, imágines, actitudes, que van sembrando una cosecha de frutos monárquicos que le van a garantizar un cachondeo vitalicio. !! A por ellos, que son pocos y cobardes !!

Lo mejor de no ser nadie relevante es que la opinión de una no puede influir mucho, ni para bien, ni para mal, en nada. Por lo tanto solo me tomo esa libertad para expresar, de alguna manera, mi reacción ante los acontecimientos actuales con la esperanza de que coincidan con los de otros ciudadanos.
No vi el discurso del Rey y no lo hice porque no tenía ganas.
No quiero que me cuenten lo que pasa en el país, eso lo sabemos todos los españoles sobradamente. Quiero soluciones efectivas para salir del agobio donde nos ha metido tanta desidia y tanta falta de escrúpulos…
Su Majestad el Rey tiene aspiraciones, quiere tener su futuro asegurado (probablemente ya lo tiene) y que su dinastía tenga continuidad. El ciudadano corriente también las tiene, quiere trabajo estable, asegurarse su pensión y poder dar una buena educación a sus hijos.
¿Qué diría su Majestad si en lugar de conservar su corona la perdiera, y tuviera que marcharse del país, como hizo su abuelo? Supongo que le repatearía que le hablaran de conciliación y de qué la política es necesaria, cuando a día de hoy es el cáncer de España, y no parece que él vaya a hacer nada por evitarlo.
Pues en eso estamos…
Para ser Rey y que le paguen por ello hay que comportarse, y hay que vigilar que los políticos no se pasen y aquí, desgraciadamente, todo el mundo se ha pasado tres pueblos.
Las críticas que hacen los ciudadanos corrientes probablemente no sean oídas por los altos cargos del Estado y mucho menos por el Rey, pero que han defraudado a todos es más que evidente.
Jamás en la vida había oído hablar tanto de política en la calle como ahora, y mucho menos a la gente mayor, Quizá porque vienen de una época en la que no se tenía ese derecho y en cierto modo preferían no hacer uso de él demostrando así haber heredado un miedo visceral a ser juzgado por lo que se piensa o se siente libremente.
Hay actuaciones que puede que personalmente pueda olvidar fácilmente, pero no son precisamente las que afectan directamente al bolsillo de una, ni las que restan futuro. Partiendo de esa base creo que si nos gobiernan mal, si siguen por el camino de los recortes indiscriminados a la gente nada en el país será estable, y mucho menos la Monarquía…

En EEUU cuando el presidente de la nación quiere decir algo cercano, próximo al pueblo se viste como los de pueblo. Se pone una camisa normal, deportiva, con un cardigan o chaleco con mangas, de tal forma que se mete entre las personas a las que pretende llegar. Si la situación es grave viste de traje, por la seriedad que conlleva lo que vaya a decir
Aquí el rey, que es muy campechano (esta palabra sólo debe utilizarse cuando se hable del rey, los demás no somos campechanos, somos otra cosa), viste de riguroso traje, probablemente azul( así es la sangre de los monarcas). Pues bien, el rey, digan lo que digan, no es cercano, no es tan campechano como se dice, transmite cada vez menos simpatía. Las encuestas dicen que va perdiendo audiencia su discurso cada año (2 millones de espectadores los últimos diez años).
Los que no nos sentimos súbditos de este rey ni de ninguno, no perdonamos ni olvidamos nada de lo que ha hecho o dicho. Como es Borbón le perdonamos sus andanzas con las féminas, ¡bah¡ total lo lleva en la sangre. Pues no. Tampoco perdonamos sus dispendios, sus cacerías, sus barcos y su forma de enriquecerse. Como dice un comentarista de este blog, el rey tiene una de las mayores fortunas de Europa, dentro de la monarquía, según un periódico inglés, y es cierto. Hay reyes y reinas que le ganan de sobra, pero no se justifica. Cobra el Rey JuanCarlos I de España comisiones por el petróleo que este país compra a Arabia Saudita. Las comisiones, de cualquier tipo, siempre se repercuten en el precio final de una mercancía. Esto lo sabe mucha gente en este país y no es de hoy.
Los españoles, en su gran mayoría, no son monárquicos, son republicanos, los otros serán Juancarlistas, como les gusta llamarse. Lo cual no dice mucho sobre el próximo heredero.
Yo he sido uno de tantos millones que no he escuchado el discurso de marras, no me interesa, no me aporta nada interesante. Luego compruebo que tengo razón al ver que no habla de lo verdaderamente trágico de este país, como son el paro y sus tragedias, los desahucios y sus tragedias, la situación económica y su derrota trágica. Eso ni tocar.
Todavía suenan sus palabras sobre que todos somos iguales ante la ley. Ya, unos más iguales que otros. Sobre todo su hija Cristina que ha quedado fuera de todo juicio, aunque su implicación en las corruptelas de su marido están más que probadas.
Ya digo, este rey no me descubre nada nuevo bajo el sol. No me interesa.

Ismael ya veo que has leido lo que ha dicho el subdito real "Sosegaos" ¿ pero has visto lo que dice al principio del blog otro que firma "comprar bolso" ?
!! Ismael ; dile algo porfa .... !!

Hola, amigos. No se trata de matar a nadie y ojalá Dios guarde al rey de España muchos años. Pero lo mismo que hemos ido desmitificándolo casi todo, hagámoslo también con nuestro rey. La realidad es muy cruda y cruel, y ya no estamos para arreglar problemas serios con palabras bonitas, discursos elocuentes y promesas grandiosas acompañadas de profundos deseos. Si estamos hablando de un servicio a España, como suele llamarse el de la monarquía, habrá que revisar si en el dìa de hoy o el inmediato mañana, puede dicha institución seguir sirviendo. También Franco justificaba cada año su mandato con la pamema del servicio a los españoles. ¿De verdad sirve el rey a los intereses de los españoles? Preguntémoselo a ellos y luego seguimos hablando. Cordial saludo.

Acabo de leer la respuesta que hizo a mi primer comentario sobre el artículo del rey, Antoni Gutiérrez-Rubí y me he dado cuenta, de que ha sido publicado con anterioridad a mi segundo comentario, lo que quiere decir, que estoy más distraído que de costumbre y eso, es mucho decir. lo siento, porque sin modificar el contexto de ese segundo comentario,habría quedado mas serio, hacer mención de esa respuesta, prometo,no volverá a suceder.
En cuanto a lo de " NUNCA me ha dicho qué debo decir, hacer, tratar... y nunca he pedido permiso. " totalmente de acuerdo con Antoni, pero, esa afirmación, me trae dos recuerdos, el 1º, de las inolvidables frases de Perogrullo y el 2º, de un viejo refrán: ·las apariencias, engañan"..... Sin necesidad de ninguna órden o censura previa, todos los que escriben en El País. saben perfectamente, que lo hacen en un medio monárquico, Antoni también. por lo que conocen, dónde están las líneas "rojas" y a ello, se atienen. eso es así y lo aceptan, de lo contrario, la puerta está siempre abierta...........
En otro orden de prioridades, me llama la atención también, el comentario del súbdito real, "Sosegaos" que en su apología al rey, haya omitido algúna referencia sobre lo publicado por una revista en Londres y que la Casa Real no desmintió, en la que se afirmaba que la fortuna personal del rey Juan Carlos, superaba los 1.600 millones de euros, lo cual, no coincide con sus declaraciones de patrimonio al comienzo de su reinado. ¿de dónde y cómo, consiguió ese dinero?....muchos lo saben y lo callan, yo no lo se, pero, lo supongo. Afortunadamente, súbditos fieles, como "Soseagaos" nos iluminarán en nuestra ignorancia, explicándonos en el blog, el origen de tamaña fortuna, aceptada por la Casa Real y lo que hará el rey con su "salud", en cuanto comiencen a aparecer los hechos indiscutibles de las andanzas de su hija Cristina y de su yerno Iñaki, porque ambos las han aportado a los sumarios en curso, en una clara demostración del sentimiento de impunidad absoluta que tenían. La misma, aprendida con los comportamientos del rey en sus años de ejecer la Jefatura del Estado. por lo que ya llegará el momento, en que se comience a conocer por parte de la gran mayoría de la población lo que en todas, repito, todas las REDACCIONES de los principales medios de comunicación, saben sobre las andanzas del rey.
Esto ahora de la monarquía, es muy fácil de preveer, que sucederá en un futuro inmediato, solo hay que esperar que comience el juicio a Iñki y Cristina....tranquilidad absoluta.....

Entiendo el esfuerzo en librarse del rey y de la monarquía, aunque no lo secundo ni lo apaludo, pero no es tan sencillo. Ni los yernos corruptos ni los elefantes ni los lios de faldas acabarán con el jefe del estado. Antes sucumbirá a los viajes intercontinentales a que le obligan para mendigar contratos y expiar sus culpas. Sin embargo, la imagen del rey suscita más indulgencia y simpatía de lo que pensáis los republicanos. Y eso sin necesitar sentarse en la mesa y hacerse más campechano. El muerto que vos decís goza de buena salud.

Aclaración: cuando en alguna de mis intervenciones hablo de una hipotética RFI ( Republica Federal Iberica), ni trato de hacer un chiste, ni me lo he inventado yo. Me baso en que la opinión bastante generalizada en Portugal a cerca de que una unión con España sería beneficiosa para ambos como lo han sido siempre historicamente las uniones de estados, Castilla y Aragón, EEUU, Union Europea, Italia, la Onu etc. etc. ..... ¿ Que tiene esto que ver con el mensaje del Rey, la Monarquía y la actual Constitución ? Pues que solo sería posible si no existiesen.

A mi me huele a que está empezando a preparar la abdicación en su hijo y garantizar la continuidad del linaje.

Si mi anterior comentario del día de ayer, decía que para mi el artículo de Antoni Gutiérrez-Rubí, era esperanzador y valiente, al leer el editorial de hoy de El País, "Elogio de la política", le agrego y con ganas de entrar en el paro, porque resulta obvio decir, que ante la clara demostración por parte del Grupo Prisa de ser monárquicos fieles y sin ningún rubor, obsecuentes, el riesgo que corre, es evidente.
Porque entre los abundantes elogios al discurso del rey, que se pueden leer, se permiten agregar, lo siguiente; "Obvio resulta decir que tan buenos consejos....."
Lo que no se ve porque no está el video, es la genuflexión del director del diario, al brindar por el rey.
Sinceramente, leer esto en pleno siglo XXl y a las puertas de un juicio que a pesar de las censuras de todos los grances medios de comunicación, sacarána la luy pública y gracias a Internet y las redes sociales, todas las miserias morales de una realidad de la familia real que nos han estado ocultando con "nocturnidad y alevosía" a los ciudadanos, me eleva mi estado de estupefacción a límites por mi insospechados y mantener aunque a duras penas, mis dos únicas neuronas en funcionamiento aunque sea al imprescindible para poder seguir entre los de este mundo......
¡Animo, Antoni, los lectores como yo, te apoyaremos(aunque sea moralmente) en tu lucha contra "los molinos de viento" del Grupo Prisa.!!

Gracias lectores y lectoras por vuestra complicidad en forma de crítica, aportación, comentario...
Este blog lo hacemos entre todos.
--
Ismael
El diario que me ofrece su confianza NUNCA me ha dicho qué debo decir, hacer, tratar... y nunca he pedido permiso. Como sabéis, mi acuerdo con ellos es que publico cuando quiero y de lo que quiero. Administro yo el blog y decido todo: desde la foto, a los links y lo publico sin lectura previa de nadie, Valoro mucho esta profesionalidad. Y lo veo como un ejercicio de pluralidad interna y externa. Y, sin dudas, sin lectores, no estaría ahí... O sea que, gracias a todos vosotros.

Esperanzador y valiente artículo de Antoni Gutiérrez-Rubí, para los lectores de "Micropolitica" ya que leyéndolo, nos da la esperanza de que tengamos en él, a alguien con el poder suficiente, para que no nos retuerzan la realidad sobre la monarquía, como acostumbran hacer los grandes medios de comunicación incluyendo por supuesto al Grupo Prisa y valiente, por hacelo en las páginas de un diario editorialmente hablando monárquicoc y eso, es sin duda en los tiempos que corren, algo que nos produce un respeto a la integridad moral del autor.
¿Que pasará con el rey, en cuanto comience el día que "toque" el juicio a Cristina e Iñaki, ya que según todos los hechos aportados por ambos en los dos sumarios (Nóos y Aizón), su situación jurídica, quedará seriamente comprometida ya que puede quedar como "cómplice por ocultamiento" o "cooperador necesario" en todas las andanzas de la pareja, incluida como no, la compra del piso en Pedralbes-Barcelona, por un valor superior a los 6 millones de euros. ¿Que le permitirán publicar a Antoni Gutiérrez.Rubí, ante los hechos indiscutibles que sucederán?...¿defenderá la continuacíón de un "rey virtual" o pedirá que se reforme la Constitución y pasar a un sistema republicano de gobierno, como podría ser la República Federal de España?....esperemos esperanzados...

Hola, amigos. No he oído el discurso del rey, pero el análisis de Antoni me parece muy completo y profundo. Como todas las instituciones políticas españolas, también la monarquía está en crisis y en trance de revisión. Sería muy bueno hacer una consulta a todos los españoles sobre qué piensan de la misma. No es buena señal que simplemente trate de adaptar su imagen, su tono, su talante y estilo a las actuales circunstancias, tan graves. Habría que preguntarle en público al rey dónde estaba cuando ocurrían todos esos atropellos, abusos, despilfarros y saqueos a la banca, a los ahorradores, a los trabajadores, a los impuestos de los españoles. Tengo la impresión de que el rey también estaba en la onda del despilfarro, la despreocupación y la vida alegre y poco ejemplar, en un cargo de tanta responsabilidad. Esto es lo que habría que analizar también. Lo demás puede que sirva, pero parece más bien como una mano de esa base que se echan las mujeres sobre un rostro envejecido por los años e irrespetado por las arrugas de una vida demasiado "viva la Virgen".

Que facil es hablar del deterioro de la corona cuando sois vosotros los que educais a vuestros hijos para que solo piensen en alcohol, drogas y tetas postizas. Ayer era imposible encontrar alguien cantando villancicos por la calle. Deterioro de la corona y de todo tipo de valores no te jode.

Las últimas actividades y actuaciones de SM el rey Juan Carlos nos hacen pensar que sería conveniente para España que declinase el trono en favor de su hijo, que ha demostrado suficiente madurez para ser el jefe del estado español. Su coronación abriría un compás de espera y aquietaría las aguas en Cataluña y País Vasco.

Hay que decirle al Monarca que gracias por su compasión fuera de nuestras fronteras. La realidad que tenemos en España es otra y tendría que valorarla a los que nos afecta. No valen disculpas, queremos soluciones, pero responsables y con talento. El daño que se ha hecho tardará muchos años en repararse. No nos nutrimos de lamentos ni de penas, sino de realidades y a la vista está lo mal que lo están haciendo. El año mariano ha sido y es lo peor que nos ha pasado en este país, desde la muerte de Franco. El mensaje del Rey debería ser más positivo en función de la responsabilidad que tiene con su pais. Dejar los discursos soberanistas aparte y centrarse en el drama de las familias que no son pocos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal