La Monarquía recibe a la Generalitat

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 31 ene 2013

Escudo_de_Espana_def

Hoy ha sido el día. El Jefe del Estado ha recibido al President de la Generalitat de Catalunya, que ostenta -además y paradójicamente- la representación ordinaria del Estado en Cataluña. La Generalitat como Institución, hay que recordarlo, está formada por el Govern, el Parlament y el President (Artículo 2 del Estatut d’Autonomia de Catalunya). Distinción, identificación y configuración que articulan una concepción del autogobierno muy específica y con larga y profunda tradición en el mundo simbólico del poder y su representación en Cataluña. Es decir, que la Institución es algo más que un gobierno, de la misma manera que su President, sea cual sea su orientación o fortaleza política, es algo más que su jefe.  

Es el día, también, en que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, recibirá un informe de la Abogacía del Estado con los escenarios y las sugerencias posibles para impulsar un recurso -o reacciones- a la «Declaració de sobirania i el dret a decidir del poble de Catalunya» aprobada por una amplia y legítima mayoría en el Parlament de Catalunya. La impugnación frente al Tribunal Constitucional es una de las opciones. Escenario que contrasta con la opinión jurídica y política mayoritaria (aunque con algunas notables excepciones) que cree que una declaración sin «valor jurídico» tiene una gran «dificultad técnica» para que prospere la impugnación en el Alto Tribunal.

El posible recurso no coincidiría, claramente, con la opinión del propio Rajoy, que se atrevió -simplificadora y, quizá, provocadoramente- a afirmar que «la declaración no sirve para nada». Si no sirve, ¿para qué impugnarla? Se me ocurren muchas maneras de decirlo, pero ninguna tan agria y despreciativa. Y tan equivocada. Negar el valor político a una Declaración como esta, con la excusa de su irrelevancia jurídica, es un gran error que alimenta las pasiones, no las razones. Alimenta el recelo, no el acuerdo.

Hoy -nunca como antes- las personas que representan a nuestras principales instituciones políticas y públicas han entrado en un grave proceso de deterioro de su credibilidad. Las dudas se ciernen sobre ellos y amenazan el cumplimiento de sus funciones con la eficacia y el sentido de la responsabilidad que se les exige. El desinterés por la política ha dado paso a la irritación y la vergüenza. Los grandes retos políticos que tiene nuestra arquitectura institucional (¡Resetear España!) deben resolverlos, precisamente, políticos con una imagen destrozada por la duda, la acusación, la revelación de datos y hechos que, supuestamente, les comprometen ética y jurídicamente y, también, por el descrédito colectivo que tiene la política democrática.

El monarca y el President se han visto en audiencia oficial. Sería deseable que la formalidad exhibida abriera un espacio sincero de discusión y reflexión. Veremos. Artur Mas, que hoy celebra su cumpleaños, ha afirmado -minutos antes de ser recibido- que la cita «es un buen regalo de trabajo y cortesía, que no es poco... Y de diálogo».

La duración del encuentro (45 minutos), su escenificación (cordial y previsible) y las declaraciones posteriores (que no han existido) podrían definir qué margen tiene la Corona para ocupar un lugar mediador o conciliador, que su posición institucional debería favorecer, o bien si formará parte de la misma respuesta (jurídica, política, institucional) que el Gobierno va a liderar. De momento, no hay pistas.

El Rey se encuentra frente a un reto, que es también una oportunidad. Aunque piense lo mismo que Rajoy, supongamos, lo importante es saber si dirá y hará lo mismo que este: ningunear la realidad que le presenta el President. Este es su desafío institucional. De momento, no hay declaraciones públicas. Es, quizá, una buena señal. Hablar para sumar, siempre. Y evitar hacerlo, si no hay acuerdo.

Hay 11 Comentarios

Me ha llegado al alma... ¿por que en la imagen del escudo del reino de españa habeis apartado el elemento del cuartel de armas de la corona de aragón? ¿si no tiene nada que ver con cataluña? Cataluña, como tal, no esta representada en el escudo (bueno si, como parte de la corona de aragon)

Creo que tendrán mucho de que hablar y los 45 minutos será poco. Estando actualmente como está el panorama del país, yo no sabría por dónde empezar el diálogo. Haber si ponen alguna de las cuestiones importantes, en claro y nos solucionan la vida de ahora en adelante.

Titulo:
No se puede permitir que un pueblo sea estafado por los mismos que han hecho y han aprobado las leyes para saquearlo inpunemente.

¿Resetear España o resetear a los políticos y a la Corona? Porque hace tiempo que se ríen de nosotros. El Rey no tiene la respuesta que el pueblo español necesita en estos momentos. Ni quiere darla, está tan apoltronado como todos los demás. Por lo tanto estamos solos ante un marrón orquestado por gente que se nos han colado en el sistema. Unos porque son vagos y no sirven para otra cosa que mamar del contribuyente, y otros porque su verdadera profesión es la de charlatán y vividor y que mejor sitio para hacer carrera que la Administración Pública y el Estado. Y aquí sálvese el que pueda… Algo a lo que el pueblo español ya está muy acostumbrado desgraciadamente.
Se da la paradoja de que los ciudadanos españoles han entendido y asimilado más y mejor los conceptos democráticos que la gente que nos dirige.
Y yo me pregunto ¿Con que legitimidad me puede pedir responsabilidad ciudadana, una persona que no cumple lo que él mismo ha jurado cumplir y respetar?

Hoy, los titulares de algunos periódicos nos desvelan una información que muchos ciudadanos sospechábamos desde hacía tiempo. Que no hay voluntad política para sacarnos de la crisis porque los que tienen que hacerlo viven en un mundo paralelo al legalmente establecido. Desde esa otra dimensión tienen montada su particular atalaya para medrar personalmente, descuidando las obligaciones que han contraído al jurar su cargo.
Lo más probable es que en otros países de Europa más previsores, en estos momentos, estén investigando y desarrollando técnicas para aprovechar mejor los recursos naturales; que van a ser un bien escaso en un futuro muy próximo, o de ahorro de energía, o de cultivos, y semillas más resistentes a las plagas o a las sequías, por poner un ejemplo… Mientras que en España estamos perdiendo el tren del progreso de nuevo. Nuestro futuro ha ido a parar a los bolsillos de la gente sin escrúpulos que han usado las vías democráticas para dotar de una cierta legalidad sus más bajas intenciones.

Todas las acusaciones deben ser investigadas concienzudamente, pero todas, sin excusa alguna. No solo nos jugamos el presente sino también el futuro de nuestro país, y la credibilidad en Europa. Creo que los ciudadanos no debemos permitir que gente que esté implicada en casos de corrupción, ni siquiera de refilón, siga en un puesto de responsabilidad, ni en política ni en ningún otro ámbito en donde una decisión suya pueda influir de algún modo en la población o en su bienestar.
Hace tiempo que voy notando la mediocridad y la desfachatez de la gente que nos gobierna. “No me acuses de aprovecharme del sistema que tú te llenas los bolsillos más que yo…”… Parece ser la excusa, y la explicación favorita de muchos de estos personajes que ni siquiera contemplan la posibilidad de demostrar lo contrario de alguna otra manera que no sea con cuatro declaraciones y desmentidos para cumplir con los ciudadanos más crédulos (así les dan argumentos para que les puedan defender ante los demás).

Me pregunto hasta cuando vamos a dejar que gente que miente, roba, estafa, o prevarica siga haciéndolo y además tengan el poder de echar tierra sobre el asunto sin que éste te acabe de esclarecer del todo…
¿A que suena eso? A corrupción ¿Verdad? ¿O es que de nuevo vamos inventar otra palabra para definir eso?
Callar, mirar para otro lado, o esconder la cabeza en un agujero pensando que la tormenta pasará, o que a uno/a mismo no le afecta, está dando lugar a que se sigan dedicando a “sus negocios” en lugar de preocuparse de que el país funcione, y las leyes se apliquen como es debido. Está clarísimo que eso es lo que menos les interesa.
Yo pediría a los sindicatos más movilizaciones ciudadanas, muchas más…
Recogida de firmas a mansalva para denunciarles al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, al de La Haya… Y donde haga falta.
Son enfermos mentales. No pueden ser otra cosa personas que no distinguen la frontera entre la maldad y la justicia social.

El Rey no tiene que hacer nada con ese 'reto' que es más bien un desafío. Su papel no es mediar ni conciliar, sino acatar la Constitución por encima de todo, como todos los españoles. Por tanto, nada ha de decir aparte de lo ya dicho. Probablemente, como el resto de los españoles -a excepción de algunos catalanes- compartirá con Rajoy que la 'Declaració' no sirve para nada y se preguntará tal vez por qué Mas no dimite para no tener que ostentar la representación del Estado en Cataluña.

Ahora y hablando en serio sobre la reunión del Monarca con el Mas, yo creo que Don Arturo no debería haber ido a Madrid, el protocolo en estos casos es que el Rey confuso mande a un edecán a lomos de mula desde la corte hasta Barcelona para cerciorarse de las intenciones del conde y en caso de que estas sean claramenta insumisas a la corona, enviar a sus huestes para poner orden. ¿ Desde cuando el conde insurrecto abandona su plaza para negociar con el usurpador ? Sinceramente, no me parece bién, El Conde Don Arturo debería haber pedido apòyo a Francos y Germanos y no conceder pleitesía a los Borbones. ¿ Hasta donde vamos a llegar ?

"El posible recurso no coincidiría, claramente, con la opinión del propio Rajoy, que se atrevió -simplificadora y, quizá, provocadoramente- a afirmar que “la declaración no sirve para nada". Si no sirve, ¿para qué impugnarla?"

!! Excusatio non petitur, acusatio manifestum !!

Aforismo del derecho romano que es una verdad como un templo. Pongo un ejemplo de cine negro para los blogueros:

Policia: Mariano, cuando falleció Doña Purificación en Madrid entre las seis y las siete de la tarde ¿ donde se encontraba Vd. ?

Mariano : Cuando mataron a Doña Purificación yo estaba en Calahorra.

Policia: Mariano ¿ quién le ha dicho a Vd. que a Doña Purificación la mataron ?

Pues muy bien

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal