La oportunidad de Rajoy

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 01 feb 2013

Rajoy_EP

En el reciente viaje a Chile, Mariano Rajoy ha vuelto a demostrar un particular -y peculiar- estilo de comunicación. Le preguntaron cuándo fue la última vez que vio a Luis Bárcenas y respondió que no se acordaba. A la cuestión sobre sus relaciones con la canciller Angela Merkel contestó que todo iba muy bien. Y cuando el presidente Sebastián Piñera le recibió diciendo «le veo mucho mejor de lo que me imaginaba, con buena salud, en buen estado físico», Rajoy respondió con la misma franqueza: «Estamos con sentido del humor, que es la clave para mantenerse en este negocio». Sucedía al día siguiente de que se conocieran los datos de la Encuesta de Población Activa, con casi seis millones de parados y una tasa de paro del 26%. No me extraña la preocupación de Piñera. Lo sorprendente fue la respuesta de Rajoy.

El Presidente ha hecho de su personalidad su principal estrategia de comunicación, de la que ha mostrado todos sus registros en este primer año. Una mezcla cuya fórmula precisa todavía desconocemos, pero de la que sí hemos tenido la oportunidad de identificar bien los ingredientes básicos: ironías campechanas, relativismos morales y políticos, silencios frecuentes, ambigüedades evasivas, muletillas socarronas, repeticiones persistentes y elipses imposibles. Ahora sabemos, además, cuál es su toque final: un extraño (e imprudente, dadas las circunstancia actuales) sentido del humor. El secreto del negocio. Tanta provocación se le acabará volviendo en contra como si se tratara de un boomerang.

La crisis económica, institucional y política no deja margen para el chascarrillo simpático. Esto es muy serio. Las escandalosas revelaciones sobre presuntas economías paralelas, sobresueldos no declarados y probable financiación ilegal del PP son un tema muy grave que no podrá resolverse con silencios, evasivas o sentido del humor. Está en juego nuestra maltrecha democracia. La política gobierna sin crédito moral. Perdida la confianza ética, la legitimidad electoral se convierte en usurpación a ojos de la ciudadanía. Esta es la cuestión. Ruda y cruda.

Mariano Rajoy, a pesar de todo, tiene una oportunidad. Quizá la única: demostrar que no ha defraudado a Hacienda. Lo que alimenta la sospecha es la duda. Resolverla con un inusual y edificante ejercicio de transparencia sería la salida más honorable. Y la que necesita el país. Se lo debe a quienes le votaron, y al conjunto de los ciudadanos a los que representa.

Esta decisión, presentar públicamente todas sus declaraciones de renta, es la clave de bóveda. Ese gesto sería decisivo por su ejemplaridad y claridad, y liberaría la presión insostenible que cae sobre la política democrática, abriendo una nueva etapa de acuerdos serios, profundos, de reformas inaplazables sobre el funcionamiento de nuestros partidos e instituciones. No puede quedar duda alguna sobre la honorabilidad del Presidente. O las sombras le devorarán. Hacienda somos todos. No puede faltar él.

El deterioro de la política es grave. Pero la amenaza que se cierne sobre nuestra democracia es peor aún. La lista de tareas para «recuperar la credibilidad y la imagen de los políticos» reclamará algo más que el bienintencionado Plan anunciado por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. La futura Ley de la Transparencia ya no podrá eximir ni a los partidos, ni a la Corona, por ejemplo. Si se persiste en el privilegio de la exclusión, la propuesta será percibida como un insulto insoportable. Se necesita un período reconstituyente de nuestros fundamentos políticos. Un reset inaplazable.

Mariano Rajoy puede tener la tentación de ganar tiempo con el silencio. Así lo ordenó hace unos días a sus correligionarios. Pero es precisamente el silencio lo que está consolidando la sospecha. Callar es huir. Y solo huyen los culpables. Esta es la percepción que se está instalando profundamente en los cimientos de nuestra sociedad.

«Algo huele a podrido…», le decía el fiel guardián del Palacio, Marcelo, a Hamlet y Horacio en la famosa obra de William Shakespeare, La tragedia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca. La advertencia del leal soldado era que la principal amenaza al reino no era la exterior, sino la interior. María Dolores de Cospedal dice que «el PP se siente atacado». Pero el ataque es a sí mismo y, con ello, a lo que representa como principal partido del país –y que dirige la mayoría de las instituciones-, si se confirman los temores. Rajoy tiene la palabra. Deseo que la tome y que clarifique todo hasta la extenuación. O el hedor será insoportable.

(Fuente de la fotografía: El País)

Hay 63 Comentarios

Los comentarios que aquí se vierten no contemplan la debida presunción de inocencia. Este periódico que tantas veces se ha equivocado (sin ir más lejos, recientemente con la foto de un líder caribeño) saca unos manuscritos de ignota procedencia. Conseguido, la parroquia pica y se apresura a hacer un juicio sumarísimo que justifique el incendio de las calles y el establecimiento de un nuevo orden, a ser posible de izquierdas, tan morales ellos.

Hombre, evidentemente la declaración de renta de Rajoy no incluirá el dinero en negro que pueda haber recibido. No creo que el autor de este blog sea tan ingenuo. Debe haber una ironía que se me escapa.

Todos los comentaristas parecen empeñados en echar un capote sobre esta podedumbre. Olvidenlo, ni Rajoy ni nadie tienen que explicar ya nada porque lo entendemos todo. Estamos en el siglo de la información instantánea. No tienen credibilidad que es el cimiento social. Aunque fuesen inocentes ya pasó su tiempo. Es necesario refundar el sistema con los contrapesos necesarios que garanticen (para que nos lo creamos) un nuevo orden social. Quien sabe, despues de no inventar nada nuevo en toda nuestra historia igual somos capaces de crear un nuevo orden democrático con mayor participación ciudadana y capacidad de decisión sobre a que cosas dedicar nuestros impuestos (trabajamos para vivir, no vivimos para trabajar y no solo para competir como banqueros psicopatas avariciosos). Toda esa generación de políticos PPSOE deben irse (incluye a Rubalcaba) y deben dejar paso a jovenes integros que velen por el futuro de toda su generación. Se lo merecen después de haberles robado no solo el dinero (comeroslo si podeis cerdos del barro) sino lo más valioso: su ilusión y confianza en su país.

Esto es fácil: Empresas dan dinero en negro al partido, la cúpula se lo reparte y nadie declara nada. Total, que los que pagan a hacienda somos los tontos del pueblo. No pasa nada, que el pueblo aguanta. Pero las empresas piden que se les devuelva el favor, así que se les adjudica "a dedo" obritas como la Fórmula uno, campeonatos de vela, visitas papales, autopistas, etc. Claro, con el precio adicional de lo que costó el dinero negro. No pasa nada, total el pueblo paga. Claro, en determinado momento se corta el chorro. Muy fácil, recortes en sanidad, educación y servicios públicos. Total, el pueblo aguanta. Y cuando a alguien se le ocurre decir por qué pasa lo que pasa se opta por no decir nada o, peor aún, atacar almensajero. Lamentablemente, el pueblo ya no aguanta más

Esa es la imagen que está dando este señor y su partido en el mundo, esa es la verdadera marca España en la que tanto se esfuerzan en consolidar.
Yo, como muchos otros jóvenes con carrera e idiomas que hemos venido a Alemania a trabajar en lo que sea, nos sentimos estafados por unos señores que disponen de unas cuentas millonarias, como si ellos fueran grandes artistas, o dieran conciertos del estilo de Michael Jackson. ¿Y si ese dinero se ha declarado, qué? ¿Acaso están en posición de cobrar tanto por tan poco? ¿Acaso nos han solucionado problemas, nos han ampliado los derechos o nos han reducido los impuestos? ¿Nos han dado trabajo? ?¿Han hecho realmente algo por nosotros y no por los bancos y las empresas con las que tienen acuerdos millonarios?
Diga lo que diga Rajoy mañana, ya nos trae sin cuidado. Somos una generación acostumbrada al trabajo duro y lejos de casa, y las palabras de señores con trajes caros, corbatas, con chalets y cochazos, que nunca han dado nada por nadie, ya no nos convencen.

No acabo de entender esto. ¿Qué es exactamente lo que prueba presentar las declaraciones de la renta? Es como presentar la licencia matrimonial para probar que uno no engaña a su marido o a su mujer. Si hay una contabilidad paralela es para esconder lo que no se puede hacer publicamente, y si no puede hacerse publicamente cómo va a declararse a Hacienda...

Lo que hay que hacer es cotejar los ingresos en cuenta bancaria del PP con el dinero que la contabilidad paralela indica que fueron ingresados, y si hay coincidencias eso prueba la veracidad de la contabilidad paralela (pues es para justificar internamente dichos ingresos para lo que existe dicha contabilidad paralela, no para dar pistas a un probable auditor). Aunque con que algunos miembros del partido hayan confirmado la veracidad de las referencias a ellos existentes en la contabilidad paralela, ya es bastante evidencia.

Esa confianza expresada en tantas editoriales acerca de que la solución se nutre de un ejercicio de transparencia presentando las correspondientes declaraciones de renta no resuelve la ecuación. Evidentemente, en ellas no aparecerían esos 11 años de cobros en mano y sin justificación en libros contables limpios, pero de la misma manera el presidente y el resto de nombres que pueblan esa contabilidad maligna dirán que está falseada, manipulada o sencillamente no les consta. A Rajoy lo que le preocupa de su renta es que los contribuyentes vean como sigue cobrando de Santa Pola por un acuerdo privado sin haber pisado ese registro en su vida, a pesar de ser titular de la plaza.

http://casaquerida.com/2013/01/30/el-correteo-de-la-sabina-que-nutre/

No acabo de entender esto. ¿resentar las declaraciones de la renta probaría

¡Ojalá fuese así señor Gutiérrez-Rubí! Pero mucho me temo viendo las declaraciones de otros altos dirigentes del PP, que va a recordar otros casos de financiación ilegal de otros partidos y decir que "a mí que me registren" o "hay que esperar que trabaje la justicia". Por otra parte, no creo que presentar la declaración de la renta sirva para mucho; si se trata de dinero opaco fiscalmente, no se declara o no se debería declarar. ¿Para qué la va a presentar? ¿Para demostrar que no lo declaró?

Hola, amigos. Es tanta la arrogancia de los dirigentes del PP a la hora de responder por los datos que van saliendo a la luz, que la reacción espontánea es la de ponerse en actitud de ataque, llenos de rabia y mal humor. Pero creo que esa tentación de revanchismo hay que evitarla. Morderse la lengua, meter los puños en el bolsillo, respirar profundo y mantener la calma. No van a incriminarse ellos mismos. Harán falta decisiones valientes, tranquilas y firmes para ir quitándo una a una las hojas de la alcachofa hasta llegar al cogollo: ¿está untada la dirigencia del PP, comenzando por el jefe de gobierno, señor Rajoy? Es ofensivo para todos hacer bromas, chistecitos y chascarrillos de mal gusto frente a acusaciones tran graves. Estaremos atentos a las explicaciones claras, detalladas y veraces que toda la sociedad española está reclmando de los dirigentes del PP.

Very interesting! Thanks for post.

“El PP se siente atacado” dice Cospedal.

Qué visión tan sesgada de la realidad, por Dios!. No sé si a eso se le puede llamar “poca visión“, “enanismo mental“, o simplemente “disimula que pintan bastos”
A ver que excusas o que mentiras inventa Rajoy, su gobierno y el PP para salir de este embrollo. No será fácil demostrar que todo es falso. Ni tampoco que los jueces traguen.
Nos jugamos mucho, entre otras cosas el prestigio de España y el de los españoles. No es que crea que a estos personajes les importa algo no, lo digo mas bien en referencia a nosotros, a los ciudadanos españoles hartos de que se nos tome por imbéciles y que además se pretenda “vender” que no nos importa otra cosa que el futbol y los toros. Pero cuando salimos a la calle a protestar, nos echan encima a las brigadas antidisturbios con la peregrina excusa de que ellos están legitimizados para hacer lo que hacen y nosotros “el pueblo soberano” tiene que conformarse con ello.
Así, teniendo los riñones bien cubiertos y sabiendo para quien, y qué se trabaja, ya se pueden organizar conflictos sociales y arruinar el futuro de un pais… Total si las cosas no funcionan con irse de aquí con unos buenos millones ya se tiene la vida solucionada. Además el pueblo siempre paga, tenga o no tenga para comer, paga religiosamente…
Ya se encargan ellos de que así sea.
¿Politicos democráticos? ¿De qué? …

El propósito de Rajoy era la imagen del país en Europa. Pues bien, ahí está Sr. Rajoy, su imagen es la que nos ha puesto, pone y pondrá en evidencia, qué país somos.
Que lo que se pretende es deteriorar al partido del PP, es lo que están diciendo por activa y por pasiva cada uno de sus líderes. Vergüenza y más vergüenza debería darle Sr. Rajoy, presidir un partido como el suyo. Nosotros hace ya bastante tiempo que la sentimos y lamentamos tener ésta imagen en Europa. Nosotros somos los que hemos hecho posible que Vds. vivan a cuerpo de rey, pagando nuestros impuestos- Vds. evadiendo-, nosotros somos los que estamos orgullosos de nuestro país, pero no de la política que nos han impuesto. Solo han sabido dilatar en el tiempo y esconder las basuras de unos y otros, en lugar de limpiar y dar esa imagen que tanto ha airado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal