Guía para seguir ‘la versión’ de Rajoy

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 31 jul 2013

1. Bárcenas. ¿Mariano Rajoy citará expresamente al extesorero de su partido? El innombrable está en boca de todos, menos en la suya. Este tema se ha convertido en un bastión político y semántico, y en el símbolo de la estrategia defensiva y evasiva de Mariano Rajoy. Si no lo cita, Rajoy se enrocará y el desgaste será mayúsculo. Si lo cita será un indicador clave de que quiere abordar (e intentar ganar) la batalla de la percepción pública, explicando sus relaciones (también su amistad y confianza) y las actuaciones del que fuera antes un profesional irreprochable –durante más de 20 años- y, hoy, un delincuente también para el PP. Hoy sí que toca hablar de lo importante. Le van a pedir que dimita… y deberá argumentar por qué no lo va hacer. Será interesante observar a quien se dirige Mariano Rajoy, si a los partidos y líderes presentes en el Congreso o a los ciudadanos.

2. Estrategia. Rajoy llega acorralado y sin aliados. La evidencia de que comparece contra su voluntad es muy clara… Sus errores al confundir la mayoría parlamentaria con inmunidad política le han llevado a un callejón sin salida. Cada rueda de prensa era un calvario… y la amenaza de la moción de censura ha impedido el escapismo. Convertir una obligación (comparecer) en una oportunidad dependerá de la estrategia a seguir: ¿Defensa o ataque? Si ataca puede hacerlo asumiendo dos posiciones: acusar a la oposición de farisea (quien esté libre de culpa que tire la primera piedra) o bien asumir las equivocaciones, delimitar su daño y pasar a la ofensiva en el terreno de los hechos y de su determinación para combatir la corrupción suceda donde suceda (también en su partido). Rajoy debe decidir si “su versión” (en sus propias palabras) será una rectificación, una acusación o una explicación clara y convincente frente a la “alarma social creada” tras las recientes declaraciones de Bárcenas al juez. Hemos pasado de los papeles en los medios (en blanco y negro o color) a los testimonios en sede judicial.

3. Palabras clave: perdón, error, verdad, falsedad. ¿Rajoy pedirá perdón por la imagen mostrada (la suya, la del PP)? ¿Esto será el paso previo para asumir errores (de confianza personal y política), y de gestión, también? Y, a partir de aquí ¿mostrar la determinación de liderar una ofensiva regeneracionista contra la corrupción en la política? Cómo utilice estas palabras, y en qué contexto, será clave. Así como si emplea los conceptos de verdad y falsedad en relación a lo publicado o declarado. Esto es determinante. En las últimas comparecencias en prensa, Rajoy no ha utilizado estas palabras. Rajoy se enfrenta a un reto de comunicación, a un desafío político y a una crisis de credibilidad. Y todo esta relacionado. ¿Hablará de un chantaje ‘al Estado’?

4. Tiempo verbal. ¿Utilizará el primero del singular? ¿El primero del plural? ¿Será un discurso en primera persona o utilizará un plural mayestático o inclusivo? Este punto es importante para ver el grado de cohesión y complicidad de Rajoy con su grupo… y si decide asociar la suerte del PP a la suya… o si bien mantiene alguna distancia que permita tener todas las opciones abiertas: desde continuar hasta el final o empezar a diseñar un relevo. ¿Citará a alguien en su discurso?

5. Gobierno y PP. ¿Centrará el debate en el PP… o en lo que ha hecho el Gobierno? Las citaciones recientes del juez Ruz a dirigentes del PP para mediados de agosto son un poderoso marco que pone el foco en la posible financiación irregular del PP. Lo más probable es que niegue cualquier relación que implique falta o posible delito (incluso si ha prescrito), aunque pueda asumir “irregularidades” o deslealtades. También dirá probablemente que el PP está colaborando con la justicia para aclararlo todo, y que la transparencia es importante en su gobierno, haciendo una referencia a la Ley y al Informe de la Comisión que el día antes habrá aprobado el texto que seguramente llegará al pleno para ser votado en las próximas semanas.

6. Hemeroteca (y videoteca). Rajoy ha hablado poco del caso… y, paradójicamente, ha evidenciado mucho sin decir. Sus silencios han sido elocuentes, a su pesar. En su intervención, el pasado mes de febrero, en el Comité Ejecutivo Nacional del PP (la célebre “rueda de prensa del plasma”), dejó muchas afirmaciones que ahora deberán ser contrastadas con la realidad. ¿Mintió Rajoy entonces? ¿O no dijo toda la verdad? ¿Se reafirmará en lo dicho, o lo matizará? Cuando dijo, días después, que era todo falso, “salvo alguna cosa”… ¿a qué se refería?

6. Corrupción. El 20 de febrero, el presidente del Gobierno presentó en el debate sobre el estado de la Nación un listado de propuestas legales contra la corrupción, como burladero político en pleno escándalo sobre Luis Bárcenas, tras haber publicado EL PAÍS los papeles del extesorero. Con esas propuestas se elaboró una resolución que fue apoyada por casi todos los grupos, y el 13 de marzo se constituyó la comisión para poner en marcha medidas contra la corrupción. Seguramente, esta mañana Mariano Rajoy haga referencia de nuevo a esta comisión. Sin embargo, hay que recordar que en cinco meses, esta comisión solo se ha reunido en una sola ocasión.

7. Munición. Rajoy puede optar por guardarse datos (y respuestas) en función de cómo vayan las intervenciones de los grupos… o bien hacer un discurso muy contundente y que le permita llevar la iniciativa y refugiarse en él en cada réplica parlamentaria. Veremos.

8. Audiencia global. Esta comparecencia ha despertado un interés global, a pesar del tedio estival y el agotamiento de la ciudadanía sobre la política de partidos. Los medios de comunicación internacionales van a analizar, también, los escenarios que se abran de esta comparecencia. Todos los indicadores sensibles estarán alerta. La credibilidad internacional de Rajoy es, en buena medida, la credibilidad de España.

9. El tiempo. La distribución del tiempo será muy interesante de analizar. ¿Cuánto tiempo a corrupción y cuánto a la economía? ¿Cómo relacionará estas dos realidades? Lo más probable es que el Presidente hable de la recuperación económica y de la necesidad de unidad, minimizando la corrupción y pidiendo calma. Ayer, el vicesecretario general del PP, Esteban González Pons, ya dejó claro que el Presidente Rajoy condicionará el escándalo Bárcenas a la recuperación económica, y ha advertido que "los españoles no perdonarían que los escándalos políticos frustraran esa recuperación”.

10. Las redes y la sede. Rajoy debe intentar ganar en el hemiciclo y en las redes, auténtico foco de creación de opinión compartida y en la que el PP no ha conseguido ninguna posición competitiva desde que estalló el escándalo. Por el momento, los socialistas han creado una campaña en redes sociales, con dos vídeos acusando a Mariano Rajoy. Atentos a la tribuna de invitados y también a la comunicación no verbal de los diputados y algunos grupos que puedan explorar formatos de comunicación no convencionales. Mañana es un día serio, de competencia personal y de competitividad política entre grupos y oradores, también.

Hay 5 Comentarios

Efectivamente, mi querido Antoni, podemos resumir, a modo de corolario, los diez puntos por ti expuestos en los siguientes anagramas: "Rajoy mariano" y "Rimo raja y ano".

El mapa de la corrupción en España no deja dudas de algo hay que cambiar. Menos hablar y más hacer.
http://j.gs/1x0K

Buenas noches, Antoni.
Responderé una por una a las preguntas:
1.- Se dirigirá a los palmeros del banco azul.
2.- Será un balbuceo inconexo y sin sentido.
3- Un titulo de película: Mentiroso Compulsivo (Jim Carrey-Rajoy).
4.- Plural inclusivo (esto quiere decir que nos incluirá a los ciudadanos, que no tenemos ni arte ni parte).
5.- El Gobierno y el PP ¿No son la misma cosa?...
6.- ¿Acaso alguna comisión ha servido para algo alguna vez?.
7.- El discurso de Rajoy será como cuando se examinó para Registrador...Una continua lectura de temario preparado por un experto: Arriola.
8.- ¿La Marca España en peligro?.
9.- Dicen que el "Tiempo" de mañana será caluroso..jeje
10.- Rajoy llevará la máscara que le han fabricado ad hoc, dura, resistente y sin cambios de expresión.
Mañana veremos qué tal se presenta ante el gran público mundial.
Cordial saludo y buen verano.

Ahora comparece, sí, pero a regañadientes y con la intención malsana de usar en falso la comparecencia. Acusaron de usar en falso la moción y no sería de extrañar que usaran en falso la comparecencia. Esperemos que recapaciten y que no lo hagan.

Cuando la confianza ciudadana se pierde, aunque uno considere adecuado el desempeño de sus funciones, mejor abandonar. La naturaleza jurídica de la profesión de Rajoy es la de un mandato, un mandato representativo. Son mandatarios, no mandantes. Si nuestros clientes, por poner un caso, sospechan de nuestra honradez o desconfían de nuestro buen hacer, o se les convence de lo contrario con datos concretos, sin subterfugios, o uno debe marcharse. Pues bien, cuando observo la actitud opaca y obstruccionista adoptada por nuestro presidente del Gobierno en relación con el caso Bárcenas no dejo de sorprenderme. La profesión de presidente del Gobierno es la de administrador de la nación. Rajoy ha recibido un mandato de los españoles. Pero, ¿qué entiende por mandato nuestro presidente, escurrir el bulto ante una imputación tan grave como la que le ha hecho su ex tesorero, persona con la que se carteaba digitalmente hasta hace nada, cuando ya se conocían sus cuentas millonarias en Suiza y sus apuntes contables en b? Los mandatos son imperativos, hay que cumplirlos de verdad, no valerse de ellos en interés propio. La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, lo ha expresado con claridad: "los políticos, especialmente los que hemos pedido a los ciudadanos la confianza de su voto para gobernarlos, tenemos una responsabilidad añadida. El nivel de exigencia en estos casos lo establece la sociedad, y lo hace porque ese es el vínculo que une la confianza recibida con la responsabilidad debida". Y yo añadiría, parafraseando a Georges Bernanos, que es preferible perder electores a engañarlos con salidas extemporáneas para no responder a las preguntas que la sociedad le plantea. Como cuando Rajoy manifiesta que no comparecerá en sede parlamentaria para aclarar las graves acusaciones que en sede judicial ha lanzado el extesorero de su partido. Con ello, incumple el presidente el primer mandamiento del mandato: no aprovecharse de la confianza otorgada en perjuicio de sus auténticos dueños.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal