El insoportable coste de la corrupción

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 20 ago 2013

1. El Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) es una iniciativa, en el marco del Consejo de Europa, creada para estimular e impulsar la lucha contra esta lacra. El pasado 11 de julio, GRECO publicaba el “Segundo Informe de Cumplimiento en España”. De las quince recomendaciones del último Informe todavía existían nueve que no se habían aplicado o solo muy parcialmente. No es la única Institución que nos alerta de las graves deficiencias de nuestro sistema y de las insuficientes medidas adoptadas para combatir la corrupción. Las alertas y recomendaciones de GRECO coinciden, también, con el Barómetro Global sobre la Corrupción (2013) realizado por la ONG Transparencia Internacional.

2. España es el primer país de Europa en blanqueo de dinero. Un informe (ver página 188) de la Secretaría de Estado norteamericana, del pasado mes de abril, denuncia que España es el principal país de Europa en blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico y el crimen organizado. Es uno de los 64 países del mundo, contando los paraísos fiscales, que Estados Unidos incluye en la lista de destino de blanqueo de capitales, aunque reconoce que se han hecho avances significativos en los últimos años. Pero queda mucho por hacer. Y aunque el dato es demoledor, no hay ninguna pregunta parlamentaria en el Congreso sobre el tema, aunque algunos medios se hicieron eco del mismo. Curiosamente el Gibraltar Chronicle destacó la noticia de manera relevante.  

3. Un estudio reciente de la Universidad de Las Palmas (ULPGC) se atreve incluso a cifrar en 40.000 millones de euros el coste social de la corrupción en España, fenómeno que según ese estudio tiene una dimensión "mucho mayor" que la que reflejan las estadísticas oficiales. Con un método centrado en el análisis de su impacto sobre la calidad de vida de los ciudadanos, afirman, rotundamente, que “la corrupción nacional es mucho mayor que la reflejada por las estadísticas oficiales". Algunos expertos consideran, incluso, demasiado baja esta estimación.

Los tres Informes, de procedencia y naturaleza muy diversa (aunque de solvencia contrastada) tienen en común la contundencia de la alerta, la reiteración continuada de la misma, y la constatación del daño económico, además del moral y político, que causa la letal combinación de corrupción con otros delitos asociados como el blanqueo de capitales.

El Gobierno, y el Presidente Mariano Rajoy en cabeza, no pueden postergar más el combate frontal y sin cuartel contra la corrupción, aunque el frame (el marco mental) le asocie con el caso Bárcenas y las desgarradoras consecuencias políticas y electorales que tiene para el PP. Rajoy aprobó, en el pasado Debate del Estado de la Nación, una batería de medidas con el apoyo casi total de la cámara y la abstención de la izquierda como medida de denuncia por no referirse, en aquella ocasión, al innombrable. Pero meses después, la comisión que debía impulsar y supervisar estas medidas solo se ha reunido una vez desde el anuncio de su creación.

La sociedad española muestra signos de agotamiento total frente a la corrupción. Los datos demoscópicos son tenaces y crecientes, y certifican la paciencia desbordada de la opinión pública y su grave preocupación. El CIS la sitúa como el segundo problema del país. Una mezcla peligrosa de abatimiento (“siempre igual…”), indignación (“basta ya…”), rabia general (“todos son igual…”) y desesperanza (“no hay nada que hacer”…) crean un clima hostil contra la confianza política en nuestra economía, en nuestras instituciones, y en la democracia. Nueve de cada diez españoles siguen viendo mal la situación económica y un tercio cree que empeorará en un año.

El Presidente Rajoy proclama siempre que nada le distraerá de afrontar los problemas del país y que nada le impedirá primar el interés general por encima de cualquier otro. Pues la corrupción no es solo ya el segundo problema sino que subyace la convicción, cada vez más extendida, que no saldremos de la crisis sino vencemos a la corrupción y los delitos asociados a ella. En particular la corrupción política, pero no solo la que afecta a nuestros representantes sino al conjunto de las élites sociales y económicas del país.

Rajoy no podrá aducir ignorancia. Informes y datos confirman las sospechas, las dimensionan, las relacionan y muestran sus efectos e insinúan sus causas. Tampoco podrá auto eximirse por desconocimiento: aprobó él mismo las medidas que se necesitan y no se desarrollan. Y tampoco podrá pedir paciencia o calma, ni sugerir que no se exagere el problema.

Rajoy lo confía todo a la reactivación económica. La suerte de España, la del PP y la suya personal. Pero ahí está su confusión, su error y su equívoca justificación. Un riguroso estudio de las elecciones desde 1945 en Europa, con más de 1.100 observaciones y análisis, desmontan la simplicidad teórica que atribuye rédito electoral a un Gobierno (sea cual sea u orientación) cuando la situación económica mejora. Pues no es cierto, o no se puede asegurar ni sustentar empíricamente con los datos o las series estadísticas. Este estudio, recogido en el libro Las promesas políticas de José María Maravall, es la base de un preciso y meticuloso trabajo de análisis que desmonta tópicos y falsas creencias.

“La gente vota a un partido en particular porque piensa que ese partido le representa mejor que otro” (Przeworski, 2010). Esa es la clave decisiva que Rajoy parece ignorar. Mientras Rajoy tienda a considerar a los electores como ciudadanos vulnerables, desmemoriados, dóciles e interesados seguirá creyendo en su particular cuento de la lechera (el que le cuenta su asesor para asegurarle que todo vendaval amaina y que cuando escampe, él estará ahí para recoger los frutos de su paciencia y determinación). Pero no hay suficientes datos consistentes y comparables que le aseguren que resistir es vencer. Mejor será entonces que se ocupe, y a fondo, de combatir la corrupción y no esperar que sea solo la Justicia quien haga el trabajo que también le tocaría hacer a la política. O será imposible que una nueva mayoría se sienta “representada” por un partido que ignora las preocupaciones de la ciudadanía.

 

Hay 46 Comentarios

Hemos sabido, por otro blog, que Rajoy piensa que si, en ciclismo, van todos dopados ¿dónde está el problema? La clasificación sería la misma que si fuesen limpios. El presidente de la nación española admite la corrupción generalizada, que cada cual se las apañe como pueda y el que llegue primero a la meta de las elecciones, gana.
Claro que, IU, por ejemplo, no parece que vaya a tener las mismas inyecciones de EPO económica que pudiera tener el PP, que representa a los poderes económicos y fácticos.
El PSOE tampoco podrá llegar a la meta en las mismas condiciones, puesto que a este partido ya le cogieron con la jeringuilla en el brazo. Y ya no digamos otros partidos menores que no han sido corruptos y que disponen de medios muy limitados.
Por lo tanto, el sofisma que plantea Rajoy es engañoso del todo. Es una trampa. Pero, no solamente eso, sino que Rajoy defiende el dopaje, es decir, la corrupción o financiación ilegal. Si tenemos al frente del gobierno un individuo de estas características, ¿de qué estamos hablando?.
Rajoy tiene un plan trazado desde el principio y, ni nada ni nadie va a pararle. Cualquier intimidación de Bárcenas no va a hacer mella en este gallego. Pero, ¿quién tiene la culpa de todo esto? Pues nosotros mismos, bueno, los que votaron a este partido para perdiese el otro. Y nos hemos encontrado con una pared que no entiende de ética política ni profesional. Cree, Rajoy, que manteniendo la política del pudrimiento el ciudadano acabará olvidando todo lo ocurrido. Tenemos unos periodistas con una memoria excepcional y unos archivos sonoros y de imagen que cuando lleguen las elecciones nos recordarán todos los entresijos del PP, sus corruptelas y sus ilegalidades, además, qué coño, a mí no se me van a olvidar en dos años y medio escasos que quedan, las tropelías de estos tipos.

Desafortunadamente, en contra de los buenos deseos del articulista en su bien estructurado análisis y clara exposición, creo que al ciudadano de a pie ya le está importando un rábano quién o quiénes puedan ser los dirigentes a los que el electorado confíe el mandato en unas próximas elecciones sean legislativas, regionales y/o municipales. Tampoco sé cuán grande será o no el abstencionismo. Lo que si sé a fuerza de observar los resultados de las anteriores elecciones es que el votante se ha convertido a la fuerza en un pasota, infelizmente, con razón. Nos han acostumbrado -más bien, resignado- a que la corrupción forma parte de la condición humana (se entiende en España, claro está). No creo que ese estado de pesimismo (optimismo bien informado) aliente en los países nórdicos (Noruega, Suecia, Dinamarca y Finlandia), Canadá, y, quizás, Australia. No conozco ningún otro país de Europa o fuera de la misma donde el elector no sienta la misma frustración -desasosiego/desilusión- que la que padecemos los españoles. Tenemos tan asumido que las cosas son como son y no habrá nadie que las cambie que casi actuamos como autómatas en el momento de depositar nuestro voto. Y lo hacemos asumiendo de que las cosas no cambiarán. Votamos, quienes aún lo hacemos, porque estimamos que es un deber cívico, pero .lo realizamos sin convencimiento de que algo mejorará. ¿Seremos clarividentes? No lo creo. Pienso, más bien, que la reiteración (¿contumacia, tal vez?) de anteriores experiencias vividas nos colocan en tal ánimo de que todo continuará como hasta ahora. Por donde quiera se mire en nuestro país observamos que en cualquier actividad en la que estemos vinculados como colectividad de personas es muy difícil encontrar el salvavidas que nos gratifique de que la vida mejora. Así las cosas, mucho me temo que la próxima vez que sea llamado para votar, lo haré recordando a Pessoa en su Crónica del desasosiego.

Es evidente que el PP no hace nada ni dice nada acerca de la grave corrupción que le afecta porque como muy bien se dice en este estupendo artículo a esta partido siempre le ha ido bien el atacar al contrario y dejar que se diluya su problema para que se olvide, porque no es que piensen que los ciudadanos somos vulnerables y buenos, no lo que piensan es que somos unos analfabetos y ellos (los del PP) se creen los únicos inteligentes de este país y que todo, como siempre ha pasado, se olvidara y los borregos volverán a darles la mayoria absoluta. Es importántisimo que haya un veredicto a este caso de corrupción del PP y cuanto antes mejor y que se den nombres y apellidos. Me da una pena infinita que en este país pensemos que Mariano Rajoy sea inocente pero solo por el hecho de que se le apunte con el dedo acusador de la mentira es mas que suficiente que abandone el sillón de presidente hasta que la duda que hay sobre su honorabilidad se aclare. Cada vez este caso se parece mas al caso del Watergate Nixon se negaba a dimitir pero la evidencia de las pruebas le hicieron caer. España es diferente a las pruebas me remito le están llamando mentiroso y no da la cara, no dice nada, no se defiende. Ante tantas evidencias de 55 apuntes comprobados de la contabilidad de Bárcenas, la declaración en Sede Judicial de la sra. Cospedal: "Fueron Mariano Rajoy y Javier Arenas quienes decidieron ponerle un despacho, una secrataria, un coche oficial, una salita para sus documentos y el Finiquitos en diferido". Que yo sepa en las empresas privadas no se hace esto con una persona que se haya comportado como el extesorero, se le despide y punto. Por lo tanto hay algo que se nos está ocultando y es lo que el Juez Ruz debe de sacárselo al sr, Rajoy. Ahora vamos a ver que es lo que aparece en los dos ordenadores, está claro que los habrán manipulado ¿o no?. Se sabrá a la semana que viene, todos muy lento, mu dilatado en el tiempo, tal vez esperando la prescripción.

hijos, demasiado tarde para cambiar de arte culinario, comer sapos y ancas de rana es una forma de alimentarse...la corrupción ya es legal en la mayor parte de los paises asociados por tratados de libre comercio...y sus sistemas judiciales y constitucionales obedecen a sistemas politicos bien anclados y administrados...mejor concentrarse en que 'una fuga de Fukushima vierte unas 300 toneladas de agua radiactiva'...en lo que estaremos comiendo la semana entrante...
19

La corrupción no se origina en la política sino en la sociedad. Una sociedad corrupta produce, como no puede ser de otra manera, políticos corruptos. Y cuanto más conservadora sea esa sociedad, más conservará la corrupción.
Esta es la causa por la que, mientras que en la izquierda progresista la corrupción política se suele pagar con pérdida de votos, en la derecha conservadora la corrupción no tiene coste electoral alguno. Los más corruptos pueden sacar incluso mayorías absolutas.
No es la política, es la sociedad la que está podrida.

Espana una avestruz q esconde la cabeza: "No ve nada y todos le ven el culo"....

Hola, amigos. Todo partido que llega al poder, todo jefe de partido que logra el poder, decepciona siempre a los electores. No sé si ya lo habrá dicho Murphy, en alguna de sus leyes, pero merecería haberlo dicho. No falla, Pero hay decepciones soportables, como parte de la vida política de cualquier país, (de la vida humana) y otras que son insoportables. España está viviendo una decepción tan profunda, tan dolorosa, tan grave que no hay otra manera de superarla sino removiendo a los que la han causado. RAJOY y sus comparsas del PP tienen que renunciar, dimitir, retirarse, para que se pueda hablar de solucionar el problema de la currupción. Ellos son los primeros corruptos, como está archidemostrado, y sin que ellos se retiren no hay comienzo de solución. Y no porque lo pida Rubalcaba, sino porque lo pide la mayoría de los españoles, que no se dejan embaucar por el cuento de la mayoría parlamentaria. Si al alcalde de Bogotá quieren revocarle el mandato porque lo hace mal, ¿por qué España no puede hacer lo mismo con su jefe de gobierno y asociados?

Acabo de leer una noticia cuando menos sospechosa..... Don Mariano Rajoy ha cancelado su viaje a China en Septiembre alegando problemas de "agenda" con Xi Jinping presidente de dicho país. Evidentemente esa mentira no es verdad. Apunto otras posibilidades más creíbles:
-Con la que le va a caer en Septiembre como para salir del Moncloenbunker. ( La más probable)
-Le han retirado el pasaporte por alto riesgo de fuga pero lo está ocultando. ( Ya nos lo contará El Mundo que últimamente se entera de todo).
-Prefiere los "Rollitos Primavera" a los "Rollitos Otoño". ( Que es cuando se abre la veda de la nécora, el percebe, el camarón y la almeja gallega )
-Alto riesgo de golpe de estado en su ausencia de La Cospe y La Aguirre. ( Que tarde o temprano se lo darán)
-No le puede acompañar el Floriano que es el que habla en chino. ( Sin comentario )
-Es época de Monzones y está " chovendo ". ( Esta para mí no cuela, las tiendas de chinos están llenas de paraguas)
-En China a los corruptos los fusilan. ( Por ahí también podrían ir los " tiros " )

Nada más lejos de mi intención que abrir un complejo debate y joderle el blog al Antoni pero se aceptan opiniones bien argumentadas.

Si un empleado te roba, te estafa o no cumple con su trabajo ¿Le vuelves a contratar? Entonces ¿Por qué seguir confiando en la gente qué no cumple con su trabajo, acepta sobornos, y miente para seguir haciendo más de lo mismo.
No quiero que un partido sea cual sea que conserve en sus filas a personas con claras sospechas de corrupción se presente a unas elecciones. Es una atentado a la democracia.
Se impone un cambio, pues vamos a por el cambio. Depende de nosotros borrar a esas personas de la política...
Posiblemente lo prevean así y por eso se están preocupado de irse bien "abrigaditos" haciéndose su patrimonio en Suiza o negociando puestos de responsabilidad en sitios estratégicos y con sus pagas aseguradas. Otra cosa a revisar. También tiene guasa mantener de por vida a personas cuya gestión no ha servido al país para mejorar (exceptuando unos pocos claro). ¡Y luego van y nos piden productividad!
Es tarea de todos los Estados acabar con los paraísos fiscales, aunque lo veo complicado es algo necesario.
La acumulación de dinero corrompe y compra gobiernos. Estos premian con amnistías y subvenciones a sus amiguetes y a sus compinches con contratos irregulares (siempre al quien más paga) fomentando así la competencia desleal. Una manera más de chantaje a las empresas.
Vayamos a votar, no hay que creer a los que dicen que no hay que ir. Los peperos irán todos. Hay qué asumir que quien no ha tenido que agachar nunca la cabeza tiene seguidores. No sé qué tipo de gente son, para mi qué unos ignorantes. Perdonen los que se sientan ofendidos, pero es que no les representan en absoluto.
Jamás entenderé a los empresarios de las pymes, y a los autónomos que dependen de que la gente tenga trabajo y consuma como se creen que son algo más qué trabajadores por cuenta propia y punto... Les votan porque les prometen subvenciones que luego tenemos que pagar todos... Qué caros nos salen esos votos ¿Eh?

Casi todos percibimos que la corrupción es consustancial a la política. Es normal. La política en España, o más que la política, la representatividad ciudadana por los partidos, está preñada de favores debidos, merced al sistema de listas de "libre designación".
La endogamia y la mediocridad hacen que quien llega a los sitios clave sea fácilmente tentado por los favores, los sobres o las promesas de futuro. No queda otra que cambiar el sistema.
http://www.jesarribas.blogspot.com.es/

Dice el viejo adagio... no hay mal que por bien no venga. Así como las heces del ganado sirven para abonar la tierra, y dar nuevos frutos, así también la toma de conciencia de la corrupción política y social que se padece, en todos los estamentos, indica el despertar hacia una nueva realidad que tenga como fundamento la ética y no la desvergüenza de una minoría infectada por la sed insaciable de mas riqueza y mas poder. Un repaso a la historia del animal humano muestra que los saqueos, las guerras y los genocidios son precisamente el fruto de la falta de ética. Los tiempos son otros y esperemos que no funcione la guillotina. La lujuria por el poder es peor que el UVH del Sida.

Buen trabajo y muy cierto. Solo falta que el pueblo salga de la charleta del bar y diga su última palabra. Y para eso no basta con decirlo sino con salir y gritarlo.
Si se juntaran los de la roja, los de los "arenas" y los parados....Rajoy tendría que cambiar su tontería y salvar el culo.

España es un país corrupto. Lo dice nuestra historia, lo describe desde nuestra literatura más sublime hasta nuestra filmografía más chabacana. Nos corrompemos a menudo y sin contriciones, muchas veces para sobrevivir y otras simplemente por prevalecer. En realidad estamos educados para entender la corrupción como un recurso útil. Incluso en lo religioso, nos dotamos de una fe que permite el acceso al paraíso tras una vida entera de pecado y dos minutos de arrepentimiento.
Convivimos con la corrupción desde niños creciendo en la idea de que el camino debido hacia el éxito es el más corto; y por eso copiamos en los exámenes, rapiñamos la calderilla que nuestras madres se dejan en sitios insospechados, nos colamos en cualquier fila, accedemos con gusto a empleos por la vía del enchufe, y escatimamos impuestos a la menor oportunidad. En los 70, mientras los americanos, por ejemplo, emitían series de éxito protagonizadas por valerosos policías, abnegados médicos, o intachables abogados …… por aquí nos relamíamos con las aventuras de ¡Curro Jiménez!
Siempre ha sido así, también ahora con dos diferencias esenciales: (a) Vivimos en la era de la información (b) Atravesamos una crisis brutal … cosas ambas que desatan una ola de indignación engañosa si tenemos en cuenta que, por lo mismo, premiamos no hace mucho a algunos de los hoy considerados delincuentes con holgadísimas mayorías parlamentarias. Así pues, parece ser el “bien pasar” de cada uno el factor que define en nuestra sociedad a quien consideramos un sinvergüenza y a quien un triunfador.
Quien espere de Mariano Rajoy iniciativas “reales” para combatir la corrupción en las administraciones olvida dos obstáculos esenciales: La propia incapacidad del presidente demostrada a lo largo de 30 años de trayectoria pública, en cualquier ámbito de responsabilidad que ha asumido; …… y que, por lo que siempre se sospechó y hoy en parte se sabe, la corrupción es el medio que ha llevado a su partido a la actual posición hegemónica. Y no me refiero solo a la financiación ilegal (que domina la actualidad); hablo también de corrupción por el uso perverso de instituciones y procedimientos. Hasta la fecha, las actuaciones del gobierno en esta materia se resumen en el anuncio de esa comisión que, como aquel nuevo código ético de los comienzos de la Gürtel, se ha quedado en mero titular publicitario; intento de instrumentalizar la delación para combatir la economía sumergida ….. y la amnistía fiscal de Montoro. Revelador ¿No?
No debemos por tanto esperar en este ámbito actuaciones del presidente distintas de aquellas en las que está inmerso, a saber: controlar los distintos procesos judiciales en los que está involucrado el PP e impulsar un relato dirigido a “encapsular” todas las actuaciones irregulares e ilegales destapadas, en una pretendida organización paralela (e inadvertida para el resto de la formación), dirigida por su ex tesorero. Los medios puestos a tal fin (desde el abuso de la Fiscalía, su personación como acusación particular, los cambios legislativos en el Poder Judicial o la manipulación de los medios de comunicación públicos), son en sí mismo pura corrupción.
A lo máximo que podemos aspirar en estos tiempos siniestros, es a comprender por fin que la corrupción es (peso a placenteros efectos puntuales) un mal asunto. También a identificar a esta generación de políticos conservadores, como nocivos e inservibles para construir un futuro sólido como país. Y también que es urgente reponer, a la menor oportunidad, la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Seguro que hay muchos políticos honrados, pero más seguro es pensar que la auténtica regeneración moral habrá de salir de las escuelas.

Cierto es que cuando se vota a un partido, se suele elegir al que mejor representa tu postura. Hasta ahí todos lo tenemos medianamente claro. Pero eso no quiere decir que tenga un cheque en blanco para hacer y deshacer lo que quieran (caso del Sr. Rajoy) que no para de restregarlo, aún a sabiendas de todo el pastel que tiene encima y sin dar la más mínima explicación del tema.
Es cierto que no tenemos previsto que cuando votamos a alguno de los partidos, lo hacemos a sabiendas de que nos van a tomar el pelo y robar a espuertas. Pero cuando ésto sucede, igualmente deberíamos tener postestad absoluta para quitar a quien proceda (cuando haya indicios de no legalidad).
Que nos cuesta caro la corrupción, a la vista está, a pesar de que nos quieren convencer con ruedas de molino, acaso "no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades". Con semejantes sueldos no es para menos, ya que pierden tanto dinero, los tienen que compensar con sobres...
A mí mi empresa no me compensa, cuando estoy cobrando menos que el año anterior. Entonces si pierdo dinero qué hago, a quién se lo pido, porqué no me compensa como a otros?
Acaso son más legítimos ellos que el resto de la ciudadanía, no tenemos derecho a vivir dignamente y con un salario decente.
Ahora viene el Sr. Rosel ( que simpático ), como el anterior (Sr. Ferrán), que bonito, hay que trabajar más y cobrar menos, já, já...
Cómo se está en la cárcel, mejor que pasando hambre, sin casa, sin trabajo, sin subsidio.
Ese hotel de 5 estrellas creado para ellos. Esto se veía venir pero estamos tan ciegos, pensando que nos van a sacar del lío en que nos han metido estos impresentables, llevándose dinero a espuertas a bancos extranjeros, no pagando impuestos, ni contribuyendo como ciudadanos a los gastos y mantenimiento social. Vaya frescos, encima se atreven a opinar y decirnos qué hacer y cómo hacerlo. Nosotros tontos por consentirlo.

Qué listos son todos desde los atriles cuando nos recetan sus soluciones, qué digo soluciones, sus pociones mágicas, sus panaceas para todos los problemas y conflictos habidos y por haber. Y qué facilidad en el habla, qué verborrea latina y román paladina para vendernos sus crecepelos irreales. Y como todavía el mérito propio les parece que luce poco, qué mejor que potenciarla derrochando labia sabia sobre la inepcia del otro, del adversario, que no sabe hacer la o con un canuto ni por recomendación. Y todo ello lo largan sin despeinarse desde sus púlpitos en cada mitín, en cada monserga, en cada sermón, cuando pontifican sobre lo divino y lo humano, que nada les es ajeno cuando se trata de convencernos de su valía y sabiduría. Pero toda esta listeza, toda esta habilidad, su omnisciencia, su ingente capacidad, todo su haber de conocimientos se queda en blanco tan pronto pisan el juzgado y les preguntan sobre el dinero negro. Personas con dos caras, como los vinilos. Una buena, la cara dura A y otra para olvidar, la cara B. De repente ya no saben nada, nada de lo humano les es conocido ni propio, ellos sólo pasaban por allí, otros se encargaban de cortar y repartir el bacalao. Como ya habrán adivinado, hablo de nuestros queridos políticos y políticas, siempre tan listillos desde el púlpito y tan loquillos cuando se sientan en el banquillo.

Con la política pasa igual que con los ordenadores, que aunque sean de muy buena marca, siempre hay que limpiarlos de virus y de programas maliciosos.
Simplemente por el uso y la práctica del día a día, se adhieren todo tipo malas prácticas y vicios.
Cuando el conjunto de la sociedad que vota y sostiene al estado con sus impuestos, y cumple su parte del contrato escrupulosamente, revisados por las leyes.
Es de pura lógica, que los gestores responsables, también sean revisados con los mismos antivirus.
Y una vez revisados y detectados los fallos, corregir para no repetir el mismo error.
Sería lo lógico y lo inteligente en la sociedad actual, en donde siempre se nos dice a bombo y platillo, que somos una democracia y que todo el mundo somos iguales de responsables ante la ley.
El movimiento se demuestra andando.
Y en democracia más aun.


La falta de opciones es más una apariencia que una realidad. El país tiene material humano de primera clase. Son gente del mundo académico, del mundo intelectual y científico, gente incluso de los partidos, que son reconocibles como realmente útiles, que aparentemente no están contaminados. En los gremios profesionales, también. Otra cosa distinta es, calibrar si el 100% de ellos es 100% honesto. Pero en todo caso, la intervención de ''los mejores'' debe ser limitada en el tiempo y durante la andadura de los mismos se probarán muchas cosas. Deben sentar las bases de la re organización política, el rediseño institucional y la estructura territorial. Debe ser un grupo de asambleas inter coordinadas que trabajen un par de años en tres áreas. 1. rediseñar la nueva arquitectura de país 2. encajar los aprovechables de la vieja estructura -que lo hay- con el fruto de su trabajo, y 3. ejecutar las tareas habituales de gobierno, como medio de confrontación con la realidad del día a día. La depuración del poder judicial es importantísimo, por el grado de contaminación política e inoperancia que tiene ahora. Estoy de acuerdo con uno de los intervinientes, más abajo, en que es imposible que el gobierno lidere algo de esta naturaleza, debido a que ellos son parte de los actuales problemas. Simplemente imposible que sean parte de las soluciones

A pesar de la importancia de Gibraltar, el máximo interés del país son otras dos cosas. En mi opinión, lo más importante para nuestro país es quitarnos el lastre que representa el caso PP -mal llamado caso Bárcenas- Esto se iniciaría, comenzando por quitarnos de encima al propio PP, como ''partido'' reconocido, evitando que tenga participación activa alguna en la vida política e institucional. La forma en que han participado hasta ahora, demuestra a todas luces que distorsiona la vida democrática del país. En lo que respecta a gente, demasiado daño han hecho y están haciendo. Deben ser ilegalizados y procesados. Eso no es un partido. Es otra cosa. El segundo lastre es Rajoy. Imposible avanzar como país si estos dos elementos siguen presentes, perturbándolo todo. Hay que despejar el horizonte. Pienso que es vital para todos. No hacer caso a las cortinas de humo del gobierno. Hay que evitar que el gobierno y ‘’el partido’’ que lo sustenta sigan impidiendo la existencia de una democracia transparente y una vida política-institucional respirables. El camino, llamese huelga general indefinida o se llame de otra forma, no violenta, es lo de menos. Lo importante es quitarnos de encima esta parálisis.

La corrupción existe porque cada persona perdona a sus corruptos preferidos, e incluso les vuelve a votar.
Lo que no soportamos son los corruptos de "los otros".
En España todos los corruptos, o son absueltos o condenados e indultados. Y seguimos apoyando a nuestros corruptos y mentirosos preferidos.
Asi nos va.
http://tejodeneneltrabajo.blogspot.com.es/2013/04/corrupcion-privilegios-e-injusticias.html

Siento mucho no poder ser un poco más positivo ......

Es triste decirlo pero el daño ya está hecho.
Es triste decirlo pero la relación " corrupción " - " crisis económica " - "desencanto político" es de pescadilla que se muerde la cola.
¿ Con que legitimidad y credibilidad va a combatir Rajoy la corrupción cuando el mismo está tocado de muerte por ella? El proceso natural será una elecciones, anticipadas o en su momento no lo se, pero será la única forma de desbloquear la actual situación. Lo que me preocupa es que esas hipotéticas elecciones van a estar marcadas por dos elementos en mi opinión: bajísima participación (producto del desencanto social) y gran diversificación del voto (producto de la confusión general), lo cual acarrea otros dos problemas: ¿ Que mayoría se va a sentir representada, los que votaron o los que no votaron? ¿ Como encajará la democracia española un multipartidismo al que evidentemente no está acostumbrada?
Solo espero que por lo menos al Rajoy no se le ocurra como genialidad para combatir la corrupción abrir un proceso estilo "mani pulite", en Italia resultó ridículo, en España resultaría esperpéntico.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal