#CongresoTransparente: Representantes y portavoces

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 09 sep 2013

«Se acabó votar solo cada 4 años. El próximo 12 de septiembre, tú votarás por Baldoví la Ley de Transparencia en el Congreso de los Diputados. Ayúdanos a hacer historia, consigamos que el pueblo recupere el poder sobre los principales órganos de gobierno del estado.» Así se presenta la iniciativa #CongresoTransparente (Compromís-EQUO + Ágora Voting) con la intención de introducir nuevas prácticas y nuevos modelos para la representación política parlamentaria.  

La propuesta merece atención. Y responde a la necesidad de ofrecer nuevas fórmulas de participación ciudadana en un momento de profunda fractura en la confianza política de las instituciones y sus representantes, así como hondos −y subterráneos− movimientos de fondo del electorado que abren horizontes nuevos e imprevisibles.

La tecnología social, y la herramienta Ágora Voting que la implementa, utilizará un sistema digital para poder consultar, debatir y opinar (dando un mandato de voto al diputado y sometiéndose a él) sobre un punto concreto del debate político. En este caso, la votación prevista para el día 12, en el pleno del Congreso de los Diputados, a la Ley de Transparencia tras su paso por la comisión parlamentaria y el debate con expertos en el que participé. Esta propuesta se nutre de conceptos como el de democracia líquida y favorece el sistema de delegación que refleja las relaciones de confianza. Se trata de romper con los tabúes que, según sus promotores, lastran y debilitan el nervio democrático entre representantes y representados, y de favorecer la cultura de la democracia directa, gracias a una tecnología que la haga posible. Estos son tres de los desafíos:

1. La delegación permanente. Nuestros representantes, una vez elegidos, solo pueden establecer un sistema de validación −y contraste− permanente de sus decisiones (en especial las de voto) a través del papel mediador y canalizador de su fuerza política; a través del contacto frecuente off y online con la ciudadanía y sus organizaciones; o a través de una interpretación dinámica del programa con el que se presentan y sobre el que actúan en la representación pública. Pero no existe una fórmula directa, rápida y ágil de consulta con los ciudadanos (o militantes, simpatizantes o grupos de interés) para actuar según su criterio o, al menos, para contar con él.

Muy pocas fuerzas políticas, además, utilizan el sistema de consulta interna para las decisiones parlamentarias, reservando este mecanismo para los momentos de elección de candidatos en procesos de primarias abiertas o no. La delegación permanente no resuelve la necesidad de contar de manera más abierta y dinámica con la opinión de los electores. Cuatro años son una eternidad en política, y en la vida.

2. El conocimiento suficiente. Nuestros representantes se enfrentan a numerosas y muy diversas cuestiones. Los grandes grupos políticos pueden, seguramente, disponer de recursos técnicos propios para el estudio y análisis de las cuestiones parlamentarias y jurídicas. Para el talento disponible en la sociedad del conocimiento, y gracias a la inteligencia de las multitudes, es un caudal de energía y de conocimiento técnico y cívico que reclama −y conviene− ser integrado para una mejor eco-eficiencia de la representación política. Estas dinámicas de consulta van siempre asociadas a procesos de deliberación que generan mucha información y enriquecen los enfoques y los análisis. Experiencias como Comunidades Legislativas en Brasil van en esta dirección. Decidir después de debatir e informarse parece un orden natural y conveniente en política.

3. La soberanía ‘propietaria’. La representación política, durante un mandato electoral, se ve sometida a la auditoría pública última en el momento del siguiente ciclo político y en la consiguiente rendición de cuentas. Este proceso aleja y difiere en el tiempo la oportunidad de contrastar permanentemente, o en ocasiones relevantes, con los electores las decisiones más importantes o aquellas que merecen una suerte de mayoría reforzada. Confundir la soberanía delegada con soberanía propietaria ha sido uno de los principales errores y costes que hemos pagado en este largo y progresivo deterioro democrático.

La intención de Baldoví, y la alianza política, técnica y social que la acompaña, es parte de una manera de entender la política. Utiliza el atril como escenario político. Cuando, hace unos meses, sorprendió a sus colegas con un striptease político (al acompañar su intervención parlamentaria con la acción de desvestirse hasta mostrar la camiseta reivindicativa que llevaba), su idea era ceder su voz a los que no estaban en el hemiciclo. Y explorar otros modelos posibles de partido y nuevas prácticas. Hoy lo vuelve a hacer con este proyecto innovador, que bebe también de otras iniciativas políticas. Baldoví sorprende. Es, seguramente, la fuerza de los pequeños en política: rapidez y creatividad. Disrupción y provocación.

Representar es interpretar. Y la calidad democrática y la autenticidad política de esta representación dependen de la coherencia y transparencia de la actuación personal y política del representante. Pero representar es también acordar, negociar y pactar. Sumar y restar. Construir y oponerse. No se trata, simplemente, de mecanizar la representación política, sino de liderarla y vivirla. Optar por ser portavoz es, quizá, una alternativa sólida para abrir ventanas y puertas a la participación política entre las paredes enmohecidas de nuestra arquitectura institucional. Pero abre, también, muchas preguntas −y dudas− que posiblemente deberán resolverse y debatirse tras esta experiencia a la que se suman nuevas prácticas de acción e intervención políticas. El debate está abierto. Otra política es posible (y otros modelos de partidos), se reclama. Esta experiencia empieza por cambiar el modelo de representación.

Hay 20 Comentarios

Dónde está todo el mundo?

Estimado Rogelio, muy aguda tu apreciación, parece que aún somos reticentes ante la que se avecina en las redes a nivel político. ¿Será porque no tenemos mucha confianza en que se tenga en cuenta? Si es con un voto depositado en una urna, contabilizado, revisado por interventores, etc. y no nos fiamos o si lo hacemos tenemos la gran frustración de que no vale para nada ¿Cómo fiarse de que nuestras iniciativas pueden llegar lejos en la red? No sé si me he explicado.
Saludos y buen fin de semana para todos

Antoni: este blog es un nido de "onlinexcépticos".

En fin..habrá que observarlo. Yo también soy muy excéptica. No sé por qué, pero este tipo de iniciativas les quedan de vicio a los nórdicos, y a nosotros ....pues nos estallan las costuras.
Con un pedidrée democrático como el que tenemos, mucho me temo que la democracia abierta y líquida termine siendo una "mega "junta de comunidad de vecinos "sólida".
¿Os imaginais nuestros "lobies" de pandereta interactuando con las plataformas democráticas abiertas? Espero que Dios no me de vida para asistir al espectáculo.

Pero internet es gratis o cuesta dinero?
Al paso que vamos en este paí,s no nos podemos gastar el dinero en tonterías.
Bueno a ver si surgen iniciativas nuevas y vamos progresando un poquito, solo...

Si fuera real el poder de Internet y la tecnología el resto es muy interesante. Pero seguimos en las cavernas en demasiadas cosas. Han sido miles de años y cuesta salir.
Ante la cuestión PESOEPEPE LA MISMA MIERDA ES la mayoría todavía pregunta ¿entonces a quien votas? ...como si no hubiera algo mas...

Po zi!!

!! ALBA!! Que bonito, que poético, que sugrente, pero lo de Maricafé sonaba a expres y a mala leche......y me gustaba mucho.... Pero toponimias a parte ( ya que no eres más que un lugar en un blog) ¿ Seguimos siendo amiguetes, verdad ?

No me he ido rogelio reza, maricafé soy yo, jeje...
Después de leer a Antoni (por cierto felicidades por tan buena idea) y a todos los demás me queda poco que añadir.
Yo creo que si esta iniciativa sirve, entre otras cosas, para que la participación sea más directa bienvenida sea...
Aquí estaremos para criticarla sino, jeje...

La iniciativa del Sr. Baldoví pretende una correlación entre el sentir ciudadano y las decisiones de sus gobernantes. Nada, en principio, que sea difícil de “aplaudir” y apoyar. Por otra parte, me parece en extremo interesante la reflexión sobre las diferencias entre conceptos como SOBERANÍA DELEGADA y SOBERANÍA PROPIETARIA. De ambas cuestiones, pareciera que lo primero pretende ser un instrumento de defensa contra pulsiones patrimonialistas de la soberanía, resultado de las cuales llegamos a la conclusión de que un ciudadano “manda” 1 día cada 1.460, que los restantes 1.459 mandas los políticos, y que eso es malo ….. y hay que corregirlo.
Es una mezcolanza de conceptos que se da habitualmente y cada país democrático arbitra distintas soluciones y procedimientos. En EEUU, por ejemplo, el mandato de un congresista es bianual, el sistema de listas abiertas suele presentarse como eficaz para evitar los efectos perversos de la endogamia en los partidos, cambiar el sistema de circunscripción también se apunta como instrumento para que los apoyos ciudadanos obtengan una representación proporcional en el poder legislativo. No debemos por tanto huir del estudio de estas o cualquier otra modificación, incluyendo la utilización de avances tecnológicos, con la mente puesta en perfeccionar la relación entre gobernados y gobernantes.
Dicho esto, tengo por imprescindible añadir que tal debate se reproduce a partir de un hecho inédito en nuestra historia democrática; me refiero a que por primera vez un gobierno legítima y democráticamente salido de unas elecciones desarrolla su gestión al margen y en oposición a su programa electoral; … descubriendo entonces que nada podemos hacer para evitar el fraude salvo esperar cuatro años para corregir lo que no sea irreparable.
Aunque parezca un sinsentido, creo que esta legislatura siniestra representa una gran oportunidad para los ciudadanos. Empezando por asumir que hemos permitido la conversión de la clase política en todo un segmento social capaz de fortalecerse y prosperar incluso en épocas de grave crisis económica. Asumir también que parte de esa clase ha devenido en un sector económico diferenciado hasta el punto de que algunos partidos como el PP ya ni siquiera niegan su naturaleza mercantil. No ignorar que han penetrado en otros sectores como el empresarial, el de los medios de comunicación y el judicial, creando una especie de logia supra institucional. Y que les hemos dejado, por último, dotarse de códigos: penales, fiscales y sociales mejorados y diferentes del común de las personas.
Tenemos que construir el futuro a partir de esta realidad … y la tarea es ingente. Deberemos, para empezar, blindarnos contra la desilusión de que muchos, incluso la gran mayoría de los hoy señalados como corruptos, saldrán seguramente indemnes; asumirlo como una consecuencia de todo lo anterior. También abolir, modificar o destruir, según proceda, los parapetos que se han otorgado a la medida de su impunidad: Tribunales de Cuentas, Reglamentos del Congreso, recuperación del carácter público de calles y plazas, tipificación y endurecimiento del fraude electoral (económico y programático), Ley electoral, acceso a la carrera judicial, ley anti libelo, equiparación de plazos de prescripción, incompatibilidades …. Y un largo etcétera.
Ignorar, por supuesto, a los partidos que no incluyan compromisos (con memoria presupuestaria y de plazos) en este sentido …… y desde luego castigar, con crueldad incluso, a quienes se han atrevido a llevar la política al nivel de la lotería nigeriana. Es un camino largo, para una generación o más, seguramente, pero alguna vez tenemos que empezar.
Adecuadísimo artículo el suyo Antoni, un saludo.

Es indudable que hay que ser un poco visionario para avanzar y evolucionar, pero debemos tener mucho cuidado. En el momento actual, como quien dice en los pañales de las nuevas tecnologías, estas prácticas informáticas de democracia directa se verían en cuatro días en la mera aplicación de las técnicas estadisticosociológicas más obsoletas, es decir: " a tantas quejas en la misma dirección, tal decisión". Mejorarían algunas cosas, pero a otras muchas les faltaría análisis, criterio científico y posibilidades de realización práctica, es decir la de obtener resultados sin quebrantar otras cosas. Creo que nuestro camino de blogs y redes debe ser pausado, constante y firme, como aprender a tocar un instrumento, o a hacer surf, o maquetas de barquitos, lento pero sin pausa. Sinceramente creo que no es el momento de la democracia del click, sino de la paciencia, de la perseverancia, de vivir de otra manera más ética y más culta en la medida de cada cual, de cambiar alguno de nuestros hábitos, de disfrutar de nuestro silencio y nuestra soledad ( que por cierto es muy ahorrativa) y de seguir pegándole al teclado y al "enter" como locos y sin descanso, antes o después de cenar, allá cada uno. Solo somos el futuro de los que recogerán los resultados de nuestras conversaciones y nuestros rollos patateros, incluidos los nietos de Aznar y Ana Botella, ( Y del Pons, y del Floriano, y de La Cospe, y del Arenas y del Zaplana, que los pobrecillos no tienen la más mínima culpa de quienes fueron sus abuelos, aunque siempre existirá el riesgo de que las cuentas en Suiza que van ha heredar los envenenen, pero no importa, son pocos y cobardes). !!Sigue Antoni, ahora más que nunca, y Paloma e Ismael y Tostón De La Calle y Maricafé ( que se nos fue) y Gladys e Inma, Txarlibraun, Casa Viejas y todos los nuevos y los viejos de los que no me olvido, aunque ya se que se me escapan varios...... un abrazo a todos: !! Rogelio !! ( Joder que nombre más feo tengo )

El artículo está muy bien, además es de agradecer toda la información adicional mediante los enlaces.
Yo aportaría ¿Saben qué le ocurrió al Alcalde de Jun (Granada?.
Es un ejemplo de cómo aprecian determinados políticos los procesos democráticos y cómo oyen a los representados.
Saludos

Es una iniciativa bonita e interesante, pero difícil de llevar a cabo cuando el número de electores es muy elevado. Cuando mucha gente interactúa en internet en un mismo sitio y a la vez, el sistema se acaba colapsando.

Personalmente prefiero el debate abierto y cara a cara - creo que es más efectivo, pero lo cierto es que internet es una forma de llegar a todo el mundo rápidamente (no creo que el político aguantará mucho tiempo mensajes críticos inmediatos, sería estresante) aunque Twiter nos ha mostrado a veces lo que pasa.

No obstante, cualquier iniciativa que suponga un cambio del modeo actual es cuando menos bienvenida.

Un saludo,

Buena iniciativa. En este país lo que necesitamos es alternativas al poder. No os perdais esto: http://xurl.es/jp7ou

Perder toda esperanza. En esta tierra de conejos no es posible al día de hoy. Seamos realistas, la mejor participación es alcanzar un 78% de abstención en cualquier tipo de elecciones que tenga lugar. Para que esa idea cuaje antes hay que pasar por la fase que recomienda Luis Solana, a saber, poner a un guardia civil al frente de algunas instituciones. Las instituciones están podridas y hay que sanearlas. De lo contrario todo es leche y picón. Mientras la marca España siga siendo el cante por peteneras o como irse de rositas en un Estado fallido aquí no hay nada que rascar, mientras los empresarios del caso "Terra Mítica" no devuelvan los millones trincados, aquí todo lo que se haga es una mierda. Mientras los del Tribunal de Cuentas no estén dispuestos a aprender contabilidad básicas esto es una mierda. Aquí la revolución de los pobres termina en la panadería de la esquina, precisamente en la del gorila de Cándido Méndez y el pobre de los cruceros, un tal Toxo. Seamos realistas, en cualquier país del mundo cuando la gente no come se suele cabrear, aquí no, aquí esta Cáritas para sacar adelante a esos 12 millones de desgraciados. ¿Qué se puede esperar de un país que todavía no sabe el paradero del jaguar de la minifaldera de Ana Mato?. Y en ese plan. Ninguno.

Después de dar una vuelat por ágora: la usabilidad, la usabilidad!!!. Un sitio para techies es otra firma de crear un club excluyente. Algunas ideas de mejora: un grupo aleatorio de miembros recibe las nuevas propuestas para creación de ágoras y deben expedirse, votar qué cosa sube (podar la hiperprolifearción) Otra: un interpretador semántico agrupa por tema, creando "zonas" que, tal vez, induzcan a confluir entre ágoras, mejo que mantener un movimiento divergente hacia el infinito. Otra: una visualización proporcional de la antigüedad y el volumen de un ágora que me sirva para identificar prioridades/importancias. En fin, un acceso visual interactivo que permita VER de qué se trata. En resumen: algo que cualquier jubilado sea capaz de usar (esto tal vez no sea un incentivo para quienes quieren ser una minoría exclusiva y prefieran ser trendy).

Me temo que voy a ser escéptico: lo primero que se me ocurre es que hay mucha gente que no está en internet por razones muy diversas, para empezar porque no lo entienden muy bien. Una organización así no sería tan democrática, dejaría en el tintero los intereses de una buena parte de la población. Después está ya el tema de la democracia directa. No se si habrá mucha gente que hay intentado montar una organización que se rija por democracia directa. En mi experiencia bastan 8 personas integrándola para que el caos sea mayúsculo, y la toma de decisiones absolutamente nefasta, con consecuencias graves. Por otro lado,queda la cuestión del liderazgo. A mi entender, el liderazgo por internet se presta todavía a muchas más trampas y engaños que el liderazgo habitual. Hay que mejorar mucho la calidad de la democracia, pero en mi opinión eso va a pasar por reforzar las organizaciones de la sociedad civil: plataformas, asociaciones vecinales... y por el verdadero deseo de la sociedad de participar en política y defender sus verdaderos intereses (eso también pasa por educación. ¡Menudo lío!, pero sin ella no hay nada. El gran problema no es la herramienta, la informática, en este caso, aunque, por supuesto, tampoco hay que dejar esa herramienta de lado, pero dándonos cuenta de lo que es y a donde puede llegar, así como de sus inconvenientes. Que los tiene.

Como es algo tan nuevo, claro que habrá cosas a mejorar, maneras para asegurarse de que las propuestas sean realmente accesibles, mejorar los tiempos para que la ciudadanía tenga tiempo para estudiar las propuestas a votar, facilitando el registro...
Pero aun así, es genial que un partido/coalición como Compromís-EQUO que acaba de entrar en el Congreso ya esté experimentando con la democracia directa/democracia líquida, y lo abran no solo a sus simpatizantes/afiliados sino a todo el mundo.

Sería interesante ver la actitud de los otros partidos, y debatir propuestas para mejorar aun más la participación ciudadana!

En cualquier caso, enhorabuena por la iniciativa!

Es una iniciativa preciosa, que nos muestra el caminio de lo que entre tod@s podemos construir.
No basta con oponernos y criticar el sistema de representación política actual, tenemos que empoderarnos y construir alternativas.
Esta es una manera más, fruto de mucho esfuerzo y trabajo, que continuará y mejorará.

Magnífico, partidos pequeños como EQUO y Compromís enseñando que ¡¡Si se puede!! hacer las cosas de otra manera

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal