Tan honrados como todos

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 23 nov 2013

El vicesecretario general de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, ha asegurado, después de que el juez Pablo Ruz diera por acreditada la contabilidad B del PP con fondos ilícitos durante 18 años, que: «el PP es un partido de votantes tan honrados como todos, de dirigentes tan honrados como todos, un partido tan honrado como todos, pero el único que puede sacar a España de la crisis y la va a sacar».

Pons ha dado la cara, en las primeras declaraciones de su partido, pero ha perdido creo todo el respeto que, como dirigente político democrático, se merece. Sus declaraciones son impresentables, francamente, aunque las disfrace de la presunción de inocencia a la que todo el mundo tiene derecho. Su defensa, y cómo lo ha dicho, es una acusación velada al resto. Y destroza la ofensiva política, parlamentaria y mediática que el presidente Rajoy ha lanzado esta semana en ocasión del ecuador de la legislatura y los dos primeros años de su Gobierno. Si el Presidente no desautoriza, urgentemente, esta línea de defensa, se convierte en cómplice o en el responsable de tamaño desatino. Rajoy ha tomado la decisión de olvidarse del pasado, pero la justicia no. Y no podrá ignorarla, aunque relativice moral y políticamente los hechos en relación con su actual responsabilidad. Rajoy reclama, insistentemente, «hablar de lo importante», es decir de la crisis y sus soluciones, como dice Pons. Pero la verdad no es lo mismo que la mentira y un error no es lo mismo que un delito.

Rajoy ha pasado de negar las acusaciones a disculparse por el caso Bárcenas. De asegurar que todo era correcto, a asumir errores. Pero ahora se enfrenta a algo mucho más serio: la posible mentira y el supuesto delito. O la mentira que hace posible el delito, que lo oculta con complicidad. El tema es diferente. ¿Engañó el Presidente al Parlamento y a los ciudadanos el pasado día 1 de agosto en la comparecencia parlamentaria?

Lo peor que podría pasarnos a la ciudadanía es que nos acostumbráramos a todo. A cualquier cosa. El nivel de tolerancia pasiva y aceptación acrítica −o resignada frente a cualquier desvarío o exceso tiene graves consecuencias. Primero, porque como decía Tucídides: «el poder siempre tiende a ir al límite de su poder, y a superarlo». Y, segundo, porque sin conciencia crítica, sin denuncia democrática, sin alerta cívica, la democracia se resiente y se resquebraja. Si por cansancio, agotamiento o claudicación, aceptamos lo inaceptable, nos hacemos un daño irreparable.

Es tiempo de volver a la poesía, como la palabra más nítida y más enérgica para la conciencia política y democrática. Lo precisaba muy bien el joven poeta Antonio Lucas, reciente ganador de un prestigioso premio, al afirmar: «La poesía significa contrapoder». Deberemos recuperar −sí, otra vez, y más vigente que nunca− la poesía comprometida de referentes morales como Bertolt Brecht: «No acepten lo habitual como cosa natural, / pues en tiempos de desorden sangriento, / de confusión organizada,  / de arbitrariedad consciente, / de humanidad deshumanizada, / nada debe parecer natural, / nada debe parecer imposible de cambiar». Se necesita, más que nunca, una nueva poesía política. Las palabras lo son todo en política. Recuperarlas, es el principio de la renovación de la política.

Las palabras de Pons, en cambio, con su insinuación calumniosa y contaminadora, son una ofensa imperdonable. Es un gravísimo error de comunicación y una pésima respuesta política frente a la gravedad de las pruebas que acredita el juez Ruz. «Se cree el ladrón que todos son de su condición», pensarán no pocos ciudadanos. Y, aunque la corrupción política se percibe como casi estructural y no tumoral, las declaraciones del dirigente popular son un insulto a la inteligencia. Sin paliativos.

Rajoy ha dicho esta semana que «esta situación la vamos a superar», en alusión a la crisis. El Presidente está convencido de que los ciudadanos relativizarán la corrupción y la perdonarán u olvidarán por extendida ya que sus intereses y necesidades se sitúan en su propia situación económica personal. El Presidente, quizá, ya no conoce bien a la nueva sociedad española. Está dolorida y angustiada, pero su dignidad permanece intacta. Y no va a perdonar que se la desprecie haciéndole cómplice, con su supuesto silencio y su pasividad, de los errores de sus dirigentes. La calle hierve. Rajoy no debería ignorarlo. Más respeto, por favor.

Hay 32 Comentarios

Hola, amigos. Es que lo que tenemos es una verdadra guerra, aunque sin armas. Por eso mienten tanto los del PP: en la guerra, la primera víctima es la verdad, dijo el clásico. Por eso hacen lo que sea, menos reconocer la verdad. Dicen que respetan la justicia y no es cierto. Son de la misma laya de los Berlusconi, de los NIxon, de los Fabra, de los Camps, de las Cospedales. Morir mintiendo, parece su lema.

Hay que establecer cual es el grado de legalidad con la que M. Rajoy llegó a la presidencia. Si bien llegó con mayoría de votos, también DEBE ser aclarado si el dinero que utilizó durante su campaña electoral, es LIMPIO O ES DINERO MAL HABIDO. En ese caso, si se trata de un fraude, la falta de ética y el ventajismo, rompe la igualdad de condiciones y oportunidades que establece la democracia para todos y, por lo tanto, constituiría un ACCESO FRAUDULENTO al poder político emanado de las elecciones. Esto podría haber estado ocurriendo a lo largo de 20 años, en todas las elecciones, territorios y cargos políticos, donde el PP haya resultado favorecido. Establecer la legalidad de sus fuentes de financiamiento, el uso dado al dinero y quienes lo gestionaban, es de extrema utilidad e importancia para los españoles. El PP y su banda de dirigentes, deben responder hasta aclararse todo. Dejar esto de lado sería, asumir de nuestra parte condescendencia y connivencia, con los bandidos. Mirar hacia un lado y proseguir como si nada pasara, no es aceptable. Una cicatriz de este tipo, no nos la podemos permitir.

Las leyes son bastante claras al definir lo que constituye un delito, y la clasificación del mismo. Me parece curioso que la palabra “honrado” no figure en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, sin embargo la palabra “delincuente” si, y la define de la siguiente forma:

Delincuente:
(Del ant. part. act. de delinquir; lat. delinquens-entis)
1 - adj. Que delinque (u m c s)
Ya puestos me puse a buscar otra palabra más concreta como por ejemplo:Delito:
(De delicto)
1- m Culpa o quebrantamiento de la Ley
2- Acción o cosa reprobable
3- (Derech) Acción o u omisión voluntaria penada por la Ley

Con distintas derivaciones:
Delito común: que no es político
“ de lesa majestad: en derecho antiguo que se cometía contra la vida
del soberano o sus familiares.
“ de sangre: delito que causa lesión corporal grave o muerte.
“ político: que establecen los gobiernos autoritarios a favor de su
régimen.

Pons y su partido no puede apelar ni equipararse a sus votantes después de haberles faltado al respeto de una manera tan burda y barriobajera. Después de haberles mentido, despedido, dejarles sin derechos y en precario. Nunca he dudado de que todos ellos fueran ciudadanos honrados que esperaban un cambio favorable en el país, pero también es verdad que la intoxicación sin tregua en los medios de comunicación por parte de la derecha más recalcitrante, el tipo de oposición que hizo el PP (y siguen a pesar de estar en el gobierno) y la poca reacción de la izquierda ante lo que se nos venía encima, movilizó más y mejor a la gente que le gusta que se lo den todo hecho. Pons, Cospedal y demás… suelen dirigir sus discursos a ese tipo de gente. Pero también hay algunos políticos que son así, el PP está lleno de ellos (no sé porque me ha venido a la cabeza la figura de Camacho, con lo maja que es jeje) Si wana, si wana… Por eso todos están envueltos en lo mismo por mucho que se quieran desmarcar.
Sus votantes aun andan con aquello de “España va bien” Y si va si.. Sobre todo para los que han procurado que la crisis que ellos mismos han provocado les coja con las arcas bien llenas. Y desde luego para los que gracias a las políticas de este gobierno se han hecho muchísimos más ricos. Además sin el temor ni el sobresalto de que les vayan a pillar en falso…
Mucha gente no se entera de lo que se cuece en el país. La semana pasada una conocida mía me comentaba que no sabía porque su hija a pesar de estar con una tos que no la dejaba ni dormir, no quería pedir la baja. Me miró con cara de incredulidad cuando le contesté, que según como una baja podía ser motivo de despido fulminante… Lo más probable es que su hija también lo supiera, claro… Tenemos que dar las gracias a este gobierno, si señor, porque gracias a ellos ya no hacemos trampas a la Seguridad Social, podemos morir de pie como valientes y honrados ciudadanos que somos…

No sé como vamos a salir de una deuda que crece cada día más, y más. Si no lo remediamos, a todos estos señores también habrá que seguir manteniéndoles de por vida por su mala gestión, y aquí queda un hoyo con cargo a nuestras espaldas, a nuestros impuestos y para las generaciones venideras que restará calidad a todos los servicios que por derecho tenemos como ciudadanos. Ya ha pasado, ya nos lo han hecho.
Mañana mismo estos señores del gobierno pueden hacer unas declaraciones (con cohetes y serpentinas incluidas) anunciando el fin de la crisis y media España les van a creer, aunque cada día se consuma menos, haya montones de empresas a punto de quebrar, miles de jóvenes sin trabajo, más parados que el año pasado, y peligren las pensiones más que nunca.

Por cierto Falciani cifra la evasión fiscal española en unos 200.000 millones de €.
Ya me gustaría saber los nombres de los "honrados" ciudadanos de esa lista, por simple curiosidad no crean...

Hola, amigos. Ya ven lo que hay: seguir resistiendo a la verdad y siguir mintiendo con descaro. Por algo esta señora Cospedal ha llegado a ser la vice: "la tiene de cemento, la tiene de hormigón". Esa era la manera de llegar lejos en el PP: sin escrúpulos, sin duelos, sin miramientos. Adelante con los horrores, digo, con los faroles. El señor Rajoy dijo que iban a respetar las decisiones judiciales, pero se le olvidó añadir, o se daba por sobreententido: si nos favorecen. Como el juez Ruz corrobora lo de la contabilidad en B, en negro, en sobres, sin declarar, sin contar, esto p´ a mí y esto p´a ti, etc., pues ahí recurren, protestan, reniegan. En fin, que este pleito entre mentirosos, solo lo puede arreglar la justicia, pero si la dejan trabajar, ¿no es cierto, juez Ruz?

...Y después de reflexionar largo rato buscando cómo reducir al absurdo la entelequia se sintio el sabio sobrepasado por su peso y refugiándose en el acervo popular hete aquí que vino a dictaminar: "Tú no eres hijoputa..., ¡tú eres tonto!"

...Y después de reflexionar largo rato buscando cómo reducir al absurdo la entelequia se sintio el sabio sobrepasado por su peso y refugiándose en el acervo popular hete aquí que vino a dictaminar: "Tú no eres hijoputa..., ¡tú eres tonto!"

En apenas dos años, el Partido Popular ha conseguido levantar un muro infranqueable que ampara una gestión arbitraria a favor de sí mismos y unos pocos, … y en contra de la ciudadanía. Los bloqueos y desdenes parlamentarios que imposibilitan el control de la oposición y permiten la gobernanza al dictado del decreto ley; el bloqueo informativo salvo para los medios propios y asimilados que dificultan el fluir del conocimiento; el bloqueo al poder judicial desde la grosera destrucción de pruebas, pasando por el alineamiento sin disimulos de la Fiscalía General hasta la mas sibilina “reorganización” del órgano de dirección de los jueces y, finalmente, una nueva Ley de Seguridad para bloquear en origen el descontento de los gobernados. En esta España siniestra que se asoma, solo el argumentarlo del partido parece tener vía libre para expresarse sin cortapisas.
En ese ámbito se enmarca la última deposición de González Pons, que viene a unirse a otras muchas anteriores que formarán parte de futuras antologías del disparate: despidos diferidos, ejemplaridades insólitas, banalización de conductas delictivas, apoyos celestiales a la gestión, el carácter lacerante (o no) de las cuchillas y balbuceos presidenciales en general.
Mientras tanto, un país cada día más desnudo, de dinero, de trabajo, de derechos y de esperanzas se ve aplastado por una deuda pública galopante al ritmo preciso para que bancos, y concesionarias diversas vean saciadas sus necesidades de liquidez. Un deuda que pagarán nuestros nietos, cuando los actuales dirigentes forme ya parte de nuestra galería de los horrores …. Y del Consejo de Administración de cualquier gran consorcio.
Las declaraciones de González Pons son un nuevo recordatorio, y ya van demasiados, de que separar a estos cuatreros de nuestros asuntos, y mantenerlos lejos mucho tiempo, no solo será un acto de justicia sino de legítima defensa.

Los mismos perros y la verdad es que para compararlos con ellos es humillar a los animales, mejor cambio el bicho y pongo cerdo, pero de los que no se comen y de los que están todo el día en la tele y dando mítines, da igual políticos que sindicalistas, el mismo saco para todos y la misma confianza.

Qué imagen proyectamos al resto del mundo? La de un país de un país de tramposos? Flaco favor hacen declaraciones como ésta a la recuperación de confianza.

Personas como Pons, Cospedal, Arenas, Rajoy, Floriano y un largo etc, son la imagen perfecta de muchas de las cosas que los españoles encontramos detestables. El rechazo que sentimos hacia lo que dicen o lo hacen, al oirlos o al verlos en una pantalla de televisión, es casi un acto reflejo. Es un repudio automático e involuntario de repulsa a lo que damos por sentado que dirán o harán.


Decirnos, que son tan honrados como todos, es un insulto a la inteligencia colectiva. Lo mismo que oir que el PP es el partido de los trabajadores o que hemos gastado por encima de nuestras posibilidades o que estamos en vías de recuperación o que, privatizando servicios, esos servicios serán más eficientes o lo del finiquito en diferido o, que no hay otra forma de reducir el deficit fiscal, etc, etc, etc.


Lo más asqueante es verlos asumir un tono didáctico, hacia nosotros, una actitud como de quien revela grandes verdades y nos deja ver la luz.
Esta tribu de indecentes y algunos otros, de otros partidos, son justo todo aquello que sabiendo nosotros que es una vulgar parodia, creada por ellos, nos quieren vender la actual situación como necesaria y dura realidad, de las que ellos nos han de salvar, si seguimos sus sabios y honradas orientaciones, puestos que otros, mucho más ignorantes y deshonestos que ellos, han metido terriblemente la pata. ¡¡Esos si que eran sinvergüenzas!! ¿verdad Pons?


Sr Pons, luce Ud. como un hombre al que le ha sido practicada una lobotomía, la cual, a juzgar por las cosas que nos dice, se la han tenido que hacer por algún desorden obsesivo-compulsivo.
¿se acuerda Ud, que ofreció crear 3 millones de empleos?
Ud. y las cosas que dice, nos hace recordar, las palabras estos días atrás de su compañero Rajoy, sobre el progreso que tendremos en los próximos meses y años. Es irritante.

Este sujeto ha dicho lo que ha dicho y donde lo ha dicho, porque podía decirlo, y se siente respaldado y legitimado para hacerlo. No ha sido un error. Ha sido una reafirmación de una forma de entender la vida pública: la PILLERIA ( palabra rescatada por Juan Cruz).
El que 20 de nosotros lo comentemos y lo rechacemos, les importa un bledo. Forman parte de una élite que ha estado y estará en el poder, y lo saben. Como también saben que aunque llegaran otros bienintencionados a detentar el poder, ellos los pringarian con la baba que destila el "conocer" los arcanos del "poder".
¿Recordamos alguno de nosotros al primer Solchaga? ¿Recordamos a algún dirigente local diciendo en público que "juro nuca más volver a beber vino Savín"(marca popularísima en tetrabrick)?¿Alguno de nosotros hemos visto las comitivas de fin de semana a París para ver los servicios de limpieza viaria pagadas por las empresas? Eran las calendas previas a las "movidas".....
Los que no se pringaron ni se pringan , no salen en la foto.
Este sistema está petao, y el recambio no lo veré yo con estos ojos....

Se ha implantado en este partido, como en otros, la desfachatez, la mentira, la hipocresía, en definitiva la tomadura de pelo a la ciudadanía.
Quizá la culpa no sea ni más ni menos que de la propia ciudadanía que aguantamos hasta lo inaguantable.
Que la memoria debería ser selectiva, ya lo veremos en las próximas elecciones. Ellos presumen de que lo tienen todo ganado, ya que han hecho lo que el anterior gobierno no ha sabido hacer, o sea, llevarnos a los infiernos.
Toda la información que los ciudadanos ya tenemos, gracias en gran parte a los medios de comunicación, que por ahora lo pueden contar, espero que nos sirva en un futuro para calibrar la responsabilidad y gobernabilidad futuras.
Dicen que en España no dimite nadie del gobierno y otros estamentos. Creo que el problema no es que ellos dimitan, sino, que la propia ciudadanía es la que debería obligarlos a dimitir, al igual que los votan. Esto es algo que deberíamos replantearnos ante los representantes del pueblo. Que no tengan todo el poder ellos, sino a los que representan.

Hola, amigos. Es insultante, es ofensivo, es casi insoportable escuchar el señor Pons, pero al mismo tiempo es lo esperado. O negar, mentir y engañar. O decir que todos mienten y engañan. Por lo tanto, todos somos iguales, todos somos lo mismo. Y entre lo mismo, dirá Pons, me quedo con lo mío, porque tenemos la mayoría. Y aunque seamos una partida de mentirosos, la democracia nos da derecho a imponer nuestras propias mentiras. ¡Viva la democracia, qué carajo!

POEMA
Se quedaron vacías
las manos de los pobres.
Seis millones de hambres
pedían trabajo y dolor  para conseguir pan.
Pero ni en las boticas
ni en las alacenas de los alquimistas
encontraban el remedio.
A coro gritaron:
!!!! Elecciones anticipadas !!!!
El Mago Floriponsdio contestó:
!!! Tu puta madre !!!
Uno de los pobres se acercó a los contenedores de basura
y encontró los restos del Macdonals,
y por fin sus hijos cenaron esa noche.

Pocas veces he visto en este blog una rasgada de vestiduras tan generalizada, empezando por el autor y acabando con el último de los comentarios incluido el mío. Gracias a todos.
Ser cómplice de un delito ya sea como colaborador necesario, encubridor, ocultador de la verdad, falso testimonio, omisión de tus obligaciones etc. te hace tan delincuente como al que aprieta el gatillo y Rajoy y La Banda de Trinidad ( Pons, Floriano, Soraya y la Cospedal ) lo son.
Tal vez echo un poco en falta algo más de indignación en editoriales y artículos de opinión y titulares un poco más gordos en la prensa, por eso gracias otra vez a Antoni por "cantar las cuarenta" y denunciar esta tropelía.
Y saltándome un poco las normas de estilo de este blog por una vez, vaya mi EXABRUPTO más genérico y abstracto para todos ellos, especialmente para el Pons y el Floriano.

Los ciudadanos españoles somos gente honrada.
Que pagamos al contado.
Nuestras facturas y tasas.
Sin posibilidad de descuido, y avisados al menor retraso de que si se alarga el pago vendrá un recargo o peor aun, un aviso de embargo.
Así de simple.
Salvo quienes tienen la solvencia garantizada, los demás tenemos que salir adelante pagando.
Siempre.

¿Nos toman por imbéciles?. ¿Tan honrados como todos?...jajajajaja...Pons ¿Qué te ppones?

"El Presidente, quizá, ya no conoce bien a la nueva sociedad española." O tristemente, quizás sí.

España votó y eligió, evidentemente muchos erraron, pensando ilusamente que la gentuza del PP era lo que se necesitaba. La Terca Realidad se ha impuesto y para no variar, estos señoritos siguen mintiendo, nada raro, pues ya no hay vergüenza ni decencia, mucho menos ética y moral entre quienes nos gobiernan. Lamentable

Si se creara el premio nacional a la mentira continuada más gorda. Indiscutiblemente el galardón sería para los gobernantes de la nación española y sus correligionarios de la cúpula del PP.

En política hay demasiados abogados y poco de lo demás. Embarrar la cancha, dar largas, conocerse bien todos los trucos del procedimiento y hacer el proceso demasiado oneroso para quienes, hundidos en el desaliento, ya solo desesperamos.
Y está el jurado. Recuerdo el juicio con jurado donde dos Guardias Civiles fueron asesinado a escopetazos en un caserío y el vasco (todavía no estaba en ETA) salió inocente. ¿Miedo?¿Complicidad? Las 2 cosas. Como en "El conformista", cuando los vientos cambien, si cambian, muchos de quienes los consideran "de los nuestros" estarán en la cabeza de la manifestación. A PIEDAD solo le queda escribir con mayúsculas.

Imitando a Bertolt Brecht...
No os dejéis engañar/ con el PP no hay futuro/ dicen que honrado no hay nadie/ nadie les baja del burro.

Han perdido toda su dignidad y dicen que la hemos perdido toda la sociedad.

Tendré yo una de esas cuentas????

Como ciudadano español siento una gran tristeza al comprobar como el gobierno que tiene España, cada día nos toma por tontos o ignorantes. ¿Cómo se puede votar como gobernantes de un país a personajes de esta calaña?¿Pero, cómo tiene el señor Pons la caradura de decir que ellos, los del PP son honrados o tan honrados como el resto de ciudadanos?. Las personas no honradas, chorizos y delincuentes, no solo no merecen estar en un gobierno de una nación, sino entre rejas, por corruptos y defraudadores.

Y qué rentable les resulta la desmoralizacion y desmotivación que supone el "todos somos igual de sinvergúenzas. No se moleste Vd. en averiguar si es verdad o mentira". Es decir, la misma consigna de Franco :"No se meta Vd. en Política que la Política conduce a la Guerra Civil y ya sabe Vd. que la gané yo, el Caudillo por la gracia de Dios"

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal