Wert, Fernández, Gallardón... Rajoy.

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 21 dic 2013

La decisión de aprobar este pasado viernes, en Consejo de Ministros, el anteproyecto de Ley de Protección de la Vida del Concebido y los Derechos de la embarazada, conocido ya como la Ley Gallardón, culmina una acelerada y tensionada agenda de reformas e iniciativas políticas del Gobierno presidido por Mariano Rajoy, que han oscurecido otras de muy relevantes como el paquete de medidas contra la corrupción y a favor de la transparencia.

A la Ley Gallardón, le han precedido las polémicas y discutibles propuestas de la Ley de Educación y la Ley de Seguridad Ciudadana. Polémicas por el unánime rechazo parlamentario a la primera y casi total a la segunda. Y discutibles porque la mayoría de los colectivos y asociaciones de cada sector no solo cuestiona la idoneidad y conveniencia de tales reformas sino que, incluso, compartiendo algunos puntos, duda de su eficacia normativa. Es decir, leyes que no van a obtener los resultados deseados y que, probablemente, van a provocar no pocos conflictos o problemas. O, dicho de otra manera, leyes que deberían tener un amplio consenso por su naturaleza y que acaban imponiéndose por la actual mayoría generando amplios rechazos.

Pero el remate ha sido la Ley Gallardón. Dos años ha estado el Gobierno, y el PP, discutiendo internamente sobre la medida. Finalmente Rajoy, como pasó con Wert, Fernández y ahora Gallardón, no solo ampara o rubrica, sino que toma la última decisión. La más contundente. Es normal, siempre, que en un Ejecutivo, el Presidente decida por compensación, generando consensos internos o equilibrios aceptables. Pero,  en estos casos, Rajoy se alinea con el sector más rocoso de su partido y de su Gobierno, fijando una peligrosa, creo, asociación. El PP es percibido como el partido que atenta contra las libertades y los derechos. Desprenderse de estos conceptos, de su percepción, para referenciarse exclusivamente como el Gobierno de las reformas contra la crisis puede tener importantes consecuencias políticas y electorales.

Rajoy está obsesionado con fijar su espacio electoral por la derecha. Ha decidido poner un muro infranqueable con una serie de reformas de fuerte contenido ideológico y que generan una irritación espasmódica en muchos sectores sociales mostrando, a la vez, sus limitaciones para convertir el rechazo en oposición, y la oposición en bloqueo o freno efectivos. Rajoy renuncia al centro, covencido como está de que la creciente pluralidad, fragmentación y ebullición en el espacio a la izquierda del PSOE le aleja, definitivamente, de construir una mayoría alternativa sólida y, llegado el caso, gobernable y sostenible. Apuesta por gobernar en minoría o con apoyos puntuales. Pero, para ello, necesita una presencia parlamentaria suficiente para que los acuerdos sean posibles con una o dos fuerzas para completar su probable presencia en el hemiciclo, dada la configuración actual de la Ley Electoral. Rajoy no improvisa, pero va acumulando aislamiento. Ha tomado una decisión con cálculo político y calculadora demoscópica. Se la juega.

Esta futura geometría política, fruto de su actual geografía electoral, puede alterarse si se acumulan los problemas de percepción en la sociedad. Es cierto que se gobierna (se administra) desde el BOE pero las sociedades democráticas contemporáneas son más resilientes y dinámicas que las fuerzas políticas que las interpretan y las quieren representar. Rajoy no puede reducir la política al BOE. Sin liderazgo social, ni consenso ciudadano, ni reformas concertadas (política y socialmente) su agenda puede ser vista como impuesta y no como necesaria. Rajoy debe esforzarse más en convencer antes que imponer. Las mayorías absolutas generan pereza política y prácticas perversas en el ejercicio del poder.

Las palabras parónimas, en retórica, son aquellas que se escriben o suenan de una manera muy similar (cambian en un acento o una letra), pero que poseen significados diferentes. Por ejemplo, derechos y derechas. Derechos sociales y derechas políticas. Solo una letra, pero lo cambia todo. El PP está jugando con un marco mental muy fuerte para mantener su núcleo duro. Y se arriesga a desdibujarse como partido moderado. Mientras, está dejando el espacio central vacío y está agitando las aguas progresistas, que no todas se sienten representadas con las ofertas actuales y que pueden, seguramente, tener un gran protagonismo político en la calle, en las redes y en las urnas.

Hay 41 Comentarios

a la vista esta, el masoquismo nos gobierna, y si no ya vereis en las proximas, lo parecedidos que son todos a los valencianos, mas les pegan mas disfrutan, y ademas se los pueden permitir, cada finde las carreteras llenas de estos sufridores, que necesitan relajarse, ylos demas que se jodan, asi es valencia y todo el pais votante del pp. salud.

"La democracia actual "es como un barco sin rumbo que cada vez escora más hacia la derecha, tanto que quizás acabe hundida en las profundidades de un nuevo mar totlitario. El capitán del buque gira el timón hacia su diestra para contentar a áquellos que cree mantendrán la nave a flote. La primer oficial tiene a su cargo la difusión de ocurrido a bordo, intentando dar veracidad a lo imposible. El resto de la tripulación acata esta máxima y aporta lo que puede para que navegando siempre en la zona más derecha posible, el barco no se hunda. Los peces del mar son de muchas clases-. Tiburones, los que acompañan siempre al barco y están muy bien alimentados , los mandos del barco simpre les favorecen y tripulan para ellos y enfrente los pezqueñines, cada vez más hambrientos y quietos, porque si se mueven caerán enla red y serán amordazados. Al fondo se ve un faro que tiene un luz muy potente, que ilumina una pintada en el acantilado: "con nuestos votos nunca mais".... Dos años después el barco se endereza y vemos que ahora es tripulado por los pezqueñines que hartos han echado a tan pésima tripilación...

Ya mayoria de los Proges no sabe ni lo que dicen ...Que pasa que tienen mas derechos las mujeres que los hombres? Que sarcarsmo

Antonio .majo, no dices nada mas que barbaridades en el articulo, sectario como buen militante de izquierdas, antidemocrata como buen pogre .....Observe estimado lector esta perla del tal Antonio textual" Las mayorías absolutas generan pereza política y prácticas perversas en el ejercicio del poder"... Eso si la mayoria absoluta es del PP...si fuera de CIU, PSOE seria la fiesta de la demoracia... Indigno

Pero es muy bueno esto. Es lo que es este país. Para curar una enfermedad, lo primero es saber que se tiene.

Resulta estremecedor solo el pensar que Mariano Rajoy impulsa leyes como las de Educación, Seguridad Ciudadana y aborto; leyes con un impacto tan tremendo, que pudiera devenir en trágico, para la vida de millones de españoles ….. por cálculo electoral.
Porque no hablamos de los viejos trucos como besar niños o inaugurar estaciones de metro. Hablamos de obligar a unos padres a tener un hijo al que quizás no puedan mantener porque han perdido su trabajo, al que no puedan darle educación por la infranqueable barrera de las tasas y que se vean obligados a llevar su amargura y miseria en silencio para no soliviantar al guardián de las multas. Y verá señor Gutiérrez que ni siquiera cito ejemplos extremos respecto de hijos discapacitados, carentes de toda cobertura sanitaria, asistencial y legal tan pronto han perdido su privilegiada condición de nasciturus; hablo de un caso representativo de otros cientos de miles o quizás millones.
De alguien capaz de promover o bendecir tales leyes …. para asegurarse el voto de derechas en las próximas elecciones ….. solo puede decirse que es un desalmado, un auténtico hijo de puta. Yo así lo creo ¿Y usted?

El gobierno se apoya en el PP y el PP hace aguas con su tesorero en la cárcel, su Valencia en la cárcel, su Baleares en la cárcel y su sede investigada por la justicia. Para quien va a gobernar Rajoy si no es para Dios como dios manda y para el carajillo party.

Me pregunto, por qué no pensaron en eso al votar al PP?, porque ahora van a venir a decirme que muchos de los que leen este periódico no votaron al PP, por cabreo y encima cuando depositaban el voto en la urna se decían a si mismos, os voy a castigar PSOE y lo haré votando al PP, yo no veo a nadie del PSOE llorando por las esquinas y menos en plan de arrepentirse de lo que han hecho, sin embargo veo mucha gente pasándolo mal , pero ahí no queda el asunto, no ellos están esperando que la cague el PP (mas de lo que la esta cagando no creo), para que vosotros les votéis de nuevo, si porque los políticos no piensan que lo sois, sino que lo saben, si si lo saben saben que sois unos ignorantes, como lo saben pues en las elecciones se lo demostráis, como?, pues votando por ellos, si a los mismos de siempre.
Estoy hasta las narices del PPSOE y no solo de ellos, sino de toda es masa de descerebrados que les votan, tragando toda la bazofia que os cuentan, que no son mas que milongas, por ultimo las próximas elecciones no vayas a votar o creeros esas leyendas urbanas de que si hay muchos votos nulos o en blanco nos gobernara blanco o nulo, si hacéis eso , volverá a gobernar esta gentuza y estos chorizos lame almorranas..

Quizás sea un intento de frenar la posible escisión que acaudille Aznar, que sigue creyéndose el lider carismático de la derecha-derecha. A los tres últimos ministros que citas, Wert, Fernandez y Gallardón, Rajoy los ata a su carro. Sea cual sea el motivo de Rajoy, lo cierto es que está generando una involución que arrastra a la sociedad al tiempo del franquismo. El nacional-catolicismo, de la España de charanga y pandereta, que dijo Machado, ya está de nuevo para ser cilicio de los españoles. Por otra parte, a las tres lumbreras citadas habría que incorporar a Mato, Montoro, Bañez y Soria para tener una clara idea de quienes, de que categoría, los responsables del desaguisado social que Rajoy está organizando. No incluyo al ministro de la Marca España, ni al del ejército, porque no recuerdo sus nombres, ni el de Guindos porque él está de amanuense en Europa.

Hola Antoni,

Estoy de acuerdo, pero me falta algo que creo es impalpable y que está actuando dentro del PP, me refiero a ese sector que representa en ese partido el catolicismo más retrógrado que, en España, sigue dando votos. Esa es la parte del cálculo. La otra parte, la menos visible, es el fundamentalismo de Gallardón que se va contagiando entre los cuadros del PP. Es la gran esperanza católico-integrista. Este antiguo alumno de los jesuitas (pero no de los modernos sino de los que nos traumatizaban con una moral sexual y una visión aberrante de la mujer) da la impresión de tomar sus decisiones guiado por su padre espiritual, por su confesor. Es un ministro que ha decidido ganarse el cielo mezclando su moral personal con su función. Se vuelve a los tiempos en los que el Príncipe se guiaba por los consejos de su confesor y por las prédicas de los guardianes del Derecho Canónico. En comparación con él, Santo Tomás de Aquino es moral-progresista. Lo que me gustaría ver es si los que nos oponemos a esta ley somos capaces de tomar la calle. Sospecho que, incluso un sector de los indignados, a la hora de salir en defensa de la autodeterminación de las mujeres, se van a quedar en casa. Por no hablar de los nacionalistas catalanes o vascos que cuentan en sus filas con tantos o más meapilas que el mismo PP. De modo, que veremos si, cuando empiece a moverse la calle, no son más cantidad los de las campañas truculentas "pro-vida". ¿Por cierto, saldrán de nuevo los obispos en ayuda de Gallardón? ¿Se retratará el papa Francisco, tan abierto y tan renovador él?

Ruiz ha querido modificar la ley para volver a penalizar el aborto como se hacía por aquellos lejanos años 80. ¡Qué tiempos! Las chicas con pasta se iban a abortar a Londres, las que no se jugaban el tipo con cualquier matarife y todos bailaban las canciones de Alaska y los Pegamoides y la religión (la que habla del hippy ajusticiado por los romanos con paradójica sede central en Roma) era asignatura obligatoria.
http://www.elsenorgordo.com/2013/10/nosotras-parimos-nosotras-decidimos-de.html

Una ley del aborto -más exactamente del no abortarás de ninguna manera, y así se sepa que parirás un hijo con tremendas malformaciones, condenándolo a él mismo, como a ti, madre, al infierno en la tierra-, que es, en realidad, la ley de la clerigalla católica, pero en un país, no lo olvidemos, LAICO Y ACONFESIONAL, a la que el PP nos regresó, sin embargo, al naZionalcatolicismo de nuestros padres y abuelos, y aun más atrás.
.
Podemos decir, pues, que el PP actuó tal que se esperaba de ellos, mintiendo como niños por educar, incumpliendo como fuleros, privatizando en su provecho y en el de las múltiples famiglie, precarizándolo todo, arrebatando los derechos a los trabajadores y los derechos fundamentales a la ciudadanía en general, favoreciendo los de los banqueros, los empresarios, socios y parientes, es decir, los buitres carroñeros, defendiendo con hipocresía a los más corruptos de ellos, comprando a quien hubiera que comprar, etc., en una palabra, arrasando esa España que tanto dicen amar, mientras meten la mano en la caja todos a una.
.
Hay que echarlos como sea y cuanto antes. Pero también necesitamos políticos, y políticos que actúen, no como si no hubiera pasado nada, el PSOE por ejemplo, sino políticos que nombren con claridad cada cosa, que ilusionen y que creen confianza, que nos llamen a volver a defender con uñas y dientes y a conquistar lo nuestro. Porque, a pesar del comportamiento del PP, somos muchos los que seguimos creyendo en el sistema democrático -el nuestro ni lo es, ni había llegado a serlo siquiera, no pasó de ser un régimen de libertades con cierto bienestar social, hoy arrebatado lo uno como lo otro, hay que ganarlo, pues-, como creemos en los sindicatos y creemos en lo público en general.

Estimado Antoni, has dado en el clavo al hablar de núcleo duro. El PP ya gobierna para conseguir los votos de aquellos que le pueden dar una mayoría en minoría, aunque es casi seguro que ni eso les va a servir para revalidar cuatro años más de éso que hacen ahora. Habría que ser de otro planeta para volver a votarles, o ser de éste y no enterarse de nada.
Saludos

Sí, transparencia como la que ha instaurado en el régimen de preguntas en Moncloa. Moncloa elige a quién le pregunta. Y llegará el día en que decidan incluso el qué se pregunta, si es que tras el control del quién no se encuentra, en cierto modo, el control del qué. Podría decirse que han instituido un régimen de transparencia traslúcida, dejan pasar la luz pero no quieren que se sepa qué hay realmente detrás.

La realidad es que somos campeones en paro, en corruptos y ladrones, en fracaso escolar y en traficantes y consumidores de drogas. Esa es la realidad, lo demás ganas de perder el tiempo.
El PP dijo que si ganaba iba a hacer esta ley. El PSOE cuando vuelva a ganar (algún día) la cambiará... pero mientras tanto los unos y los otros, y los que se quieren independizar y los sindicatos seguirán aplicados a la tarea que más les gusta... ROBAR, apropiarse de la riqueza que otros crean.

Rajoy y el gobierno, por extensión, están haciendo leyes para convencer a los ya convencidos. ¿Qué rédito electoral puedes obtener cuando lo único que haces es obtener el voto de los que te votarían de cualquier forma? O dicho de otra forma; por muy convencido que votes, tu voto vale igual del que te vota tapándote la nariz.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal