España: un bien indiviso

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 25 ene 2014

Rajoy es, además de presidente del Gobierno, registrador de la propiedad. En su importante discurso durante la clausura de la convención del PP de Catalunya, ha afirmado que España es un bien indiviso, que significa que sus ciudadanos son dueños de todo en general y de nada en específico, aunque sí son dueños de derechos porcentuales del bien compartido, simplemente. Es decir, que ni los territorios de España ni los ciudadanos de estos territorios tienen soberanía para decidir por ellos mismos algo que pertenece a todos. Otro sí: Catalunya no es sujeto político, según Rajoy. Este abordaje, que relaciona propiedad con soberanía, es un enfoque diferente a los argumentos patrios, emocionales, ideológicos. Es la clave, a mi juicio, del discurso de hoy.

Mariano Rajoy ha «ido al grano», tal y como ha dicho al principio de su intervención y tras el sonoro y contundente «¡Viva Rajoy y viva España!» que ha resonado desde el fondo del auditorio. Finalmente, un discurso con ideas y argumentos, más allá del mantra de que no se va a realizar la consulta que nos ha precedido hasta ahora. Y mucho más interesante y reflexivo que las encendidas declaraciones de ayer de otros dirigentes del PP que cometieron, creo, algunos excesos verbales imperdonables al mencionar a ETA relacionándola con el independentismo.

Rajoy ha explicado por qué no se hará el referéndum: porque no quiere, porque no puede ni debe, porque no conviene. Ha explicado sus «razones». Hoy, se ha hecho pedagogía, se comparta o no. Un detalle: Rajoy ha evitado −siempre que ha podido− la expresión consulta, que podría interpretarse como un tema catalán. Al referirse a referéndum, el marco mental es el de toda España. Justo lo que le conviene para argumentar su idea de España indivisa.

1. No quiere. Es el punto inicial. «Mientras yo sea presidente no se celebrará un referéndum» (‘ilegal’ añadió al final de su intervención), «ni se fragmentará España». Este punto es central. Rajoy no hará nada que vaya contra sus convicciones, aunque pudiera o debiera (después se ha cerrado también estas puertas) porque no cree en ello y porque no conviene, según él. No dialogará con nadie que pretenda hacer algo en lo que no cree. Así de simple. «Yo conozco Catalunya». Rajoy se ha reivindicado como un dirigente que conoce bien Catalunya. «Nadie me tiene que decir cómo es». Esta reivindicación inicial le ha servido para sintonizar su posición política personal con la que cree que es mayoritaria (pero silenciosa) o con la que después de la «fiebre» (así lo ha expresado) volverá al camino catalán tradicional de la sensatez, que será correspondido con «sentido común, certidumbre y bienestar».

2. No puede, ni debe. Esta idea es fuerte. Rajoy ha argumentado que no puede ni debe hacer nada que vaya contra «el imperio de la ley» (este es el significado que tiene para él la palabra democracia), porque no puede traicionar el juramento con el que asumió el cargo de presidente. Cree, y afirma, que la Constitución no permite dividir, segregar, territorializar la soberanía. «No podría ocupar la presidencia sino cumpliera con mi deber y, al asumirlo, me obligo a cumplirlo». Es decir: no puede porque no debe. Y, además, ya sabemos que no quiere. El diálogo no es posible sobre lo que no puede, ni debe. «No puede haber diálogo sobre lo que no es mío. Ni del Rey, ni de nadie». Esta es su línea de defensa. También, ha enviado un contundente mensaje sobre formas y decoro a Mas, al acusarle de unilateralismo al acordar pregunta, fecha (y respuestas, casi, ha dicho).

3. No conviene. En este tercer grupo de argumentos, más previsibles, ha explorado líneas de comunicación que van más allá de la simple sublimación de las bondades de la unidad. Son tiempos de integración, mestizaje y unidad, ha dicho. «Sumar es multiplicar». Esto es la modernidad y el futuro, según Rajoy. Referencias que percuten en la idea de que Mas está obsesionado con el pasado (una clara alusión al Tricentenario de 1714) pero que lo que conviene es lo moderno y el futuro. Todo el discurso ha sido un encaje medido para blindar su inmovilidad.

Ha recordado que Catalunya votó la Constitución por encima de la media española. Y que, aunque le piden y jalean que «corte el grifo», no abandonará a los catalanes, a pesar de sus dirigentes. La frase ha sido explícita: «la Seguridad Social es deficitaria en Catalunya, pero los pensionistas cobran sus pensiones». Y ha rematado: «los catalanes no tienen la culpa de la falta de visión de sus dirgentes». Es la solidaridad de ida y vuelta a la que se refiere Rajoy cuando habla de la solidaridad recíproca y de intereses compartidos. «A Catalunya le conviene ser española». Aplausos cerrados en la sala.

Rajoy ha puesto deberes al PP de Catalunya. Deberes que reducen su margen de actuación a la defensa irrenunciable a la españolidad de Catalunya. «Alzad la cabeza con orgullo», ha dicho a sus correligionarios en Barcelona. «Hay muchas personas que callan pero que no quieren que calléis, sois su esperanza. Y con un mandato claro: «que ningún español que viva en Catalunya sea privado de ser español y europeo». Rajoy no quiere que «nadie pase a ser extranjero en su propio país».

Finalmente, parece que ha empezado la campaña, pero no la del referéndum sino la electoral, en Catalunya y en España. Esta es, en parte, mi conclusión tras ver y oír al Presidente. Hemos pasado de ningunear el tema (y a hablar solo de economía) a ponerlo en el centro de todo. Va a ser curioso: una larga campaña electoral sin urnas (de referéndum). Ya lo ha dicho Rajoy: «No bastan las urnas para que un acto sea democrático», sino el respeto a la Ley, de la que él se proclama activo garante y servidor. «¡No pares, sigue, sigue!», le animaban desde el público. Parece que Rajoy ha encontrado su guión. Mas, y los que defienden la consulta, deberán contraargumentar, una por una, las razones de Rajoy. ¡Por fin, el debate! 

Hay 72 Comentarios

El poder real en España tiene nombre: Real Instituto Elcano: http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2014/01/el-poder-real-en-espana-tiene-nombre.html

En mi humilde opinión, este acto del PP era un mensaje para los suyos. Quizás los argumentos que da el Sr. Fernández-Rubí puedan ser ciertos en cuanto a los mensajes subyacentes., pero yo me quedo con el lenguaje habitual del PP con este tema: nazis, ETA, machetazos, etc. Y creo, que por desgracia esto es lo que quieren oir los votantes del PP dentro y fuera de Cataluña. A mi, con estos argumentos no me harán cambiar de opinión. Es muy difícil creerte a alguien que hizo mesas petitorias, que ha votado en el parlamento europea en contra que el catalán sea lengua oficial, o que niega la existencia de esta lengua (como ha sido en Aragón). ¿Qué pasaría si un buen día Cantabria decide que no habla castellano, sinó LAPAO, o cualquier otra sopa de siglas? Aquí hay un problema de confianza., y si el señor Rajoy y compañía quiere que seamos compatriotas, me tengo que sentir defendido por ellos. Esta es una parte. La otra es las políticas que aplican. Yo no quiero ser gobernado por la detecha, y en caso de que no haya más remedio, como mínimo que no apliquen leyes dictadas por su consciencia religiosa o por los valores del amiguismo y el compadreo. Por desgracia, de este segundo punto ningún partido está libre, pero el primero es marca de la casa del PP. Y en un entorno de independencia, un partido como el PP, no gobernaría jamás en Catalunya. Quizás lo haría CIU, pero ellos no dan la vara con la Iglesia. Ah, i finalmente, si al final hay independencia, lo primero que hay que aplicar es alquitrán y plumas con los corruptos y empezar de cero.

Al tal Voltervel respecto a su comunidad de vecinos. La metáfora es enteramente improcedente, puesto que los temas a discusión en tales comunidades son los referentes a los elementos comunes y otras minucias, mientras que cada inquilino/propietario mantiene absoluta soberanía de puertas para adentro; tanto para administrar la economía familiar con total independencia respecto a los demás vecinos, como para utilizar en casa el idioma que apetezca o para poner la bandera que venga en gana en el balcón o en la cabecera de la cama. El único y soberano dueño del 5.E es el dueño del 5.E. Entiendes que no tiene nada que ver el reparto de soberanía en España con el de una comunidad de vecinos?

A Rajoy y su 'bien indiviso'. Se utiliza el término 'bien indiviso' para cosas o derechos, en general bienes inmuebles, terrenos, casas, etc., nunca hasta ahora se había usado para referirse a un país entero, por lo que la comparación es cuando menos estrambótica. Pero vamos a seguirle la corriente al presidente del gobierno español y suponer que España es un bien indiviso.

Indiviso no es indivisible. Indiviso es que aún no se ha dividido, indivisible es que no se puede dividir (por razones materiales, por ejemplo un piso pequeño; por cierto nada que ver con lo que dice la CE de España ya que España podría dividirse políticamente y seguir funcionando las partes por separado).

Pues bien, resulta que uno de los derechos reconocidos a cada uno de los comuneros o copropietarios es el derecho a la división. Señala el Código Civil español (art. 400) que "Ningún copropietario estará obligado a permanecer en la comunidad. Cada uno de ellos podrá pedir en cualquier tiempo que se divida la cosa común (...)".

"La comunidad implica una cotitularidad -varios sujetos sobre el mismo objeto- en el que cada titular no tiene una parte concreta de la cosa o derecho, sino que todos tienen la cotitularidad sobre toda la cosa pro indiviso, es decir, cada cotitular tiene una cuota o parte alícuota de la cosa o derecho: dicha cuota es disponible y renunciable, puede, en todo momento, pedir la división física de la cosa o derecho (actio communi dividundo). Por ello, se concibe la comunidad como una situación transitoria, que puede desaparecer por el ejercicio de la acción de división y, mientras tanto, cada comunero tiene el poder exclusivo e independiente de su propia cuota (pudiendo enajenarla o renunciar a la misma)." (Fuente: http://www.rupturas.es/dudas/divisioncop.htm)

Como vemos, el propio código civil español, que Rajoy debería conocer, concive el bien indiviso como una situación transitoria. En cuanto al tipo de división, se distingue entre si la cosa es divisible o indivisible. Si la cosa es divisible (como sería un país que se convertiría en 2 o más países más pequeños) "Se hará la división material, adjudicándose una parte o porción de la misma a cada copropietario."
Por ejemplo sería posible la división de una finca rústica de 10.000 metros entre varios copropietarios. O de un país entero entre colectivos de "copropietarios" que se ponen de acuerdo en desgajarse juntos, se deduce lógicamente.

Y ahora alguno se preguntará, y cuál es el procedimiento para la separación de un bien indiviso? Es necesario que esté de acuerdo una mayoría de los copropietarios? Pues no, basta con que lo pida uno de ellos. Y si no se ponen de acuerdo en qué parte se lleva cada uno? Si no es posible la unanimidad (lo que resultaría harto difícil con más de 40 millones de "copropietarios", pero el legislador lo cita porque no estaba seguramente a las ocurrencias de Rajoy), entonces a) se nombrarán árbitros imparciales ("amigables componedores") o b) se recurrirá a la vía judicial "Actio communi dividundo". En ambos casos se grata de recurrir a un árbitro o juez IMPARCIAL, que en el caso que nos ocupa sería, naturalmente, la comunidad internacional.

Por tanto Sr. Rajoy, búsquese otro argumento, la comparación de España con un bien indiviso, además de ser una majadería considerable, no le hace ningún favor.

Apreciado Mortady (de Mortadelo y...?)

Uy, ay, qué daño me hace usted llamándome inculto y falto de sentido común. Yo el castellano lo escribo como quiero, porque es mi lengua tanto como el catalán, y los combino también como quiero, le escueza a quien le escueza. En el fondo confirma usted lo que yo decía: conozco bastante más yo de la cultura española que usted de la catalana. Sus referentes son de lo más elemental: Boadella (lo habrá visto usted en Madrid, y en español) y el "seny". Y con eso dice usted que conoce bien Catalunya? la ignorancia es muy atrevida. El día que 1,5 millones de españoles se pongan en fila a lo largo de 400 km por algo que consideren importante, hablamos de qué es lo que prefieren, y habrán cambiado cosas muy importantes en su escenario político y también en el nuestro. Por el momento, con semejante demostración de poder de coordinación y de manifestación pacífica, creo que nos hemos ganado el derecho a que se nos respete y no se nos interprete de forma barata y se nos llame de ignorantes y alterados o se apele a nuestra inteligencia y sentido común. Y si, los catalanes independentistas (mayoría hoy día) y los españoles nacionalistas como vd. somos enemigos políticos, esperemos que en democracia, en una guerra político-mediática declarada abiertamente por ambos lados. Cómo no se ha dado cuenta alguien tan bien informado y conocedor de ambas partes como vd.?

Apreciado "David bcn" :
Cierto catalán al que admiro, Albert Boadella, ha dicho varias veces que igual que cuando un español o un inglés escriben en español suelen decir España o Londres, y cuando lo hacen en inglés Spain o London sin por ello sentirse automenospreciados, por la misma regla (de sentido común) cuando se habla en catalán debe escribirse Catalunya, y cuando en castellano, Cataluña. No es más que una cuestión, digamos, de cultura general y una convención aceptada en todo el mundo. Si usted ha decidido hacer lo contrario de lo que dictan esas convenciones o ese sentido común porque así cree que "fastidia" a alguien, puedo asegurarle que con esa postura usted retrata al catalanismo más pueril, en vez de al más inteligente, que también existe. Por desgracia, el catalanismo patológico ha terminado por inculcar en los menos dotados de libertad de pensamiento unos vicios de relación con quienes no comulgan con sus cánones romos. Se trata de un comportamiento que un psicólogo imparcial calificaría, cuanto menos, de acomplejado. Usted tal vez no alcance a comprenderlo, pero le aseguro que pretender que escribiendo Catalunya puede hacer "rabiar" -es su expresión- a los que no piensan como usted, o que con ello pueda quedar medio milímetro por encima de ellos, es sencillamente delirante. Yo discuto a veces en internet en castellano con catalanes que escriben "Catalunya" y nunca me había molestado ese uso de la "ny" que usted pretende debería molestarme, pero a pattir de ahora saber que algunos como usted la utilizan con ese fin me produce, discúlpeme, una sonrisa, pero tamb ién lástima auténtica..

Concluye usted llamando enemigos a los españoles. No diga nunca esas cosas, buen hombre. En Cataluña, región que conozco bien, había una cosa que se llamaba “seny”. El independentismo ha acabado con él, y ese tipo de virtudes, cuando se pierden, no se recuperan nunca. Lo siento por ustedes.

Uno de los problemas de España es no aceptar la pluralidad nacional de la misma y por tanto organizar el estado de acuerdo con esta realidad. La segunda cuestión es la utilización que hace de esta concepción centralista la oligarquia de este pais, creando un modelo centralista, insostenible, que supedita las medidas economicas y politicas a la jerarquización del territorio en base a un centro pilitico y economico y a la acaparación de poder en lugar de analizar las propuestas y la toma de decisiones en base a la rentabilidad social y economica y al respeto de la plurinacionalidad del estado. Hay en el mundo algunas referencias, como Suiza y Canada.

Apreciado Anguita, no traducir el nombre de nuestra nación cuando escribimos en español es una pequeña licencia poética que nos permitimos las minorías culturales oprimidas. Nos sirve para hacerles notar que no todo el monte es orégano y, de paso, provocar esas reacciones airadas de ustedes que lo que en realidad muestran es el poco cariño e interés que tienen por nuestra cultura. Ahí, si me lo permite, jugamos con ventaja, puesto que nosotros sí que conocemos ampliamente su cultura y su lengua, y sentimos mucho cariño y respeto por ella, que también es en parte la nuestra. Y digamos también que, en los tiempos que corren, conocer al enemigo es toda una ventaja cuando se está en minoría. Bona nit.

Si bien es cierto que Rajoy no es el politico con mucho carisma, aunque se prefiere una persona rigurosa, seria, con argumentos y respetuosa con la ley, a populistas que tiran con polvora ajena. Parece paradógico que se esgrima el discurso de respeto a las minorias (nacionalismo catalán), cuando no se respeta en casa a las otras minorias que no piensan igual que ellos, qué hacemos con esas minorías, las echamos de su tierra por no pensar como nosostros, porque como ya no podrán votar a partidos tipo pp, psoe, iu, Cs,Upd, pues nada al exilio o que se conviertan a la nueva religión.Yo desconfiaria de gente que pretende no cumplir la ley, dividir vecinos, amigos, compañeros, familia y que en va en contra de los tiempos modernos de integracion universal; más bien recuerdan a feudalismos anacrónicos.

Jamás entenderé porque en un texto en castellano tiene que traducirse los nombre de otras lenguas españolas. ¿Por qué no se dice United States o Deutschland, y sí A Coruña o Catalunya? Me puede decir alguien que tenga otra lengua española, si en los textos en en vasco, catalán o gallego se traducen ??? No, simplemente por que es un error cuando ya existen un topónimo en un idioma. He aquí como el mismo lenguaje está sesgado para unos casos y no en otros.

Sí, sí. El nacionalismo español es muy malo, conservador y todo lo que usted quiera, pero yo estoy absolutamente harto de todo el victimismo de los otros nacionalismo, que van de progres hasta que tengan un Estado y entonces se volverán iguales que el nacionalismo al que intentan derrotar. La izquierda española nunca llega a entenderlo, ha sido derrotada, no tiene proyecto futuro conocido para algo común llamado España. Solo habla de derecho de la "naciones". Que asco de nacionalismo. Sea cual sea. El tipo que escribe esto es incapaz de entenderlo.

El problema (uno de varios) que tiene este "presidente" es que el cree, fielmente, las cosas que dice.
Uno de los problemas que tenemos el resto de los españoles es que le prestamos más oido del que se justifica.
Son dos problemas objetivos, con raíces, completamente subjetivas.
No obstante, nosotros tenemos la ventaja.
No podemos elegir las cosas que nos ocurren ni los problemas que sobrevengan, ni las cosas que le oigamos. Sin embargo, si podemos elegir la actitud con que reacciones. Ese es nuestro dominio.
Seguramente él, seguirá teniendo siempre el mismo problema. Pero, a los demás ¿que nos puede interesar?


En cierta medida, esto ya le está ocurriendo. En cierta medida, él mismo ya se ha condenado a la irrelevancia.

Antoni, ¿es un atisbo de ironía lo que percibo tras sus palabras? ¡Albricias! Por fin coincidimos. Todo apunta a que Rajoy es un inepto, incapaz de desarrollar una idea propia sobre el conflicto catalán, que no sea repetir mantras españolistas que de nada sirven ante el desafío de los ultras catalanes. Si ello le exonera de culpa ante sus votantes ultranacionalistas españoles, allá él. Pero con su discurso de hoy, "El Pollino Brey", ni aclaró cuestión alguna ni dio soluciones al "chispón", como le definía Peridis esta mañana, catalán. El tiempo, los nervios de Mas o el devenir de la Historia, tendrán su efecto. Pero las palabras de Rajoy, pronunciadas ayer en el acto partidario, quedarán como ejemplo del discurso sin ton ni son, hueco, vacío y sin sentido. ¡Todo un monumento a la ineptitud! Como sigamos así Cataluña se va al garete. Si no, al tiempo.

Catalunya será lo que quieran y decidan libre y democráticamente los catalanes. Los Catalanes son aquellos que viven y/o trabajan en Catalunya. A partir de aquí, háganse ustedes las masturbaciones mentales que deseen, porque no son ustedes dueños de nuestro destino, y se lo vamos a demostrar, como hasta ahora, por la vía democrática. No habrá ley alguna que se imponga a la ley de libre soberanía de un pueblo, ni al sufragio universal. Si quieren darse un paseo por la historia verán que, cuando se han dado semejantes condiciones, ha habido cambios sustanciales en muy poco tiempo. Ah, por si lo estaban pensando, en el siglo XXI y en una España que se proclama europea, no cabe "dialogar con las armas". Y, solo con la palabra, tendrán que convencer a los catalanes para que nos quedemos, esto es, tendrán que pedirnos nuestra opinión al final. Y acatarla. Bona nit.

Nos podemos hacer todas las "pajas" mentales que queramos pero no va a haber independencia de Cataluña. Lo siento ni la Constitución ni la mayoría de los españoles lo vamos a Permitir.

El discurso de Rajoy quizá haya servido para su parroquia española. Pero ha oidos de los catalanes ha sonado ridículo y antidemocrático. La legitin¡midad de las leyes emana del pueblo que está sujeto a ellas. Y para los catalanes esa España de la FAES es algo absolutamente ajeno y que no desean compartir.

Lo siento, pero creo que este argumento de la "soberanía nacional" y "bien indiviso" es el mismo argumento, con un nivel de sacralización aún más elevado, si cabe, que "la Constición no se puede cambiar".


¿Quién lo dice? En los 2 casos, la mayoría está apropiándose de una interpretación estrecha de estas normas o convenciones para imponer su voluntad en la minoría. La minoria es una parte del "bien" y creo que la jurisprudencia diría que hay que ofrecerla una inclusión negociada, no expulsión o asimilación.


No es una interpretación estructural de estas normas, es una interpretación política e interesada, y no convence.


Sobre todo cuando en este caso, no hay oposición ni dialogo posible debido a un gobierno con mayoría absoluta y una interpretación estrecha de su deber de consultar con interlocutores políticos y sociales antes de cambiar la sociedad de arriba abajo.

LE dejo una Ñ's en castellano se suelen utilizar.

Hay un problema de enfoque a mi juicio. Las independencias, no son un problema de debate, de razones, sino de hechos, o sea de posibilidades. Se independizan los que pueden, no los que tienen argumentos. Y normalmente las independencias cuestan caro. Y Rajoy está pues en su papel, tendrán que pasar por encima de él para lograrlo. Y de paso, aprovecha el desconcierto del PSOE en este caso para aparecer como el único garante de la unidad de España

No soy tan optimista con Guitérrez-Rubí, ni sobre la unidad del país ni sobre el nivel del debate. Es verdad que Rajoy ha articulado un discurso, pero carece de elementos emocionales que puedan atraer a los catalanes. Como se ve en este debate, las razones jurídicas no se imponen a las convicciones emocionales, que no son racionales. Y ayer los dirigentes del PP hicieron un gran favor a CDC y a ERC metiéndose de patas en un discurso belicoso: machetes, quiebra, no nos robarán, refeferencia indirecta a ETA ..., qué horror. Y estos son los mejores portavoces que tiene el PP. Dios Santo. El PP con Sánchez-Camacho allí no tiene nada que hacer, es más, será contraproducente. Hasta el tosco Homs les gana.
Del discurso de Rajoy lo que sobresalen son los "NO", y eso no es bueno.

En todo caso, celebremos la clarificadora declaración de Maurici Lucena (provincia de Córdoba), el jueves en este diario: "Nuestra posición no es ni blanco ni negro", teniendo en cuenta cómo están las cosas da qué pensar en qué se ha convertido el PSC. Por suerte, el líder de CUP, Fernández, es de León, gente recia.

No sé si nos damos cuenta de que describiendo las cosas que suceden la única conclusión posible es que nos tienen que ver por ahí fuera, en el mundo civilizado, como una pandilla de toreros medio pirados. En fin, yo sigo admirando a Mario Cabré, gran torero catalán, que se ligó a Ava Gardner. Eso si que es globalización y no este debate provinciano.
Un saludo

Josep Ferrar. ¿Así que quieren un estado propio pero no quieren separarse de España?. No tengo visto nada parecido y en cualquier caso me parece imposible de satisfacer. Algo así como si quisieran un anarquismo jerarquizado, un comunismo liberal, o un catolicismo islámico. Si resulta que lo que quieren es sustituir la monarquía por la república deberían considerarse republicanos, no catalanistas, soberanistas o independentistas. ¿Acaso no se referirán a que no quieren contribuir con sus impuestos al Estado español pero tampoco quieren que sus empresas y ciudadanos tengan la consideración de extranjeras en España? Muy interesado por su parte me parece. Y por último. Si aman a los españoles: ¿por que les acusan constantemente, de ladrones?. Y de la reclamación de Catalunya irredenta (Franja de Aragón, Valencia, Baleares) y lo fenomenal que van a sentar esas reclamaciones a las relaciones España-Cataluña independiente, hablamos otro día.

Pil, lo mismo en Escocia. Votar por un partido soberanista no es lo mismo que votar independencia. Pero lo importante es que haya un debate civilizado y politicos responsables que sepan aceptarlo y transmitan calma. No conflicto continuo. Y Josep Ferrar, si España es un estado corrupto pero tambien lo es Catalunya, no lo olvides. Hay que regenerar el sistema empezando por tu nacion que se metio en muchos problemas por su propia culpa, no por culpa de los "españoles".

Me pregunto cuándo dejó España de ser indivisible. ¿Cuando se dividió del Sahara? ¿Quizás de Guinea? ¿Tal vez de Cuba? ¿De Flipinas, Venezuela, Colombia...? El caso es que por lo visto es ahora cuando ha llegado a la fase de indivisibilidad. Acaso le pasa como al átomo, que era la parte de la materia que indivisible, hasta que encontraron las partículas subatómicas. Quizás España sea un Quark.

Si queremos, los catalanes, un estado propio lo que decimos es que no queremos pertenecer a un estado corrupto, con una monarquia decadente, con un govierno reaccionario , antidemocrático, aferrado a sus negocios, a un concepto cerrado de la Constitución, viendo a España como el patio de mi casa. ¿No hay en el conjunto español nadie que sienta lo mismo? Querer un estado propio no es separarse de España. Es empezar una España nueva. Pero con un PP y un PSOE tan cegatas, no se puede ananzar. Amamos los españoles, pero no soportamos ni un minuto mas formar parte de las triquiñuelas del poder de su estado, que ha fagocitado la justicia, la democrácia y el Parlamento. Sorry.

Rajoy sigue sin querer enterarse de nada

En una comunidad de vecinos, los cinco propietarios del primer piso decidieron por unanimidad que se les descontara de la cuota los gastos de mantenimiento del ascensor, alegando que ellos no lo utilizaban, como también dejar de pagar la calefacción central del edificio (gasóleo) porque habían instalado en sus viviendas gas ciudad. Se negaron a sufragar los gastos de reparación del tejado porque eso correspondía a los propietarios del octavo donde habían aparecido las goteras. Finalmente dejaron de pagar las cuotas mensuales y se constituyeron en comunidad separada. Ante la cerrazón de los propietarios del primer piso, se convocó una asamblea, donde sus decisiones quedaron derrotadas. Pese a ello, no dieron su brazo a torcer. Así que la junta directiva llevó el asunto a los tribunales. Estos, fallaron en contra de las actuaciones de los vecinos del primer piso, dando por bueno y legal el resultado de la asamblea. «Para efectuar cambios en los Estatutos de la comunidad es necesario el pronunciamiento de todos los propietarios que la forman».

El presidente del Gobierno central no es nadie para decidir por sí mismo la fragmentación del país. Si lo hiciera, iría a la cárcel por prevaricación, y yo sería el primero en solicitar para él la prisión permanente no revisable. Sólo el pueblo soberano (todos los ciudadanos españoles) es el único sujeto jurídico con capacidad para decidir una cuestión de tanta trascendencia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal