España: un bien indiviso

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 25 ene 2014

Rajoy es, además de presidente del Gobierno, registrador de la propiedad. En su importante discurso durante la clausura de la convención del PP de Catalunya, ha afirmado que España es un bien indiviso, que significa que sus ciudadanos son dueños de todo en general y de nada en específico, aunque sí son dueños de derechos porcentuales del bien compartido, simplemente. Es decir, que ni los territorios de España ni los ciudadanos de estos territorios tienen soberanía para decidir por ellos mismos algo que pertenece a todos. Otro sí: Catalunya no es sujeto político, según Rajoy. Este abordaje, que relaciona propiedad con soberanía, es un enfoque diferente a los argumentos patrios, emocionales, ideológicos. Es la clave, a mi juicio, del discurso de hoy.

Mariano Rajoy ha «ido al grano», tal y como ha dicho al principio de su intervención y tras el sonoro y contundente «¡Viva Rajoy y viva España!» que ha resonado desde el fondo del auditorio. Finalmente, un discurso con ideas y argumentos, más allá del mantra de que no se va a realizar la consulta que nos ha precedido hasta ahora. Y mucho más interesante y reflexivo que las encendidas declaraciones de ayer de otros dirigentes del PP que cometieron, creo, algunos excesos verbales imperdonables al mencionar a ETA relacionándola con el independentismo.

Rajoy ha explicado por qué no se hará el referéndum: porque no quiere, porque no puede ni debe, porque no conviene. Ha explicado sus «razones». Hoy, se ha hecho pedagogía, se comparta o no. Un detalle: Rajoy ha evitado −siempre que ha podido− la expresión consulta, que podría interpretarse como un tema catalán. Al referirse a referéndum, el marco mental es el de toda España. Justo lo que le conviene para argumentar su idea de España indivisa.

1. No quiere. Es el punto inicial. «Mientras yo sea presidente no se celebrará un referéndum» (‘ilegal’ añadió al final de su intervención), «ni se fragmentará España». Este punto es central. Rajoy no hará nada que vaya contra sus convicciones, aunque pudiera o debiera (después se ha cerrado también estas puertas) porque no cree en ello y porque no conviene, según él. No dialogará con nadie que pretenda hacer algo en lo que no cree. Así de simple. «Yo conozco Catalunya». Rajoy se ha reivindicado como un dirigente que conoce bien Catalunya. «Nadie me tiene que decir cómo es». Esta reivindicación inicial le ha servido para sintonizar su posición política personal con la que cree que es mayoritaria (pero silenciosa) o con la que después de la «fiebre» (así lo ha expresado) volverá al camino catalán tradicional de la sensatez, que será correspondido con «sentido común, certidumbre y bienestar».

2. No puede, ni debe. Esta idea es fuerte. Rajoy ha argumentado que no puede ni debe hacer nada que vaya contra «el imperio de la ley» (este es el significado que tiene para él la palabra democracia), porque no puede traicionar el juramento con el que asumió el cargo de presidente. Cree, y afirma, que la Constitución no permite dividir, segregar, territorializar la soberanía. «No podría ocupar la presidencia sino cumpliera con mi deber y, al asumirlo, me obligo a cumplirlo». Es decir: no puede porque no debe. Y, además, ya sabemos que no quiere. El diálogo no es posible sobre lo que no puede, ni debe. «No puede haber diálogo sobre lo que no es mío. Ni del Rey, ni de nadie». Esta es su línea de defensa. También, ha enviado un contundente mensaje sobre formas y decoro a Mas, al acusarle de unilateralismo al acordar pregunta, fecha (y respuestas, casi, ha dicho).

3. No conviene. En este tercer grupo de argumentos, más previsibles, ha explorado líneas de comunicación que van más allá de la simple sublimación de las bondades de la unidad. Son tiempos de integración, mestizaje y unidad, ha dicho. «Sumar es multiplicar». Esto es la modernidad y el futuro, según Rajoy. Referencias que percuten en la idea de que Mas está obsesionado con el pasado (una clara alusión al Tricentenario de 1714) pero que lo que conviene es lo moderno y el futuro. Todo el discurso ha sido un encaje medido para blindar su inmovilidad.

Ha recordado que Catalunya votó la Constitución por encima de la media española. Y que, aunque le piden y jalean que «corte el grifo», no abandonará a los catalanes, a pesar de sus dirigentes. La frase ha sido explícita: «la Seguridad Social es deficitaria en Catalunya, pero los pensionistas cobran sus pensiones». Y ha rematado: «los catalanes no tienen la culpa de la falta de visión de sus dirgentes». Es la solidaridad de ida y vuelta a la que se refiere Rajoy cuando habla de la solidaridad recíproca y de intereses compartidos. «A Catalunya le conviene ser española». Aplausos cerrados en la sala.

Rajoy ha puesto deberes al PP de Catalunya. Deberes que reducen su margen de actuación a la defensa irrenunciable a la españolidad de Catalunya. «Alzad la cabeza con orgullo», ha dicho a sus correligionarios en Barcelona. «Hay muchas personas que callan pero que no quieren que calléis, sois su esperanza. Y con un mandato claro: «que ningún español que viva en Catalunya sea privado de ser español y europeo». Rajoy no quiere que «nadie pase a ser extranjero en su propio país».

Finalmente, parece que ha empezado la campaña, pero no la del referéndum sino la electoral, en Catalunya y en España. Esta es, en parte, mi conclusión tras ver y oír al Presidente. Hemos pasado de ningunear el tema (y a hablar solo de economía) a ponerlo en el centro de todo. Va a ser curioso: una larga campaña electoral sin urnas (de referéndum). Ya lo ha dicho Rajoy: «No bastan las urnas para que un acto sea democrático», sino el respeto a la Ley, de la que él se proclama activo garante y servidor. «¡No pares, sigue, sigue!», le animaban desde el público. Parece que Rajoy ha encontrado su guión. Mas, y los que defienden la consulta, deberán contraargumentar, una por una, las razones de Rajoy. ¡Por fin, el debate! 

Hay 72 Comentarios

I els catalans, la gent del país, què diu? No es veuen als mitjans estatals, no s'escolten les persones manifestant les seves opinions, els seus parers. Van enllaçar-se en una cadena que travessava el territori, van omplir els carrers. I aquests polítics arribats de ponent: què en saben de Catalunya?

D'acord amb la legalitat i el que significa. Però no oblidem la legitimitat, la participació.

De lo que no se da nadie cuenta es de que lo que realmente quiere todo el mundo es eliminar ya el bipartidismo corrupto español. La mayoría de españoles no queremos ya saber nada del PPSOE, pero por varios motivos, clientelismo entre otros, en la gran parte de España la gente seguirá votando su propia destrucción entre el mdeiocre del SOE y el macarra pijo del Pp.

Los nacionalistas mientras tanto han encontrado una salida en el independentismo. Algunos hablan de que el "frame" (palabra que demuestra claramente el nivel de complejo tan alto del españolito medio) el marco español ya no sirve, lo que quieren decir es lo mismo que decimos todos en España. Esta democracia ya no nos sirve y gracias al desafío catalán el caos forzará el cambio, eso sí será un cambio traumático y sufriremos más los pobres que los ricos. Porque eso es lo que está pasando, que mientras nos distraimos con el "frame", ellos eluden sus responsabilidades políticas, ética y jurídicas, robando a manos llenas mientras tanto.

Por último quisiera decirle a Rajoy y al PPSOE en general que si España es de todos los españoles, entonces por qué ese afán de privatizar nuestro patrimonio para quedarse ellos las cuatro perras que se gastan en lujos mediocres? Es nuestro patrimonio y tenemos derecho a decidir si se pone en venta igual que el caso de Cataluña.

Nos queremos ir de España porque es un mal indiviso y queremos acabar con este mal.

Bravo Antoni, lúcido y moderado como siempre !
Y, aunque muchas veces los 'medios' hayan denostado la imagen de Rajoy, injustamente o justamente, hay que reconocer que en esta, su visión de una españa 'universal' y global, definitivamente 'europea' con el concepto que una verdadera noción de la humanidad es indivisa, el presidente del gobierno ha alcanzado un nivel coherente y sólido de expresión politica para una democracia moderna...

El sujeto de la soberanía somos todos los españoles. Luego somos los que debemos decidir. Antoñito si no lo entiendes o no lo quieres entender es tu problema. Sigue con tus rechuflas y lo que quieras, pero es lo que hay.

Por mi si la mayoría de catalanes quiere ser independientes, que se separen. Ahora bien, lo que no puede ser es estar dentro para lo que conviene y fuera a para lo que no. Si se van, el gobierno de lo que quede debe centrarse en exclusiva en defender los intereses de los ciudadanos y las empresas de lo que quede de España.

Ello pasa por fomentar el desarrollo y la creación de empresas locales que puedan hacerse con la mayor cuota posible del mercado que ocupan hoy las catalanas, especialmente en los sectores considerados estratégicos. Pasa por responder en similares términos a cualquier campaña de odio a España o incitación a la castellanofobia. Pasa por poner en valor la historia y la cultura de los pueblos que permanezcan leales. Pasa por no ocultar en las aulas, los agravios y discriminaciones sufridos (a botepronto y por ejemplo: discriminación fiscal de Castilla, por parte de la Corona en los siglos XVI y XVII, arancel Cánovas, arancel Cambó, mercado cautivo durante el franquismo...).
Pasa por no dejar competir en competiciones nacionales equipos foraneos que pueden ocasionar que equipos locales reciban menos atención mediática y/o se queden sin jugar competición europea.

Pasa, en resumen, y para no extenderme, en defender puntillosamente y por encima de cualquier otra circunstancia los intereses de los sufridos españolitos. Exactamente igual que están haciendo ya los catalanes.

No importa lo que diga, haga, deje de hacer o amenace Rajoy: la voluntad popular y soberana de los catalanes no puede pararse. Ya llevamos un siglo queriendo dejar España. Ya nos toca. Somos mucho los que estamos convencidos. Ya no nos dejan otra alternativa, ni la republica federal sirve a estas alturas, ya que supondria expulsar, de una vex y por todas , a los borbones.

"España un bien indiviso", "la españolidad de Catalunya" y otras expresiones similares indican, más que los argumentos que aquí se exponen, la ideología del autor. Se trata de exagerar aspectos básicos de la estructura de cualquier país que en otros contextos no tendrían sentido: Por ejemplo, ¿Suecia un bien indiviso? ¿The Americanness of California? (where, by the way, almost half of the population are Latino). Yo, que aborrezco la ideología conservadora del PP en general y ultraconservadora del PP actual, no hablaría del imperio de la ley sino de un marco legal básico que garantiza la convivencia y la justicia. Que el marco legal no nos gusta: lo cambiamos pero entre todos, con diálogo, con calma, con argumentos. No alcanzo a ver qué tiene de ultraconservador o inmovilista tal proposición. La estrategia nacionalista catalana lleva mucho tiempo siendo la misma: asociar las ideas propias con un progresismo ideológico que en el mundo en que vivimos algunos no vemos por ningún lado, y las de los demás con posiciones reaccionarias (o "españolistas", o "mesetarias", o franquistas). La verdad es que, como dice otro comentarista aquí en un sentido distinto, les viene muy bien el PP de enemigo.

A Suma: Gracias también a ti. He ido a YouTube y resulta que el título de la canción es "Lo estás haciendo muy bien" (todo lo contrario que los peperos y los socialistas, incluso en la oposición) y yo sólo recordaba el no pares. Qué recuerdos también los de la movida y Tierno Galván en Madrid, sólo comparable como alcalde a Pasqual Maragall. Digan lo que digan, la raza degenera o, al menos, los alcaldes de ambas ciudades, o el socialismo. Y sí, el frame de muchísimos catalanes, que ni siquiera somos nacionalistas, ya no es España. Artur Mas se limita a ir a remolque con ERC frotándose las manos. Entre el nacionalismo español o el caos, me apunto al caos catalán.

Mi pensamiento inicial es de no fiar. Cuando Rajoy dice que "el estado pertenece a todos" dice en realidad que pertenece al gobierno central, que tiene el deber de representar al pueblo.


¿Hoy en día, el gobierno central nos represente, en más que en nombre? Tengo la idea de que Rajoy está blindando su poder y el poder de las élites. Osea, "la soberanía soy yo y los míos".


Está vaciando las CC.AA de su personalidad de estado. Ya hemos empezado con "semi-parlamentos" en que todas las regiones del PP están llamado para reunirse y decidir la política del estado (o recibir presiones partidistas por obedecer).


Ya tenemos ejemplos del estado actuando contra los intereses de secciones del pueblo (la ley de aborto, la ley de protección ciudadana, la ley de educación). Y de determinadas regiones y/o sus gentes.


¿Rajoy está preparandose para usar abiertamente el concepto de soberania para legitimar ataques contra minorías horizontales o verticales del pueblo? ¿Envolviendo un gobierno con mayoría absoluto pero muy cuestionado en la soberanía nacional para rebatir según qué ideología?


Soberania se entiende mejor como entre estados, pero dentro de un estado, manejar la soberanía sin un acuerdo muy al fondo de la población, me parece peligroso. Es como blindar la Constitución: la soberanía puede cambiar, y de hecho está cambiando, con el crecimiento de la UE - hay que tener un debate, no simplemente tomar posesión unilateralmente.


Todavía no tengo mis argumentos, pero veo en el discurso de Rajoy un posible hurto de este llamado "bien indivisable" del pueblo, que va en contra de todos los movimientos actuales, del abajo-arriba del poder. Conociendo el individuo, no me sorprendería. A continuar ...

Seguimos aportando adhesiones al Derecho de Petición tampoco olvidamos el 75 Aniversario del bombardeo franquista contra población civil victimas inocentes de os españoles con traición y covardia Tortosa-Manresa-Lerida-Granollers, Vic, Manleu, Torelló, Balenya, Barcelona 26/01/1939.

Afortunadamente, Mortadelo ha encontrado la solución perfecta para todas las cuitas de Pepe Borrell y para solucionar de una vez por todas la cuestión de las "balanzas públicas, que no pueden ser nunca motivo de discusión política y económica" (ein???). A las balanzas fiscales ya no les quedará ni el nombre: ahora habrá "cuentas públicas regionalizadas", se supone que convenientemente sazonadas, edulcoradas y envasadas por Mortadelo para que no se le atraganten a nadie. Así resuelven los problemas; así al menos los resuelve el Partido Comunista chino y así los resolvían don Adolfo y el Caudillo: http://politica.elpais.com/politica/2014/01/24/actualidad/1390588403_298599.html

Es cierto, o al menos así me lo parece como dice el Sr. González-Rubí, que Rajoy ha establecido un discurso electoral en Cataluña, pero es un discurso que sirve para esta y también para toda España. Por fortuna Rajoy en modo alguno es un líder carismático, ni mucho menos alguien capaz de enardecer a las masas, pero hay mucha muchísima gente dispuesta a comprar un discurso genuinamente españolista y según vayan las encuestan no se puede descartar que el PP incida cada vez más en él. Un discurso nacionalista español quiero decir ¿No ha reparado en la electricidad que ha generado en el auditorio el Viva España inicial? Esas emociones simples que siguen siendo tan atractivas para tanta gente. No me acaba de gustar y por eso no me gusta la deriva soberanista catalana, pues poseídos ellos (los nacionalistas catalanes) por el virus nacionalista están contagiando y extendiendo por toda España una mutación del mismo virus, el renacimiento sin complejos del nacionalismo español. Malos tiempos para el diálogo.

A grmas | 25/01/2014 17:32:46: Que aporte, a fondo perdido, más del 8% de su PIB (los 16.000 millones de euros que buscaba el otro día Pepe Borrell y al poco rato encontró Sala-i-Martín: http://salaimartin.com/randomthoughts/item/711 ) no quiere decir que Cataluña sea rica. Ha acogido a casi dos millones de personas en pocos años, tiene una tasa de paro de más del 20%, un déficit crónico en infraestructuras, una tasa de informatización de las aulas muy inferior a otras CC.AA. receptoras netas y varias decenas de miles de niños en la indigencia, para poner solo algunos ejemplos.

Yo, que ni he votado a Rajoy ni comparto la mayoría de sus ideas, estoy de acuerdo con él en que no debe haber referéndum en el 3º izquierda para decidir sobre todo el inmueble, por seguir con el símil de la propiedad horizontal. Pero no sólo es eso, es que la metonimia (o sinécdoque si se mira desde el otro lado) que identifica España con un gobernante que en un momento dado no nos gusta (Franco, Rajoy, quien sea) es delirante y freudianamente expresa muy bien la psicología del separatismo catalán. "Estoy en España mientras el Gobierno de España me mole, i.e., me dé lo que pido. Si no, me voy". La sublimación del pensamiento de la burguesía mercantil, y detrás todos los que se han adherido a esa propuesta de nacionalismo romántico: hartazgo, no nos quieren, queremos y no nos dejan... Milongas. Irse de España sin irse de ningún otro sitio, siendo así que España ejerce hoy un 20% aproximadamente de las competencias públicas en Cataluña (el resto es Europa, la Generalidad y los municipios u otras organizaciones menores o internacionales). Y lo malo es que el espacio púbico es el que es, y ha sido abandonado por quienes callan, y se ha llenado por los que hablan, gritan o lloran, que veo que son sobre todo los separatistas -digo separatistas para ser exacto, sin ninguna pretensión valorativa, no son (dicen) nacionalistas, no son egoístas, no son propiamente independentistas por su voluntad ... pues algo habrá que llamarlos. En cuanto el discurso público empiece a llenarse de voces catalanas y españolas, desde anarquistas hasta frikis pasando por futbolistas, derechistas o izquierdistas, que digan: "pero... os dáis cuenta del delirio y del monstruoso holograma de patria artificial que habéis creado?", sólo oiremos a los que, como Mas Collell, se atreven a decir, cuando habla quien no piensa como él: "Estamos viviendo una agresión por tierra, mar y aire". Ese es el epíteto del separatismo, facha, agresor, militar, colonial. Argumentos cero. Insultos, todos. Si estoy de acuerdo con Rajoy aunque no le haya votado nunca, lo digo. Y si estuviera en Cataluña y los que piensan como yo en otras cosas se callan esto tan claro que dice Rajoy, me pensaría si votarle. Supongo que para el nivel de inteligencia y percepción emocional que ahora mismo tiene el PSOE decir esto es como cantar la Traviata a una almeja.

La democracia se basa en unos procedimientos acordados para resolver los conflictos no en la voluntad ni en el capricho de unos y otros. Por otra parte convendria contrargumentar en lugar de descalificar lo que no gusta y sobre todo ser critico en un mundo global donde unidos podemos hacer mas cosas y plantearse seriamente las verdades absolutas que lo unico que buscan es el enfrentamiento de muchos para beneficios de unos pocos.

Saludos Antoni. Los catalanes no tienen la culpa de la falta de vision de sus dirigentes. O lo que viene a ser lo mismo, los espanyoles no tienen la culpa de la falta de vision de los catalanes, pues estos votan dirigentes con falta de vision, Y a su vez los catalanes no tienen la culpa de que los espanyoles hayan votado, y dando ademas mayoria absoluta, a unos dirigentes con falta de vision, y de escrupulos en muchas ocasiones.
Hablando de vision. Me sorprende la falta de vision que tenemos todos, Y me explico, No es problema a nivel nacional, el problema es continental. Vivimos en el medievo. Toda la casta politica, toda todita toda, Europea, lo es por tradicion. Esto es, pertenecen a una elite familiar que se remonta en algunos casos hasta el siglo XIX. Y Catalunya no es una excepcion. Dicho de otra manera, pase lo que pase nada va a cambiar.
Pues bien. Por circunstancias de la vida, resido en Quebec, un pais dentro de una nacion ( como bien definio el 1 ministro Harper en 2006 sin rasgarse las vestiduras) al que Catalunya pone como ejemplo. Tal vez por ello, ningun medio Catalan se ha hecho eco de los ultimos sondeos. A dia de hoy, si se convocaran elecciones provinciales ( Quebec es una provincia), el partido que gobierna actualmente, el PQ de Pauline Marois, ( soberanista) ganaria las elecciones con mayoria absoluta. Ello significa que al ser Canada una confederacion, basta que el parlamento Quebequense apruebe un referendum para que se realize. Y sobra decir que teniendo el PQ la mayoria absoluta, el referendum se pondria a huevo. Pero resulta que. segun el mismo sondeo (leger marketing) solo un 37 por ciento del pueblo Quebequense votaria por la independencia.
Ahi dejo estos datos, y que cada cual saque sus conclusiones.
Un cordial saludo

Yo no veo nada nuevo en su discurso inmovilista, "no puedo", " no debo", " no se hará", pero ninguna propuesta, ningún plan, su plan cual es, ¿el de Montoro ? Qué las balanzas fiscales no se llamen así y cambiar el método de cálculo? Porque al fin y al cabo es su ministro y supongo que será su plan ... Por supuesto que si quisiera se haría la consulta, eso lo sabe hasta un niño de 3 años que es un problema de voluntad política, no de leyes, ni de dogmas sagrados, ni tablas de Moisés.

La UE no quiere ni en pintura regiones ricas que intenten convertirse en estados independientes para luego entrar en la UE y empezar con la misma canción de las balanzas fiscales entre ellas y la UE y el previsible y ya conocido "Bruselas nos roba"....

La cancioncita del no pares es del grupo de la movida madrileña Semen Up y relata una felación. La clave electoral europea de la convención es clarísima. Pobre España sin réplica de la izquierda. El frame mental en Cataluña ya no es España.

Han ido aCatalunya a provocar

Muchas gracias, Antoni, por tu rapidez en comentar el discurso final del desembarco pepero. El "no pares, no pares" me recuerda una canción, cuyo nombre no recuerdo, o cualquier frasecita porno. Como he dicho en La Vanguardia, qué asco que da esta gente. Es una lástima que no vengan más a Catalunya para convencer, a los que todavía no se hayan dado cuenta, de que con esta gente no hay nada que hacer. Ni ya tampoco con los socialistas. Como dice hoy López Burniol, salmantino, "fue hermoso mientras duró". Se ha acabado. Tardará años pero Catalunya se separará de España por cansancio y no sólo por la "pela". A ver si convences a quienes no se creen, todavía, esto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal