Madrid, Barcelona y Milwaukee

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 13 ene 2014

Meses antes de las elecciones norteamericanas de 2012, en las que el presidente Barack Obama revalidó su mandato por cuatro años más, la entonces secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, resaltó la fortaleza y la interdependecia de las relaciones entre ambos países con esta frase: «Las relaciones entre Estados Unidos y España son vitales para nuestras economías, para la seguridad y prosperidad». Afirmación rotunda con la que clausuró el XVII Foro España Estados Unidos, donde también intervino el príncipe de Asturias. Pero la cita literal que ilustró esta visión de interconexión y de globalidad económica la dijo casi al finalizar: «Lo que pasa en Madrid o en Barcelona tiene repercusiones en Milwaukee». Nunca antes nadie lo había dicho tan claro... y tan visual. Tan geográfico, y tan político.

Durante aquella campaña, España estuvo presente en los debates electorales. Mitt Romney llegó a afirmar: «conmigo EE.UU. no se convertirá en Grecia, España o Italia», en una clara alusión a los problemas de estabilidad financiera y monetaria de Europa, a causa de las primas de riesgo desbocadas y los déficits públicos inasumibles. Eran tiempos en los que España preocupaba… hasta convertirse, excepcionalmente, en tema de debate electoral.

Hoy, Mariano Rajoy, casi 18 meses después, se ha reunido con el presidente Obama y sus respectivos equipos. Rajoy ofrecerá fiabilidad y confianza. Y recibirá, previsiblemente, el elogio del amigo americano. A Obama le gusta reconocer el esfuerzo de los demás y es, además, un buen anfitrión. Y Rajoy ha sido paciente y prudente en la gestión de la petición de entrevista bilateral. Las sonrisas presidirán el ambiente. Se trata de una litúrgica visita para certificar −o pretenderlo− que lo peor ya ha pasado. Nada como un oficio en la Casa Blanca.

Rajoy llevará como presentes un facsímil de una biografía del conquistador Vasco Núñez de Balboa, que fue el primer europeo en divisar el Océano Pacífico desde su costa oriental y el primero en fundar una ciudad permanente en tierras continentales americanas. Los obsequios protocolarios se completan con una copia de la carta que le envió al rey Fernando el Católico dando cuenta de sus descubrimientos y un mapamundi de la época. La Biblioteca Nacional sigue siendo un tesoro incalculable. Todo ello para referirse a la Alianza del Pacífico, una iniciativa de integración regional que trata de impulsar la libre circulación de bienes, servicios y capitales y que conforman Chile, Colombia, México y Perú. España y Estados Unidos se han integrado como observadores.

La elección de regalos de contenido geográfico es interesante… y oportuna. Robert D. Kaplan, en su ensayo La venganza de la geografía. Cómo los mapas condicionan el destino de las naciones, afirma que la globalización está reforzando, por paradójico que parezca, la importancia de las fronteras. Pero no las políticas, concebidas sobre un papel, sino las naturales. Los conflictos internacionales continúan haciendo aflorar constantes históricas, muchas basadas en la geografía. Esta se está cobrando la venganza, como sentencia Kaplan: «La geografía es el factor más poderoso en las relaciones exteriores de los estados porque es lo más permanente».

Es en esta nueva realidad geopolítica, que se produce en el desplazamiento del centro de gravedad estratégico de EE.UU. hacia Siria, Irak e Irán, que la geografía española vuelve a jugar su más poderoso atractivo para las relaciones atlánticas. EE.UU. necesita bases y, ahora, parece que también almacenes para todo tipo de residuos. Pero este planteamiento puede ser insuficiente para los nuevos retos.    

Hace un año, Daniel Graf, director de Google Maps para móviles,  expresaba un punto de vista casi metafísico sobre el futuro de los mapas: «Que tú mires un mapa y que yo mire un mapa, ¿tendrá que seguir siendo lo mismo para ti y para mí? No estoy seguro de eso, porque yo voy a lugares diferentes de los que tú vas…» O yo los pienso diferentes (muy diferentes) a cómo tú los ves. La trazabilidad digital y el rastro que dejaremos en nuestros itinerarios (presenciales o virtuales) modificarán la manera que tenemos de ver los mapas y la realidad. «En el futuro inmediato, los mapas que miremos serán generados de manera dinámica y altamente personalizada, dando un tratamiento preferencial a los lugares frecuentados por nuestros amigos en las redes sociales, a los lugares que mencionamos en nuestros correos electrónicos, a los lugares que buscamos mediante nuestro motor de búsqueda», explicaban los directivos de Google.

Una nueva venganza de la geografía se cierne y condiciona el destino de las naciones. Los mapas del futuro se construirán dinámicamente sobre la información geolocalizada, como dato básico y referencial, para las relaciones económicas y sociales. ¿También para las políticas? Rajoy debería comprender que la geografía y el big data no son lo mismo. Y que los datos (los contenidos) son las nuevas fronteras y orografías de la política (y de la economía). Debería ser su prioridad si quiere que España sea algo más que un lugar en el mapa donde clavar una conveniente chincheta digital para la geopolítica norteamericana.

Hay 13 Comentarios

Franscisco Tostón de la Calle, hay algunas personas que no les creemos, entre ellas yo.
No solo nos han estafado y robado en el pasado, sino que siguen en ello. Nos criminalizan si criticamos que lo hacen, o si salimos a la calle a protestar. A la gente que no traga la llaman anti sistema, jeje!..
El mayor antisistema es el que desde un despacho al que ha llegado gracias al voto ciudadano hace leyes contrarias a los intereses de éste.

Hola, amigos. Me da la sensación de estar viendo y oyendo fuegos artifiales en una noche estrellada, cuando de lo que de verdad se trata es de la supervivencia de un Estado que está a punto de colapsar. El día a día que nos imponen los medios de comunicación desvía la atención de los verdaderos problemas de España, que no parecen tener solución. Una clase polìtica enquistada en el bunker de la mayoría parlamentaria que lo único que defiende es su interés político y económico y el de los patrones que la mantienen y la cultivan. Nada más. Banqueros, casa real, grandes empresarios, grandes fortunas, grandes consorcios, etc. Nada más. Mientras tanto, se despepitan buscando escapatorias, engañifas, dilaciones, moratorias, disimulos para seguir en el machito y haciendo ochas y panochas. La infanta imputada, viendo si va a pie o en Rolls a declarar; los Matas, Cotinos, Camps, Barberás, Aznar, Cospedales, Blesas, Botines, Ratos, Rajoys, etc., viendo a ver por dónde dan el próximo golpe para seguir embolsillándose el dinero de los españoles y que les vuelvan a elegir. En fin, todo un lujo de encaje de bolillos de la picaresca española, poniendo delante del burro lo de que ya se ve la luz al final del túnel, lo de los brotes primaverales, y lo del ahora sí, tranquilos, que estamos saliendo de la recesión. Con seis millones de personas sin trabajo. Y les seguimos creyendo, mientras el pobre juez Ruz mira a ver si puede sentar en el banquillo a los desaprensivos, inescrupulosos, aprovechadores del erario público,como Rajoy, Cospedal, Floriano, Arenas y demás gerifaltes del PP. (Y la historia continúa).

To be perfectly honest, cuando un amigo rico te hace la pelota es porque quiere o espera algo de ti.
Estoy convencida de que para que haya países ricos, tienen que haber otros que se fastidien. ¿Parece obvio verdad? Pues precisamente ahí está lo malo, que esta circunstancia se haya convertido en una certeza y una realidad sin remedio alguno a corto plazo.

No se si el Sr. Obama lo está haciendo bien o mal en su país. Les puedo asegurar que ver un discurso en directo en Alemania antes de salir como presidente de EEUU, no tiene precio. Dicen que las comparaciones son odiosas, pero mirando a uno y otro, nada más que con el carisma me sobra para poder elegir a un líder que lo es el Sr. Obama. Sr. Rajoy "Eh", quedó como un tonto a la vista del mundo mundial. Esa es la foto que ha salido en todas las portadas del mundo, lo que quedará para nuestro recuerdo.

El hombre inferior que hace de Presidente del Gobierno de España, y que representa a unos cuantos (no muchos) de los ciudadanos de su país, ha ido y vuelto de EE.UU con unas cuantas fotos para el recuerdo. Por otro lado, al ser preguntado por la economía y el desempleo, volvió a mostrar sus famosos tic's de mentiroso en forma de tartamudeo y guiño del ojo izquierdo al responder a la cuestión. De vergüenza ajena, vamos.
Saludos cordiales.

El escudo antimisiles, negociado por Zapatero y ratificado por Rajoy, supondrá la instalación en Rota de unos 1.200 militares y su consolidación como la principal base de EE UU en el continente.

Eso de que lo que pasa en Madrid o Barcelona repercute en Milwaukee es un cuento como la teoría del efecto mariposa o la teoría del caos. Los de Milwaukee tendrán dificultades para poner a España en el mapamundi. Probablemente crean que está en Iberoamérica.
A los americanos solo les interesa lo suyo, es decir, si a algún país le va mal y con ello pierden cuota de mercado entonces reconvertirán a ese país, porque lo que les interesa a los norteamericanos es la balanza de pagos. Ellos dicen que somos sus amigos porque les compramos más de lo que ellos nos compran. No hay que darle más vueltas.
Rajoy ha acudido a la Casa Blanca para rendir cuentas de lo que él cree que es la salida de España de la crisis. En dos años no ha pisado esa casa. Ahora sí, ahora que parece que dicen estamos saliendo de la crisis, entonces es cuando uno va donde el jefe a pasarle los datos del trabajo bien hecho. Obama, que como dices, es un buen anfitrión, reconoce el esfuerzo del gobierno español pero no el de los españoles, que somos los que verdaderamente hemos hecho el gran esfuerzo y nos hemos empobrecido.
El amigo americano nunca ha existido para España. No hubo Plan Marshall cuando se necesitó, cuando España se moría literalmente de hambre. Eso sí, las bases americanas, el espacio aéreo cuando los aviones americanos hacen sus razzias o ahora que hay que desprenderse del veneno de Siria. Para eso están los amigos, no te jode.

Oyendo hablar un hombre, fácil es
saber donde vio la luz del sol
Si alaba Inglaterra, será inglés
Si os habla mal de Prusia, es un francés
y si habla mal de España... es español. (Joaquín Bartrina —1850-1880— poeta catalán, que escribió en castellano y catalán). Leyendo los comentarios, es como si estos versos se hubieran escrito ahora mismo. ¡Qué pena! Nos puede el sectarismo. Por encima de España colocamos a nuestro partido. Así no vamos a ningún sitio.

Desde la mala leche en polvo del Plan Marshall hasta esta reunión de Rajoy con Obama, la derecha española siempre se ha arrastrado como un gusano ante los norteamericanos y a la vez ha tratado de vender a los españolitos una imagen del Tío Sam entre Primo de Zumosol que nos protege de los matacrios y Un Hombre Del Saco que vendrá y se nos llevará si nos portamos mal. La izquierda, en cambio, le plantó cara un par de veces, una cuando Felipe Gonzalez decía que no quería OTAN y le dieron OTAN y media y otra cuando Zapatero se largo de Irak por su cuenta y lo tuvieron cuatro años sin dejarle jugar a la pelota con los demás niños.

Rajoy a Boston y los españoles a California...¿Habrá algún día en que nos reencontremos?.

A mi lo que me sigue dando vergüenza ajena es que nos represente un Presidente que tiene que ir con traductor porque no habla ni inglés. Lamentable http://xurl.es/9ik46

Vale. el señor registrador ha ido a decir a los americanos donde queda su finca Españistán. Obama que se ha leído lo último en espionaje y sabe mas de la finca que el del PP, le ha dicho "oquei", y algo sobre el paro y la base de Rota.
Y a mi que.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal