Sin candidato: ¿sin política?

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 01 abr 2014

El pasado 7 de marzo, en Dublín, el Partido Popular Europeo escogía a su candidato para ser nombrado presidente de la Comisión. Se trataba de Jean-Claude Juncker. Hasta la capital irlandesa se había desplazado Mariano Rajoy, y otros líderes populares españoles, pero ni una pista sobre quién será el candidato escogido por el PP español para las elecciones del próximo 25 de mayo. Han pasado tres semanas. El Partido Popular Europeo tiene candidato, el español, no. Es el código Rajoy: su estilo, el control del tiempo.

En las principales alternativas siempre ha estado Miguel Arias Cañete, actual ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Todos los medios hablan de él como el casi seguro candidato desde hace meses (a pesar de ser el segundo ministro mejor valorado, no supera el 3,5 en una escala del 1 al 10). Sin embargo, la decisión (el nombramiento) no llega, mientras que sí aparecen otros potenciales cabezas de lista, que finalmente niegan que sean ellos/as, como Alicia Sánchez-Camacho o Esteban González Pons.

En cualquier caso, el PP ya ha iniciado la campaña (lo hizo la pasada semana en Extremadura), pero no ha presentado a ninguna figura reconocible para encabezar las listas electorales. Por supuesto, es algo importante para la campaña, y hacerlo lo antes posible. Ya a principios de marzo, desde el PP anunciaban que Rajoy podría comunicar su decisión en la capital irlandesa o durante el Comité Ejecutivo Nacional del PP que se celebraba el 10 de marzo, pero aún no se ha hecho público, incluso han aparecido algunas inquietudes o dudas sobre el acierto de la estrategia de Rajoy. Cada día sin candidato es un día de campaña menos. ¿No será esto, precisamente, lo que quiere Rajoy?

Rajoy no quiere campaña, o la quiere fría. Es tal vez esa la primera razón de su cálculo. El PSOE ha escogido a Elena Valenciano, una política con fortaleza y posición, la mano derecha de Rubalcaba y con capacidad de imprimir carácter y energía a la campaña. Otros partidos también se han reforzado con políticos importantes. La oposición no tiene contrincante. Y sin adversario, no hay pelea.

Rajoy quiere una campaña corta. Centrada en pocos elementos y conceptos, despejando algunas dudas (incluso algunas inminentes sentencias judiciales como la de la trama Gürtel) que le permitiría centrar la campaña en él mismo. Las calculadoras demoscópicas están en plena tarea. ¿Presidencializará la campaña Rajoy? No es descartable. El eco del Debate del Estado de la Nación, y el posible rendimiento político −aunque no fuera muy claro, incluso competido o discutido− debe estar muy presente en la cocina electoral del PP.

Rajoy quier una campaña al servicio de su estrategia de gobierno. Si el candidato es un ministro o ministra, deberá hacer una remodelación corta o larga. Los relevos le servirán para centrar la campaña. El nuevo Gobierno (en bloque) y el candidato escogido serán los rostros de la campaña. Un Gobierno contra una oposición. Rajoy intuye que, a pesar de todo, su renovado Gobierno puede tener, incluso, algo más de margen de confianza que la marca del PP hoy.

Rajoy no quiere hablar de política, sino de «etiquetas». Al menos no le interesa hablar de política de hoy, de la presente. Cree que todavía hay margen para seguir explotando el pasado (y los errores) del PSOE. La campaña que el PP ha presentado hoy mismo incide en este enfoque estratégico. Todo muy básico: el PSOE, el pasado; el PP, el futuro. Quiere seguir con una gestión centrada en los hechos y los resultados económicos. Piensa que cada día que pasa, ganan opciones sus reformas y se debilitan las críticas de la oposición política y social.

Rajoy ha esperado a Susana Díaz. Ayer era la última oportunidad que tenía la presidenta de Andalucía para convocar anticipadamente las elecciones andaluzas para hacerlas coincidir con las europeas. Rajoy ha esperado. Como en muchos juegos de cartas (a los que él es un buen aficionado), la última carta se lleva la mano. Ha esperado al límite.

Todo por ganar, aunque no hablemos de política, ni de Europa. Elecciones sin candidato. Campaña sin política.

Hay 16 Comentarios

Pero ¿estamos seguros que no sea ésta la nueva "politica"? Fijémonos por un momento en las formas de gestión de "campañas" que se estilan estos últimos años y no importa dónde, pero sí quién las "lleva", es decir ,lo diseñan grandes firmas( o una gran firma con varias franquicias) de relaciones públicas(que se decía antes) que aglutinan intereses diversos y fabrican estrategias en beneficio de sus verdaderos clientes, que son los que detentan los intereses( no vayan ustedes a creer que son los partidos o los gobiernos). Y para la consecución de los fines se diseñan los ejes y las acciones (generalmente espectaculares , de espectáculo) para dar la apariencia de proceso "democrático".
Pero democracia lo que se dice democracia.......ustedes perdonen pero ni está ni se la espera......

Rajoy hace campaña como si fuese el candidato...jaja..mira que si cae la breva de que se nos haga viajero y se vaya a Europa a lidiar con los señores de Bruselas.

Se intuye que al gobierno y al PP le molestan los ruidos.
Hacen las cosas de tapadillo y solo cuando no hay más remedio las discuten o salen a echar cuatro cacahuetes a los monos (los ciudadanos) para que sigan callados o para que no se muevan de su sitio...
No sé si es estrategia, también podría ser desdén, desidia, vagancia. Que los candidatos que tienen no den la talla no es ninguna vergüenza para este gobierno. No estoy muy segura de que alguien del PP la de. Lo que parece que más valoran dentro del partido es que sean obedientes... No dar ni agua al enemigo para que este no se pueda defender, ni preparar es más viejo que el mundo.

Este artículo tiene similitudes con la campaña presidencial de Costa Rica y el contexto del PLN y su candidato Johnny Araya, hay similitudes, hay similitudes.
El PLN parecía que no quería campaña o la quería fría, desapercibidos más bonitos, el abstencionismo favorecía su ventaja y entre menos llamaran la atención menos trapos sucios sacan.
Y como "buena idea" sacaron en campaña el pasado partido liberación nacional que nada tiene que ver con el partido de hoy, en fin un desastre que hace que efectivamente para la segunda ronda de elecciones presidenciales en CR sean unas "Elecciones sin candidato y una Campaña sin Política."

El título del artículo, Sin candidato: ¿sin política?
Ahora bien; podemos esperar política de un presidente así?

PÚBLICO.ES 13/05/2009
..............Rajoy acusó a Zapatero de "apalear a la clase media" recordó ....................que Zapatero "agrede a las víctimas del terrorismo".
Antes, Rajoy ya había tildado al presidente Zapatero de "bobo solemne", de "cobarde sin límites", de tener una "desfachatez sin límites", de "irresponsable", de "grotesco", de "frívolo", de "antojadizo, veleidoso e inconsecuente", de "acomplejado", de "confuso", de tener "mala conciencia", de chalanear "con los terroristas", tener "la cabeza de adorno", de "indigno", de "cobarde", de perdedor complacido", de dar "coces", de comportarse como un "hooligan británico", de "traicionar a los muertos" , de "radical, taimado y maniobrero", de hablar "en batasuno" , de "chisgarabís", de "insensato", de faltarle "criterio y opinión", de "ambiguo, impreciso, débil e inestable", y así un largo etc.
Especial mención merece el insulto del candidato Rajoy al todavía candidato Zapatero, el 5 de marzo de 2004, cuando pidió a los españoles que no votasen al socialista porque "hay que evitar que La Moncloa caiga en manos de inexpertos e irresponsables"

El acto definitivo de la democracia es el voto, pero solo eso, para llegar a la decisión de que se vota los ciudadanos, piensan, hablan, discuten, leen prensa y opiniones, comparan y deciden, pero para ello son necesarias propuestas, programas y sobre todo "candidatos". Rajoy no solo no los propone si no que no se digna ni a dar una explicación de por que no lo hace. La falta de educación y respeto a la ciudadanía por pura estrategia electoral era ya lo único que le faltaba al PP. Yo lo entiendo como si nos estuviese diciendo de malas maneras: ¡¡ A usted que cojones le importa a quién y cuando voy "Yo" a designar candidato, eso es cosa mía, usted se espera al al 25-M y entonces vota y calla !!

Rajoy puede permitirse el lujo de pasar de hacer política mientras los españoles sigamos siendo borregos y nos dejemos estafar a mano armada impunemente o pasando que nos dirijan delincuentes. No nos importan nuestros bienes ni nuestras vidas. Somos masoquistas.

La mejor campaña es no tener campaña. El vídeo habla por sí solo. Representa un poco el desánimo de la ciudadanía "todo vacío". Pero la causa no hay que justificarla con la "herencia recibida", sino lo que ellos mismos están haciendo con este país "vaciarlo".
Espero que la inteligencia de nuestro pueblo hable por sí sola y sepa sacar en claro el mensaje positivo, no del partido, sino de España, dónde está y dónde queremos estar. A vosotros sí os vamos a echar de menos, sobre todo por los disparates que estais cometiendo con el país, sobre todo con la mala imagen que tenemos a nivel internacional, sobre todo por los trapos sucios que no queréis aclarar con vuestra gente.

Un observatorio de la Fundación "GuruGú" tiene la clave sobre la tardanza de Rojoy en soltar "prenda". Quiere que la fecha coincida con el 27 aniversario de la célebre y muy puñetera "sentencia" del ilustre jerezano Pedro Pacheco. En medios europeos de nivel uno se comenta el hecho insólito de la justicia en España. Es inexplicable que después de cientos de miles de encuestas de todo tipo y condición -desde las primeras legislativas en el 77- sobre el estado de la justicia siempre sale un porcentaje entre el 75% y el 78% que dice no creer en la justicia. Y las alarmas han saltado cuando hace poco la escritora Almudena Grandes dijo: La justicia me da asco. Sin duda es la que mejor "visión" tiene de la jugada. Y es que ese puñetero empate entre la podrida casta/clase política y parte de la judicial es el autentico cáncer que tiene este desgraciado país. Mas que el nombre de un candidato España necesita un revulsivo. Por ejemplo, que aparezca el jaguar de la cegata Ana Mato. O saber si Caja Madrid era un cortijo que administraba el amigo de Aznar. O que pasa con el caso "Terra Mítica" y los empresarios que pagan los mejores despachos en Valencia para no devolver un céntimo. O puede que Rajoy esté pensando en proponer no un candidato sino poner en marcha las recomendaciones de Luis Solana, a saber, poner a un guardia civil al frente de algunas instituciones. De las mas podridas. Todas. Y en ese plan. Ninguno.

Ni chicha ni limoná...Esa es la expresión que mejor define a nuestro ínclito señor Presidente. Mejor no hacer mucho ruido no vaya a ser que el personal se alborote y le monte una manifestación y los observadores internacionales le critiquen,..en fin, que no es la política ¡estúpidos!. (son los intereses partidistas/partidarios los que abundan en Génova).
saludos

Una cosa sí está clara: si pierde, Rajoy dirá que se votó en clave europea, y si gana, dirá que se votó en clave interna. Rajoy representa el triunfo, no de la política, sino de la antipolítica. Todo lo que forma el núcleo de la política, el diálogo, el debate, Rajoy lo rehúye. Ahora le interesa paralizar la designación de su candidato porque así considera que paraliza el debate, un debate, el europeo, más nacional que nunca, y esta decisión de retrasar al máximo la presentación de su candidatura es la mejor prueba de ello. Por ello, pese a lo dicho, si pierde en las europeas, podrá decirse que en dos años ha perdido todo su crédito en la política doméstica. Por eso le teme tanto al 25-M y por eso quiere que el 25-M pase sin pena ni gloria, y qué mejor que retirar la leña del fuego, qué mejor que retrasar la exposición de la candidatura.

Si el PSOE gana las europeas por cualquier resultado, ya sea por un voto o por un millón, Rubalcaba lo puede mostrar como un gran éxito y presentarse a la reelección en las primarias con más probabilidades de ganar pero eso abocará al PSOE a un estancamiento y una no renovación ¿qué renovación es presentar a las elecciones del 2015 a una persona que ya era ministro hace más de 20 años y perdió unas elecciones con el peor resultado del PSOE en toda su historia? ¿No será que el PP prefiere a Rubalcaba en las generales que no un candidato renovado?

Coincido plenamente, con el comentario que ha escrito Ipzab, "juega la política al estilo cartas", .es todo antipolitica, le vale todo; a mi personalmente me produce "vomitos psicológicos" el todo vale de este mediocre, anodino personaje. Basta mirar todo su entorno ministeral y aledaños para comprobar la nula cultura política que existe ahí.
Lo fastidiado, es que sus cartas las juega con maestria, una maestria inaceptable, sin un apice de ética.!y se queda tan tranquilo!
http://intentadolo.blogspot.com.es/2014/03/el-22m-exito-total-sin-cabida-peros.html

A las alturas en que estamos la ciudadanía, los partidos políticos nos parecen simples gestores de intereses que se ofrecen para llevarnos las cuentas.
En este caso del estado entero, o en su caso del ayuntamiento, o la comunidad autonómica.
Que asunto de mucha enjundia y apetitoso dado que interés que se demuestra.
La ciudadanía solo pedimos transparencia, respeto a las instituciones que sostenemos, y respeto a la ley.
Los matices y las diferencias ya no están en los ideales, eso era antes cuando los extremos eran distantes, hoy los servidores públicos solo han de ser honrados.
Porque los flecos secundarios, ya se pueden debatir en el parlamento sobre la moralidad, o los matrimonios homosexuales, o los hijos adoptados.
Lo primero es la sostenibilidad del estado, que se debe casi el 100% del presupuesto.
Y ahí es donde hay que meter el diente de verdad.
Sin distraernos con el chocolate del loro.
Y el paro sin futuro de nuestra juventud, sin continuidad no hay futuro para nadie.
Esas ideas se han de debatir, y no los rotos del traje que llevan los contrarios.
Es que tenemos que comer mañana, o de lo contrario nos sobrará casi todo.
Incluso las normas más elementales.
Con los oídos como soplillos y en alerta estamos.
Pero no para oír los mismo dimes y diretes inútiles de siempre.
Esperamos seriedad y respeto.

El candidato de Rajoy es Rubalcaba. Si Valenciano gana, gana el zapaterismo, el aparato de Ferraz, el pasado. Si Valenciano gana Rubalcaba se queda (carece de la grandeza que tuvo Redondo en Suressnes para dejar paso) y el PP gana. ¿La política?¿Una promesa de empleo para los españoles?. Eso que lo arregle merkel.

Cada día es mas evidente que Rajoy hace antipolítica. Lo que no es todavía evidente es si lo hace solo o acompañado de otro u otros.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal