De «Molt Honorable» a señor

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 29 jul 2014

El tratamiento de «Molt Honorable» (asociado a los presidentes de la Generalitat de Catalunya y del Parlament de Catalunya) sigue sorprendiendo a la mayoría de personas que no conocen la realidad catalana. Es un tratamiento que hunde sus raíces históricas y etimológicas en la Edad Media y en las antiguas instituciones de autogobierno de Catalunya. Pero no sólo allí. En el Reino Unido, Estados Unidos, Australia  o Canadá, entre otros, también se usa ese término.

Honorable, palabra que proviene del latín honorabĭlis, significa «digno de ser honrado o acatado».  Es decir, se obedece a quien se respeta. Honor como fundamento del poder. Auctoritas para la potestas. Fuerza y honor. Durante la Edad Media, en Catalunya, honorable era el término genérico utilizado para tratar a consejeros, notarios, caballeros, eclesiásticos, etc. para no tener que tratar a cada estamento de modo diferente. El honor era la auténtica posición. La posición moral era la posición social y de poder.

«Molt Honorable» en Catalunya es algo más que un tratamiento. Su uso social e institucional representa algo más que el poder político. Representa al país. Existe una íntima convicción, cultural y socialmente interiorizada, en relación a que no hay nada más importante en Catalunya que tener esta distinción, y merecerla. Esta idea sublimada del tratamiento es un rasgo característico de la arquitectura institucional de Catalunya. Los países pequeños tienen una especial sensibilidad por el protocolo y las formas. Tal como decía el propio Jordi Pujol: «el protocolo es la plástica del poder». Es ese poder de lo simbólico, tan importante muchas veces en las relaciones políticas e institucionales.

Cuando Adolfo Suárez recibió en La Moncloa al presidente Josep Tarradellas, que regresaba directamente del exilio, le recibió −y le mostró su respeto− con este tratamiento. «Molt Honorable» no es un cargo, un título o un tratamiento. Es más: forma parte del mundo simbólico del catalanismo político.

La renuncia a los atributos del cargo, por muy contundentes que estos sean, no es nada −en el imaginario colectivo de Catalunya− comparado con lo que significa despojar de este tratamiento a la condición histórica del cargo de ex presidente. Esta es, en parte, la auténtica expiación, perder los atributos −y sus privilegios o derechos− por haber perdido el honor. Quien quiera comprender, sin prejuicios y con interés sincero, lo que significa esta renuncia, podrá ver el valor que tienen los intangibles −¡tan importantes! − en la vida política catalana.

La renuncia de Jordi Pujol al tratamiento de «Molt Honorable» es el peor castigo en el mundo emocional del catalanismo. Y es la mayor traición a una iconografía política catalana que ha identificado en la Presidencia de la Generalitat todas las virtudes ejemplares del servicio público al país: desde el martirio (Lluís Companys) al exilio (Josep Tarradellas). Pujol pierde atributos y respeto. Pero, con su confesión, Catalunya se queda conmocionada. Se rompe el hilo invisible de ejemplaridad y moralidad que siempre ha querido ver en sus Presidents. El President de la Generalitat no lo es sólo del Govern. Es el President de Catalunya. Y aquí está la tragedia personal y colectiva de esta ruptura de credibilidad moral. Esto es lo que nadie le va a perdonar al señor Jordi Pujol.

Hay 38 Comentarios

Y ahora las caras de sorpresa, las exclamaciones de "nomelopuedocreer" y eso tan socorrido de: "es un asunto de familia". Hasta ahora se nos ha ahorrado lo del socorrido Ataque a Cataluña; pero todo se andará. Veremos el trascurrir de los días, la reacción del personal...catalán, por supuesto y el descubrimiento de mas sorpresas, que haberlas, presuntamente, podría haberlas. Yo, como ciudadano de a pie y habitual visitante de Cataluña desde hace mas de veinte años, escuchaba, desde el primer día, rumores, maledicencias, o como queramos etiquetarlas, pero inquietar si que inquietaban. Y mi pregunta es: ¿será este el primer capítulo, se termina aquí esta historia?.

Del "...España nos roba..." al "...Pujol nos roba y se lo lleva a paraísos fiscales...". Ni pena, ni dolor, rabia y ganas de ver a todos los corruptos en un barco con destino desconocido.
salud y República.
Pd.: buenas vacaciones para ti, Antoni, y para los lectores.

En los diferentes casos de corrupción nacional que cada día vemos reflejados en los artículos de prensa, la gente observamos un denominador común.
La complicidad.
Y la falta de memoria.
De quienes desde los puestos de responsabilidad, control y justicia, aun conociendo los hechos con datos fehacientes, han mirado para otro lado por ser colegas, o por sentirse homónimos en las lides del poder.
O por ser del mismo equipo.
Y lo peor que observamos desde la calle, es que si la ley es igual para todo el mundo, los ciudadanos pagamos bajo la advertencia de ser sancionados con rigor.
Sin cómplices ni simpatías, con todo el peso de la ley y el orden, con los muebles en la calle.
Es la complicidad, o en el no molestar a quien está asentado en el poder, ya sea por miedo o por si mañana hay que pedir un favor, esa permisividad.
Dado que todo el mundo aspiramos a mejorar nuestra situación en la vida, nos molesta ver la indiferencia.
En unos niveles concretos.
Que a veces presumen de ser líderes o adalides.
Cuando solo somos ciudadanos o ciudadanas, personas en democracia iguales ante la ley.

Pues a mi y dicho con todo el respeto del mundo me parece una auténtica estupidez esto del "Honorable", "Molt Honorable" o "Honorable a Tope".¿De Molt Honorable a Señor?. ¿Señor?. ¿Señor?... Chorizo!. O dejamos de votar masivamente a estos partidos, o dentro de muy poco España será un despojo!.

Lo más destacable de este asunto es la ruptura del marco idílico que la dirigencia nacionalista había montado para vender su proceso. Se nota en los comentarios y en los artículos de los que de, una manera u otra, apoyan y/o alientan la secesión. Ahora, sin el "España nos roba" el proceso decae mucho. Y la significación de todo el espectro político de CiU con el proceso, dinamita el "animus" del resto, dejándolo en manos de una ERC cada vez más Liga Norte, más rural y menos de izquierda. Buena jugada de Rajoy.

Tu sabes que no soy muy nacionalista que digamos,, aunque soy más vasco que el pirulo de la txapela, el bacalao al pil-pil, las treineras, el queso de Idiazabal y los Sanfermines, pero a lo más que llegué a militar fue en la cuarta internacional, en la LCR ( LKI en vasco ) y siempre me llevé fatal con los “baturros” ( Herri Batasuna en la jerga de la época ), ya se que tu te lo sabes, pero lo digo para Casas Viejas, Gladysglober etc. por el asunto del contexto.
Cuenta con mi cariño, mi comprensión, mi apoyo y todo lo que quieras…yo se que escribir un artículo como este para ti es doloroso, acusado como has sido en este blog de catalanista compulsivo, ahora me entiendes ¿ verdad?, yo se que tus sentimientos son casi parecidos a los míos
cada vez que ETA le pegaba un tiro en la nuca a alguien, esa sensación de vergüenza y de impotencia cuando alguien de tu misma genética y cultura es capaz de semejante despropósito, y lo de Pujol ha sido un tiro en la nuca a los catalanes y a la gente de bien….
Lo de Pujol no es una circunstancia, un marrón puntual, es la evidencia de la catarsis política que se está produciendo, hasta los más incuestionables valores se desmoronan, ya no creemos en nada ni a nadie, no nos fiamos ni del próximo alcalde de nuestro pueblo que es muy majo pero seguro que al final se corrompe como todos. Vaya putada que le a hecho el Pujol a la regeneración democrática catalana, española y europea……… Ya iremos viendo los efectos…..

¿Cuales son esas "antiguas instituciones de autogobierno de Catalunya"? ¿La Corona de Aragón o el Condado de Barcelona? Supongo que el Sr. Gutiérrez-Rubí habla de está última, ya que desde el bodorrio entre Petronila de Aragón y el Conde Ramón Berenguer IV, Cataluña siempre ha estado ligada bien a Aragón, bien a España.
¿O nos está hablando de alguna organización de tipo mafioso con raíces en el Paleolítico catalán?

Es lamentable lo q ha hecho Jordi Pujol.
Pero lo q mas me sorprende es q nadie haga el vinculo con todos los partidos mayoritarios del espectro politico espanol.
No hay uno solo q no ha ya tenido escandalos enormes de corrupcion.
En las democracias rancias, la corrupcion y el enriquecimiento personal son la excepcion, en Espana es la norma.
Lo mas terrible es q los espanoles les votan.
Estan bajo sospecha judicial (o condenados) ex-presidentes de comunidadades, miembros de gobiernos, ediles, em,presarios, banqueros...
El PP y el actual Presidente del gobierno, sospechosos de haber cobrado doble sueldo (ilegal) y de operar con una caja B. Un legislativo q convierte delitos en faltas con la complicidad de Hacienda...
Se lo deletreo porq visto desde el extranjero parece una peli de ciencia ficcion (y los espanoles lo consideran normal): PP, PP-C, PP-G, PP-PV,PP Baleares, PSOE, PSC, CiU, IU...

Los espanoles han perdido la dignidad y la honradez con unos politicos q se escudan en una democracia q en ningun caso justifica la codicia ni la ilegalidad...
My 2 cents desde el cine del mundo q alucina con la poblacion espanola y su pasividad...

¡Cojons, D. Jordi...!

¡Cojons, D. Jordi...!

¡Cojons, D. Jordi...!

Nada de nada, ni conmoción, ni leches. Lo único que hay es la hipocresía del que finge sorpresa cuando le hacen un regalo por su cumpleaños. Que esta familia llevan tres generaciones robando es algo tan sabido como que toda la estúpida idea del catalanismo antiespañol es fruto de la nazificación de la escuela pública catalana y el sistema goebbeliano de TV3.

Me parece una vision romantica de Don Antoni. Creo, (o al menos quiero creer) que el catalan de a pie es (todavia) mucho mas inteligente (y justo) que esta vision romantica, y que lo que le importa a los catalanes no es que su Mesias les ha fallado, que hayan roto su ingenua confianza, sino que el "Molt Honorable" ha estado estafando a todos los ciudadanos de Catalunaya (y resto de Espanya). Creo (o quiero creer) que los catalanes no tienen el corazon compungido sino encendido de rabia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal