La astucia en política

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 23 sep 2014

«La zorra sabe muchas cosas, pero el erizo sabe una importante». Con esa frase, atribuida al poeta griego Arquíloco, comenzaba Isaiah Berlin su influyente ensayo El erizo y la zorra de 1953. Para Berlin, están los erizos que «lo relacionan todo con una única visión central, con un sistema más o menos congruente o integrado, en función del cual comprenden, piensan y sienten –un principio único universal y organizador que por sí solo da significado a cuanto son y dicen–»… y las zorras, «quienes persiguen muchos fines distintos, a menudo inconexos y hasta contradictorios, ligados si acaso por alguna razón de facto, alguna causa psicológica o fisiológica, sin intervención de ningún principio moral ni estético». Con esta distinción, Berlin agrupó y clasificó a los filósofos: Platón, Hegel, Nietzsche, Proust y Dante son erizos. Herodoto, Aristóteles, Montaigne, Molière, Goethe y Balzac son zorras.

La tentación de hacer el ejercicio clasificatorio con nuestros políticos y políticas es estimulante…, y sugerente. Como ya se ha hecho, por ejemplo, en el mundo del management empresarial con Good to Great: Why Some Companies Make the Leap... and Others Don't de Jim Collins. Pero volvamos a la política: ¿Qué animal es Rajoy, Mas, Lara, Díez, Iglesias o Sánchez? ¿Quiénes son zorros y quiénes son erizos? Las comparaciones entre animales y liderazgos políticos son frecuentes en la comunicación política, hasta el punto de que a muchos políticos se les conoce por el animal que representan. La pregunta sobre nuestros zorros y erizos parece oportuna ahora que, con tics fariseos, a algunos les sorprenda –o les preocupe o les irrite– la apelación a la astucia que ha hecho, recientemente, Artur Mas. «Determinación, firmeza, habilidad y astucia» son las claves, afirma el president, para el éxito de su pulso político.

A los zorros se les atribuye astucia y cautela, casi cobarde. Y a los erizos instinto y seguridad, no siempre fundada. Movimiento frente a firmeza. Iniciativa frente a pasividad. Sus fortalezas se nutren de dos maneras de ver a los demás y de verse a sí mismos. Pero las habilidades en el comportamiento que deben desarrollar ambas naturalezas animales son bien distintas. Vargas Llosa, en el interesante e imprescindible prólogo que escribe a la edición española del libro de Berlin, explica: «la zorra está confinada en lo particular. Para ella, en última instancia, lo general no existe: sólo existen los casos particulares, tantos y tan diversos unos de otros que la suma de ellos no constituye una unidad significativa sino, más bien, una confusión vertiginosa, un magma de contradicciones». Y continúa: «Disfrazado o explícito, en todo erizo hay un fanático; en una zorra, un escéptico. Quien cree haber encontrado una explicación última del mundo termina por acuartelarse en ella y negarse a saber nada de las otras».

La referencia a la astucia de Artur Mas ha recibido severas críticas. Aunque astucia es también lo que argumenta reiteradamente Podemos –en su reciente documento aprobado– para justificar, por ejemplo, por qué no deben presentarse a las próximas elecciones municipales. En el caso de Mas, a su astucia se le atribuyen connotaciones perversas, frívolas o irresponsables. Sus opositores muestran su irritación. Sus seguidores, sonríen indisimuladamente. Pero más allá de estas consideraciones, la astucia en política es clave. Y decisiva. Sustituir –o complementar– los argumentos por las habilidades que los harían posibles, creíbles o realizables es parte de la tradición política. Maquiavelo, en El Príncipe, señalaba: «conviene que el príncipe se transforme en zorro y en león, porque el león no sabe protegerse de las trampas ni el zorro protegerse de los lobos. Hay, pues, que ser zorro para conocer las trampas y león para espantar a los lobos. Los que sólo se sirven de las cualidades del león demuestran poca experiencia».

En las próximas horas, descubriremos la combinación –y su compatibilidad– de los conceptos «determinación, firmeza, habilidad y astucia» de Mas. La política se desplaza –o se instala, definitivamente– en el mundo táctico. Con el cálculo día a día, aunque los desafíos políticos se envuelvan de razones centenarias y futuros seculares. La táctica se ha apoderado del debate político, de la agenda política y del horizonte político. En términos de comunicación, nuestros líderes deberían releer las fábulas clásicas. Y estudiar a liebres y tortugas, zorras y erizos. Del comportamiento animal podemos seguir aprendiendo para conocernos mejor y para comprender a los demás. La política es ya una fábula permanente. Pura zoología.

Hay 5 Comentarios

Francamente un error (¿intencionado?) utilitzar la mas que cuestionable descripcion de Vargas LLosa sobre la astúcia y el zorro para en el siguiente parrafo mencionar a Mas es una torticera opcion comunicadora. mas es el presidente de Catalunya i Llosa un catalanofobico de tomo y lomo. Parece mentirà esa necesidad de utilitzar a LLosa para refereirse a algo que tenga que ver con Catalunya. A no ser que se pretenda cosechar simpatias con segon quienes, claro

Si ya lo ha dicho todo "Casas Viejas" ¿ que pinto yo aquí dando el coñazo? incluso aunque me salga alguna gracia que otra, pero es que estoy de mudanza, y ya se sabe que " tres mudanzas equivalen a un incendio".

Buena entrada, Antoni.
Marvín Harris Morris tiene un libro: "Nuestra especie", que bien podrían leerse muchos.
Como dices, esperaremos a ver en qué consiste la astucia de nuestros señores políticos patrios.
salud

Excelente trabajo del articulista. Como todos los suyos. La Fundación "Guru-Gú" lleva tiempo trabajando/estudiando sobre liebres, tortugas, zorras y erizo. Y especialmente sobre el "palodro". En Alcalá de Guadaira hace unos años se consiguió el cruce entre una paloma mensajera y un loro. De ahí salió el "palodro". Consiguiendo que los mensajes sean hablados. La paloma con el mensaje en la pata desapareció como el jaguar de Ana Mato. En el grupo de los zorros se encuentra Zaplana y los empresarios del caso "Terra Mítica". En el de los erizos el enano de Solchaga(como hacerse rico en España en cuatro días) y los emparentados del Tribunal de Cuentas. Cándido Méndez es un caso atípico , ni zorro ni erizo, ni leche en vinagre, de entrada no sabe lo que cuesta asar una vaca con billetes. En la Fundación llama la atención que una constante, a saber, un 78% de los 1.700 imputados se clasifican como palodros. Pero no unos palodros cualquiera si no unos palodros cantarines, poéticos. Su "mensaje" es el Cante por Peteneras o como irse de rositas en un Estado fallido. Los comprendidos en la "Pedrada" de Pedraz, son zorros y erizos a la vez. Los que según el magistrado Pedraz (la casta política está podrida). Los de la Fundación San Borondon tienen un grupo inclasificable entre los que destaca el ex fiscal Jiménez Villarejo y el magistrado Espido Silva. Estos tienen los huevos cuadrados como los osos y pegados al culo como los tigres. Por desgracia son pocos. En versión femenina tienen a Mercedes Alaya y Murillo. Y pocos mas. El caso del corrupto Miguel Blesa esta apartado hasta saber de quien era el cortijo de Bankia. Pero donde se presenta el problema es a la hora de clasificar a los del clan de los abuelos. Entre pillos anda el juego. Es decir, a los papaítos de Rato, Puyol, Mas, de la Rosa y el difunto Botin. Antes de clasificarlos hay que saber si de casta le viene al galgo. Un caso curioso es el del cabezón de Gaspar Zarrías, al votar con la pezuña consigue que los estudiosos de asunto se hagan la picha un lio. Estos listados sería conveniente pasarlos a limpio para presentarlos en el homenaje del 30 aniversario de la célebre "sentencia" del jerezano Pedro Pacheco. !Animo maestro! que ya llegará el verano. Es lo que le decían a Curro Romero cuando las cosas no venían bien. Y en ese plan. Ninguno.

Excel.lent, Antoni.
No les vendria mal un poco de cultura general, sin la cual estratégia y tactica pierden su sentido.
Para quién no ha aprendido los rudimentos del pensamiento, el analisis y la expresion oral, no hay estratégia, tactica ni comunicacion q les salve de tropezar siempre con la razon hegeliana!
Como repito desde q empezo todo, no hay Status Quo, solo existe un Quid Pro Quo. Unos hablan de manzanas y otros de charcuteria (por decir algo).
Permitame otra enésima iteracion: la Constitucion debia haber sido el instrumento para salir de una situacion insostenible (vergonzosa) y poder avanzar hacia una nueva cuando el antiguo régimen dejara de chantajear a Espana.
Pero los ibéricos, amnésicos, dejaron q todo se pudriera hasta limites insostenibles: la situacion actual.
El Quid Pro Quo que rige a la sociedad espanola es confundir la verticalidad y el clientelismo con la democraccia.
No por democratizar la corrupcion, Espana se ha vuelto ni mas culta ni mas participativa. Participar para avanzar...
Todos los temas candentes siguen sin resolver. La memoria, las licitaciones publicas, la separacion de la Iglesia y el Estado, la organizacion territorial....
La paradoja es q los q nos gobiernan son los herederos directos de los q mas reticencias tenian a un proceso constituyente...
Quiza por eso tienen las mismas reticencias a esta 2a transicion q ya nadie podra parar. Solo la podran retrasar y tornarla mas dolorosa.
La derecha espanola tiene un problema gravisimo: no ha dado a luz a esa derecha respetuosa y respetable.
Son un compendio de centro-derecha, derecha respetable, liberales y nacional-catolicos (extrema derecha).
Si la ley del aborto pudiera ser el escollo q la hiciera explotar, a lo mejor hay esperanza...
Todo lo arriba mencionado corrobora mi poca estima por la politica espanola y mi admiracion por los unicos procesos disruptivos q la ignorancia condena: los catalanes en marcha, Podemos, Avancem, PAH...
Ojala esos jovenes no caigan en las trampas q les tenderan los discipulos de Felipe Gonzalez, Alfonso Guerra, Aznar, Rajoy, etc... con sus danzas de Sherazade y su melopea sobre la democracia a la espanola.
Un saludo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal