¿Por qué Podemos puede?

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 02 nov 2014

«Cuando el agua ha empezado a hervir, apagar el fuego ya no sirve de nada». Esta frase, atribuida a Nelson Mandela, explica muy bien la incapacidad del liderazgo político y mediático del bipartidismo para comprender el ascenso político de Podemos. Cuando sólo se comprende la temperatura del agua por su hervor (es decir, por la evidencia visible de las burbujas)… entonces no se entiende por qué y cómo se calienta el agua hasta su ebullición. La primera encuesta publicada (a la espera de la del CIS, de la que ya se insinúan resultados muy parecidos) está generando una conmoción significativa. En parte, porque la comodidad política es insolentemente soberbia. Y este bofetón demoscópico está despertando a más de uno de la larga siesta mental, con la que han digerido los movimientos tectónicos que se han producido en la sociedad española.

Pero de nuevo, parte de los análisis querrán ver, en este histórico resultado, explicaciones coyunturales atribuibles a este fatídico mes de octubre (en especial para Rajoy, su gobierno y el PP). Pero sin ignorar los hechos con el insoportable coste de la corrupción que han hundido la confianza en la gestión y en la reputación de las principales fuerzas políticas, para comprender este sorpasso habrá que buscar en razones más profundas y poderosas parte de las explicaciones de esta radical alteración del tablero político. Estas son, quizá, algunas de las razones de fondo a las que me acerco con prudencia que explicarían por qué Podemos ha llegado tan lejos. De momento.

1. Ignorancia. Desde que emergió el 15M, las fuerzas políticas mayoritarias han mostrado una severa incapacidad para comprender lo que ha sucedido en nuestra sociedad en los últimos años. Con sus obsoletos sensores tradicionales, no han registrado la frecuencia de los nuevos tiempos. Despreciaron lo que ignoraron. Y a causa de esta autosuficiencia política, con los termómetros averiados, no entendieron el incremento de la temperatura social. Las crisis económicas, políticas e institucionales añadían, con cada duro recorte, con cada caso de corrupción lacerante, o con cada descrédito regio, más gas a la llama de la indignación.

2. Lentitud. «Cuando las horas decisivas han pasado, es inútil correr para alcanzarlas», escribió Sófocles. Y esta lentitud para pensar, reflexionar y hacer los cambios y las reformas a tiempo y a fondo que la sociedad demandaba, y la situación requería, ha hundido la credibilidad de los grandes protagonistas de la vida política española. Todo se dejaba para más adelante. Y esta exasperante lentitud se ha convertido en pereza y parálisis. Las reformas llegan tarde. Y la ruptura (política o territorial) avanza como opción frente a un claudicante e insuficiente reformismo realmente transformador. El tsunami ha llegado a la playa, finalmente, mientras los que estaban en la orilla veían perplejos, incrédulos y paralizados la llegada de la ola devastadora. Lentos por arrogantes. Con grasa en las neuronas y en los músculos.

3. Torpeza. Desde la irrupción electoral de Podemos, el pasado mes de mayo, se ha atacado creo a esta formación con una pobreza de argumentos extraordinaria. La previsibilidad de los principales oponentes a los líderes de Podemos en las tertulias mediáticas ha contribuido a su éxito más que nada y que nadie. En cada programa de televisión, han mostrado una grave incapacidad para contrarrestar los estilos, los argumentos y la estrategia de los portavoces de Podemos. Con su falta de preparación y con su actitud han alimentado el fenómeno. Tanta torpeza sólo es posible cuando la prepotencia obtura el pensamiento. Los portavoces mediáticos del bipartidismo han sido incapaces de tener una estrategia mínimamente eficaz frente a la estudiada y calculada audacia de Podemos. Al contrario, han alimentado a Podemos.

4. Ambición. Podemos ha gestionado las expectativas con inteligencia. Veremos si son capaces de mantener la serenidad. Cuando Pablo Iglesias afirmó que se presentaban para ganar… fue recibido con la displicencia de los que creen que tienen una posición inexpugnable, asegurada y consistente. Gran error. Otra vez, la soberbia política era incapaz de comprender que lo que se estaba fraguando reclamaba una urgente dosis de humildad y una acelerada rectificación de comportamientos y prácticas, si se quería tener una posición suficientemente creíble frente a la ruptura audaz que propone Podemos. Nada. Frente a la ambición se respondió con clichés y estereotipos mal diseñados, débiles e inconsistentes. Si alguien hubiera leído, por ejemplo, la tesis doctoral de Íñigo Errejón quizá habría prestado la atención que se merece este proyecto político. Pero nada. Era más fácil, por ejemplo, el latiguillo acusador del «populismo», antes que querer comprender cuanta ciencia y técnica hay detrás de todo lo que han hecho. Nadie ha querido aprender.

5. Redes. Podemos conoce la capacidad de la tecnopolítica. Mientras algunos se han dedicado a buscar grietas en el modelo de votación de la Asamblea Ciudadana de hace unos días, con el único objetivo de desacreditar el proceso, la mayoría no ha comprendido cómo las nuevas redes son capaces ya de construir proyectos. De militantes a activistas. De sedes a redes. De agrupaciones a círculos. De ejecutivas a nodos. Estamos frente a una tecnología de proximidad, multipantalla y multiformato, capaz de cambiar los modelos de comunicación, organización y creación de contenidos. Lo saben las empresas pero todavía no algunos grandes partidos. Y todavía hay arrogantes que desprecian la política digital desde una superioridad de plastilina. Es cierto, un tuit no es un voto, pero no hay que ser demasiado espabilado para comprender que sí puede cambiarlo.

6. Ánimo. La interpretación de que los indignados (15M) se trasformaron en cabreados (mareas) y ahora es el momento de los iracundos (Podemos) es la fácil tentación para explicar lo que sucede. Otra vez la pereza. Pero todo es mucho más complejo. Podemos está materializando su nombre. Haciendo corpórea, políticamente, su identidad afirmativa. Sí, se puede. Sí hay alternativa. Y sí, se puede ganar. Gestionan los intangibles porque los conocen y los estudian. Mientras se les reclama soluciones y propuestas, Podemos se centra en las emociones y en los retos. Y han comprendido, mejor que nadie, que las ganas de abofetear electoralmente a los responsables políticos de esta situación era la demanda más clara y urgente de una parte creciente y transversal de la sociedad española. Otra vez, nada más y nada menos, que una nueva y diferente versión del voto útil. Para nada resignada o especulativa. Sino combativa y radical. Podemos, puede competir. Quién quiera combatirlos... mejor será que los estudie un poquitín. 

 

Hay 211 Comentarios

De acuerdo con todos los comentarios sobre lo tendencioso del editorial de El País de hoy. Pero no estoy de acuerdo con que sea poco inteligente o cometa errores, o se deba solo a la devolución de favores al PP. El País también sabe manejar los intangibles, solo que al nivel que cree que están sus, cada vez menos, lectores...
El mensaje crucial de este editorial, su piedra angular, es la necesidad de hacer frente a Podemos desde una "gran coalición" de fuerzas "sensatas" (¿?). No sea que se nos acabe el "chollo"...
"El futuro no está escrito, pero hay que prepararse para un posible escenario de Gobiernos de más de un partido, también al frente del Estado. Y una de las condiciones necesarias es evitar crispaciones gratuitas y no polarizar a la sociedad en opciones irreconciliables".
¡¡¡Vamos a llevarnos bien!!!

MOVIMIENTO TOTALITATARIO..???
Por aqui hay mas de un "trasnochao"
Compartir el argumento con la derechona debería chirriar a cualquier persona de izquierdas

Este es un artículo imparcial y objetivo que complace plenamente a los votantes de Podemos. ¿Se le olvida la exposición televisiva de Pablo Iglesias y sus compañeros? ¿Cómo es que los demás grupos ajenos a los partidos del poder no aparecen casi nunca? ¿Quién alienta a personajes como Cintora o Wyoming a promover a los chavistas? Cuando se entienda que el régimen cubano se ha impuesto en toda la zona andina gracias al secuestro de decenas de miles de personas por las FARC se verá qué es Podemos. Son el crimen organizado según un molde estalinista (Pablo Iglesias reivindica al padre de los pueblos y canta La Internacional). Ah, las FARC también son un grupo de profesores universitarios, y tanto Fidel Castro como Chávez ocultaban que eran comunistas: sólo es que hay un ADN hispánico que arrastra a los mediocres al infierno y parece que no hay remedio.

Este articulo esta escrito mas o menos a la realidad que pasa en España. Los partidos tradicionales y las CASTAS de poder corruptas -han faltando el respeto a la gente pesando que somos tontos. PERO SE ACABO!, Hay una alternativa, y PODEMOS puede recuperar la esperanza de la mayoría de la gente que esta soportando el hundimientos de España por culpa de las castas de poder.

.

para los comentarios de simpatizantes de este movimiento TOTALITARIO, todos los adjetivos del articulista respecto al poder de las redes sociales y las paralisis del stablisment politico son homologables a los partidos del resto de europa donde tambien tienen gran auge movimientos ademocraticos comonel F.N, el movimiento 5 estrellas, la UKIP, los ultranacionalistas hungaros, amanecer dorado o syriza.....el hecho es que el caudillo de este movimiento bailo en un escenario con una pancarta con un rostro de LENIN, simpatiza con el mundo batasuno, practica una lerda equidistancia respecto a la existencia de ETA, simpatiza con la dictadura cubana, y con regimenes democraticos monopolizados por caudillos, chavez/maduro y correa cuya principal obra politica es atacar el ejercicio de la libertad de prensa segun la ong reporteros sin fronteras. Que tras mas de treinta años de democracia haya un 20/30% de ciudadanos dispuesto a otorgar su voto a semejante escoria es, evidentemente en gran parte responsabilidad de los que nos han gobernado pero cada ciudadano no esta por ello exento de responsabilidad, es 100% responsable con los valores basicos de la democracia y los derechos humanos, claramente incompatibles con mesianismos neocomunistas.
El nazismo triunfo definitivamente en alemania con varios golpes de mano una vez ya tocaron poder, pero tocaron poder por culpa de la "indignada" poblacion alemana.

Me parece muy sorprendente que se planteen sesudos análisis sobre la subida de Podemos. Cualquier persona de la calle, no forofa ppsoe, entiende perfectamente lo que pasa. El 15M fue un síntoma que solo necesitaba un/ unos lideres para materializarse. Ya lo dijo Espe con su chulería madrileña y su soberbia injustificable: "si quieren cambios, que se presenten a las elecciones". Pues dicho y hecho. Y el que no se diese cuenta es que o la soberbia le ciega o ni mira el semáforo mira ni cuando cruza, con el previsible y posible atropello. No es cierto que Podemos diga lo que la gente quiere oír, lo que hace es decir en voz alta y discurso estructurado, lo que la gente piensa. Decir hoy en día que la ciudadanía ha perdido absolutamente la fe en estos políticos es una perogrullada. Nada de sesdudos análisis, nada de carisimos informes de expertos y asesores. Vete un rato a la barra de un bar, sientate en una terraza y pon la oreja, escucha lo que la señora de turno en un autobús dice si le das ocasión: sapos y culebras. A veces tengo la sensación de que toda esta casta, si " casta" (Iglesias tiene razón y estas semanas se ha visto con claridad meridiana) ni siquiera lee los diarios que manipula ni los telediarios en los que brilla con claridad meridiana que no son gobernantes, son simplemente una banda experta en chanchullos e inepta en gobierno. Y la oposición una caterva de memos que espera su turno para meter la mano en la caja. Hagan, hagan análisis y no escuchen y será para Podemos la campaña electoral más barata y eficaz de la paupérrima historia democrática de España.

SUSCRIBO totalmente el comentario de Cesartxo. Llevaba ya varios meses no prestando atención a El País debido a sus editoriales tan dirigistas (¿sólo PSOE?) y cegadoras de la realidad, "autistas" hacia el contenido y banalizando el contenido de la conformación de Podemos, la que acaba siendo. Una actitud conservadora absolutamente impensable de "El País". Agradezco de nuevo su artículo, Sr. Gutiérrez-Rubí.

Creo que falta un argumento fundamental. La capacidad que tiene Pablo Iglesias y algunos otros miembros de podemos de sentarse con varios periodistas y responderles todas las preguntas. Eso hace que se acerque mucho a sus potenciales votantes. Ningún otro político se atreve a hacer eso... que es un ejercicio fundamental de la democracia. Es obvio que hacerlo una vez estén en el poder será bastante más complicado.

Totalmente de acuerdo con su análisis. Podemos es imparable gracias a sus detractores. Hay que limpiar el país y no puede haber limpieza por parte de quienes no solo ensucian sino que no limpian. Hay que externalizar, como suelen decir los amigos de privatizar, y los españoles parecen dispuestos a encargar dicha tarea a Podemos.
Yo creo que la gente apoya más a Podemos no por lo que hará, que hará lo que pueda, no lo que quiera, sino por el modo en que lo hará. La gente está cansada de la falta de honradez con que obran los dirigentes actuales, pillados por todos lados.
Mejor dirigentes honrados, aunque sean inexpertos, que mangantes muy preparados.


Este análisis certero, bien redactado y concretado por un profesional de la comunicación, es lo que muchos exvotantes del PSOE veníamos viendo, intuyendo, sintiendo, como se quiera, desde que Zapatero se dejo llevar por los enjuagues internos, la "altura de miras", "la responsabilidad", etc.; es decir, por la entrega ideológica del PSOE a la derecha. El "Zapaterazo" de 2010 no fue sino la quita de las caretas. Cuando comentabas todo esto con los militantes y afiliados del PSOE las respuestas eran siempre las mismas: el argumentario que les daban, y cuando les decías que así cada vez era más insoportable seguir votándoles, la respuesta era única: ¿y vas a permitir que, entonces, venga la derechona del PP?
Podemos no es sino la expresión de que el PSOE no puede ya regenerarse desde dentro: hace falta otro Partido Socialdemócrata en España, nuevo de raíz. Yo creo que en unos años Podemos está llamado a ser, precisamente, eso: el Partido Socialista del siglo XXI que España necesita. Por eso muchos simples socialdemócratas como yo estamos con Podemos.

La clave del show business, según su propio creador, es "Cada segundo nace un idiota". Uno lee a los entusiastas de Podemos y PALABRA POR PALABRA dicen lo mismo que decían los entusiastas de Chávez. La razón es la misma: un país rico por circunstancias excepcionales se empobrece cuando aflora la verdadera productividad de sus gentes y la sorpresa lleva a la indignación: curar el resfriado inoculando el ébola. Los jóvenes no saben que reproducen una tradición, todos los países hispánicos se acercan al bienestar hasta que surgen de sus entrañas las fuerzas del primitivismo que los destruyen. Así era Argentina y así era Cuba y así era Venezuela. España no se va a escapar, por mucho que la idiotez racista o el olvido de la barrera pirenaica hagan creer otra cosa.

El analysis es sencillo : podemos y debemos limpiar el establo. Da igual quien lo haga

Los políticos han exigido demasiada paciencia al pueblo, a los votantes. "La paciencia no se recomienda ni se ordena”, escribió Maurice Blanchot, La paciencia es una opción que uno toma libremente, sabiendo que toda elección es, en sí misma, una forma de acción. La paciencia no es pasividad. No en vano David, al enfrentarse a Goliat y a sus tropas, gritó: “Señor, ármanos de paciencia”; pues la paciencia es en efecto un arma temible.
[por otra parte: como lector diario de la versión papel de El País, estoy totalmente de acuerdo con Cesartxo respecto al cambio ideológico perceptible en el País con la llegada del nuevo director. Lástima.]

Soy lector de El Pais y votante de izquierdas moderado y solo puedo decir que el editorial de hoy DA ASCO!
Parece mentira lo que estáis escribiendo sobre Podemos!!
Y la independencia de este diario..?
VERGÜENZA ajena me da leeros ultimamente

Nada, siempre se habla de lo mismo, pero estos "analizadores políticos" siempre se saltan el punto fundamental. Se llama "caciquismo", y es más viejo que la abuela. Podemos ha crecido porque hay 6 millones de parados y más trabajadores precarios, cansados de vivir con indignidad y ver delante suya a un jefe con conexiones políticas con el cacique de turno, abusando todos los días moralmente de su posición y ostentando. Y esos votos de personas asqueadas con el país que vive a su alrededor -no con el de la televisión, que también, sino con el de su día a día- si no se hubieran ido a Podemos, se habrían ido a Ciudadanos, a IU, o a UPyD. El punto 1, el fundamental, el básico, es que la "casta" no es un ente inmaterial. Te la encuentras todos los días, y te adelanta a 200 en Mercedes por la autovía cuando vas a trabajar. Si fuera una cuestión "de mensaje", ningún partido habría crecido tanto. El problema es que mucha gente va teniendo ya algún familiar que se ha quedado sin casa después de tener la mitad pagada gracias a haber trabajado como un burro muchos años para los primos del cacique político del pueblo.

Pedro Martín, no siempre hay que estar en contra o a favor de algo. Es un análisis sin más... y bastante acertado desde mi punto de vista.

Tienen razón los que dicen que Podemos es pura utopía que se hará realidad. Busquen a un tuitero que se llama @yusnaby y vean sus fotos. Es como viajar en la máquina del tiempo, una década y la utopía se habrá hecho realidad.

Muchas gracias al autor del articulo por un análisis intentando explicar lo que considera muy próximo a lo que está ocurriendo. Gracias por ese respeto a la busqueda de la verdad. Saludos

Dios!! Al fin un periodista de un gran medio de comunicación como este ha despertado. No era tan difícil eh?

Me hubiera gustado ver este análisis como editorial de hoy en el País, y no el que han publicado, que ya en poco se diferencia de los de ABC o La Razón. Aparte de monárquico, conservador y filo-bipartidista, es perezoso, como dice Antoni Gutiérrez: para El País, Podemos está ahí por la ira ciudadana ("los ciudadanos no piensan, pero se enfadan mucho"), el populismo y el "catastrofismo". El País se nos suicida... como el PP

¿Alguien entiende si este hombre está a favor o en contra de Podemos? Aun cuando hubiera que concederle la razón en todo, ¿qué le parece que pasará con un gobierno de esos angelitos? Yo diría a que intenta congraciarse con ellos. ¿Soy el único?

Muchas gracias Antonio Gutierrez-Rubi (autor del articulo) por hacer un analisis politico certero y alejado de la linea,bochornosa, por la que ha optado El Pais al tratar temas relacionados con Podemos.
Soy lector de El pais desde hace mucho tiempo, y quiero aprovechar para recomendarle a su director que si no quiere que le pase al diario como al PP y al PSOE, no trate a sus lectores como si fueramos gilip..!!

Ahora me entero de que Sócrates escribió algo...

Al fin un buen análisis. Aconsejo a ElPais que lea este articulo antes de publicar la triste y pobre editorial que nos ofrece hoy. Dudo que vote a Podemos, pero el analisis de este diario está tan lejos de la realidad como Rajoy. Un breve apunte: igual que la gente vota a ciegas a podemos, se ha venido votando al pp y psoe a ciegas, ni sabiamos quien eran ni que iban a hacer (cuantos programas electorales incimplidos...)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal