Las formas son fondo

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 24 dic 2014

Otra vez, las formas son fondo. El discurso del Rey ha cuidado al máximo la puesta en escena. En comunicación, la sencillez es compleja y, casi siempre, mucho más exigente que lo pretencioso o aparente. Una apuesta por la simplicidad, casi la modestia, sin pretensiones. No parecía un palacio, sino un rincón de un comedor clásico, pero con buscada imagen de sobriedad. ¿Un decorado? Esa primera impresión visual, reforzada por la austeridad de los elementos (mesillas, sofá, silla, marcos de fotografía, elementos florales navideños…) han creado una atmósfera cálida y sincera, aunque parezca impostada. Próxima y convincente, a la que ha contribuido, y mucho, la excelente gesticulación, comunicación no verbal, entonación y pasión interpretativa. El cuidado de la barba, así como la sencillez del traje y corbata utilizados han ayudado a mantener la atención sobre sus palabras y sus gestos, sin casi desviarla hacia nada que no fuera su mensaje (salvo el tirador de la ventana, que ha tenido un protagonismo extraño y excesivo en algunos planos).

El Rey ha optado por la alusión indirecta para referirse a la grave acusación de elusión fiscal directa de su hermana, la todavía Infanta Cristina. No ha habido mención expresa, pero sí un clarísimo mensaje que le señala la puerta de la desconexión dinástica: «Pocos temas como este suscitan una opinión tan unánime. Debemos cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción. La  honestidad de los servidores públicos es un pilar básico de nuestra convivencia en una España que todos queremos sana, limpia».

Los discursos reales eluden, a veces, la realidad. O su mención. Las limitaciones de las funciones constitucionales de reyes y príncipes, así como el carácter institucional y medido de sus palabras diluyen la franca claridad —casi siempre tensa— en aras de la búsqueda de aceptación mayoritaria —casi siempre inocua—. Su aproximación oblicua, lateral, indirecta es su manera frontal de analizar y de referirse a la realidad. La mayoría vemos los problemas de frente, a veces, a fondo, y, casi nunca, globalmente. Pero un discurso con alusiones permite reinterpretar (o descifrar) los sentidos múltiples de las palabras.

Esta fuerza del lenguaje prudente y simple es sugerente en situaciones de conflicto o de tensión. Y tiene indudables ventajas. Pero, para una parte muy importante de la ciudadanía, los problemas de España necesitan tanta claridad como coraje. Sinceridad, sin concesiones. En este sentido, el discurso del Rey ha sido tan mesurado y prudente que puede haber desaprovechado, quizá, una oportunidad para reforzar «el tiempo nuevo» del que nos habló en su discurso de proclamación. Él ha quedado bien, pero quizá no era eso lo que necesita el Rey (y España). Igual se requería decir lo que se debe, aunque no siempre convenga. ¿Había margen para otro registro? Difícil, pero no imposible.

La fractura emocional, como metáfora política y síntoma de la situación de España ha estado, también, muy presente en su discurso con la extensa —por inusual— referencia (esta vez explícita) a la situación de Catalunya. Se ha mostrado intenso y casi pasional cuando ha hablado de emociones: «Millones de españoles llevan, llevamos, a Cataluña en el corazón. Como también para millones de catalanes los demás españoles forman parte de su propio ser. Por eso me duele y me preocupa que se puedan producir fracturas emocionales, desafectos o rechazos entre familias, amigos o ciudadanos. Nadie en la España de hoy es adversario de nadie».

La ausencia de símbolos religiosos (salvo en el breve plano con un Belén casi de posado forzado en la mesilla con la fotografía del Rey Juan Carlos I) así como de otros (de la Casa Real, por ejemplo) han ayudado a hacer familiar y cercano el ambiente escogido para la grabación del mensaje. La fórmula utilizada para hacer presente a la Reina, la Princesa y la Infanta, con las fotografías en la mesa, y las imágenes finales de la familia, que formaban parte de la realización del discurso, ha sido conservadora pero correcta.

El Rey ha hablado con palabras y gestos. Con formas diferentes. Prueba superada, creo. Pero la obsesión por la aceptación y la recuperación del afecto y reconocimiento de la Corona pasan, también, por ser además de agradable, casi encantador, por ser un Rey franco y sincero, que no esconde las palabras, ni los temas. Que los menciona por su nombre. Que los mira de frente. Mientras, se agradece menos pompa y más sencillez.

Hay 28 Comentarios

Ruben, dado el extenso comentario que me has dirigido, voy a recurrir a la benevolencia de Antoni por permitirnos explayarnos en nuestros comentarios, dentro del espacio de su blog, para hacer un comentario final sobre tus expresiones.
Ante todo y sobre todo, respeto que tanto tú como Antoni como otros muchos, sea monárquicos.
Lo que si creo, me permitirás, que como republicano que soy, me parezca que el ser monárquico en pleno siglo XXl, algo totalmente desfasado con la realidad, en un mundo que ha cambiado totalmente desde la aparición de Internet.
¿Porqué lo creo?....porque yo preferiría vivir en un Estado Federal como los EE.UU o la República Federal de Alemania entre otros. Simplemente, creo que tienen un sistema democrático de gobierno, que por lo que dicen hechos indiscutibles, no les va nada mal, teniendo como tienen grandes y graves problemas como sucede en todos los rincones del mundo.
Me gustaría que España fuera una Republica Federal. Los hechos indiscutibles en los cuales fundamento mi opinion, exceden y en mucho lo que puede dar la generosidad de Antoni Gutiérrez-Rubi.
Lo mismo me sucede con el corrupto comportamiento de Cristina e Iñaki, a punto de ser juzgados por ello, a pesar de todo lo que hizo el rey Juan Carlos, Rajoy, la Abogacía del Estado, el Fiscal General y el Fiscal Anticorrupción de Mallorca..El diario El Mundo que primera plana, informó de una reunión de todos ellos para coordinar acciones y ni la Casa Real, ni la Moncloa, ni siquiera el impagable Floriano, lo desmintieron.
No puedo resistirme el pensar en la cara que tiene que haber puesto el rey Juan Carlos, cuando vió un reportaje a toda página(6) en HOLA, con las fotos del lujoso piso comprado por Cristina e Iñaki (6 millones de euros) en el barrio más caro de Barcelona, en Pedralbes, sabiendo como sabía, que su yerno, cuando se casó, solo tenía como entrada economica para aportar a los gastos del hogar, su sueldo como jugador de balonmano del Barcelona.....
El rey Juan Carlos en esas fechas y muchas otras siguientes, no dijo absolutamente nada!!....
Claro, como cualquier padre, que no pregunta nada de nada, a nadie, de cómo su hija y su yerno, se hicieron millonarios en un "par de años, gracias a "su esfuerzo personal".....como tantos matriomonios jóvenes.
En mi opinión dado que no soy como el rey ni como Ana Mato, que tampoco se "enteraba" de los millones que "ganaba" su marido, creo que en cuanto finalice el juicio de Cristina e Iñaki, para muchos de nosotros(por supuesto que para los monárquicos, no), el rey Juan Carlos, quedará en evidencia de que podría haber sido perfectamente, "cómplice por ocultamiento" o "cooperador necesario". de todo lo que hicieron ambos.
No te menciono la fortuna personal que ahora tiene el rey Juan Carlos, porque no recuerdo el mes y el año de la revista Forbes que lo puso con una fortuna que superaba los 1.500 millones de euros.....
Lógicamente, la Casa Real tampoco dijo nunca nada sobre la publicación, ni tampoco nadie vió su declaracíón de Renta, desde que comenzó su reinado hasta la abdicación.........
Finalizo diciendo, como la corrupción es intríseca del hombre, como republicano prefiero tener la opción de que si aparecen algunos de un partido que está gobernando que son corruptos, pueda ejercer mi voluntad de cambiarlos sea a los 4 o 5 años.
Los reyes en cambio, hasta que nos los terminan echando, ahí siguen.....o...seguían...
La reaidad dice que estamos en el siglo XXl,...hemos cambiado Rubén.
No lo tienes fácil como monárquico(judicialmente) pero, espero que en lo personal tengas un buen año 2015.
A pesar de que no entendiste lo de la luna y el dedo, no me resisto a despedirme de ti, con algo que me enseñó un maestro mío:
El abrir los ojos puede llevar toda una vida.
El ver es cuestión de un instante".
Salud
Ismael

¡¡¡Muchas gracias Ismaela!!! Uy, perdón Rubenona... ¡Glub!

¡¡¡¡¡Qué bien hablas Rubén, estoy anonadada!!!!!!!

‘…tú tratas de imitar, y lo haces muy mal, el estilo analítico de Antoni…’ (Ismael).
…Vamos a ver querido Ismael; no trato de imitar el estilo analítico de Antoni, porque sencillamente, no hago análisis alguno.
Si te fijas, en mi primer comentario, esbozo 35 palabras, incluyendo tu nombre...
…Difícil condensar análisis alguno en tan corto espacio.
Si a ti te ha parecido mi primer comentario un ‘análisis’, estas ‘cuatro palabras’ no sé qué calificativo te van a merecer. Tampoco te devanes los sesos buscando uno.
Mi segundo ‘análisis‘, y más sesudo seguramente, consta de 18 palabras…; aquí tampoco despliego analítica alguna (señal inequívoca de que empieza a aburrirme el tuyo) pero aún así, seguro que de él has extraído algún compendio que no yo no encuentro por ningún parte.
Verás Ismael: En realidad quería decirte, (y de paso a todos aquellos detractores monárquicos que pulular por ahí), aprovechando este estupendísimo análisis que nos brinda el Sr. Antonio Gutiérrez Rubí, que aunque no te lo creas, (por ahí circula una encuesta que dice que la Monarquía es valorada positivamente por la mayoría de los españoles), nuestro actual Jefe del Estado, está haciendo todo lo posible para demostrar que es acreedor del papel que le ha sido asignado, y que él (como tampoco la tenía su padre), no tiene la culpa de que su yerno (y por ende su cónyuge) sean unos ‘aprovechaos’.
Tú das por hecho que el anterior ‘Rey, el Gobierno de Rajoy, el Fiscal General del Estado, y el fiscal anticorrupción de Mallorca, han actuado vergonzosamente en defensa de la Infanta Cristina…’; tendrás pruebas de ello, porque indicios podemos tenerlos todos.
…Y a saber, que lo haga un padre, es del todo comprensivo (¿acaso tú irías como acusación particular contra alguno de tus hijos?)
…Que lo haya hecho el gobierno de Rajoy, con el Fiscal General a la cabeza, no parece improbable, pero habida cuenta de cómo ha salido el Sr. Torres Dulce de su cargo, tu deducción pierde fuerza…
Y nos queda el fiscal anticorrupción de Mallorca, que efectivamente, se le ve muy preocupado en la defensa de Doña Cristina…; algo inusual, pero como se ve en la imputación final del Juez Castro, parece ser que tales argucias, han conseguido el efecto contrario.
De lo que se desprende que quizás tenía razón el ex Rey Juan Carlos, cuando dijo eso de que ‘todos somos iguales ante la ley’. ¡Qué cosas tiene la vida!
Verás Ismael…: A mí lo que me perturba es esa torva que quiere a toda costa desprenderse de la Monarquía, por el simple hecho de que no han podido ‘elegirla’, demandando una República, que (aparte de hacernos acudir a una urna cada equis tiempo), poco o nada nuevo aportaría a la figura del Jefe de Estado.
¿Quizás sería mejor tener un Presidente, sobre el que pesan serias dudas de honestidad al estilo de Aznar, Rajoy, Sarkozy, Chirac o Moshé Katsav, este último acusado incluso de delitos de índole sexual hacia sus subordinadas?
¿En qué iba a cambiar sustancialmente nuestra vida, acudiendo a elegir al Presidente de la República?
Un Presidente de República que, indefectiblemente, concurriría bajo las siglas de alguno de los partidos que llenan de escándalos de corrupción el largo y ancho de nuestra península.
En cambio nuestro Rey, pese a quien pese, y aunque algunos se atreven a aseverar que es de derechas, no viene auspiciado por formación política alguna, ni acude a votar nunca para mostrar su imparcialidad ante los ojos de los ciudadanos.
Y volviendo al caso Urdangarín que tanto te preocupa, ¿Por qué hemos de hacerle pagar coste alguno al actual monarca, por el simple hecho de ser cuñado de semejante personaje?
La figura del Jefe de Estado, como pueda ser la figura de un Papa (por poner un ejemplo), están por encima de ciertas formas y fondos, por mucho que queramos situarlas en un plano más ‘terrenal’.
Y así como el sumo pontífice, no se pone a despellejar con nombre y apellidos desde el balcón de la plaza de San Pedro en pleno ‘urbi et orbe’, a los curas pedófilos que pululan por su iglesia, el actual Rey, en un mensaje tradicional navideño, es inconcebible que mencione a su hermana, a su primo, ni al mismísimo satanás…
Esto lo entiende un niño de cinco años, atendiendo al fondo y a la forma del momento en sí…
El Sr. Antoni Gutiérrez Rubí, como asesor de comunicación y consultor político, amén de sus masters de comunicación en distintas universidades, en mi opinión, nos brinda un excelentísimo análisis de este primer discurso del nuevo monarca, desde la óptica de la puesta en escena (simbología, gesticulación, entonación, etc.), que es lo que podíamos denominar la ‘forma‘, para dar paso al contenido en sí del discurso (el ‘fondo’), donde analiza lo dicho propiamente.
Y sin entrar a fondo en todas y cada unas de las disquisiciones que se abordan en tan, repito, excelente análisis, si uno se fija, es crítico con el mismo, tildándolo de ‘prudente y mesurado…‘, ‘desaprovechando -para el autor- una oportunidad para reforzar el tiempo nuevo del que nos habló en su discurso de proclamación’.
No quiero extenderme en todas y cada una de las vertientes que se desprenden de este artículo que nos ocupa. Simplemente decirte que he constatado una y mil veces, que los mismos que se arrogan en el derecho de poder elegir al jefe de estado de este maravilloso país, son los mismos que no acuden a votar en las elecciones legislativas, autonómicas o locales, argumentando que es ‘estéril votar‘.
Claro que elegir, como decía antes, al presidente de la república, (que es de suponer que sería una mera figura decorativa como pueda ser el actual rey), parece ser que sí que contribuiría a la solución de todos los males de España.
Y bueno Ismael, que no quiero seguir jugando a imitador del Sr. Antoni, ni entrar a valorar la metáfora de la luna, ni empezar a decir cual de las frases que tú expresaste no es un hecho indiscutible, etc., etc., etc.
Ello requeriría un análisis en profundidad que nos llevaría mucho tiempo, y, sinceramente, en las fechas que estamos, un servidor no está para tales menesteres.
Por lo que a mí respecta, doy por finalizada también mi intervención contigo…
Disculpa la extensión de esta misiva, pero es que en el fondo quería decir que no solo me ha encantado el discurso de nuestro monarca, sino que estoy de acuerdo también en las formas, y en desacuerdo con quien, al margen de éstas, le critican únicamente por ser hijo y hermano de quien es, y por no haber pasado por las urnas, como tantos y tantos personajes públicos de este país…

Lo siento, ha quedado una frase fuera de lugar, al final de mi comentario "En cuanto a lo del "plumero", tampoco estás..."
Debido a las prisas al escribir, no hice la corrección correspondiente. vale.

Rubén, las imitaciones suelen ser normalmente malas, no superan los originales, tu tratas de imitar y lo haces muy mal, el estilo analítico de Antoni. Es decir, criticas un comentario,(el mío) sin aportar un solo hecho que fundamente la misma.
Me mencionas a mi admirado Cantinflas sin decir cuál de las frases que yo expresé, no es un hecho indiscutible.
Tampoco entiendes la metáfora, de la "luna", en eso eres coherente. no es algo que tú puedas hacer.
En cuanto a lo del "plumero", no demuestras ninguna capacidad intelectual que te habilite a hacer ninguna deducción sobre ello. Ya crecerás. no tengas prisas.
Como este blog es de Antoni Gutiérrez-Rubí, considero una falta de respeto, mantener intercambio de opiniones que no tienen nada que ver con lo que escribe el analista politico en el mismo,por lo que doy por finalizada mi intervención contigo.

En cuanto a lo del "plumero", tampoco estás

Ya Ismael, pero ni tú apuntas a la luna, ni yo veo tu dedo...; si acaso tu plumero.

Ruben, lamentáblemente hoy en el mundo, existen muchísimas personas que cuando le señalas la luna, solo ven el dedo. Claro, que por eso y otras cosas, nos va como nos va a todos.

Certamente lo de la sinceridad no lo sé. Pero tan "franco" como su papá. Al menos mientras su legitimidad no surja de las urnas de una forma regular y regulada.

Es sólo una opinión...

http://escribopiensopiensoescribo.blogspot.com.es/2014/12/pablo-iglesias-ha-desembarcado-en.html

'...si cagas pierdes la vida, y si no la tienes perdida'. Haga lo que haga, diga lo que diga, Felipe VI nació 'viciado' para buena parte de españoles. Lo típico de este país que se resiste a pasar página en este y otros muchos asuntos. No aprenderemos nunca.

Ismael: Te pasó como a Cantinflas, hablas mucho pero no dices nada. Ser un buen analista, un buen periodista, no significa llenar un folio en blanco de letras, de palabras huecas, y de ideas inconexas.

Antoni, leido con atención, como siempre, tu análisis del discurso del rey, "Las formas son fondo", espero y deseo, que como buen monárquico que eres, una vez superada la importante etapa emocional que has tenido al escuchar y ver por la tele a tu rey, nos informes a tus lectores, en dónde publicarás la 2ª parte del mismo, ya que seguramente en ella, culminarás por explicarnos lo que quieres decir con lo del "fondo".
Analizarás Antoni de verdad, el "fondo" de lo que quiso decir el rey con: "......Debemos cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción. La honestidad de los servidores públicos es un pilar básico de nuestra convivencia en una España que todos queremos sana, limpia».?..¿.?
Porque tal vez el rey cuidando la "forma", se refería a la vergonzante actuación de su padre el rey Juan Carlos, conjuntamente con la del gobierno de Rajoy, de la Fiscalía General del Estado, del Fiscal Anticorrupion de Mallorca, en la defensa de Cristina, acusada solamente de fraude fiscal??.....comparada con lo de Iñaki, es nada...
¿llegará tu análisis hasta el "fondo" de la verdad, aunque se enfade tu rey?.....
O tal vez el rey, cuando también expresó esa frase sobre la corrupción, cuidando la "forma", era de verdad una indicación a los "buenos entendedores" para se llegue al "fondo" de la enorme corrupción que hay ya demostrada judicialmente en el Partido Popular, teniendo como principal corrupto a su presidente y presidente del Gobierno de España?...
Si, c reo que si Antoni, tu honestidad profesional como analista político y asesor, no te impedirán en un futuro inmediato, a que nos "muestres a tus lectores, el "fondo" de por lo menos estos dos asuntos.
Tú encontrarás sin duda, la "forma" de hacerlo.
Un cordial saludo y un muy buen año nuevo!!!
Ismael
p.d.seguramente, analizarás también en profundidad lo de
:"La fractura emocional, como metáfora política y síntoma de la situación de España ha estado, también, muy presente en su discurso con la extensa —por inusual— referencia (esta vez explícita) a la situación de Catalunya.", ya que como buen analista nacionalista independista, te servirá para completar la información pendiente de dónde están publicadas las "leyes democráticas catalanas que permanentemente aluden Mas, Junqueras y Forcadell.
Con todo ese material, seguro que llegarás al fondo del problema y podremos encontrar la solución al mismo,
En el 2015, tendrás mucho trabajo Antoni, capacidad, no te falta.

Lamentables: discurso y artículo.

...se le olvidan las personas optimistas, con esperanza en un futuro mejor, que apuesten por este vilipendiado país como usted, Sr. Reza...

Efectivamente así está España Sr. Valls, llena de castañetas en un “frío” entorno otoñal, y de parados, y de pobres, y de marginados, y de banqueros en la cárcel, y de políticos de derechas en la cárcel y de reyezuelos ornamentales con coronas heredadas por imposición franquista y de sus hermanas y sus madres con fundaciones para ancianos con alzeimer y de elefantes y de putas etc. etc. etc.

A mi me gustaría que ese discurso fuera bien interpretado y me dijeran si ¿está bien o no está bien?

Muchos de los comentarios, con el del tal Rogelio Reza a la cabeza, ilustran a la perfección del por qué del atraso español, de cómo se teje un discurso fatuo y visceral, y pdel resentimiento y falta de altura de miras, del que hacen gala muchos 'patriotas' de medio pelo que pululan por este país. No tienen siquiera la capacidad de discernir entre un jefe de estado y una castañera asando castañas en un entorno otoñal. Así está España...

Nunca mejor que en este caso “la forma es el fondo”. La forma ha sido de un ambigüedad total y absolutamente plagada de generalizaciones más que trasnochadas, parece que se lo haya escrito el mismísimo Rajoy, salvo en el trocito de “ Aupa España” que me recuerda a Vicente del Bosque en el vestuario de la selección. Como mucho le concedo que su análisis de la situación lo ha salpimentado una pizca de calificativos populares para quedar bien. Incluso ha barrido para casa defendiendo la importancia de su institución y diciéndonos lo mucho que le queremos (???)
En cuanto a la coreografía y el decorado, perfectamente elegido para un tipo de ciudadano que indefectiblemente vota al PP, incluidos los símbolos patrios ! Vaya pedazo de banderón ! y por supuesto “ el Belén “ símbolo religioso donde los haya. El coqueto saloncito a mí me recuerda a las tiendas de muebles para la gente “bien” de hace cuarenta años, hasta un decorado de Ikea hubiese sido más convincente.
En cuanto a las dotes interpretativas del monarca no hay desperdicio, tenso, envarado, lee fatal la pantallita, lectura plagada de leves silencios y fallos de ensayo como cuando se llevó en el último segundo la mano al corazón, casi se le olvida. Su padre sería un golfo pero conseguía caer simpático hasta al republicano más recalcitrante, este pobre chaval carece de empatía en absoluto, su mirada está vacía, su pose falsa y efectivamente su corbata “ azul “.

Las formas exquisitas, pero de fondo nada de nada, Un discurso prescindible igual que la institución que representa este señor. Como se puede hablar de corrupción cuando en su familia existen miembros que tienen cuentas opacas, como se puede recomendar algo, cuando el comportamiento de la monarquía se basa en los privilegios?. Somos muchos los que pensamos que ya está bien de este sistema mutilado y no democrático que representa la Monarquía del 78.

Buen artículo, Antoní. A mí también me ha agradado el mensaje del Rey por su sencillez, su honestidad y sobre todo, por hacer hincapié en todo lo que tiene que ver con los sentimientos de las personas y el corazón. En fin, no tiene nada que ver con discursos de otros jefes del estado que cazan elefantes en África mientras los ciudadanos sufren las consecuencias de la crisis económica, y, de una manera más indirecta, de los casos de corrupción de los políticos y de la hermana y del cuñado del Rey. Sin embargo, sinceramente pienso que la institución de la monarquía no tiene cabida en un país europeo del siglo 21. Me puede caer bien el personaje del Rey por su inteligencia emocional, pero para tanta gente en este país la casa real no aporta nada en absoluto ni a su vida ni a la vida pública por lo general. Es solo cuestión de nuestro grado de madurez como democracia cuando decidamos de dejarnos de semejantes rollos superfluos y costosos. Y la monarquía sigue siendo muy cara, a pesar de la imagen de austeridad y sencillez que intenta transmitirnos.

Bien. Estoy bastante de acuerdo con lo que dices, Antonio. Pero me pregunto dos cosas. ¿De que sirve un discurso en el que se nos recuerda cuales son nuestros problemas, si ya los conocemos? Casi podía ahorrárselo. La alocución es completamente previsible, además de notoriamente «censurada» por el Gobierno... La otra cosa que me pregunto es: ¿por qué es rey nos trata de tú? Esto es algo que me ofende, siendo como es un ciudadano igual que los demás y que cobra del estado que mantenemos con nuestros impuestos. Tengo la impresión que sus asesores están un tanto en Babia.
http://jesarribas.blogspot.com.es

Si verdaderamente se tiene la capacidad de entender la figura del Jefe de Estado en nuestro contexto patrio, se podrá constatar que su primer discurso, ha sido, de largo, más relevante, más sincero, más enfático, que todos los realizados por su padre a lo largo de su reinado.
Me quito el sombrero ante la determinación y el coraje de nuestro nuevo Rey.
El que no sepa leer entre líneas, tiene un serio problema de entendimiento, y un corto sentido del análisis...

Efectivamente el discurso respondió a lo que se esperaba. Ahora queda por ver si en el siguiente - 2015 - ha cambiado el "debemos" por el "hemos hecho".

Una palabra sirve para describir este artículo: 'patético'.

Me hace gracia que se espere del Rey, en sus palabras y en sus hechos, casi una inmolación. Sin tener poder ejecutivo hahecho más en los últimos meses en temas como la corrupción y Cataluña que los politicos de todos los partidos juntos. Si no les parece que el mensaje contra la corrupción iba dirigido a su hermana es que no entienden nada.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal