Chequeos ideológicos

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 10 sep 2015

Herramientas para el voto

Desde hace unos cuantos años, en cada proceso electoral de la mayoría de países, surgen sitios web y aplicaciones que ayudan a las personas a saber a qué partido o candidato deberían votar, siendo coherentes con su ideología y con el resultado obtenido de responder a las preguntas que se formulan a través de un cuestionario. De hecho, estas webs son cada vez más comunes y usadas (por ejemplo, en las últimas elecciones alemanas, una de ellas fue consultada más de 13 millones de veces).

Diferentes estudios hablan ya de cómo el uso de estas webs consiguen afectar al voto de los electores que responden a las preguntas, y que cifran en un fuerte efecto entre el 6 y 10 % de los votantes, que pueden cambiar su voto después de recibir el «veredicto» con la propuesta del partido al que debería votar, en función de los resultados obtenidos. Estas herramientas y tecnologías ayudan a «pensar» y a «comparar». E introducen una saludable práctica en la toma de decisión: hacer coherente la decisión con el grado de identificación ideológica, la evaluación comparada y el voto selectivo.

En las recientes elecciones británicas del mes de mayo se observó un aumento de estas herramientas, que sirven para despejar dudas en el electorado, pero que también actúan como un elemento que genera curiosidad y se usa de forma lúdica para confirmar lo que ya sabemos que vamos a votar, o para provocarnos ciertas dudas y/o interesantes debates. En el Reino Unido, triunfaron webs como Who should you vote for, Vote for Policies, Positiondial, Who shall I vote for?, Who gets my vote?, Verto, TickBox o Votematch. Éstas suelen impulsarse desde instituciones apolíticas y sin ánimo de lucro, aunque también desde los medios de comunicación.

En cualquier caso no es un tema novedoso. Estas webs de orientación y recomendación de voto existen como mínimo desde las elecciones alemanas de 2006, y se han ido extendiendo, ya desde ese año, en Francia (Polimètre) y Holanda (Votematch), para pasar rápidamente a otros países. Durante la precampaña electoral norteamericana, en 2007, desde USA Today lanzó Candidate Match Game, en el que se indicaba, a través de una especie de encuesta, qué candidatos se acercaban más ideológicamente a la persona o eran más afines a sus ideas. En las elecciones europeas de 2009 se creó una herramienta (EU Profiler) que, mediante un sencillo cuestionario de 30 preguntas, mostraba qué partido nacional o europeo se aproximaba más a nuestras propias ideas políticas, qué lugar ocupabas en el espectro político y la probabilidad con la que votarías a otros partidos. Más de medio millón de personas participaron respondiendo al cuestionario.

En España, en 2011, se creó elecciones.es para las generales de ese año. Y, en 2015, de cara a las próximas elecciones del 27 de septiembre en Cataluña, apps4citizens (iniciativa de la que soy impulsor) y El teu Parlament han lanzado El teu Vot, una web de orientación del voto que permite descubrir nuestra posición en el escenario político catalán de cara a las próximas elecciones. Podremos saber cuál es nuestro nivel de afinidad política con las candidaturas más relevantes que se presentan, comparar nuestro posicionamiento respecto al de cada candidatura y descubrir cómo quedaría configurado el futuro Parlamento si se correspondiera al 100 % con nuestras preferencias.
Para asegurar el rigor y la honestidad metodológica, la página web consta de un apartado en el que se exponenen los Criterios de Elaboración y operacionalización del cuestionario, así como el cálculo de los Resultados.

El teu Vot utiliza una metodología algo diferente, totalmente basada en la ciencia política, y con un diseño intuitivo que permita ver reflejada nuestra ideología e intención de voto de un modo visual y compartible en redes. Una atractiva herramienta, a pesar del escaso margen de tiempo para su uso, en este agitado e interesante escenario que se avecina.

Hay 2 Comentarios

Las páginas con orientación al voto no son arbitrarias y siempre estan "apoyando" algún partido subconsientemente

Pongamos por caso que soy catalán, que no lo soy, y quiero votar en Cataluña, porque puedo, a un partido pero no sé a cual. No estoy seguro de que los independentistas digan toda la verdad sobre la bondad de votarles a ellos, aunque tampoco estoy seguro de que seguir atado a los dictámenes del gobierno de turno de Madrid sea lo más conveniente para Cataluña. Yo, que soy un indeciso, tengo en mis manos la posibilidad de inclinar la balanza a un lado o a otro, ¿Qué páginas debo visitar?
Si leo la web de Junts pel sí me dirán que necesitan mi voto porque Cataluña debe ser independiente, España nos roba y todo lo demás. Pero si consulto la página del PP o del PSOE u otras páginas de tendencia política me dirán todo lo contrario.
Estamos hablando del voto de los indecisos que de no ir a votar y se queden en casa o en la playa, pueden hacer que las elecciones provoquen una catástrofe de incalculables consecuencias. Y no lo digo por si se proclama la independencia unilateralmente sino por la reacción de un gobierno como el PP, si se hace esa proclamación. El indeciso que no va a ir a votar tiene una gran responsabilidad pero no lo sabe o no quiere saberlo.
En el caso de que los independentistas saquen 68 escaños con un 44% de los votos, pero el 56% diga que no a la independencia y a ello se sume una abstención del 25/30%, ¿de quién es la culpa? ¿De la abstención?
Entonces ¿Para qué sirven las páginas de orientación al voto, si son todas subjetivas?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal