Primero las personas, luego las fronteras

Por: | 19 de marzo de 2014

 

Vídeo sobre la campaña S.O.S. Europa

 

POR ÁNGEL GONZALO

Desde 1988, y según las cuentas de los medios de comunicación, 18.000 hombres, mujeres y menores han muerto intentando alcanzar las puertas de Europa. En otoño pasado, el mundo se estremecía al ver naufragar frente a las costas de la isla de Lampedusa, en Italia, a 500 inmigrantes subsaharianos. Hace menos de un mes, todavía más cerca de nosotros, 15 inmigrantes se ahogaban frente a la costa española de Ceuta.

Es duro, pero algunas de estas muertes podrían haberse evitado. El deseo de algunos gobiernos europeos de luchar contra la "inmigración irregular" a veces es más fuerte que la obligación de garantizar un rescate seguro. No son pocos los casos de personas en situación desesperada que se han quedado en el mar durante días, pidiendo auxilio, mientras que las autoridades discutían qué hacer con ellas o hacia dónde dirigir sus frágiles embarcaciones. En algunos de esos casos, las personas murieron a bordo de las pateras, mientras que los gritos de socorro que lanzaron se perdían en un absurdo mar de indiferencia. "Después de que el barco se hundiera, no pude encontrar a mi hermano ni a mi padre. Pude ver a mi primo, pero cada vez que me acercaba, una ola llegaba y nos alejaba cada vez más”, decía un joven inmigrante entrevistado en Lampedusa.

Las políticas migratorias están mucho más centradas en proteger las fronteras que en socorrer a quienes precisan ayuda. ¿Es eso posible? Sin duda. Los Estados miembros de la Unión Europea (UE) interceptan las embarcaciones en el mar, externalizan el control de la inmigración mediante acuerdos poco transparentes con gobiernos con serios historiales de derechos humanos, detienen de manera indiscriminada a inmigrantes en centros de ínfima calidad y llevan a cabo "expulsiones en caliente" que violan la normativa internacional. Han convertido en gendarmes de sus fronteras a terceros países, aun sabiendo el trato que las personas migrantes y refugiadas reciben en ellos. "A nadie le importa si un africano muere aquí", decía Obiezi, nigeriano de 24 años, retenido en un centro de Gharyan, a unos 80 kilómetros al sur de Trípoli, en Libia, hacinado con muchos otros, sin mantas, colchonetas, apenas comida, sin asistencia médica y custodiados en casas prefabricadas de metal. Un guardia le disparó en la cadera porque no atendía sus órdenes demasiado rápido. "Pusieron sus manos en partes que un hombre no debe tocar. No debería haber guardias varones. Me obligaron a quitarme el sujetador..." dijo una chica de 16 años, chadiana, que fue desnudada nada más llegar al mismo centro de detención en Libia.

179050_S.O.S-2

Activistas en un barco frente a la isla de Lesbos en Grecia en julio de 2013./AI.

A quienes arriesgan su vida en una patera o se encaraman a una valla les empujan múltiples motivos. Algunos huyen de su país para escapar de la persecución o de la guerra y tienen derecho a solicitar asilo en Europa y a ser reconocidos como refugiados. Desde 2011 son muchas las personas que han huido del conflicto de Libia, Túnez o actualmente Siria. A finales de 2013, de los casi dos millones y medio de refugiados sirios contabilizados por ACNUR, solo 55.000 habían conseguido llegar a la Unión Europea y solicitar asilo. Se trata de un número ridículo y más sabiendo que los Estados miembros solo han ofrecido 12.000 plazas para reasentamiento o admisión por motivos humanitarios. En el caso de España, se ha comprometido a reasentar a 100 personas en 2014, que se unen a las 30 de 2013. Un hombre sirio declaró en el centro de Vía Aldini en Lampedusa "Nuestras familias piensan que en Europa nos van a ayudar. No entienden cuando les explico lo que hay aquí. Ahora me doy cuenta de que no puedo sacarlos de Siria. Fue un error venir".

Otros son inmigrantes económicos que quieren dejar atrás la pobreza y el desempleo crónicos y buscan un futuro mejor para ellos y sus familias. Una razón lógica con la que no parece difícil identificarse y menos en un país como España, con una crisis económica acuciante que obliga a muchas personas a buscar una vida mejor en otro lugar.

El coste humano de las políticas y prácticas de control de la inmigración en Europa es más alto que las vallas de Ceuta y Melilla. Hoy en día, la falta de transparencia en torno a la gestión de las fronteras es un ataque directo a los derechos humanos de las personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas. Sin transparencia las fronteras se convierten en espacios de impunidad, en limbos jurídicos, donde las violaciones de derechos humanos no son investigadas ni sus responsables procesados.

Por si fuera poco, las medidas de control de fronteras han resultado ineficaces. Han hecho muy poco para disuadir de su idea de llegar a Europa a quienes lo intentaban. Al fin y al cabo, migrar es una búsqueda de dignidad y no hay medidas que puedan disuadir a las personas para que renuncien a su derecho a buscar asilo o a su aspiración de una vida mejor. Al contrario, estas medidas obligan a muchas personas a asumir más riesgos, a cortarse las manos y los brazos con concertinas o a tomar rutas aún más peligrosas.

156808_Lampedusa

Tumbas en un cementerio de Lampedusa (Italia). Octubre de 2011. / Xander Stockmans

Los próximos meses son decisivos porque la Unión Europea va a definir el futuro de la política de inmigracion y asilo, empezando por este mismo jueves 20 de marzo. Los líderes europeos se reúnen en Bruselas para preparar una Cumbre sobre África. Es una buena oportunidad para decirle a la UE y a los Estados miembros que deben hacer más para evitar la pérdida de vidas. En lugar de concentrar los recursos en el cierre de fronteras, deben aumentar las operaciones de búsqueda y rescate, generar rutas seguras y legales para los refugiados y acabar con la colaboración para el control migratorio con países que violan los derechos humanos.

En definitiva, si no cambia el enfoque y los derechos humanos se sitúan en el centro de esta política, seguiremos siendo testigos de tragedias tan dolorosas como las de Ceuta o Lampedusa, y los medios de comunicación y las ONG seguirán contabilizando cuerpos sin vida. Quizás a final de año sumen ya 20.000.

 

Ángel Gonzalo es periodista de Amnistía Internacional. Participó en las investigaciones de la organización en Ceuta, Melilla, costa andaluza y Marruecos, y visitó los centros de internamiento en Canarias. Coordina la comunicación de la campaña S.O.S.Europa en España, que pide a los gobiernos que protejan a las personas antes que las fronteras.

 

Hay 3 Comentarios

me a encantado este blog

Porque me siento migrante, resultado de miles migrantes que buscaron donde poder sobrevivir con dignidad. Dijo NO a todo lo que está pasando y insto a la Cumbre sobre Africa para buscar soluciones que incorporen la dignidad y el respeto a los seres humanos como primer requisito .

Estas personas llaman a las puertas de Europa, como otros llaman a las del Cielo. "Llamando a las puertas del Cielo". Un cuento de apenas tres minutos.
http://loscuentostontos.blogspot.com.es/2013/01/14-llamando-las-puertas-del-cielo.html#cuento14

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Migrados

Sobre el blog

España vista desde la mirada de quienes nacieron en otros países. Migrados es un blog de encuentros y desencuentros, de episodios cotidianos, de integración y de lucha por la supervivencia en un entorno extraño y, a veces, hostil. Es una ventana a las vidas de personas que se han quedado en una tierra donde la crisis ha convertido a sus propios ciudadanos en emigrantes. Coordinado por Lola Hierro.

Sobre el autor

Lola HierroLola Hierro. Periodista y viajera, está convencida de que su oficio debe entenderse como un servicio público. Cree que una de las obligaciones de los de su gremio es dar voz a los olvidados y a los débiles y, ante la duda, ponerse siempre del lado de las víctimas. Con Migrados quiere llamar la atención sobre un fenómeno social que no siempre recibe la atención que merece a través de las experiencias de héroes y heroínas cotidianos.

Quan Zhou WuQuan Zhou Wu. China de cara, pero andaluza de corazón. Quan es diseñadora gráfica y dibujante del cómic Gazpacho Agridulce. Nacida en Algeciras en el seno de una familia profundamente tradicional, lleva 24 años intentando alcanzar el perfecto equilibrio entre sus raíces orientales y un estilo de vida muy occidental. @Gazpacho_Agri

Abdel Abdelouahed BelattarAbdelouahed Belattar, Abdel. Es educador social y especialista en migraciones. Español de origen marroquí, él se ve de aquí de allá, o de los dos sitios a la vez. Su pasado le ha hecho tener una perspectiva diferente de las migraciones hasta el punto de estar decidido a investigar y demostrar que quienes emigran aportan mucho a la economía, a la política, a la cultura y a la sociedad, y que por ello tienen la llave para lograr un cambio social real.

Jean-Arsène YaoJean-Arsène Yao. Originario de Costa de Marfil, es Doctor en Historia de América por la Universidad de Alcalá (España), y titular de un Master en periodismo de agencia por la Universidad Rey Juan Carlos (España). En la actualidad combina su labor docente con actividades periodísticas.

Ernesto G. MachínErnesto G. Machín. Cubano de corazón y con raíces españolas, profesor, periodista y escritor. Proviene de una familia trabajadora, vivió la época dorada de la revolución cubana y un día se convirtió en aprendiz de viajero. Un día decidió contar su largo viaje por el mundo convencido de que sus crónicas ilustraran el dulce amargo de la emigración.

Julissa JáureguiJulissa Jáuregui. Madrileña de origen peruano, ha vivido más años en esta ciudad que en su natal Lima. Politóloga cuyo activismo le llevó a especializarse en cooperación internacional y migraciones. Escribir reportajes y crónicas narrando las historias de vida de los migrantes se ha convertido en una herramienta más de su reivindicación.

Sagar Prakash KhatnaniSagar Prakash Khatnani. Escritor español de origen indio, y autor del bestseller internacional “Amagi”. Ciudadano del mundo y convencido acérrimo de que la cultura ha de servir para derribar fronteras, diferencias y dogmas.

Otros autores

  • Shivan Khalil
  • John Ekow Ampan
  • Mercedes Rodríguez

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal