Diario de un cubano (I): Puertas que se abren

Por: | 08 de mayo de 2015

4159187955_a86700e12f_zCuba, por Jordi Martorell (CC)

AUTOR INVITADO: ERNESTO GARCÍA MACHÍN

¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?
Helen Keller

Ahora no eran figuraciones, ni sueños aun no fraguados, no eran imágenes que se frisaban, ni la maqueta que me había regalado mi primo Raúl a los siete años, ni tampoco el avión que siempre quise pilotar.

Era real: Las puertas se abrieron. El ajetreo, el bullicio de los que buscaban sus puertas de embarque, los tensos momentos de la aduana, era como ir naciendo nuevamente poco a poco, era abandonar las murallas que me separaban del mundo.


Entendí entonces a aquel niño que se abrazó a su abuela antes de partir y le juró que alguna vez, cuando fuera grande, regresaría. Yo, en cambió, juré al menos: volver cuando fuera más viejo, con más canas, con más arrugas en la piel.

Y después, la fuerza G, las azafatas, los asientos, las señales, el pequeño e imperceptible movimiento del avión poniéndose en pista, el estrechonazó, la fuerza G oprimiéndome. “Ahora sí,  Kima” le dije a mi compañero de aventuras. Iba la nave ganado altura, se iba desfalleciendo la imagen verde, las nubes abrazadas entre sí formaban un halo divino,

Tan pequeños ahora se ven mis recuerdos de entonces. En algún lugar que ahora miraba distante estaban los míos, los que dejé, quizás buscando mi sueño.

El verde azul de la estratosfera, la oscuridad del largo camino a su Europa, las pequeñas bandejas de una comida extraña con sabores poco acostumbrados, tanta gente hablando diferentes idiomas a mi alrededor.

Cuando todos dormían y pude quedar a solas conmigo, el miedo me sobrecogió, la nostalgia se colgó de mi cuello, ahora entendía que me iba, pero no del todo. Cada vez me alejaba de las calles que me vieron crecer, de los amigos que me buscarían, de mi familia que guardaría mi lugar en la mesa.

El mundo se hacía grande, y por más distante que estuviera, más cerca estaría yo de la vida que tuve. Las imágenes danzaban como cataratas, los pequeños detalles que eran imperceptible antes ahora cobraban vida. No pude dormir, solo dejar que mis lágrimas cayeran, que se deslizaran como las de mi madre cuando no pudo decirme adiós.

3033817Miles de personas con banderas cubanas, se manifiestan ante la oficina de intereses de Estados Unidos en La Habana (Cuba), en protesta por la política de inmigración estadounidense en el año 2000./ AFP

Un nudo en la garganta, un simple hasta luego bastó como despedida. Tras ocho horas, Europa me abría los brazos. Desde el cielo la ciudad de Madrid parecía tan perfecta y uniforme... Cada lago, cada calle parecía estar ahí porque se había dibujado con un énfasis intencionado.

Para quienes han vivido en el caos, para los que hemos habitado detrás de la muralla, la libertad nos parece albedrío, nos hacía levitar aun con los pies en el suelo, con la vista fija en los pasillos, en las luces, en los monitores que parpadean sin cesar.

En medio de cientos de personas que sabían dónde iban, que idioma hablaban o cómo eran los mecanismos para alcanzar sus objetivos yo estaba allí, sin saber qué me deparaba el destino, con cien dólares en la cartera y el deseo único de sobrevivir, revivir, adaptarme, reinventarme, fusionarme y emprender.

Mi viaje no terminaba allí.  Apenas tomaba un respiro, pedí algo de comer y me senté a frente a una inmensa cristalera a ver cómo los aviones iban y venían cargados, a lo mejor, de muchos que como yo se están buscando a sí mismos.

Las puertas se habían abierto para mí, había dejado de ser ciudadano de mi país para convertirme en ciudadano del mundo. Eso es emigrar, dejar todo atrás para reformularte en un nuevo comienzo. Es
renunciar a tus costumbres, es probar que un nuevo reto te hará ser más grande, es sufrir por lo que fuiste, por los que dejaste, es descubrir que el mundo es tan inmenso, tan diferente, tan variado en formas e ideas. Es dejar que las nostalgia sea parte de tu sangre.

"Las puertas que se abren" es el primer capítulo del diario de Ernesto García Machín, migrante cubano que hoy reside en Tenerife.

 

Hay 3 Comentarios

Es un relato, verdaderamente un relato testimonial, importante en estos tiempos de cambios, que siemopre deben haber sido de cambios y no de murallas, es la verdad del autor, aún le faltan detalles, pero esos detalles son los más íntimos que conocemos los intimos y no es un trabalenguas, Ernesto también puede comentar.
Hay muchos que han envidiado hasta el emigrante, de todo hay, en realidad yo no soy migrante pero me conduelo de la lejanía del dolor y el peso de cargar recuerdos, añoranzas, nostalgias y menos mal, si se puede decir así, independientemente de todos los atisbos dela migración el cubano ha tenido más suerte, para darnos cuenta solo miremos un día cualquiera a Lampeduza, me gustó mucho la forma de narrar, vamos campeón, no te quedes en la primera.

PUERTAS QUE SE ABREN es sin dudas una realidad que solo las personas que hemos tenido( no se si la suerte) de vivir esa experiencia podemos comprender y profundizar las consecuencias y experiencias ( + ó - ) que ello conlleva, Aunque esa aventura emprendida haya sido satisfactoria, la vida nos marca con una herida punzante para siempre el hecho de dejar atrás tus raíces.
Me ha gustado muy mucho este artículo y animo al Sr.Don Ernesto a que continúe con éste tema tan importante para la sociedad.
Berta

El comentario "Puertas que se abren" refleja muy bien el doble juego de la vida... esperanza y decepción. Desde que el mundo es mundo existe la migración, es decir, la travesía del nomadismo, ya sea en lo humano o en lo animal. Desde que se nace, se busca el por qué y el para qué, en una continua oscilación entre la luz del día (el sol) y la luz de la noche (la luna)... se sale de una caverna y se regresa a otra caverna. Tal es el misterio de la Vida, un enigma que es imposible de entender.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Migrados

Sobre el blog

España vista desde la mirada de quienes nacieron en otros países. Migrados es un blog de encuentros y desencuentros, de episodios cotidianos, de integración y de lucha por la supervivencia en un entorno extraño y, a veces, hostil. Es una ventana a las vidas de personas que se han quedado en una tierra donde la crisis ha convertido a sus propios ciudadanos en emigrantes. Coordinado por Lola Hierro.

Sobre el autor

Lola HierroLola Hierro. Periodista y viajera, está convencida de que su oficio debe entenderse como un servicio público. Cree que una de las obligaciones de los de su gremio es dar voz a los olvidados y a los débiles y, ante la duda, ponerse siempre del lado de las víctimas. Con Migrados quiere llamar la atención sobre un fenómeno social que no siempre recibe la atención que merece a través de las experiencias de héroes y heroínas cotidianos.

Quan Zhou WuQuan Zhou Wu. China de cara, pero andaluza de corazón. Quan es diseñadora gráfica y dibujante del cómic Gazpacho Agridulce. Nacida en Algeciras en el seno de una familia profundamente tradicional, lleva 24 años intentando alcanzar el perfecto equilibrio entre sus raíces orientales y un estilo de vida muy occidental. @Gazpacho_Agri

Abdel Abdelouahed BelattarAbdelouahed Belattar, Abdel. Es educador social y especialista en migraciones. Español de origen marroquí, él se ve de aquí de allá, o de los dos sitios a la vez. Su pasado le ha hecho tener una perspectiva diferente de las migraciones hasta el punto de estar decidido a investigar y demostrar que quienes emigran aportan mucho a la economía, a la política, a la cultura y a la sociedad, y que por ello tienen la llave para lograr un cambio social real.

Jean-Arsène YaoJean-Arsène Yao. Originario de Costa de Marfil, es Doctor en Historia de América por la Universidad de Alcalá (España), y titular de un Master en periodismo de agencia por la Universidad Rey Juan Carlos (España). En la actualidad combina su labor docente con actividades periodísticas.

Ernesto G. MachínErnesto G. Machín. Cubano de corazón y con raíces españolas, profesor, periodista y escritor. Proviene de una familia trabajadora, vivió la época dorada de la revolución cubana y un día se convirtió en aprendiz de viajero. Un día decidió contar su largo viaje por el mundo convencido de que sus crónicas ilustraran el dulce amargo de la emigración.

Julissa JáureguiJulissa Jáuregui. Madrileña de origen peruano, ha vivido más años en esta ciudad que en su natal Lima. Politóloga cuyo activismo le llevó a especializarse en cooperación internacional y migraciones. Escribir reportajes y crónicas narrando las historias de vida de los migrantes se ha convertido en una herramienta más de su reivindicación.

Sagar Prakash KhatnaniSagar Prakash Khatnani. Escritor español de origen indio, y autor del bestseller internacional “Amagi”. Ciudadano del mundo y convencido acérrimo de que la cultura ha de servir para derribar fronteras, diferencias y dogmas.

Otros autores

  • Shivan Khalil
  • John Ekow Ampan
  • Mercedes Rodríguez

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal