Punto y coma

Por: | 29 de junio de 2015

 

Man-510481_1280
CCO John Hain - Public Domain

 

El punto y aparte es un signo ortográfico que se emplea cuando acaba un párrafo o una idea. También se emplea para expresar que una persona marca el final de una etapa en su vida. 

El punto y coma es también un signo ortográfico, sin embargo, su uso es más arbitrario y depende de la sensación que desee transmitir el escritor. Indica una pausa mayor que la de una coma y menor que la de un punto. Es ambas cosas a la vez y ninguna de las dos, como el hijo de un emigrante.

El hijo de un emigrante indio nacido en España, sin duda, es español, pero tan solo oficialmente. Aunque resulte una obviedad, las personas son mucho más de lo que indica su documento de identidad. Uno no pertenece al lado de la frontera en que ha nacido, pertenece a su padre y su madre. La sociedad, el colegio, las amistades o el entorno pueden influir, pueden formar y timbrar nuestra personalidad, pero nuestra familia es quien nos insufla los valores primigenios de la vida, quien nos guía, quien nos educa y forja nuestro temple, quien enturbia las aguas de nuestra conciencia con sus aciertos y limitaciones. Legado que pronto pasa a ser nuestro. Por tanto, habiendo nacido en España, también soy indio, de forma latente y profunda. Los sedimentos de mi identidad han sido fraguados con la tierra de mis padres. Como arcilla, la familia moldeó mi personalidad y la vaga idea de quién soy.

Uno es un fruto que proviene de un árbol, que a su vez bebe de unas raíces que están enterradas en lo más hondo de la tierra, y para descubrir quiénes somos y por qué somos como somos, no basta con limitarse a uno mismo, sino que uno ha de observarse en el contexto histórico, social, político y económico. Pues la historia de los hombres determina nuestra historia.  

Ritual-323325_1280CCO - Public Domain

 A menudo, el hijo del emigrante siente desde la infancia el deseo de ser como los demás cuando de algún modo intuye que es diferente. El color de su piel no es igual a la de sus compañeros, ni siquiera la forma en que le crece el pelo, el idioma de sus padres suena raro en el colegio, sus dioses son curiosidades para los demás y las tradiciones suenan graciosas explicadas en voz alta. De algún modo, en el proceso de adaptación reniega de su familia y trata de asemejarse a sus amigos. Es la ceguera de la adolescencia, se imponen los cánones de los demás sobre los de uno mismo. Pensemos en una ciudad provinciana que derrumba su casco histórico, su riqueza, su legado y su personalidad, para erigir edificios anodinos de cemento y cristal. ¿Qué gran pérdida no supondría?

Los hijos de los emigrantes son iguales a sus amigos y diferentes a sus padres; son iguales a sus padres y diferente a sus amigos. Son un punto y coma. Ser hijos de emigrantes es ser dos cosas a medias, viven con un pie a cada lado de la valla. Al no tener donde enraizar, el hijo de un emigrante es dadivoso y crítico con ambas culturas. En lo más hondo de su corazón comprende que no hay país ni frontera, que la única patria del hombre es su mente. Uno es nacional de sí mismo, de su pensamiento: con él puede dibujar barreras o abrir puertas, crear puentes y establecer lazos de unión entre los pueblos o forjar barrotes y esposas.

Uno no puede ser un punto y aparte en la vida. Uno es la continuación de algo, un eslabón en una cadena. Tabula rasa sí, porque podemos aprender y descubrir quiénes somos, podemos derribar antiguos prejuicios y deshacernos de la ignorancia de nuestro entorno; pero no para ignorar nuestro pasado.

Diving-200396_1280CCO Sarah Ngib - Public Domain

Recientemente un conocido me comentó que le parecía muy extraño que hijos de emigrantes indios nacidos en España solo se casen entre ellos, cuando realmente tienen en sí muy poco de “indios” y más de “españoles”. “Son normales, como nosotros”, fueron sus palabras textuales. Le expliqué que desde mi punto de vista, uno es un punto y seguido de sus padres. Exigir normalidad es simplemente pedir que uno se acomode a los demás, que se adapte a ellos. Los hijos de emigrantes que se casan entre ellos, pueden hacerlo por cuestiones raciales o culturales, pero en la mayoría de los casos se debe a una experiencia compartida, a una visión semejante, a una forma de entender la vida. Todos los hijos de emigrantes comparten el mismo salto generacional. Son caléndulas que provienen de un rosal.  

Uno no puede ser una “coma” y perpetuar los aciertos o errores de sus antepasados en el pasaje de la Historia. Tampoco debe ser “un punto y aparte”, renegar de sus ancestros o su cultura, porque el lugar donde ha emigrado —siendo la misma tierra, el mismo aire y el mismo sol—, recibe un nombre diferente. Uno debe ser un “punto y coma”, porque las ideas que nos separan no pueden ser tan diferentes cuando provienen de una misma necesidad: ser felices y vivir en libertad. Uno debe ser la continuación y la separación, el presente y el futuro, como un corredor de relevos, portando la antorcha del ayer para iluminar su mañana.  

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Migrados

Sobre el blog

España vista desde la mirada de quienes nacieron en otros países. Migrados es un blog de encuentros y desencuentros, de episodios cotidianos, de integración y de lucha por la supervivencia en un entorno extraño y, a veces, hostil. Es una ventana a las vidas de personas que se han quedado en una tierra donde la crisis ha convertido a sus propios ciudadanos en emigrantes. Coordinado por Lola Hierro.

Sobre el autor

Lola HierroLola Hierro. Periodista y viajera, está convencida de que su oficio debe entenderse como un servicio público. Cree que una de las obligaciones de los de su gremio es dar voz a los olvidados y a los débiles y, ante la duda, ponerse siempre del lado de las víctimas. Con Migrados quiere llamar la atención sobre un fenómeno social que no siempre recibe la atención que merece a través de las experiencias de héroes y heroínas cotidianos.

Quan Zhou WuQuan Zhou Wu. China de cara, pero andaluza de corazón. Quan es diseñadora gráfica y dibujante del cómic Gazpacho Agridulce. Nacida en Algeciras en el seno de una familia profundamente tradicional, lleva 24 años intentando alcanzar el perfecto equilibrio entre sus raíces orientales y un estilo de vida muy occidental. @Gazpacho_Agri

Abdel Abdelouahed BelattarAbdelouahed Belattar, Abdel. Es educador social y especialista en migraciones. Español de origen marroquí, él se ve de aquí de allá, o de los dos sitios a la vez. Su pasado le ha hecho tener una perspectiva diferente de las migraciones hasta el punto de estar decidido a investigar y demostrar que quienes emigran aportan mucho a la economía, a la política, a la cultura y a la sociedad, y que por ello tienen la llave para lograr un cambio social real.

Jean-Arsène YaoJean-Arsène Yao. Originario de Costa de Marfil, es Doctor en Historia de América por la Universidad de Alcalá (España), y titular de un Master en periodismo de agencia por la Universidad Rey Juan Carlos (España). En la actualidad combina su labor docente con actividades periodísticas.

Ernesto G. MachínErnesto G. Machín. Cubano de corazón y con raíces españolas, profesor, periodista y escritor. Proviene de una familia trabajadora, vivió la época dorada de la revolución cubana y un día se convirtió en aprendiz de viajero. Un día decidió contar su largo viaje por el mundo convencido de que sus crónicas ilustraran el dulce amargo de la emigración.

Julissa JáureguiJulissa Jáuregui. Madrileña de origen peruano, ha vivido más años en esta ciudad que en su natal Lima. Politóloga cuyo activismo le llevó a especializarse en cooperación internacional y migraciones. Escribir reportajes y crónicas narrando las historias de vida de los migrantes se ha convertido en una herramienta más de su reivindicación.

Sagar Prakash KhatnaniSagar Prakash Khatnani. Escritor español de origen indio, y autor del bestseller internacional “Amagi”. Ciudadano del mundo y convencido acérrimo de que la cultura ha de servir para derribar fronteras, diferencias y dogmas.

Otros autores

  • Shivan Khalil
  • John Ekow Ampan
  • Mercedes Rodríguez

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal